Resaca del Black Friday — ¡Los descuentos no han terminado! — Ahorra ya

By Luke Sumpter


Todo ser vivo, incluidas las plantas de marihuana, necesita nutrientes. Pero los cultivadores no están limitados a una única fuente de nutrientes. En el mundo del cannabis, hay un intenso debate en torno al uso de fertilizantes ecológicos y sintéticos. A continuación, descubre los pros y contras de cada tipo para ayudarte a elegir la mejor opción para tu cultivo.

Cultivar de forma natural: ¿es mejor la marihuana ecológica?

El cultivo ecológico de cannabis prescinde de usar productos químicos sintéticos. En lugar de ello, los cultivadores abonan sus plantas con estiércol, compost, tés/purines de plantas y pulverizaciones foliares. Este método genera un menor impacto en el medio ambiente y ayuda a preservar la vida del suelo. Además, nuevas evidencias sugieren que la marihuana ecológica podría producir más terpenos y, por tanto, tener mejor sabor (aunque esto aún no se ha demostrado).

Cultivar de forma natural: ¿es mejor la marihuana ecológica?

¿Cuáles son las ventajas de los abonos ecológicos para cultivar marihuana?

Ecológico frente a sintético: ¿cuál es mejor? Tanto si cultivas en macetas, como si cultivas en bancales con un sistema de no laboreo, los fertilizantes ecológicos pueden hacer maravillas con tus plantas. Estos abonos también atraen a muchos cultivadores porque pueden prepararse fácilmente en casa. Al estar repletos de materia orgánica, no solo nutren tus plantas de marihuana, sino que son una fuente de alimento vital para los microorganismos beneficiosos del suelo. ¿Pero qué implica esto para los cultivadores de marihuana? Una red alimentaria del suelo sana contribuye a la salud y la productividad de las plantas.

Profundicemos un poco más en las ventajas de los fertilizantes naturales.

Ventajas
Cargados de nutrientes clave
Favorecen la vida microbiana
Mejora la estructura del suelo
Menos escorrentía de nutrientes
Menos desperdicio de nutrientes
Mejora el sabor y aroma de los cogollos
Menos posibilidades de quemaduras por exceso de fertilizante
Sostenible y renovable
  • Cargados de nutrientes clave

Los abonos ecológicos son ricos en macronutrientes y micronutrientes que las plantas necesitan para sobrevivir. El estiércol contiene buenas cantidades de nitrógeno para impulsar el desarrollo del follaje, potasio para el transporte de agua y minerales por toda la planta, y fósforo para promover la floración. Los fertilizantes de buena calidad también están repletos de micronutrientes vitales como magnesio, calcio, manganeso, azufre y hierro.

Los abonos ecológicos también contienen una mayor variedad de nutrientes que los sintéticos. Proporcionar al cannabis la gran cantidad de minerales y elementos que necesita para sobrevivir no solo impulsará el crecimiento y la productividad de las plantas, sino que las ayudará a combatir las plagas y enfermedades de forma más eficaz.

  • Favorecen la vida microbiana

Los fertilizantes ecológicos (como el humus de lombriz, compost, abono de gallina, estiércol de caballo, algas, harina de huesos y virutas de madera) favorecen enormemente la vida microbiana beneficiosa. Estos materiales se descomponen con el tiempo gracias a unas bacterias y hongos especializados. Este proceso inicia el ciclo del carbono y el nitrógeno, y genera humus y materia orgánica activa que nutre a una gran cantidad de seres vivos, como bacterias, hongos, nematodos, artrópodos y otras especies. Las poblaciones sanas de estos organismos contribuyen al buen desarrollo de las plantas de marihuana, y algunos de ellos incluso establecen relaciones sinérgicas con el cannabis.

