La mayoría de cultivadores de cannabis tienen varios objetivos en mente a la hora de planear un cultivo interior. Lograr mayores rendimientos, aumentar el nivel de THC, o simplemente mejorar la salud de la planta. Esta planificación estratégica implica poseer unos conocimientos en diversos campos científicos, y vincular la teoría a unas soluciones técnicas que contribuyan a conseguir los objetivos propuestos.

Aparte de dedicación y pasión, lo que diferencia a un buen cultivador de un experto son las ganas de aprender - así que deja que te informemos de lo que hace falta para cultivar un cannabis de calidad excepcional. Hoy vamos a tratar sobre los fundamentos de la física, y a entender cómo afecta el espectro lumínico al crecimiento de una planta de cannabis.

Artículo relacionado
¿Qué es el THC?

¿Qué es el espectro lumínico?

El sol emite energía en forma de radiación solar que incluye rayos gamma, rayos x, luz ultravioleta, luz visible, e incluso ondas de radio. La vida en la Tierra sólo es posible porque la capa de ozono bloquea esta radiación. Esta filtración sólo permite que lleguen unas longitudes de onda de entre 300 y 1100nm a nuestras plantas, y sólo una porción de esta luz es visible. Se suele denominar espectro lumínico, espectro de color o espectro visible, y oscila entre 380nm y 750nm.

  • 180-280nm - UVC: Extremadamente dañino, aunque por suerte es absorbido casi en su totalidad por la capa de ozono
  • 280-315nm – UVB: Provoca quemaduras en la piel y se cree que aumenta el nivel del THC (!).
  • 315-400nm – UVA: No es absorbido por la atmósfera, comúnmente conocido como luz negra.
  • 380-750nm – Espectro lumínico visible: Las bandas de cada longitud de onda representan los colores visibles
  • 700nm-1mm – Luz infrarroja: Invisible por encima de los 750nm, pero se nota como calor en la piel
¿Qué es el espectro lumínico?

La temperatura del color (kelvin) y cómo afecta a sus plantas

Cuando busques una luz de cultivo, es probable que te encuentres con el término "temperatura de color". Básicamente, se trata de una forma de describir el aspecto de la luz que proporciona una bombilla, y se mide en grados Kelvin (K).

La temperatura de color no se refiere a la temperatura física de la luz, sino al grado de calidez o frío de una fuente de luz, es decir, la "temperatura visual". Cuando una luz tiene más grados Kelvin, tiene un aspecto más azulado. Por lo tanto, la llamamos luz "fría". Por otro lado, una bombilla con un grado menor de Kelvin emite una luz más "cálida" y rojiza.

¿Es lo mismo temperatura de color que espectro de luz?

En un sentido estrictamente científico, no. La temperatura de color se utiliza normalmente como una forma de describir cómo la luz producida por una lámpara es percibida por el ojo humano. Para algunos tipos de luces, como LED o lámparas fluorescentes, no describe la distribución espectral o la longitud de onda de una luz.

Sin profundizar en la física, la luz de una bombilla incandescente irradia luz que abarca todo el espectro de luz visible. La luz blanca de la bombilla es el resultado de una mezcla de longitudes de onda (colores en el espectro) "contenidas" en la luz.

Otras luces, como los LED o los fluorescentes, pueden emitir luz de una serie de longitudes de onda estrechas, con brechas o picos dentro del espectro. En otras palabras, aunque la luz parezca la misma a la vista, puede que le falten ciertas longitudes de onda (colores) que las plantas necesitan para un crecimiento saludable.

Dado que los LED suelen emitir luz en un espectro de color muy reducido, las luces LED para cultivo suelen configurarse como lámparas de "espectro completo". Consisten en una serie de LED de diferentes colores que juntos cubren la mayor parte del espectro necesario para las plantas de cannabis. Estos LED de espectro completo se componen de diferentes rojos y azules, a menudo mezclados con LED blancos adicionales. Otros LED más recientes, como las luces COB, emiten un espectro de luz que se aproxima más o menos a la luz natural del sol, donde no hay ningún "vacío" en el espectro de colores.

¿En qué afecta el Kelvin al elegir una luz de cultivo?

Para vegetar tus plantas de cannabis, elige una luz fría, una que emita un color de "luz de día" con un Kelvin alto de 6.000-6.500K. Para la floración, una luz cálida con un tono rojizo, alrededor de 2.800K, sería ideal. También puedes encontrar luces para cultivo con una temperatura de color que se sitúa en un término medio, sobre unos 3.500K, que puedes utilizar tanto para la vegetación como para la floración.

Cómo afecta el espectro lumínico al crecimiento

Todo organismo vivo necesita información sobre lo que sucede a su alrededor para poder reaccionar a los cambios ambientales y, en teoría, obtener una ligera ventaja sobre los demás miembros de su especie. Las plantas de cannabis reciben gran parte de esta información en la luz a la que están expuestas, y reaccionan casi de inmediato a las diferentes bandas de una longitud de onda - un tema muy complejo que ocuparía varios libros, pero centrémonos en lo básico.

  • Etapa Vegetativa - luz "azul" para unas hojas sanas (rango: 400-500nm; ideal: 460nm).

Cómo afecta el espectro lumínico al crecimiento

Durante la etapa vegetativa se recomienda concentrar la luz en las hojas tanto como sea posible, y asegurarse de que las plantas sean compactas, que no se estiren demasiado, y que desarrollen tallos fuertes. Para lograr estos objetivos, los cultivadores de interior suelen usar durante las primeras semanas lámparas de halogenuros metálicos, tubos fluorescentes o bombillas de bajo consumo (CFL), y luces T5/T8 de banda azul. Cuando el cannabis crece de forma silvestre, el ángulo del sol en primavera deja pasar más ondas "azules" a la atmósfera, una señal para que las plantas de cannabis desarrollen hojas grandes, fuertes y sanas.

  • Período de Floración - luz "roja" para unos cogollos enormes (rango: 620-780nm; ideal: 660nm).

Cómo afecta el espectro lumínico al crecimiento

Cuando las plantas de cannabis comienzan su período de floración, se pueden obtener mayores rendimientos exponiéndolas a un espectro lumínico con montones de ondas "rojas", que estimulan el desarrollo de los cogollos. La tasa de fotosíntesis llega a su punto álgido cuando se somete a las plantas a unas longitudes de onda "rojas" de 660nm, aunque un descubrimiento de la NASA indica que las ondas "verdes", que no están muy relacionadas con la fotosíntesis, también pueden tener un efecto en cómo crecen las plantas. Ver una planta de cannabis como una simple fábrica de fotosíntesis es, por consiguiente, un poco apresurado. Pero por el momento, la mejor forma de imitar el ángulo del sol de finales de verano/comienzos de otoño, es elegir una luz con un alto grado de "rojo" en su espectro.

Aumentar el nivel de THC con luz ultravioleta: ¿mito o realidad?

Como ya hemos mencionado, la luz se mide en nanómetros (nm), con un espectro de luz visible entre 380 y 750nm. Sin embargo, los rayos ultravioleta se encuentran en el extremo más bajo del espectro de luz, y es invisible a simple vista. Pero el hecho de que no puedas ver los rayos UV no significa que no sean útiles, especialmente a la hora de cultivar plantas de marihuana.

De hecho, la investigación sugiere[1] que aumentando la exposición a los rayos UV podríamos aumentar los niveles de THC, obteniendo cogollos más potentes. También hay pruebas convincentes en el mundo real, especialmente al observar de dónde proviene parte de la marihuana más potente del planeta.

Las montañas del Rif en Marruecos y el valle de la Becá en el Líbano son la cuna de algunas de las formas de hachís de mejor calidad del planeta. ¿Qué tienen estas zonas en común? Ambas están cerca del paralelo 30 norte (condiciones ideales para el cultivo de marihuana) y ambas están ubicadas a una gran altitud. En lo que respecta a la luz ultravioleta, cuanto mayor es la altitud, mejor es la exposición.

¿Qué tipos de luz ultravioleta existen?

Para cultivar marihuana, debes conocer tres tipos de luz ultravioleta: UVA, UVB y UVC. Aunque las tres pertenecen al espectro UV, no todas tienen el mismo efecto en las plantas y algunas pueden ser más dañinas que beneficiosas si no se implementan de la manera correcta.

Antes de describir las mejores formas de poner luz UV en tu cultivo de marihuana, vamos a explicar brevemente en qué consiste cada tipo.

¿Qué tipos de luz ultravioleta existen?
  • UVA (315-400nm)

Los rayos UVA representan más del 98% de la luz ultravioleta que llega a la Tierra, constituyendo una parte integral de nuestro entorno natural. Si cultivas marihuana en exterior, no debes preocuparte por aumentar los niveles de rayos UVA, ¡tus plantas ya reciben lo que necesitan!

Por desgracia para los humanos, la exposición prolongada a los rayos UVA puede aumentar el riesgo de cáncer de piel, así que no olvides protegerte con protección solar. Sin embargo, para nuestras amigas productoras de cogollos, los rayos UVA pueden ayudar a aumentar sus niveles de THC, y cuando más necesitan este aumento de exposición es durante la floración.

  • UVB (280-315nm)

Aunque solo el 1% (aproximadamente) de los rayos del sol son UVB, podrían ser un poderoso aliado para maximizar los niveles de THC. Sin embargo, es muy importante tener cuidado con la suplementación de UVB, ya que cada especie de planta reacciona de manera diferente a una exposición prolongada a este tipo de rayos. En lo que respecta a la marihuana, los rayos UVB podrían ayudar a aumentar su producción de terpenos y cannabinoides, pero solamente durante las últimas semanas de floración.

Para las personas, la radiación UVB es una excelente fuente de vitamina D, algo vital para el bienestar. Sin embargo, tiene el mismo riesgo que los rayos UVA, ya que la exposición prolongada puede aumentar el riesgo de cáncer de piel. La clave cuando cultivas es proporcionar la exposición adecuada para las plantas y, al mismo tiempo, protegerte a ti mismo.

