Cuando la gente va al bosque a recoger setas, deben ser conscientes de que algunas especies son medicinales y otras muy venenosas; este mismo criterio se puede aplicar al cultivo de cannabis. Algunos hongos forman una relación simbiótica con las plantas para ayudar con la absorción de nutrientes del suelo, pero otras especies no son tan amistosas y, de hecho, pueden acabar con toda la cosecha. Fusarium es un extenso género de hongos que se ajusta a esta última descripción. Este hongo puede crear un caos absoluto en las plantas de marihuana, y no se puede tratar una vez detectado, por ello, su prevención es de la máxima importancia.

El hongo fusarium puede permanecer latente en la tierra durante años antes de empezar actuar y afectar negativamente a un cultivo; esto hace que sea sumamente difícil de detectar, lo que significa que muchas de tus plantas podrían ser vulnerables a un ataque repentino.

Fusarium tiende a atacar los cultivos de los seres humanos, lo que podría deberse a los productos químicos y pesticidas que usan muchos cultivadores. Este hongo se suele propagar a través del agua corriente, los utensilios de jardinería y otras herramientas. Las células latentes se ponen en marcha cuando detectan una planta huésped adecuada, por lo que el cannabis es un objetivo ideal.

Fusarium hongo cannabis raíces del suelo

SÍNTOMAS

Los dos principales síntomas de la infección por fusarium son el marchitamiento y la putrefacción de la raíz, y ambos están causados por diferentes subgéneros.

La primera señal del marchitamiento producido por un ataque de fusarium se manifiesta en las hojas, que rápidamente adquieren una tonalidad amarilla o marrón, y también tendrán las puntas dobladas hacia arriba. Las hojas se debilitan y parecerá que estén a punto de caerse, aunque es muy poco probable que esto ocurra. Estos síntomas son indicios seguros de un marchitamiento por fusarium.

Si tus plantas han sido víctimas de la putrefacción de raíz por fusarium, podrás reconocer numerosos síntomas. Una señal evidente es que las raíces adquirirán un tono rojizo, pero al estar casi completamente cubiertas de tierra, no sabrás que tus plantas padecen este problema hasta que la coloración comience a subir por el tallo. La podredumbre continuará ascendiendo por la planta, dividiéndola por el camino y culminando en la infección y el colapso.

Este infame hongo acaba con las plantas desde dentro hacia fuera, bloqueando los vasos leñosos que utilizan para abastecerse de agua y nutrientes. Sin acceso a estas sustancias esenciales para la vida, las plantas se enfrentan a una rápida e inminente muerte.

Fusarium raíz de la putrefacción hongos cannabis

¿QUÉ SE PUEDE HACER?

Si tus plantas han sido atacadas por fusarium, es evidente que la tierra de esa zona está infectada. Lo aconsejable es empezar un nuevo cultivo tan pronto como sea posible en un lugar alejado. Si cultivas en el interior y tu cosecha se ha visto infectada por este hongo, sanea el espacio de cultivo y replanta otro lote en un suelo diferente. Si tu cultivo presenta síntomas de infección por fusarium, es el momento de eliminarlo y empezar de nuevo. Se ha demostrado que fumar material vegetal infectado con fusarium puede enfermar a una persona, sobre todo si ésta tiene un sistema inmunológico débil. La prevención es clave.

Una opción ideal para prevenir el fusarium es cultivar las plantas en el entorno controlado de un armario de cultivo. Esto permite tener un control casi absoluto de diversos factores como la temperatura, la humedad y el flujo de aire. Algunos tipos de fusarium crecen en condiciones anaeróbicas, es decir, sin oxígeno. Otros crecen en condiciones aeróbicas, con oxígeno, así que una buena circulación de aire reducirá la exposición a las especies que no lo toleran.

CÓMO CONTROLAR LAS CONDICIONES DEL CULTIVO

El fusarium tiene preferencia por el calor y la humedad. Por desgracia, muchos cuartos de cultivo poseen este mismo ambiente, con abundante agua y luces muy calientes. El cultivador puede prestar especial atención a los niveles de humedad mediante un dispositivo llamado higrómetro, también puede utilizar un deshumidificador para reducir la humedad, ya que las plantas necesitan menos a medida que pasa el tiempo.

En cuanto a la humedad, hay que asegurarse de regar el cultivo de forma adecuada. Con mucha frecuencia, los cultivadores novatos acaban regando en exceso para evitar la falta de hidratación, pero demasiada agua es el escenario ideal para un ataque fúngico, y también minimiza la presencia de oxígeno. Asegúrate de que la capa superior del suelo esté seca antes de regar de nuevo para evitar estas enfermedades.

Fusarium cannabis podrido

SALUD DEL SUELO

El sustrato se puede desinfectar y oxigenar con aproximadamente 20cc de peróxido de hidrógeno por litro de agua.

Algunos cultivadores usan pesticidas naturales incluso antes de la siembra, en un intento por eliminar el riesgo de sufrir un ataque de fusarium. Entre estos pesticidas se incluyen preparaciones de ortigas y cola de caballo. La incorporación de té de compost o alimentos integrales, como la melaza, ayuda a promover bacterias y hongos saludables en el suelo. Usar una tierra arcillosa también contribuye a evitar casos de fusarium gracias al alto nivel de pH de este sustrato.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar