Disponer de fertilizantes de gran calidad es esencial durante el ciclo de vida de la marihuana. Mantener un suministro de abono adecuado en la tierra de tus plantas asegura salud, vitalidad y cosechas máximas. De esta manera, evitas el riesgo de que tus plantas sufran deficiencias nutricionales, que podrían dañar la salud del cultivo, ralentizar su crecimiento y reducir el producto final de la cosecha.

Existen muchas opciones para fertilizar tus plantas, desde productos a base de restos de orgánicos hasta productos comerciales. Queremos presentarte la idea de usar algas, una opción única aunque efectiva.

Las algas están completamente repletas de nutrientes beneficiosos, que tus plantas de cannabis estarán encantadas de usar para conseguir una salud, tamaño y crecimiento óptimos. Las algas están disponibles para los cultivadores en varios formatos. El primer formato es el más barato y el más fácil de conseguir para quienes viven cerca de la costa. Estamos hablando de algas frescas, que pueden recolectarse fácilmente en una excursión a la playa.

VENTAJAS DE LAS ALGAS

Durante siglos, en todo el mundo se han usado diferentes tipos de algas para agricultura. Las algas frescas contienen gran abundancia de macro y micronutrientes y minerales traza para las plantas, que absorben del océano. Entre ellos se incluyen minerales como el azufre, el magnesio, el boro y el calcio.

Cuando se convierten en polvo, también pueden aportar vitaminas beneficiosas, como A, C, B12, K y E. Las algas también contienen sustancias que regulan el desarrollo de las plantas, contribuyendo a un crecimiento acelerado y vigoroso del cultivo.

Además, ayudan a que la tierra retenga humedad, por lo que podrían reducir la cantidad de agua de riego necesaria. Cuando se usan como mantillo, las algas también podrían reducir o eliminar la necesidad de desherbar el jardín, actuando como barrera contra la aparición de plantas invasoras.

Pero no solo protegen contra las malas hierbas, sino que las algas también producen unos compuestos que son efectivos contra ciertos hongos, virus y bacterias. Son casi como una medicina para tus plantas de marihuana. Además de combatir las bacterias dañinas, contribuyen a mejorar el suelo y fomentan el crecimiento de bacterias beneficiosas.

Algas Como Fertilizante De Tierra Para El Cultivo Orgánico

RECOLECTAR ALGAS PARA TU CULTIVO

Suponiendo que vives relativamente cerca del mar u océano, la forma más fácil de conseguir algas es recogerlas tú mismo. Esto elimina cualquier coste y es la oportunidad perfecta para ir a sumergirte en la naturaleza durante un rato.

Pero antes de esto, vale la pena investigar un poco sobre la zona donde vas a recolectar. No es recomendable cosechar algas en una zona contaminada, ya que esto podría introducir sustancias no deseadas en tu cultivo. También deberías comprobar si existen restricciones en la zona que prohíban coger algas del ecosistema local.

Si no te encuentras con ninguno de estos problemas, dirígete a la playa con una bolsa y ponte a recolectar. Usa una guía de especies para saber qué estás cogiendo. La especie kelp es una opción muy popular entre los agricultores, así como las algas de roca.

Una vez recolectadas, ve a casa y lava bien tu botín, para eliminar el exceso de sal. El siguiente paso es decidir qué hacer con las algas.

ACOLCHADO

La mayoría de algas pueden aplicarse directamente sobre la tierra, mediante un acolchado, y se descompondrán bastante rápido. Simplemente pon una capa de algas sobre la tierra y deja que la naturaleza siga su curso.

COMPOSTAJE

Dadas las ventajas que ofrecen a nivel nutritivo, es bastante obvio que las algas son un complemento excelente para cualquier compostador. Asegúrate de mezclarlas bien con el resto de materiales para evitar que la viscosidad de las algas reduzca el flujo de aire.

ABONO LÍQUIDO

El abono líquido es muy fácil de hacer y extremadamente fácil de aplicar a las plantas. También puede hacerse muy concentrado, por lo que se necesitará menos volumen en cada aplicación. Solo tienes que introducir las algas y otros materiales del compost en un cubo con un poco de agua, y esperar que se descompongan durante varios meses.

Una vez preparado, puedes pulverizarlo sobre tus plantas para protegerlas contra enfermedades y darles un empujón durante la fase de floración.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar