🇺🇸 USA, We are coming soon ⏤ 🌱 Be the first to know

By Max Sargent


Cultivar marihuana es un gran hobby que puede garantizar que siempre tengas tus propias reservas personales para fumar. Tras meses de planificación, consumo de agua y energía, querrás que tus plantas produzcan el mayor número posible de flores. En primer lugar, encuentra un lugar discreto donde cultivar. Puedes plantar en exterior, donde tienes las ventajas de la luz natural del sol y las condiciones atmosféricas. Sin embargo, los cultivos de interior suelen ser más seguros, ya que tienes mucho más control sobre el ambiente. Sea cual sea el método elegido, hay una serie de principios a tener en cuenta para maximizar la cosecha.

Lo primero y lo más importante, es la genética de la variedad que vas a plantar. Afortunadamente, tenemos una selección de semillas muy fuertes y productivas a tu disposición. También está la cuestión de si tus semillas son de una variedad autofloreciente o fotodependiente. En caso de ser fotodependiente, será necesario controlar cuidadosamente la rutina de iluminación de las plantas para obtener una cosecha satisfactoria. ¡Pide tus semillas y prepara el montaje de tu cultivo! Sin ningún orden en particular, aquí tienes 16 formas de aumentar las posibilidades de obtener una buena cantidad de cogollos de tus plantas fotoperiódicas.

1. Estructuras de soporte vertical

A veces, cuando una planta tiene dificultades para crecer, no tiene ni la fuerza necesaria para sostenerse a sí misma. Si las plantas de marihuana cuentan con una estructura que aguante su peso, esto les ayudará a avanzar en su desarrollo. Una técnica básica de jardinería son las estructuras de soporte. Se pueden montar con madera, bambú o metal para apoyar y dirigir el crecimiento de las plantas. Básicamente, puedes usar cualquier material fuerte para montarlo como una red o simplemente como varas de soporte. Estas varas pueden mantener tus plantas separadas y erguidas, tanto si tu montaje de cultivo es horizontal como vertical. Una simple caña vertical podría ser suficiente para que tu planta continúe desarrollándose perfectamente.

2. Entrenamiento de las plantas

Durante la fase vegetativa la planta aún es vulnerable, pero también es maleable para poderla entrenar. Así que si quieres guiar el desarrollo de tu planta, esta fase es el momento adecuado. El desarrollo físico podría complicarse con ramas entrecruzándose, debido a un crecimiento desordenado y desequilibrado. Puedes aplicar la técnica de entrenamiento de bajo estrés (LST) a tus plantas. Esta técnica implica dispersar el tallo principal y las ramas laterales, separándolos cuidadosamente con cuerdas. Esto provoca que la planta crezca hacia fuera como un arbusto denso. También puedes usar cuerda para evitar que se solapen las plantas. Otro método es el ScrOG ("Screen of Green"), donde una malla guía a las plantas produciendo un crecimiento más ordenado.

Entrenar las plantas es una de las formas más efectivas de conseguir cosechas abundantes. Pero es importante tener en cuenta que el entrenamiento no compensa la ausencia de factores esenciales, como el riego, la fertilización, la iluminación, etc. Cuando todas estas necesidades estén cubiertas, la aplicación de diversas técnicas de entrenamiento potenciará la cantidad y el tamaño de tus cogollos. Estos métodos se suelen llevar a cabo durante la fase vegetativa o al comienzo de la floración, que es cuando las plantas son más maleables. Una vez que empiecen a florecer, conservarán su tamaño y forma en gran medida.

Técnicas de entrenamiento de bajo estrés

El entrenamiento de bajo estrés (LST) consiste en manipular con cuidado las plantas para mejorar el desarrollo de los cogollos. A menudo, esto se consigue aumentando al máximo la exposición a la luz de todas las partes de la planta. El LST se puede realizar en variedades autoflorecientes y fotoperiódicas, tanto en interior como al aire libre. Este factor convierte al LST en una de las técnicas más versátiles y adecuadas para principiantes.

  • Método de amarre

En su forma más simple, este LST consiste en doblar el tallo de la planta hacia abajo y atarlo al borde de la maceta, para obtener un crecimiento uniforme y maximizar la exposición a la luz. Con este sistema, los puntos de floración que de otro modo quedarían ocultos por el follaje, reciben la misma cantidad de luz que el resto de la planta.

