EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO: ¿QUÉ ES LA MARIHUANA ECOLÓGICA?

Es importante saber que no existe un proceso oficial para certificar si la marihuana es “ecológica”. Debido al panorama legal tan complicado de nuestra querida planta, no se puede regular por los mismos organismos autorizados que acreditan frutas y verduras ecológicas. Por lo tanto, no nos queda otra que confiar en comprender lo que significa cultivar ecológicamente y aplicar los mismos principios al cultivo de cannabis.

Una definición general de cultivo ecológico es “cultivar de una manera que apoye procesos naturales y sostenibles”. El cultivo natural de la marihuana durante miles de años conseguía precisamente eso. Se cultivaba en exterior, utilizando la tierra y el suelo para suministrar nutrientes. A su vez, la planta de cannabis aportaba su propio ecosistema natural antes de ser cosechada. Los cultivadores repetían este proceso de manera estacional.

Cuando se generalizó la prohibición de la marihuana, los cultivadores se vieron obligados a pasarse al interior. El resultado fue, en la mayoría de los casos, la necesidad de complementar las rutinas naturales con las artificiales. En este caso, se utilizaron pesticidas, productos químicos e iluminación artificial para acelerar o mejorar el crecimiento y la producción.

Si volvemos al aspecto ecológico: cultivando en interior, pero esta vez usando un medio de cultivo natural y sin utilizar pesticidas, técnicamente estamos cultivando plantas de manera ecológica, al menos hasta cierto punto. Y si tienes en cuenta las luces (artificiales) y el coste de poner en marcha un cultivo de interior, ¿tu cuarto de cultivo sigue siendo sostenible?

El cultivo marihuana ecológica tiene muchas variantes. Por desgracia, hasta que la marihuana esté suficientemente regulada, lo que se considera ecológico sigue siendo objeto de debate. Pero eso no significa que tengamos que ignorar el cultivo ecológico.

Exceso De Nutrientes Equilibrio Inadecuado De Nutrientes Cultivo De Cannabis Royal Queen Seeds

¿QUÉ GANAS CON EL CULTIVO ECOLÓGICO DOMÉSTICO?

Los beneficios de los productos cultivados de manera ecológica son conocidos de sobra. El cannabis no tiene por qué ser diferente, ya que también lo vas a ingerir. La marihuana y los elementos que uses para cultivarla van a llegar a tu organismo, ya sea literalmente, o fumando/vapeando. Al usar pesticidas y productos químicos para mejorar el crecimiento, corres el riesgo de que esos compuestos entren en tu cuerpo cuando la planta los absorbe.

Lo más emocionante es cómo el cultivo ecológico mejora el sabor y el aroma, favoreciendo la producción natural de cannabinoides y terpenos. Cuando estos compuestos químicos actúan juntos, la marihuana produce ese aroma tan delicioso, y también sus efectos, por supuesto. Hay un montón de variedades que se venden únicamente por el sabor que tienen, por lo que cualquier refuerzo que se pueda ofrecer será siempre bien recibido. Toda la energía de la planta se puede poner en el desarrollo de los mismos, en lugar de obstaculizar su potencial con productos químicos no naturales.

A mayor escala, dependiendo de cómo cultives la marihuana, la huella ambiental que dejas también es significativa. Electricidad, calor, agua; todos estos elementos pueden suponer un impacto en un contexto más amplio. Pasarte al cultivo ecológico, en interior o exterior, puede ahorrarte dinero y, al mismo tiempo, contribuir a un ecosistema natural.

Te vamos a contar algunos pasos sencillos para cultivar marihuana ecológica, al alcance de cualquier cultivador. Pero antes de hacerlo, vamos a ver el impacto del cultivo del cannabis ecológico a escala comercial.

Alimentación Orgánica Para Sustrato Cannabis

¿CÓMO REPERCUTE EL CULTIVO ECOLÓGICO A NIVEL COMERCIAL?

El negocio del cannabis sigue en auge, a pesar del desafío que conlleva su situación legal. Cada vez hay más estados en EE.UU. que legalizan la planta sobre una base medicinal y recreativa, y en Europa también se está avanzando poco a poco hacia una mayor aceptación del cannabis. La demanda de hierba está creciendo, lo que significa que vamos a necesitar más. Algunos cálculos estiman que el consumo de energía de cultivos comerciales de marihuana es mayor que el de hospitales del mismo tamaño. El impacto ambiental resulta significativo.

El crecimiento tan rápido de la demanda también pone a los productores comerciales bajo más presión en cuanto al abastecimento. No se puede meter prisa a la naturaleza, por lo que, sin darte cuenta, al final los pesticidas y los productos químicos se convierten en una solución muy atractiva. Cualquier consumidor se enfrenta a los mismos riesgos que quien cultiva de manera artificial en casa. Las sustancias extrañas pueden llegar al organismo y causar daños.

La marihuana de cultivo ecológico es mejor para el medio ambiente, más segura para los consumidores y tiene más posibilidades de ser aceptada para futuros estudios científicos. Respalda el deseo de la industria de convertirse en un producto de confianza, asegurando que la producción de cannabis pueda seguir siendo sostenible.

