¿Es posible que un cultivo de interior vaya demasiado bien? Uno de los problemas que puede surgir en un cultivo es que las plantas se sobrecarguen con su propio éxito; o en otras palabras, el peso de los cogollos hace que las ramas se doblen hacia abajo.

Todo cultivador quiere una cosecha exitosa, pero si tus plantas están sobrecargadas de cogollos pesados, tu cosecha podría verse perjudicada. Si ves que tu planta se está desplomando bajo el peso de un súper cogollo, dale un poco de soporte estructural: un cogollo especialmente pesado podría hacer que la rama se rompa. Aquí tienes cinco consejos para dar soporte a los cogollos pesados, en cultivos de interior.

1. PROPORCIONA SOPORTE A TUS PLANTAS CON CUERDAS Y ESTACAS

Muchos cultivadores utilizan cuerdas y estacas para impedir que el peso de los cogollos doble las ramas de sus plantas. Estos métodos son baratos, y seguramente encontrarás los materiales que necesitas en tu garaje o invernadero. Si solo dispones de cuerda, ata un extremo a la rama afectada y el otro al tallo principal. La cuerda tirará de la rama en sentido contrario a la gravedad, ayudando a la planta a soportar el peso. Evita el uso de cordeles de fibras naturales, ya que pueden esconder moho. Utiliza materiales sintéticos como alambre para jardineria siempre que sea posible.

También puedes usar estacas o postes para aligerar la carga. Coloca en el suelo una estaca de forma que quede paralela al tallo y cerca de la rama pesada. Con un trozo de cuerda, velcro u otro tipo de correa, fija la rama a la estaca. Ata la rama por la parte más cercana al punto de floración. De esta forma, se reduce el efecto palanca y el estrés mecánico.

Cuando leas la palabra "estacas", es posible que pienses en cañas de bambú. Aunque son los soportes más habituales (es posible que tengas más de una en casa), pueden ser perjudiciales tanto para ti como para tu cultivo de marihuana. Muchos cultivadores de cannabis están dejando de usar estacas de bambú por miedo al moho. Estos soportes de la vieja escuela tienen tendencia a propagar una infección micótica. Una vez que aparece, esta enfermedad prolifera en forma de sustancia polvorienta y blanquecina que detiene el crecimiento y pudre las plantas. Opta por la precaución y evita completamente el uso de bambú. Otros materiales alternativos son el plástico y el metal.

 Cogollos soporte Horizontal

2. ESPALDERAS

Las espalderas implican usar una malla de rejilla ancha para sostener el crecimiento de las plantas. Esta técnica tiene varias ventajas: espacia los cogollos, maximiza el espacio de cultivo y ofrece soporte estructural.

En cultivos de interior, las espalderas pueden hacerse de varias maneras. Puedes usar espalderas verticales, que quedan paralelas a las plantas, o espalderas horizontales, colgadas a cierta altura por encima del nivel de las plantas. Las espalderas horizontales a menudo se realizan con el método ScrOG (Screen Of Green), de forma que la mayor parte de la materia vegetal pesada queda por encima de la malla. El ScrOG requiere un nivel de destreza moderada, ya que es necesario podar las plantas, dirigir su crecimiento, y distribuir el cultivo con cierto grado de precisión. Si la espaldera no se coloca correctamente, puede limitar la cantidad de luz y el flujo de aire en la parte inferior de las plantas, limitando su crecimiento y causando otros efectos secundarios negativos. Este método podría no sea el mejor para los cultivadores primerizos. ¡Salvo que quieras retarte a ti mismo!

Espalderas Horizontales Cogollos

3. JAULAS DE ALAMBRE PARA TOMATES

Puedes poner tus plantas en jaulas de alambre para tomates, para que las ramas tengan algo a lo que aferrarse. Pero las tomateras tienen una forma diferente a las plantas de marihuana, por lo que este método requiere un poco de adaptación. Las jaulas de alambre para tomates suelen ser estrechas en la parte inferior, y anchas en la parte superior. En cambio, las plantas de cannabis suelen ser anchas en la base y estrechas en la parte superior. Por lo tanto, tendrás que usar cuerda, velcro o bridas para sujetar las ramas inferiores a la jaula, como indica el primer método de esta guía. Esta técnica podría no ser ideal para las plantas más jóvenes, ya que las jaulas podrían dificultar el acceso de la luz de las lámparas a las plantas.

Jaulas De Tomate Apoyo Cogollos

4. APORTA UN FERTILIZANTE PARA FORTALECER A LAS PLANTAS

Si quieres unas ramas y tallos más fuertes, tienes que ir a la fuente: los nutrientes del suelo. Dale a tus plantas un fertilizante rico en calcio, potasio y fósforo para ayudarles a ponerse cachas. Al fin y al cabo, ¡el mejor escenario posible es tener unos cogollos de gran peso y unas plantas lo suficientemente robustas para sostenerlos!

Una advertencia: evita dar a tus plantas demasiada cantidad de un solo nutriente. En concreto, suplementar a tus plantas con calcio, mientras descuidas el potasio y el fósforo, ¡puede ser enormemente contraproducente!

5. POLEAS PARA PLANTAS

Los yoyos para plantas son una forma sencilla de dar soporte a las plantas, que interfieren mínimamente con su estructura. Estas poleas son unos pequeños ganchos de plástico sujetos a una cuerda, que a su vez está sujeta a un mecanismo que se cuelga en la parte superior del armario de cultivo. Los yoyos para plantas permiten que la tienda sostenga parte del peso de las plantas. Los ganchos de plástico están diseñados para tocar una superficie mínima de tus plantas, y aun así distribuir el peso uniformemente para no causar daños. Si usas un armario de cultivo, ¡estos yoyos son la forma más fácil de dar soporte a esos cogollos gordos!

Cogollos Apoyo Yoyos

Dar soporte a los cogollos pesados es más un arte que una ciencia. Para encontrar la técnica que mejor te funcione, escucha a tu planta, descubre su fuerza innata, y averigua qué partes de la planta son más fuertes y cuáles necesitan soporte. ¡Feliz cultivo!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.