Método de amarre
  • SOG

La técnica "sea of green", o mar de verde, consiste en cultivar muchas plantas pequeñas juntas para crear un dosel grande. Aunque la producción de cada planta es considerablemente menor, el rendimiento por metro cuadrado será mucho más alto que el de las plantas cultivadas sin ningún tipo de entrenamiento. 

SOG

Técnicas de entrenamiento de alto estrés

El entrenamiento de alto estrés (HST por sus siglas en inglés) incluye técnicas más intensivas que causan daño a las plantas con el fin de aumentar su exposición a la luz y dirigir los recursos a los puntos de floración viables. En general, no se recomienda usar estos métodos con cepas autoflorecientes, ya que estas plantas no tendrán tiempo de recuperarse antes de iniciar la floración. El HST se utiliza principalmente con plantas fotoperiódicas de interior. Ten en cuenta que tus plantas necesitarán recuperarse, por lo que cuanto más intenso sea el entrenamiento, más tiempo deberá durar la etapa vegetativa.

  • Topping

El topping, o poda apical, es una de las técnicas más sencillas de HST, y consiste en podar la parte superior de la planta. Como consecuencia, esta crecerá con dos tallos, lo que resultará en dos colas centrales en lugar de una. Este proceso se puede repetir varias veces para multiplicar los puntos de floración. También existe una variación de esta técnica conocida como poda FIM o fimming. Con el fimming, en lugar de cortar la parte superior de la planta, se elimina alrededor de un 75% del follaje, lo que dará lugar a cuatro nuevos brotes, en lugar de dos.

Tanto con la poda FIM como con el topping hay que asegurarse de que la planta se encuentre en la etapa vegetativa; si ha empezado a florecer, lo único que conseguirás es eliminar la cola principal y reducir tu cosecha en gran medida.

Topping
  • Main-Lining

En la búsqueda de una buenas colas de marihuana, el main-lining es una de las soluciones más intensivas y efectivas para aumentar el rendimiento en general. Es una especie de combinación de la poda apical y el método de amarre, y consiste en podar la planta en fase vegetativa hasta el tercer nudo, y eliminar todos los brotes que queden por debajo. A continuación, habrá que atar las ramas restantes para que crezcan horizontalmente. Con el fin de conseguir un rendimiento máximo, deberás generar ocho puntos principales de floración; para lo que tendrás que repetir el proceso tres veces más. El resultado serán ocho colas principales, en lugar de una. Pero hay que tener cuidado, y entender que la planta deberá permanecer en la etapa vegetativa mucho más tiempo para poder recuperarse.

Main-Lining

Artículo relacionado
Cómo aplicar

4. Aumentar el tamaño de las macetas

Una forma obvia de incrementar la cosecha es aumentar la escala de producción. Pero esto no implica necesariamente que tengas que cultivar más plantas de las que seas capaz de manejar. Simplemente puedes aumentar la escala del equipo que usas, manteniendo el mismo número de plantas. Por ejemplo, cultivar en una maceta de 11 litros de tierra podría producir buenas cosechas. Pero, ¿podrías permitirte una maceta de 20 litros? Si la planta tiene más espacio para crecer, podrá generar una mayor cosecha. Plantéate si tu presupuesto te permite hacer un pequeño aumento en la logística del montaje. Porque estás haciendo un presupuesto antes de empezar todo esto, ¿verdad? Es tan importante que esperábamos que no hiciera falta mencionarlo.

Aumentar el tamaño de las macetas

5. Tipo de maceta

El tipo de maceta influye en el crecimiento de la planta, y por lo tanto, en su producción. Para conseguir los mejores resultados, algunos cultivadores utilizan Air-pots y Smart-pots. Estas macetas están hechas de un tejido altamente transpirable, y esa mayor aireación les da a las raíces más espacio para respirar y expandirse. También garantiza una buena salud y un crecimiento robusto tanto por encima como por debajo de la superficie del suelo. 

Tipo de maceta

6. Aumentar la intensidad de la luz

Sin duda, tu presupuesto se verá profundamente afectado por el sistema de luces. Este sistema de iluminación debería maximizar la cantidad de luz disponible con una fuente directa y distribuida equitativamente. Una fuente de luz central puede tener variaciones verticales a su alrededor. También hay filas de plantas, a veces estratificadas, alrededor de una fuente de luz situada por encima de ellas. Consulta la distancia que deberías mantener entre las plantas y la luz que escojas. Asumiendo que tienes control sobre el montaje de luces de interior, deberías investigar sobre bombillas de bajo consumo, que reducirán tanto el coste eléctrico como el riesgo de estrés térmico. Aumentar la intensidad de la fuente de luz, aunque sea caro, potenciará todavía más el proceso de fotosíntesis.

7. Defoliación

Al eliminar las hojas marchitas e inútiles de una planta, esta libera energía para desarrollar sus cogollos. Sin embargo, la defoliación debe llevarse a cabo durante la floración, cuando la planta concentra toda su energía en desarrollar sus flores. Evita defoliar durante la etapa vegetativa, ya que impedirás su crecimiento. Empieza por abajo y elimina las hojas amarillentas y marchitas. Cuando esto ocurre, la planta se poda a sí misma de forma natural, deshaciéndose de hojas innecesarias. Pero tú también puedes tomar las riendas y podar una mayor cantidad de follaje. Lógicamente, las plantas necesitan hojas para hacer la fotosíntesis, así que no te pases. Elimina las hojas que no reciban luz y que probablemente estén usando más energía de la que generan.

Defoliación

8. Iluminación lateral

De la misma forma que las técnicas de entrenamiento buscan maximizar la exposición a la luz de una planta, otra manera de conseguirlo es con iluminación adicional. Pero, en lugar de colocar las lámparas por encima del dosel, plantéate la posibilidad de invertir en una iluminación lateral. De esta forma, iluminarás partes de la planta que por lo general quedan ocultas por el desarrollo superior de la misma. En lugar de dejar que el dosel absorba la mayor parte de la luz, habrá una distribución mucho más uniforme por todas las plantas. ¿El resultado? Lo que normalmente daría lugar a unos cogollos pequeños poco desarrollados, acabará convirtiéndose en ejemplares de un tamaño considerable.

Iluminación lateral

9. Control del clima

Evitar el estrés térmico y el frío extremo contribuirá a prevenir daños en tus plantas. Estos daños drenarían la energía que la planta normalmente destinaría a producir una cosecha más abundante. Una gran ventaja del cultivo interior es la capacidad de controlar la temperatura del ambiente de cultivo mediante un sistema de ventilación. La temperatura recomendada mientras las plantas reciben luz es de 21-29°C. Y cuando las plantas están en las horas de oscuridad, la temperatura recomendada es de 14-21°C. También es crucial controlar la humedad, los niveles perfectos se sitúan entre el 50-70%, según la fase de desarrollo de la planta.

Control del clima

10. CO₂ adicional

A diferencia del ser humano, las plantas respiran CO₂ durante el día y lo convierten en energía. Aunque las pruebas no son del todo concluyentes, muchas personas opinan que el aporte de CO₂ adicional aumenta el rendimiento general de las plantas. Es posible que esta técnica funcione, pero no se recomienda para el cultivador casero medio. Los métodos para aumentar el nivel de CO₂ suelen ser caros, y el espacio de cultivo deberá estar herméticamente cerrado para que funcione. Puede que el CO₂ no sea tóxico, pero reducir el nivel de oxígeno podría ser peligroso. Por lo tanto, solo recomendamos este método una vez que domines todos los demás.

11. Fertilización

Un aspecto que requiere precisión durante cada etapa del cultivo es la fertilización. Esto también incluye la gran demanda de agua que debe satisfacerse. Si vives en una zona con tendencia a la sequía, deberías tener esto en cuenta. Las plantas necesitan ciertos nutrientes, pero ten cuidado de no aportar demasiados. Si las puntas de las hojas se amarillean, es un síntoma de exceso de nutrientes que podría causar daños en el cultivo. Un equilibrio básico que debes controlar es la proporción entre nitrógeno, fósforo y potasio en tu fertilizante. Durante la fase vegetativa, debería haber niveles altos de nitrógeno y potasio y un nivel medio de fósforo. Durante la fase de floración, debería haber un nivel bajo de nitrógeno, medio-alto de fósforo y alto de potasio. También se pueden usar ciertas sales de Epsom para aportar sulfuro y magnesio para la salud de la planta.