EL CULTIVO DOMÉSTICO DE MARIHUANA ECOLÓGICA REQUIERE PEQUEÑOS CAMBIOS

Hemos hablado largo y tendido sobre los beneficios del cultivo de marihuana ecológico. Aunque los inconvenientes son mínimos, hay algunas desventajas, como que el cultivo ecológico puede llevar más tiempo y puede hacer que las cosechas sean más pequeñas. La buena noticia es que, con un estudio adecuado, la mayoría de los inconvenientes pueden desaparecer.

El cultivo ecológico es una suma de todas sus partes. Es fundamental considerar el proceso completo antes de hacer un cambio. Aquí te explicamos cómo puedes adoptar un enfoque ecológico para cultivar marihuana.

 

SUELO

El suelo es el elemento vital del cannabis: el suelo orgánico se centra en mantener el entorno perfecto para los microorganismos. Si nos centramos en alimentarlos, apoyarán naturalmente la red alimenticia y le suministrarán a nuestra planta de marihuana los nutrientes vitales que necesita. Para ello, tienes dos opciones: crear tu propio súper suelo desde cero o comprar un preparado de tierra ecológico ya hecho. Si optas por lo primero, necesitarás algunos ingredientes en concreto.5

Una buena manera de comenzar es con una mezcla de humus de lombriz, guano de murciélago, harina de alga kelp, perlita, musgo de turbera, piedra pómez y harina de pescado. Puede parecer mucho, pero en realidad hay que agregar poca cantidad de cada componente. Si te apetece experimentar, en internet puedes encontrar un montón de recetas de mezclas específicas.

Una vez que tienes tu suelo listo y tus plantas sembradas, lo único que te queda es regar con regularidad. A partir de este momento, se pueden reanudar las rutinas normales de crecimiento.

ILUMINACIÓN

Un entorno completamente ecológico y sostenible utilizaría la luz natural para la fotosíntesis. Si vives en un clima que puede proporcionar esos requisitos, poner tus plantas de marihuana fuera es la mejor manera de cultivar de manera ecológica. Si no es el caso, también puedes ajustar los tipos de luces para disminuir el impacto en un contexto más amplio. Pasarte a luces LED es un ejemplo perfecto de cultivo sostenible. Los LED de alta calidad pueden usar hasta un 70% menos de electricidad que una bombilla HPS de 1000W.

Afortunadamente, las cosechas con luces LED han ido mejorando. Esto se debe por un lado a que los cultivadores lo han comprendido, y por otro lado a las mejoras en la calidad de las luces disponibles en el mercado. Algunos cultivadores utilizan una combinación de luces LED y HPS. Los LED son más adecuados para la etapa vegetativa, mientras que las bombillas HPS fomentan la producción de cogollos durante la etapa de floración. En última instancia, el nivel ecológico al que quieras llegar con tu cultivo depende de tus preferencias personales. Lo que te ahorras económicamente con luces de cultivo LED es innegable y siempre bienvenido.

CONTROL DE PLAGAS

Fomentar un ecosistema natural debería mantener alejadas a la mayoría de las plagas. Cada uno de los elementos que forman parte de cultivar marihuana de manera ecológica proporciona la siguiente entidad en el ciclo. La materia orgánica proporciona nutrientes al suelo, que alimentan a los microorganismos y así sucesivamente. Sin embargo, puede que aparezcan plagas igualmente, y si no hay posibilidad de utilizar pesticidas, ¿qué opciones tenemos?

Los cultivos asociados son la mejor manera de proteger el ecosistema que has creado, a la vez que evita que las plagas destruyan todo tu trabajo. La albahaca y el eneldo repelen los mosquitos, mientras que la caléndula es ideal para prevenir el pulgón. Simplemente asegúrate de dejar espacio suficiente entre los cultivos asociados y tus plantas de marihuana. Es mejor que no compartan nutrientes.

También puedes probar algunos pesticidas naturales hechos con aceite de neem, que han demostrado ser muy eficaces para el tratamiento de las plagas más comunes. El menos conocido es el Bacillus thuringiensis, también digno de consideración, muy útil en la prevención de hongos, mosquitos y orugas.

EL FUTURO DEL CULTIVO DE MARIHUANA ECOLÓGICA

Hemos tratado los principios que sustentan el cultivo ecológico junto con varios consejos para que asumas el desafío tú mismo. Es cierto que desde una perspectiva comercial no existe una acreditación verificada para el cultivo ecológico, pero la importancia de hacerlo es significativa. No solo se consigue un producto más sabroso, sino que la hierba también está libre de sustancias potencialmente dañinas.

Se están creando algunos institutos independientes para certificar a los productores comerciales como ecológicos. Mantenemos la esperanza de que a medida que avanza la legalidad del cannabis, las mismas normas establecidas en otras áreas de cultivo comercial puedan aplicarse al mercado de la marihuana. El cultivo ecológico apoya el valor fundamental de la naturaleza, algo que está en la propia esencia del cannabis. La madre naturaleza nos dio la marihuana, y es justo que le demos algo a cambio.

 

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.