  • Mejora la estructura del suelo

La abundancia de microorganismos del suelo permite mejorar la propia estructura del terreno. Un suelo sin vida adquiere un aspecto polvoriento, y se erosiona fácilmente cuando llueve mucho. En cambio, el suelo repleto de vida se vuelve esponjoso y firme, y es más inmune a la erosión. Las bacterias crean biopelículas que mantienen unidas las partículas del suelo, y las redes de hongos se entretejen en la capa superior del suelo creando agregados.

Cuando un suelo tiene buena estructura, el agua puede fluir de forma gradual. A medida que el agua fluye, crea un vacío que atrae el oxígeno y genera un entorno aeróbico. Curiosamente, muchos microbios causantes de enfermedades no pueden prosperar en estas condiciones.

  • Menos escorrentía de nutrientes

Dado que los microbios contribuyen a una mejor agregación del suelo, este medio de cultivo desarrolla una mayor capacidad para retener el agua. Cada vez que riegues las raíces de las plantas con un abono líquido de algas o un purín de ortigas, la tierra esponjosa retendrá los nutrientes, asegurándose de que tus plantas puedan utilizarlos. Además, las fuentes de materia orgánica, como el estiércol, retienen nutrientes como el nitrógeno y los liberan lentamente con el tiempo. Esto ayuda a preservar los nutrientes en el suelo durante las lluvias intensas y otros fenómenos meteorológicos que causan erosión y escorrentía.

  • Menos desperdicio de nutrientes

Gracias a las propiedades de liberación lenta de los abonos ecológicos, se desperdician muchos menos nutrientes. Los microorganismos trabajan duro para masticar, desmenuzar y digerir este material y convertirlo en una preciosa tierra llena de nutrientes, que están disponibles para las plantas. Los elementos importantes, como el nitrógeno, están unidos a la materia orgánica o pasan a través de los cuerpos de las lombrices y bacterias; como estos nutrientes siguen el ciclo de la red alimentaria del suelo, y no quedan expuestos en la tierra descubierta, quedan protegidos de la erosión de las lluvias, lo que significa que se desperdician mucho menos. Por tanto, los fertilizantes ecológicos nutren las plantas durante un periodo mucho más largo que los sintéticos, y requieren menos aplicaciones.

  • Mejora el sabor y aroma de los cogollos

Cada variedad de marihuana tiene un sabor y un olor distintivo. Los hidrocarburos volátiles, conocidos como terpenos, son los responsables de esta característica. Los cogollos de marihuana producen terpenos en unas pequeñas glándulas translúcidas llamadas tricomas, en un esfuerzo por protegerse de la depredación y comunicarse.

Para cultivar una hierba sabrosa, los cultivadores usan varias técnicas para potenciar la producción de terpenos. Los fertilizantes ecológicos podrían ayudar a aumentar los niveles de terpenos al favorecer el desarrollo de poblaciones de hongos micorrícicos (especies que se fusionan con las raíces de las plantas y crean sinergias con ellas) que son conocidos por potenciar la acumulación de terpenos[1] en algunas especies de plantas.

Cultivar de forma natural: ¿es mejor la marihuana ecológica?
  • Menos posibilidades de quemaduras por exceso de fertilizante

Quienes cultivan marihuana con abonos sintéticos a menudo tienen problemas de exceso de fertilización. Los cultivadores principiantes son especialmente propensos a aplicar demasiado nitrógeno, lo que puede causar toxicidad y quemaduras en las plantas. Dado que en los abonos ecológicos los nutrientes están unidos a la materia orgánica, tardan más tiempo en estar disponibles para las plantas. Este mecanismo de liberación lenta ayuda a eliminar el riesgo de sufrir quemaduras por exceso de nitrógeno y otros nutrientes, que pueden dañar el follaje, afectar al crecimiento y reducir la cosecha.

