Cualquier organismo vivo, incluidas las plantas, necesita nutrientes. Los fertilizantes para el cultivo de cannabis pueden ser inorgánicos (producidos artificialmente) u orgánicos. Quizás también hayas escuchado hablar de algún que otro cultivador de marihuana que decide mantener sus plantaciones completamente orgánicas. Sin duda, existe mucho debate entre cultivadores acerca de la mejor forma de cultivar marihuana (de manera orgánica o con la ayuda de sustancias químicas), aunque ambos métodos tienen sus ventajas e inconvenientes.

¿QUÉ SIGNIFICA "CULTIVAR ORGÁNICAMENTE"?

En términos sencillos, cultivar orgánicamente significa hacerlo en sustrato y utilizar en tu plantación elementos procedentes exclusivamente de organismos vivos. Sin compuestos sintéticos, como sales químicas o pesticidas artificiales durante todo el proceso de cultivo.

¿QUÉ SON LOS FERTILIZANTES ORGÁNICOS?

Los fertilizantes o abonos orgánicos para la marihuana se producen o proceden de fuentes "orgánicas" vivas, como otras plantas o excrementos de animales. Aunque algunas otras sustancias, por ejemplo el polvo de roca o el yeso también se consideran en ocasiones fertilizantes orgánicos.

Cadena de alimentación orgánica

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE LOS FERTILIZANTES ORGÁNICOS PARA EL CULTIVO DE CANNABIS?

Hay varios beneficios de usar abonos orgánicos para cultivar. En comparación con los fertilizantes químicos, los nutrientes orgánicos se suelen liberar de forma más gradual, lo cual supone que exista un menor riesgo de sobrefertilización y quemaduras por abonos. Esto puede hacer que los fertilizantes orgánicos sean más seguros, especialmente para quienes son nuevos en el mundo del cultivo de marihuana.

Los abonos orgánicos tienen un efecto beneficioso para los microorganismos que habitan el suelo, lo cual contribuye a su vez al desarrollo de tus plantas.

Dado que los fertilizantes orgánicos se elaboran a partir de sustancias naturales, también suelen ser renovables y más respetuosos con el medio ambiente.

Los organismos beneficiosos, como los que aceleran el crecimiento, se mantienen en el suelo, así que es menos probable que los nutrientes se pierdan con el drenaje.

Cuando se compara con la fertilización sintética, al cultivar de forma orgánica básicamente estarás mejorando la calidad del suelo y, como resultado, tus plantas crecerán más y más sanas. Algunos cultivadores de marihuana que utilizan métodos orgánicos descubren que hacerlo potencia además el resultado del producto final.

De la misma forma, cuando cultivas orgánicamente tu suelo mejora con el paso del tiempo. Por eso el cultivo orgánico resulta muy atractivo para exterior, ya que significa que podrás reutilizar el mismo suelo durante muchas temporadas.

Algunos cultivadores también prefieren lo orgánico porque les aporta la tranquilidad de no depender de sustancias químicas o artificiales y la sensación de trabajar en armonía con la naturaleza y su entorno. Además, cuando se consume esa marihuana no hay sustancias químicas que puedan acabar en tus pulmones.

¿CUÁLES SON LAS DESVENTAJAS DE LOS FERTILIZANTES ORGÁNICOS?

Cultivar cannabis de forma orgánica no sólo tiene ventajas. Como ocurre con casi todo en esta vida, también hay ciertos inconvenientes.

Las plantas suelen tardar más en absorber los abonos orgánicos. El motivo es que un cultivo orgánico depende de microorganismos que descompongan los nutrientes y este proceso lleva cierto tiempo. Así podría ser más complicado detectar una carencia nutritiva durante la floración, por ejemplo, y solucionarla lo más rápido posible.

Tu cultivo orgánico dependerá en gran medida de microorganismos que viven en el suelo. En los climas más fríos, estos microorganismos descomponen los abonos más lentamente. Esto significa que los fertilizantes orgánicos podrían tardar más en actuar y con menor eficacia con estas temperaturas. El cultivo orgánico dejará de ser una ciencia menos precisa y se convertirá en un arte, ya que será más difícil de gestionar.

Cuando se compara con el uso de fertilizantes sintéticos, donde tu medio de cultivo puede ser prácticamente estéril, las materias orgánicas del suelo pueden atraer a insectos y plagas, además de aumentar las probabilidades de aparición de hongos o algas perjudiciales.