  • UVC (100-280nm)

Nuestro tercer y último espectro de luz ultravioleta es el famoso UVC. Decimos famoso porque el espectro UVC es en realidad el más peligroso de los tres y no es bueno para las personas ni para las plantas de marihuana. Las luces de cultivo no deberían emitir UVC (ten mucho cuidado si dicen que lo hacen), y el porcentaje de rayos UVC que llegan a la superficie de la Tierra es de un 0%.

Naturalmente, ni tú ni tus plantas debéis exponeros a los rayos UVC, y que siga siendo así. Recuerda: UVA y UVB: bien. UVC: muy mal.

Ventajas de la luz ultravioleta para las plantas de marihuana

Ya hemos hablado de esto anteriormente, pero la luz ultravioleta podría proporcionar algunos beneficios para las plantas de marihuana, entre los que se incluyen:

  • Mayor producción de cannabinoides (THC)
  • Mayor producción de resina
  • Mayor resistencia a plagas y bacterias
Ventajas de la luz ultravioleta para las plantas de marihuana

Desventajas de la luz ultravioleta para la marihuana

Afortunadamente, no hay muchas desventajas en el uso de luz ultravioleta. Pero, si no manejas la exposición de manera adecuada, puedes encontrarte con lo siguiente:

  • La sobreexposición puede frenar el crecimiento
  • Posibilidad de niveles inferiores de CBD
  • Poca rentabilidad de la inversión
Ventajas de la luz ultravioleta para las plantas de marihuana

¿Se puede usar luz ultravioleta para el cultivo de marihuana en interior?

¡Por supuesto! La respuesta rápida es que puedes usar luz ultravioleta para todo tipo de cultivos de marihuana en interior. Sin embargo, la respuesta larga es que tendrás que planificar bien las cosas y es posible que tengas que comprar material extra para aprovechar al máximo sus beneficios.

La mayoría de luces de cultivo emiten cierto grado de rayos UVA y UVB, pero si quieres sacarles el máximo partido, tendrás que comprar bombillas UV especiales. La mayoría de las plantas de marihuana responden bien a la suplementación con rayos UV.

Aun así, dependerá de la genética, así que tenlo en cuenta si no notas un aumento real en la producción de resina. También es aconsejable posponer la exposición prolongada a los rayos UV hasta la floración. En este período crucial es cuando hay que impulsar a la planta a producir más cannabinoides, terpenos y resina.

También tendrás que considerar el espacio que hace falta para colgar una luz ultravioleta (al igual que las luces de cultivo convencionales, la altura de suspensión puede ser ideal y menos ideal). Y para terminar, si vas a utilizar luces UV especiales, ¡hazlo de forma segura! Es imprescindible que utilices gafas resistentes a los rayos UV y ropa de manga larga cuando entres a cuidar las plantas con las luces encendidas.

Cómo proporcionar luz ultravioleta a las plantas de marihuana de interior

Los tres tipos principales de luces de cultivo (HID, LED y T5) proporcionarán a tus plantas diversos grados de luz ultravioleta. Para maximizar la producción de cogollos con rayos UV, deberás tener en cuenta lo siguiente para cada tipo.

  • HID

Las luces de descarga de alta intensidad (HID) son el tipo de iluminación más común en el cultivo de marihuana y, por suerte, son una excelente fuente de rayos UVA. Sin embargo, las luces de cultivo HID pueden carecer de UVB, así que tienes dos opciones: poner una luz UVB adicional junto con las HID, o reemplazar la bombilla con una fluorescente T5.

Ambas opciones darán resultados similares, pero si te decides por añadir una luz UVB, tendrás que colgarla a la misma altura que las HID existentes, para evitar la decoloración.

Cómo proporcionar luz ultravioleta a las plantas de marihuana de interior
  • LED

La tecnología de las luces de cultivo LED ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años. Muchos cultivadores cuentan con configuraciones específicas para la fase vegetativa y la fase de floración, mientras que otros añaden diodos de radiación UV especiales. Si quieres una experiencia de cultivo en interior sencilla, echa un vistazo a estos modelos todo en uno.

No hay mucho más que decir sobre las luces LED. Son una excelente opción para la suplementación con rayos UV, simplemente recuerda respetar la altura recomendada por el fabricante, ¡y listo!

Cómo proporcionar luz ultravioleta a las plantas de marihuana de interior
  • T5

Ya hemos mencionado las luces T5, pero vale la pena recordarlas de nuevo, aunque sea solamente por un motivo crucial. Las luces de cultivo T5 estándar son ligeramente diferentes a las otras opciones, debido a la reacción química que se produce en su interior. Esta reacción produce mucha luz ultravioleta, pero el recubrimiento de fósforo de la bombilla bloquea la mayor parte. Para aprovechar los beneficios de los rayos ultravioleta con una luz de cultivo T5, sustituye la bombilla por alternativas con brillo fluorescente o de espectro completo. Cualquiera de estas opciones dará a las plantas el impulso que necesitan.

Cómo proporcionar luz ultravioleta a las plantas de marihuana de interior
Fuentes Externas
  1. UV‐B radiation effects on photosynthesis, growth and cannabinoid production https://onlinelibrary.wiley.com
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.