  • Sostenible y renovable

Los fertilizantes ecológicos son mejores para el planeta en general, especialmente si los preparas en tu propia casa. En lugar de tirar a la basura los restos de la cocina y los residuos del jardín, puedes convertirlos en un compost rico en nutrientes. ¿O por qué no convertir la maleza del jardín en un nutritivo té para las plantas? Incluso recoger estiércol de una granja cercana y astillas de madera de aserraderos puede reducir la cantidad de residuos generados, transformando estos recursos en unos cogollos exquisitos.

Desventajas de los fertilizantes ecológicos

Como ya sabes, los abonos ecológicos ofrecen muchas ventajas, desde nutrir la vida del suelo hasta reducir la escorrentía. Pero también tienen ciertos inconvenientes que disuaden a algunos cultivadores. A continuación, echa un vistazo a las desventajas de los fertilizantes ecológicos.

Desventajas
Liberación lenta
Pueden atraer más plagas
Coste
A veces son más difíciles de aplicar
El contenido de nutrientes puede variar
Descomposición más lenta en climas más fríos
  • Liberación lenta

Aunque muchos cultivadores aprecian los fertilizantes ecológicos por sus propiedades de liberación lenta, esto puede convertirse en un problema cuando necesitas añadir nutrientes rápidamente. Por ejemplo, en el caso de una deficiencia nutricional, necesitas añadir un producto que pueda remediar rápidamente el problema. Como hemos comentado, los nutrientes del estiércol y el humus de lombriz tardan un tiempo en estar disponibles para las plantas, así que no puedes simplemente añadirlos sobre la tierra y esperar que tu cultivo se recupere. Sin embargo, para una absorción más rápida de los nutrientes para corregir cualquier deficiencia, puedes pulverizar las hojas con un preparado como el té de compost o un abono líquido de algas.

  • Pueden atraer más plagas

Añadir una capa de acolchado tras otra sobre la tierra protege el medio de cultivo y proporciona alimento durante meses a tu rebaño de microorganismos. Sin embargo, estos materiales también pueden convertirse en un paraíso para las plagas. Las babosas, las hormigas e incluso los ratones pueden sentirse atraídos por el cobijo que les proporciona el acolchado. También corres el riesgo introducir a tu jardín lotes de compost o estiércol contaminados, cargados de huevos de plagas, herbicidas y semillas de plantas adventicias ("malas" hierbas).

  • Coste

Tanto si optas por usar sacos de estiércol, como pastillas y pociones elaboradas por fabricantes, el coste de los abonos ecológicos puede elevarse rápidamente. Los productos suelen ser más caros que las alternativas sintéticas, y comprar bolsas de material de acolchado puede alcanzar fácilmente cifras de tres dígitos. Esto lleva a mucha gente a preparar su propio té de compost, y a compostar desde los restos de la cocina hasta los residuos del jardín, para cerrar el ciclo y ahorrar dinero. En este caso, el coste sería incluso inferior al de comprar productos sintéticos.

  • A veces son más difíciles de aplicar

Es cierto que puedes encontrar abonos ecológicos en forma de gránulos que son fáciles de aplicar. Aunque, a veces, los cultivadores tienen la suerte de conseguir un gran saco de estiércol de una granja cercana. Pero será mejor que te remangues y cojas el rastrillo, porque aplicarlo supondrá cierto trabajo, especialmente si cultivas en una gran parcela de tierra.

  • El contenido de nutrientes puede variar

El compost, el estiércol y otros abonos ecológicos no están perfectamente dosificados como los fertilizantes sintéticos. Por ejemplo, un puñado de compost puede tener un perfil NPK muy diferente al de otro puñado. Aunque esto generalmente no supone un problema (dada la característica de liberación lenta de los abonos ecológicos), puede desconcertar a algunos cultivadores que estén acostumbrados a proporciones más exactas.

  • Descomposición más lenta en climas más fríos

Si no se descomponen, los fertilizantes ecológicos no sirven de mucho a la vida del suelo ni a tus plantas. Los cultivadores dependen de especies concretas de hongos y bacterias para poner en marcha el proceso de descomposición, y estos organismos trabajan de forma mucho más eficaz con un poco de calor y humedad. Si vives en un clima frío, verás que al añadir compost o estiércol a la tierra tarda bastante en incorporarse al suelo.

Video id: 207447257

Fertilizantes ecológicos vs. sintéticos: una mirada a los abonos artificiales para el cannabis

Los fertilizantes sintéticos contienen los minerales necesarios para el desarrollo de las plantas, en una forma inmediatamente disponible para ellas. Los tres nutrientes más esenciales para el crecimiento y la floración, llamados macronutrientes, son: el nitrógeno (N), el fósforo (P) y el potasio (K). El nitrógeno se obtiene mediante un proceso de fijación artificial del nitrógeno llamado proceso Haber-Bosch, que se inventó en la primera mitad del siglo XX. El fósforo (fosfato) y el potasio se extraen de minerales, eliminando las impurezas perjudiciales.

Los abonos sintéticos comerciales suelen fabricarse con una proporción específica de estos tres minerales; dicha proporción se conoce como el ratio N-P-K, que describe el porcentaje de cada mineral en el producto. Además de contener proporciones concretas de NPK, los fertilizantes sintéticos a menudo también contienen otros minerales beneficiosos, como calcio, magnesio, hierro y zinc, entre otros micronutrientes.

Ventajas de los fertilizantes sintéticos

Mientras que los puristas del cultivo ecológico rechazan los abonos sintéticos, los cultivadores del otro lado de la balanza los aprecian por su consistencia. A continuación, echa un vistazo a las mejores razones para usar fertilizantes artificiales.

Ventajas
Más control sobre la dosificación
Son prácticos
Solucionan rápidamente las deficiencias
Más baratos
  • Más control sobre la dosificación

Las fórmulas de los abonos sintéticos ofrecen una dosificación precisa. Por ejemplo, mientras que los preparados ecológicos pueden fluctuar en los valores NPK, los abonos sintéticos no contienen materia orgánica ni rellenos, sino que proporcionan una fuente pura de macronutrientes y micronutrientes. Esto permite una dosificación precisa y consistente, y minimiza las deficiencias nutricionales.

  • Son prácticos

Los fertilizantes sintéticos son muy fáciles de usar. Están disponibles en varias formas, como líquidos, pellets y gránulos, y son solubles en agua. Simplemente tienes que seguir las instrucciones del producto para dar a tu planta una dosis de nutrientes en cuestión de minutos que estimulen su desarrollo.

  • Solucionan rápidamente las deficiencias

A diferencia de los nutrientes ecológicos (que están ligados en el estiércol, el compost o el humus de lombriz), los nutrientes sintéticos están en una forma libre. Esto significa que las plantas pueden absorberlos tan pronto como se aplican en la tierra. Por esta razón, los fertilizantes sintéticos son una mejor opción para corregir las deficiencias nutricionales. Te permiten abordar el problema en cuanto aparecen los síntomas, sin tener que esperar semanas a que los fertilizantes ecológicos se descompongan mientras se agravan las deficiencias.

  • Más baratos

Salvo que consigas un montón de abono ecológico gratis, los fertilizantes sintéticos son mucho más baratos. Puedes comprar abonos líquidos y pellets a un coste mínimo, especialmente si cultivas a pequeña escala.

Desventajas de los abonos sintéticos

Aunque los abonos sintéticos pueden ahorrar dinero al cultivador y ayudar a remediar las deficiencias nutricionales de las plantas, no son ni mucho menos perfectos. Estos son los inconvenientes a tener en cuenta.