Por último, pero no menos importante, los fertilizantes orgánicos suelen ser más caros que los sintéticos.

Cannabis de sobrealimentación

FERTILIZANTES SINTÉTICOS PARA CANNABIS

Los fertilizantes sintéticos o químicos aportan a tu cultivo minerales importantes para el desarrollo de las plantas de forma instantánea. Los tres minerales esenciales para el crecimiento de tus plantas son el nitrógeno (N), el fósforo (P) y potasio (K). El nitrógeno se obtiene de un procedimiento artificial de fijación de nitrógeno que se conoce como proceso Haber-Bosch, inventado en la primera mitad del siglo XX. El fósforo y el potasio se extraen de minerales retirando las impurezas que puedan resultar dañinas.

Los abonos sintéticos comerciales se suelen producir de forma que contengan unas proporciones determinadas de estos tres minerales principales, que conocemos como ratio N-P-K y representa la concentración de cada mineral en la composición del producto. Además de nitrógeno, fósforo y potasio en cantidades concretas, en los fertilizantes sintéticos también se suelen incluir otros minerales beneficiosos, como calcio, magnesio, hierro o zinc, entre otros.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE LOS FERTILIZANTES DE CANNABIS SINTÉTICOS?

Los fertilizantes químicos se suelen fabricar con la ratio exacta de cada nutriente específico. Esto supone que el cultivador tenga un mayor control para aportar la cantidad precisa de nutrientes que las plantas necesitan en sus diferentes etapas de desarrollo. El nitrógeno, por ejemplo, se necesita sobre todo en la fase de crecimiento vegetativo, mientras que más adelante, en la floración, la planta de cannabis necesitará menos nitrógeno y más fósforo para desarrollar unos buenos cogollos bien pegajosos.

Ser capaz de administrar con precisión la cantidad adecuada de nutrientes puede dar lugar a cosechas más grandes con un contenido de THC superior. Vale la pena mencionar que las necesidades de fertilización pueden ser diferentes según la variedad y el fenotipo de cada planta.

Los abonos sintéticos están disponibles para tus plantas inmediatamente tras su aplicación. La absorción rápida de los minerales y demás compuestos permite que los efectos sobre la salud de las plantas se perciban casi instantáneamente, si por ejemplo quieres corregir una carencia nutricional lo más rápido posible.

Por último, los fertilizantes vegetales sintéticos se pueden encontrar prácticamente en cualquier parte y en general suelen ser mucho más baratos que sus equivalentes orgánicos.

¿CUÁLES SON LAS DESVENTAJAS DE LOS FERTILIZANTES SINTÉTICOS?

El hecho de que los fertilizantes sintéticos para el cultivo de cannabis estén disponibles para tus plantas en cuanto los administras y que, en ocasiones, su concentración sea muy elevada, aumenta el riesgo de sobrefertilización y quemaduras. Esto puede hacer que los fertilizantes químicos conlleven más riesgo para los cultivadores con menos experiencia, que en ocasiones tienen tendencia a fertilizar en exceso.

Los abonos sintéticos también provocan acumulaciones de sales en el suelo con el paso del tiempo, empeorando su calidad. Con un suelo de peor calidad habrá más riesgo de que los nutrientes se desperdicien con el drenaje del riego, además de provocar un daño al medio ambiente. Un suelo de baja calidad también aumenta las probabilidades de aparición de problemas de desarrollo en tus plantas.

Los abonos sintéticos tampoco se fabrican con materias primas renovables. Se consume mucha energía en la producción de nitrógeno y otros compuestos de los fertilizantes sintéticos, y estos procesos son bastante perjudiciales para el entorno.

Cannabis de sobrealimentación

CUÁLES ESCOGER: ¿FERTILIZANTES ORGÁNICOS O SINTÉTICOS?

Durante siglos, los cultivadores de cannabis han debatido las ventajas e inconvenientes de sus métodos de cultivo preferidos, pero la elección debería corresponderte exclusivamente a ti, sin basarte en la experiencia de otra persona.

Puede haber diferentes razones por las que prefieras un método o el otro, así que lo mejor que puedes hacer es probarlos por ti mismo y ver qué es lo que mejor te funciona.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar