Los fitoquímicos presentes en el cannabis crudo son muy diferentes de los que se encuentran en el humo que se produce al quemar los cogollos. Si te dijéramos que comer una bolsa de flores de marihuana cruda no te va a colocar, ¿nos creerías?

La verdad es que la marihuana cruda no contiene moléculas psicotrópicas; o, mejor dicho, contiene niveles extremadamente bajos. En cambio, esos cogollos frescos y pegajosos son ricos en precursores químicos conocidos como ácidos cannabinoides. Se necesita una reacción molecular provocada por el calor, conocida como descarboxilación, para convertir los ácidos cannabinoides no psicotrópicos en los cannabinoides que conocemos y apreciamos.

Descarboxilación: ¿Qué es?

Sigue leyendo para descubrirlo todo sobre la descarboxilación. Descubrirás el mecanismo exacto, cómo descarboxilar tus propias flores y por qué debes descarboxilar también las cepas ricas en CBD.

Descarboxilación: ¿Qué es?

La palabra descarboxilación suena a algún término complejo que probablemente olvidaste de la clase de Química, pero en realidad describe un proceso químico muy simple en el que se basa la experiencia con la marihuana.

Enamorarse del cannabis a menudo revive el amor por la ciencia en muchos fumadores y cultivadores. Así que aprovecha tu pasión por la hierba y prepárate para aprender exactamente lo que sucede cuando aplicas una llama a tus cogollos cultivados en casa.

  • ¿Qué son los ácidos canabinoides?

Al mirar más de cerca tus cogollos, probablemente hayas observado una capa de pequeñas estructuras cristalinas. Estas glándulas, conocidas como tricomas, trabajan a destajo produciendo una resina llena de ácidos cannabinoides como el THCA y el CBDA.

A medida que la ciencia del cannabis continúa avanzando, los investigadores están comprobando que estas moléculas tienen sus propios efectos únicos. Sin embargo, el THCA no produce efectos psicotrópicos y no es muy útil para quienes buscan un subidón.

Cuando se enciende un porro, o se presiona el botón del vaporizador, se exponen estas moléculas a altas temperaturas. Este calor entonces causa que un grupo carboxilo se desprenda, un breve proceso conocido como descarboxilación. Esto convierte el THCA, CBDA y otros ácidos cannabinoides en sus correspondientes cannabinoides (es decir, THC, CBD, etc.), proporcionándonos sus típicos efectos.

  • ¿A qué temperatura se produce la descarboxilación?

La descarboxilación se produce generalmente a la misma temperatura tanto para el CBDA como para el THCA. Cuando se exponen a condiciones de 110°C de forma constante durante 30-45 minutos, los dos se convierten en CBD y THC, respectivamente. Sin embargo, esta temperatura es lo suficientemente baja como para dejar intactos los terpenos aromáticos y otros fitoquímicos deseables.

¿Qué son los ácidos canabinoides?
  • Ventajas de la descarboxilación

La descarboxilación tiene numerosos beneficios. Aunque fumar convierte instantáneamente el THCA en THC, descarboxilar la marihuana tiene sus ventajas, incluso antes de fumarla.

Activación de Cannabinoides

La descarboxilación activa los elementos psicotrópicos del cannabis (THC) así como los elementos holísticos (CBD, etc.). Aunque la descarboxilación es obligatoria al fumar y al vapear, los comestibles requieren una preparación un poco más a fondo para ser eficaces.

Evita los patógenos

La descarboxilación también ofrece efectos protectores. Aunque las flores de cannabis suelen ser mucho más seguras al final del ciclo de cultivo, los patógenos pueden seguir atacando los cogollos durante su almacenaje. La descarboxilación ayuda a eliminar la humedad de las flores de cannabis, minimizando la posibilidad de que los patógenos microbianos estropeen tu cosecha.

  • Por qué debes descarboxilar las variedades ricas en CBD

Al igual que necesitas descarboxilar tu hierba rica en THC para sentir sus efectos, también es interesante hacerlo con tus flores de CBD. Durante el proceso de descarboxilación, el CBDA se convierte en CBD. Aunque el CBDA muestra algunos efectos interesantes, el CBD ofrece beneficios mucho más comprobados. Antes de elaborar comestibles, tinturas o aceites con cogollos de CBD, asegúrate de descarboxilarlos para obtener los mejores resultados.

Temperatura de descarboxilación para el THC y el CBD

Las temperaturas de descarboxilación son en gran medida las mismas para la mayoría de los principales cannabinoides. Como se ha mencionado, una temperatura de 110°C, mantenida durante 30-45 minutos, consigue el objetivo.

Puntos de ebullición de los cannabinoides, terpenos y flavonoides

Muchos fumadores de cannabis confunden la descarboxilación con la vaporización (punto de ebullición). Aunque la descarboxilación se produce naturalmente al vaporizar, el punto de ebullición de diversos cannabinoides, terpenos y flavonoides puede diferir drásticamente según la volatilidad del fitoquímico en cuestión.

Consulta los ajustes de temperatura recomendados a continuación cuando te apetezca vapear tu marihuana.

  • Cannabinoides

Los cannabinoides se vaporizan a diferentes temperaturas, lo que significa que los vaporizadores con ajustes precisos pueden centrarse en cannabinoides concretos. Modifica la temperatura dependiendo del tipo de variedad que estés fumando y verás que diferentes configuraciones funcionan mejor para cogollos ricos en THC que para cogollos con alto contenido de CBD.

THC 157°C
CBD 160–180°C
  • Terpenos

Los terpenos determinan los sabores deliciosos y únicos de cada variedad de cannabis. Además, estas moléculas actúan en sinergia con los cannabinoides para amplificar sus efectos.

Cariofileno 119°C
Mirceno 166–168°C
Cineole 176°C
Limoneno 177°C
Linalool 198°C
Terpineol 218°C
  • Flavonoides

Los flavonoides también complementan la compleja fitoquímica del cannabis. Estas moléculas se asocian con efectos antioxidantes, entre otros. Algunos de ellos se producen en todo el reino vegetal, mientras que otros son exclusivos del cannabis.

Apigenina 178°C
Canflavina A 182°C
Quercetina 250°C

Descarboxilar kief y concentrados

El kief y los concentrados de cannabis ofrecen una experiencia más potente que las flores solas. Los cultivadores suelen recoger el kief utilizando molinillos o bandejas de tamizado, lo que significa que los tricomas no están expuestos a altas temperaturas durante el proceso. Además, algunos métodos de preparación de concentrados no llegan al punto de descarboxilación.

Para asegurar la máxima potencia, recomendamos utilizar el mismo procedimiento detallado anteriormente para descarboxilar los cogollos de marihuana antes de hacer estos productos.

Cómo descarboxilar el cannabis

Al fumar y vaporizar, la descarboxilación se produce naturalmente como resultado de las inhalaciones. Aunque es un proceso mucho menos refinado que los métodos descritos a continuación, encender la hierba con una llama descarboxila los cannabinoides y terpenos al instante, permitiéndote absorber y beneficiarte de los efectos rápidamente. Sin embargo, se sabe que el calor excesivo producido por este método "mata" algunas de estas moléculas volátiles. La vaporización es un proceso un poco más controlado; los vaporizadores se calientan para activar el THC y otros cannabinoides y terpenos en su punto exacto de ebullición, lo que permite una dosis casi completa de cada compuesto.

Descarboxilación
  • Método del horno

El método más habitual para descarboxilar cannabis, especialmente cuando se preparan comestibles, es simplemente "hornearlo" durante un rato. Para ello, hay que seguir algunos pasos:

1. Pica tu marihuana hasta obtener trozos lo suficientemente homogéneos para poder extenderlos de manera uniforme sobre una superficie.
2. Cubre una bandeja con papel de horno.
3. Pon el cannabis molido sobre el papel para hornear, extendiéndolo uniformemente.
4. Precalienta el horno a 115ºC y mete la bandeja dentro durante 45 minutos aproximadamente, removiendo el cannabis cuando haya pasado la mitad del tiempo.

Descarboxilación

Durante este proceso, es importante tener en cuenta la temperatura del horno. Cocinar tus cogollos a una temperatura más elevada podría parecer un proceso mucho más rápido; pero lo más probable es que esto solo degradase los cannabinoides y terpenos, dejándolos posiblemente inutilizables. Cocinar la hierba a una temperatura más baja, durante un mayor período de tiempo, suele considerarse el método más seguro y efectivo para descarboxilar el cannabis.

Aunque este es el método más utilizado (y muchos dirían que el más fácil), existen otras formas de descarboxilar la marihuana.

  • Método del microondas

Si no dispones de 45 minutos para tener la hierba en el horno, este método es perfecto. Además de ser un poco más práctico, puedes usar tu propio microondas para descarboxilar tu marihuana en unos pocos minutos. Aquí tienes cómo:

1. Al igual que con los métodos anteriores, muele la hierba hasta conseguir una consistencia media. Colócala en un recipiente o bandeja aptos para microondas.
2. Pon el microondas a máxima potencia durante unos 90 segundos.
3. Saca la hierba y huele. Tiene que tener un olor fuerte, pero no a quemado. Si aún no está lista, remuévela y métela otra vez en el microondas durante otros 60-90 segundos.

Descarboxilación

Trabajar la marihuana en el microondas es un poco más complicado que con el horno, ya que no tienes ningún control sobre la temperatura. Además, los microondas varían mucho, así que tendrás que hacer las cosas a ojo, dependiendo del funcionamiento y del modelo que tengas en casa.

Si te preocupa quemar la hierba con este método, prueba poniendo el microondas a una potencia más baja y deja la hierba dentro durante más tiempo. Vigila siempre la marihuana para asegurarte de que no se esté quemando, y utiliza la nariz para saber si se ha descarboxilado correctamente.

Sea cual sea la forma que elijas para descarboxilar tu hierba, recuerda: temperatura baja y despacio. Si utilizas temperaturas altas para calentar más rápido la hierba, corres el riesgo de quemar tanto los cannabinoides como los terpenos, lo que arruinaría la potencia y el aroma de tu marihuana. Quédate en temperaturas más bajas y tómate tu tiempo, y terminarás con una hierba perfectamente activada y lista para utilizar en cualquiera de tus recetas favoritas.

  • Método al vacío

Este método es posiblemente nuestro segundo método favorito para descarboxilar marihuana después del método del horno. Como el agua hierve a 100℃, es literalmente imposible quemar la hierba con este método. Además, como vas a usar un termómetro, también vas a tener un control muy preciso sobre la temperatura para asegurarte de que activas todos los cannabinoides de tus cogollos.

Aquí tienes cómo descarboxilar tu hierba con el método sous-vide:

1. Pica los cogollos hasta conseguir una consistencia media, colócalos en una bolsa hermética y séllala al vacío.
2. Si tienes una máquina de cocción al vacío, configúrala para cocinar a 95℃. Coloca la bolsa en la máquina y cocina durante aproximadamente 1 hora. Si no tienes una máquina de cocción al vacío, llena una cacerola con agua y ponla a hervir a fuego alto.
3. Cuando hierva, baja el fuego y utiliza un termómetro para mantener la temperatura del agua a 95-100℃.
4. Coloca la bolsa de hierba sellada al vacío en el agua y cocina durante aproximadamente 60 minutos.

Cuando se usa el sous-vide, la paciencia es la clave. Con este método se tarda mucho más tiempo que con los otros de la lista, pero los resultados son realmente buenos.

  • Método natural

Vale la pena mencionar que la marihuana, por sí sola, se descarboxila naturalmente con el tiempo. La exposición del cannabis a los elementos es suficiente para convertir gradualmente el THCA en THC y el THC en el cannabinoide CBN. Pero este proceso es increíblemente largo, por lo que muy probablemente necesitarás calor para que se produzca la descarboxilación. Sea cual sea el método escogido, la descarboxilación es esencial para "desbloquear" el poder psicotrópico de nuestro querido THC.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.