Desventajas
Podrían reducir la fertilidad del suelo
Deben aplicarse con regularidad
Es más fácil excederse con el fertilizante
Dañan el medio ambiente
  • Podrían reducir la fertilidad del suelo

Aunque los abonos sintéticos nutren las plantas a corto plazo, con el tiempo pueden reducir la fertilidad de la tierra. Las sales presentes en estas fórmulas irritan y matan a los microorganismos beneficiosos que componen la red alimentaria del suelo. Aunque tus plantas reciban los nutrientes necesarios, también se reducirá el número de microorganismos de los que dependen las plantas. Como sabes, las plantas no solo necesitan nutrientes para sobrevivir. Estos pequeños organismos juegan un papel importante en la prevención de enfermedades y en la mejora de la estructura del suelo.

  • Deben aplicarse con regularidad

Mientras que los abonos ecológicos se descomponen lentamente con el tiempo, los sintéticos se consumen rápidamente, o se pierden mediante la escorrentía. Por tanto, hay que aplicarlos más a menudo para satisfacer las demandas nutritivas de las plantas. Esto no solo aumenta el coste a largo plazo, sino que hace que la microbiología del suelo se resienta bastante en una sola temporada de cultivo.

  • Es más fácil excederse con el fertilizante

Cuando usas abonos artificiales para cultivar marihuana, debes tener cuidado al aplicarlos. Si no lees atentamente las instrucciones, puedes caer fácilmente en el exceso de fertilización. En ese caso, la toxicidad y las quemaduras de nutrientes harán que las hojas se amarilleen rápidamente y se detenga la absorción de nutrientes, lo que acabará afectando al crecimiento y la productividad de las plantas. Aplicar demasiado fertilizante puede provocar una acumulación de sales que desequilibre el pH del suelo. Las plantas de marihuana cultivadas en tierra prosperan con un pH entre 6 y 7. Los fertilizantes sintéticos tienden a acidificar la capa superior del suelo. Para evitar este problema, tendrás que medir frecuentemente el pH del suelo con un medidor de pH y utilizar productos para subir o bajar el pH cuando sea necesario.

Cultivar de forma natural: ¿es mejor la marihuana ecológica?
  • Dañan el medio ambiente

Los fertilizantes sintéticos no solo dañan la vida del suelo en el lugar donde han sido aplicados. A través de la escorrentía y la erosión, estas sustancias químicas se abren paso hasta las aguas subterráneas y los cursos de agua cercanos. Entonces, estos contaminantes perjudican a los ecosistemas acuáticos, donde reducen el contenido de oxígeno de los ríos y arroyos, y a menudo pueden matar a los peces y otros organismos. Algo así ocurrió recientemente en el Mar Menor, en la Región de Murcia. Además, debemos tener en cuenta los daños provocados por la propia extracción y producción de estas sustancias químicas, que generan residuos tóxicos y hasta radioactivos.

¿Se pueden combinar los abonos ecológicos y los sintéticos?

Absolutamente. Tanto los fertilizantes ecológicos como los sintéticos tienen sus propias ventajas, y puedes utilizar uno para suplir las carencias del otro. Pero dado que los abonos sintéticos pueden dañar la vida del suelo cuando se utilizan durante periodos prolongados, recomendamos aprovechar las innumerables ventajas de los fertilizantes ecológicos, y complementar con los sintéticos en caso necesario.

Por ejemplo, quienes usan abonos ecológicos pueden tener problemas si sus plantas empiezan a mostrar signos de deficiencias. Esto puede deberse a una falta de nutrientes en general, o porque los acolchados aún están en proceso de descomposición. En esta situación, los cultivadores pueden recurrir a los abonos sintéticos para rescatar a sus plantas, sin depender de ellos a largo plazo y sin dañar la tierra de cultivo y el medio ambiente circundante. No hace falta ser extremista; a menudo vemos el debate “ecológico vs sintético” como una cuestión de blanco o negro, pero no lo es. Simplemente haz lo que puedas con métodos ecológicos, pero aprovecha las ventajas de los fertilizantes sintéticos cuando necesites.

Fuentes Externas
  1. Arbuscular mycorrhizal fungi: effects on plant terpenoid accumulation https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.