12. pH y PPM

Una de las primeras cosas que se aprenden cuando empiezas a cultivar hierba, es que a la marihuana le encantan los suelos ácidos; y lo ideal es que tengan un pH de entre 6,0 y 7,0. Si te aseguras de que el sustrato esté dentro de esos límites, tus plantas absorberán los fertilizantes con  mayor facilidad. Si el pH es demasiado alto o demasiado bajo, la capacidad de las raíces para absorber nutrientes disminuirá, y la producción también será menor. Una vez que domines esto, tendrás que concentrarte en la fertilización. Conocer bien el efecto de los nutrientes y la partes por millón (PPM), te permitirán realizar pequeños ajustes a tus plantas para obtener los mejores resultados. La mayoría de los medidores de pH también miden las PPM y la EC ( o CE, conductividad eléctrica), lo que te permitirá calcular con precisión el equilibrio de nutrientes del sustrato y del agua, y ajustarlos en consecuencia.

13. Melaza

Ese ingrediente almibarado que se usa en la cocina también se puede emplear para aumentar el tamaño de los cogollos. Al fin y al cabo, su principal componente es el azúcar, que potencia el metabolismo de las plantas de marihuana y les ayuda a enviar señales a su alrededor. Dicho esto, también se puede usar miel o almíbar. Pero la melaza contiene otros nutrientes y minerales que también son beneficiosos para las plantas. Así que, si tienes pensado añadir una sustancia azucarada al sustrato, que sea melaza. 

Melaza

14. Hidroponía

Los sistemas hidropónicos pueden aumentar las cosechas hasta en un 20%, dado que las raíces de las plantas acceden de forma directa a una solución nutritiva perfectamente ajustada. Además, la hidroponía tiende a acelerar un poco la fase de crecimiento. Entonces, ¿por qué no utiliza todo el mundo estos sistemas? Porque pueden ser bastante complicados de montar, fallan con mucha frecuencia, y son difíciles de corregir. Mientras que los cultivos en tierra toleran algún que otro error humano en lo que respecta a los fertilizantes, los hidro son mucho menos flexibles. Es más, la hidroponía requiere de un espacio propio, mientras que las plantas cultivadas en tierra se pueden colocar en sitios cerrados, como armarios y roperos.

Hidroponía

15. Calcula el tiempo de la cosecha

Finalmente, queda un aspecto crucial que debe hacerse correctamente. A medida que la planta avance en la floración, desprenderá un aroma penetrante y fuerte. Sentirás una gran tentación al ver ante ti el fruto de meses de duro trabajo. Pero si tienes la paciencia suficiente para cultivar marihuana, entonces deberías ser capaz de aguantar un poco más. No tengas prisa por cosechar las flores, ya que si lo haces demasiado pronto puedes reducir la cosecha. Hay un período de unas 2 o 3 semanas en que puedes cosechar los cogollos. Si esperas durante una o dos semanas más, el tamaño de los cogollos podría aumentar en un 25%. Vale la pena hacer todo lo posible para maximizar la producción, incluso esperar un poco más.

Calcula el tiempo de la cosecha

16. Diario de cultivo

Hay varias formas de conseguir cogollos grandes durante la floración. Sin embargo, la experiencia es un factor muy importante para el éxito de los cultivos. En última instancia, si practicas con diferentes técnicas y aprendes todo lo que puedas sobre los distintos aspectos de la planta, podrás conseguir unas cosechas más grandes y mejores. En la experiencia no hay atajos, pero llevar un diario de cultivo es una excelente forma de hacer un seguimiento de tu progreso y perfeccionar tus habilidades. Apunta todos los aspectos del cultivo, reflexiona sobre ellos, y comprueba qué es lo que mejor funciona. La próxima vez que cultives, descarta lo que ha fallado y haz lo que te ha funcionado, y seguro que notas una mejoría. Al aumentar gradualmente tu nivel de habilidad, tus cosechas también irán mejorando.

¿Cuál es la clave para conseguir cogollos grandes?

¡Cultivar! Cultiva y no te preocupes demasiado por los fracasos. Cultivar marihuana es un estupendo proceso de aprendizaje. Lógicamente, todos buscamos cosechas enormes de cogollos potentes, pero si tus expectativas son demasiado altas, lo más probable es que te lleves una decepción. En el caso de los cultivadores novatos, cualquier producción es un logro.

No tengas prisa por conseguir cogollos gigantes. Concéntrate en hacerlo bien y en practicar. El resto vendrá solo.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.