Cultivar marihuana es un gran hobby que puede garantizar que siempre tengas tus propias reservas personales para fumar. Tras meses de planificación, consumo de agua y energía, querrás que tus plantas produzcan el mayor número posible de flores. En primer lugar, encuentra un lugar discreto donde cultivar. Puedes plantar en exterior, donde tienes las ventajas de la luz natural del sol y las condiciones atmosféricas. Sin embargo, los cultivos de interior suelen ser más seguros, ya que tienes mucho más control sobre el ambiente. Sea cual sea el método elegido, hay una serie de principios a tener en cuenta para maximizar la cosecha.

Lo primero y lo más importante, es la genética de la variedad que vas a plantar. Afortunadamente, tenemos una selección de semillas muy fuertes y productivas a tu disposición. También está la cuestión de si tus semillas son de una variedad autofloreciente o fotodependiente. En caso de ser fotodependiente, será necesario controlar cuidadosamente la rutina de iluminación de las plantas para obtener una cosecha satisfactoria. ¡Pide tus semillas y prepara el montaje de tu cultivo! Sin ningún orden en particular, aquí tienes 8 formas de aumentar las posibilidades de obtener una buena cantidad de cogollos de tus plantas fotoperiódicas.

ESTRUCTURAS DE SOPORTE VERTICAL

A veces, cuando una planta tiene dificultades para crecer, no tiene ni la fuerza necesaria para sostenerse a sí misma. Si las plantas de marihuana cuentan con una estructura que aguante su peso, esto les ayudará a avanzar en su desarrollo. Una técnica básica de jardinería son las estructuras de soporte. Se pueden montar con madera, bambú o metal para apoyar y dirigir el crecimiento de las plantas. Básicamente, puedes usar cualquier material fuerte para montarlo como una red o simplemente como varas de soporte. Estas varas pueden mantener tus plantas separadas y erguidas, tanto si tu montaje de cultivo es horizontal como vertical. Una simple caña vertical podría ser suficiente para que tu planta continúe desarrollándose perfectamente.

Estructura De Soporte Vertical Planta Cannabis

ENTRENAMIENTO DE LAS PLANTAS

Durante la fase vegetativa la planta aún es vulnerable, pero también es maleable para poderla entrenar. Así que si quieres guiar el desarrollo de tu planta, esta fase es el momento adecuado. El desarrollo físico podría complicarse con ramas entrecruzándose, debido a un crecimiento desordenado y desequilibrado. Puedes aplicar la técnica de entrenamiento de bajo estrés (LST) a tus plantas. Esta técnica implica dispersar el tallo principal y las ramas laterales, separándolos cuidadosamente con cuerdas. Esto provoca que la planta crezca hacia fuera como un arbusto denso. También puedes usar cuerda para evitar que se solapen las plantas. Otro método es el ScrOG ("Screen of Green"), donde una malla guía a las plantas produciendo un crecimiento más ordenado.

Scrog Método Cannabis

AUMENTAR EL TAMAÑO DE LAS MACETAS

Una forma obvia de incrementar la cosecha es aumentar la escala de producción. Pero esto no implica necesariamente que tengas que cultivar más plantas de las que seas capaz de manejar. Simplemente puedes aumentar la escala del equipo que usas, manteniendo el mismo número de plantas. Por ejemplo, cultivar en una maceta de 11 litros de tierra podría producir buenas cosechas. Pero, ¿podrías permitirte una maceta de 20 litros? Si la planta tiene más espacio para crecer, podrá generar una mayor cosecha. Plantéate si tu presupuesto te permite hacer un pequeño aumento en la logística del montaje. Porque estás haciendo un presupuesto antes de empezar todo esto, ¿verdad? Es tan importante que esperábamos que no hiciera falta mencionarlo.

AUMENTAR LA INTENSIDAD DE LA LUZ

Sin duda, tu presupuesto se verá profundamente afectado por el sistema de luces. Este sistema de iluminación debería maximizar la cantidad de luz disponible con una fuente directa y distribuida equitativamente. Una fuente de luz central puede tener variaciones verticales a su alrededor. También hay filas de plantas, a veces estratificadas, alrededor de una fuente de luz situada por encima de ellas. Consulta la distancia que deberías mantener entre las plantas y la luz que escojas. Asumiendo que tienes control sobre el montaje de luces de interior, deberías investigar sobre bombillas de bajo consumo, que reducirán tanto el coste eléctrico como el riesgo de estrés térmico. Aumentar la intensidad de la fuente de luz, aunque sea caro, potenciará todavía más el proceso de fotosíntesis.

CONTROL DEL CLIMA

Evitar el estrés térmico y el frío extremo contribuirá a prevenir daños en tus plantas. Estos daños drenarían la energía que la planta normalmente destinaría a producir una cosecha más abundante. Una gran ventaja del cultivo interior es la capacidad de controlar la temperatura del ambiente de cultivo mediante un sistema de ventilación. La temperatura recomendada mientras las plantas reciben luz es de 21-29°C. Y cuando las plantas están en las horas de oscuridad, la temperatura recomendada es de 14-21°C. También es crucial controlar la humedad, los niveles perfectos se sitúan entre el 50-70%, según la fase de desarrollo de la planta.

Humedad Y Temperatura Deshumidificador De Cannabis

FERTILIZACIÓN

Un aspecto que requiere precisión durante cada etapa del cultivo es la fertilización. Esto también incluye la gran demanda de agua que debe satisfacerse. Si vives en una zona con tendencia a la sequía, deberías tener esto en cuenta. Las plantas necesitan ciertos nutrientes, pero ten cuidado de no aportar demasiados. Si las puntas de las hojas se amarillean, es un síntoma de exceso de nutrientes que podría causar daños en el cultivo. Un equilibrio básico que debes controlar es la proporción entre nitrógeno, fósforo y potasio en tu fertilizante. Durante la fase vegetativa, debería haber niveles altos de nitrógeno y potasio y un nivel medio de fósforo. Durante la fase de floración, debería haber un nivel bajo de nitrógeno, medio-alto de fósforo y alto de potasio. También se pueden usar ciertas sales de Epsom para aportar sulfuro y magnesio para la salud de la planta.

PODA

Con un poco de suerte, tus plantas están empezando a florecer, produciendo una gran abundancia de cogollos. Las condiciones de cultivo adecuadas y ciertos cuidados adicionales realmente dan sus frutos. Pero antes de que la planta termine esta etapa, hay trabajo por hacer. Podar el brote apical o tallo principal permite que se forme más de una cola. Cuanto antes lo podes, más tiempo tendrá la planta para recuperarse durante la fase vegetativa. Cortar un tallo puede provocar que se formen dos brotes. Cortar la punta al final de una rama puede provocar que se desarrollen dos ramas laterales, doblando el espacio para que crezcan las flores. Elimina las ramas inferiores que tengan menos probabilidades de florecer correctamente. Tu planta pronto debería tener una distribución de energía adecuada.

Poda Topping Fimming Planta Cannabis

CALCULA EL TIEMPO DE LA COSECHA

Finalmente, queda un aspecto crucial que debe hacerse correctamente. A medida que la planta avance en la floración, desprenderá un aroma penetrante y fuerte. Sentirás una gran tentación al ver ante ti el fruto de meses de duro trabajo. Pero si tienes la paciencia suficiente para cultivar marihuana, entonces deberías ser capaz de aguantar un poco más. No tengas prisa por cosechar las flores, ya que si lo haces demasiado pronto puedes reducir la cosecha. Hay un período de unas 2 o 3 semanas en que puedes cosechar los cogollos. Si esperas durante una o dos semanas más, el tamaño de los cogollos podría aumentar en un 25%. Vale la pena hacer todo lo posible para maximizar la producción, incluso esperar un poco más.

Comenta y comparte con nosotros cualquier consejo que te haya sido útil para aumentar la cosecha de marihuana.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar