Aunque suene complicado, hacer esquejes de una planta de marihuana es un proceso relativamente sencillo. Sólo tienes que saber cómo hacerlo. Hemos creado una guía con los conceptos básicos.

Clonar significa hacer una copia de una planta de cannabis con una parte ("esqueje") de la planta madre. El esqueje desarrollará raíces propias y crecerá como una planta casi idéntica a la planta madre. Clonar es una forma fácil, rápida y económica de obtener nuevas plantas de marihuana.

Lo mejor de clonar cannabis es que el clon tendrá el mismo material genético que la madre, lo que significa que sus rasgos y características serán idénticos. Si tomas un clon de una planta hembra, la nueva planta también será hembra. Si tienes una planta con rasgos que te gustan, como un delicioso sabor, buena potencia o generosos rendimientos, podrás cultivar numerosas copias de esa planta.

Gracias a la clonación de cannabis podrás cultivar tus mejores ejemplares casi indefinidamente.

LA MEJOR FORMA DE CLONAR PLANTAS DE MARIHUANA

Clonar cannabis consiste en cortar un trozo de planta y darle la oportunidad de que desarrolle raíces. Si buscas información sobre clonación de cannabis en internet, es posible que encuentres opiniones distintas sobre la mejor forma de hacerlo. Aunque los métodos varían, todos siguen las mismas pautas. Para empezar a clonar, lo primero que hay que hacer es elegir las mejores plantas. Veamos los pasos de la clonación de cannabis con más detalle.

QUÉ NECESITAS PARA CLONAR PLANTAS DE MARIHUANA

Una planta "madre" sana de la que quieras hacer esquejes

Un escalpelo, navaja o tijeras afiladas

Una bandeja de esquejado/tacos (Cubos de lana de roca, Rapid Rooters)

Gel o polvos para clonar plantas

Iluminación adecuada (moderada) para clones. Varias luces CFL de bajo voltaje o una lámpara especial para clones y plantones

Alcohol de alta graduación para desinfectar los utensilios

Optativo: Placa calefactora, mini-invernadero o cúpula de humedad, "pH down"

CÓMO HACER LOS CLONES DE TUS PLANTAS DE CANNABIS

1. Lo primero que hay que hacer es determinar si la planta está lista para ser clonada. Una buena señal es cuando las ramas comienzan a alternarse a medida que crecen. Busca ramas que no salgan de la misma zona del tallo, como ocurre en las plantas jóvenes.

2. Una vez que tengas una planta que esté lista, deberás limpiar y desinfectar tus utensilios. Los esquejes recién cortados son muy sensibles a las bacterias, los microorganismos y la suciedad, por lo que es muy importante limpiar las herramientas y la superficie de trabajo.

3. Lee las instrucciones de los Rapid Rooters o bandejas de esquejes. Empapa los tacos con agua durante unos minutos. Los cubos de lana de roca suelen tener un pH bastante alto, por lo que se recomienda empaparlos en agua para rebajarlo a un 4-4.5.

4. Toma un esqueje. La mejor parte de la planta para tomar un esqueje es el punto en el que se está formando una nueva rama con su parte superior desarrollada. Haz el corte un poco más abajo de esta nueva rama, en un ángulo de 45 grados. El esqueje deberá medir 10-20cm de largo.

4a. Se puede hacer esquejes de cualquier parte de la planta, pero si se toman de la mitad inferior, desarrollarán sus raíces más rápido.

5. En cuanto tengas el esqueje, ponlo en un vaso con agua para evitar que entren burbujas de aire en el tallo.

6. Si en la parte inferior del esqueje hay hojas grandes o en forma de abanico, córtalas. Si tiene demasiadas hojas, el clon podría malgastar la energía necesaria para echar nuevas raíces en la fotosíntesis.

7. Aunque los esquejes de algunas variedades crecen sólo con agua, los estimuladores de raíces y productos de clonación con hormonas de enraizamiento ayudan a que las raíces se desarrollen más rápido.

Los estimuladores de raíces están disponibles en gel y en polvos. Sumerge inmediatamente el extremo del esqueje, por la parte del corte, en el gel o polvos para sellarlo. Algunos cultivadores usan ambos y sumergen el esqueje primero en el gel y después en los polvos. Lee las instrucciones de los productos para que sepas utilizarlos correctamente.

Cubre de gel toda la zona del esqueje que vayas a colocar en la bandeja de esquejado.

8. Coloca el clon en el taco humedecido. Haz presión sobre el fondo para asegurarte de que esté compacto.

9. Si tienes un clonador automático, una cúpula de humedad o un mini invernadero, mete los nuevos esquejes dentro. Con ello, ayudarás a mantener un ambiente húmedo alrededor de los clones. Los clones aún no tienen raíces, por lo que toman la humedad del aire. Aunque no son necesarios, una cúpula de humedad o un mini invernadero pueden ser de gran ayuda para cultivarlos.

CÓMO CUIDAR DE LOS ESQUEJES

Los esquejes se deben colocar en un entorno cálido y húmedo. Si no tienes una cúpula de humedad, rocíalos varias veces al día. La temperatura perfecta para los clones es de de 22-25°C. Si tu cuarto de cultivo tiene unas condiciones más frías, utiliza una placa/esterilla calefactora. Algunos clonadores y propagadores comerciales vienen con calefacción integrada y ajuste de temperatura.

Los esquejes no necesitan luz durante los dos primeros días. Después, lo mejor es usar una luz CFL débil o iluminación especial para clones y plantones. Si quieres utilizar la iluminación que tienes, deberás elevarla un poco para reducir la intensidad de la luz. Lo importante es que no tengan luz las 24 horas del día, sino un fotoperiodo de 18/6. El crecimiento de la raíz tiene lugar principalmente durante los períodos de oscuridad.

Los esquejes estarán listos para ser trasplantados cuando veas asomar las raíces.

CONSEJOS ADICIONALES

Recuerda que los esquejes nuevos no tienen raíces y necesitan humedad. Rocíalos con frecuencia, sobre todo durante la primera semana. Ten cuidado de que no se forme moho. Si tus clones están en una cúpula de humedad, levanta la tapa varias veces al día para impedir que se forme moho.

No es un requisito, pero si los rocías con una solución nutritiva suave, estarás ayudando al crecimiento del esqueje.

Ten cuidado de no contaminar el gel de enraizamiento o el polvo de clonación. La más mínima partícula de polvo podría arruinar todo tu trabajo. No sumerjas los clones directamente en el frasco, toma la cantidad que necesites de gel o polvo y ponla en una bandeja. Moja los esquejes ahí. Almacena tus productos de clonación en un lugar frío y oscuro.

Cuando se clona una planta de cannabis, el esqueje tendrá siempre la misma edad y estará en la misma fase de crecimiento que la madre. Uno de los mejores momentos para tomar clones es justo antes de que florezca la planta madre.

No dudes en cultivar más clones de los que creas necesarios. No todos los esquejes crecerán con éxito, especialmente si eres un novato en el tema de la clonación. Es buena idea cultivar varios clones por si se pierden algunos.

Ten paciencia. La mayoría de esquejes comienzan a echar raíces a los pocos días, pero otros pueden tardar semanas.

Puedes tener tus plantas madre en fase vegetativa durante mucho tiempo. Si impides que florezcan mediante un fotoperiodo de 18/6, ¡tendrás plantas para hacer esquejes durante años!

Con nuestra guía de clonación de marihuana, es muy fácil hacer clones de tus plantas favoritas.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar