Usa todas las partes de tus plantas de cannabis para hacer hachís

Para hacer hachís, con diferentes métodos, puedes recolectar el kief de las hojas de cannabis.

COVER

LA COSECHA DE COGOLLOS NO ES MÁS QUE EL PRINCIPIO

Tras pasar meses cuidando tus plantas de marihuana, finalmente tienes unos buenos cogollos cultivados con tus propias manos. Y, seamos sinceros, no hay nada como coger las tijeras y cosechar cada una de las preciosas flores, cubiertas de resina. ¡Pero la diversión no acaba aquí! Además de los cogollos, puedes cosechar otras partes de la planta para extraer los cannabinoides y terpenos. ¡No hay motivos para desperdiciar ni un solo cannabinoide!

¿QUÉ ES EL KIEF?

El kief es un polvo fino formado por tricomas resinosos de cannabis. Este polvo contiene altas concentraciones de THC y puede fumarse en un porro o cazoleta, o puede prensarse para hacer hachís. Y lo mejor de todo es que recoger el kief y hacer hachís es un proceso fácil y eficaz.

CUÁNDO RECOGER EL KIEF

Tras la cosecha, pones a secar tus cogollos; y puede que los cogollos más pequeños ya estén lo bastante secos para una degustación. Tras dos semanas de secado, el exterior de los cogollos estará seco, pero el interior aún tendrá un poco de humedad.

Los cogollos más grandes necesitan un poco más de tiempo. Déjalos secar lentamente en una habitación oscura, lo suficientemente grande (o equipada con un ventilador) para liberar la humedad de los cogollos. Cuando las pequeñas ramitas de los cogollos se rompan con un chasquido, las flores estarán listas para el curado. No te preocupes si la hierba todavía huele un poco verde durante las primeras dos semanas; algunas cepas necesitan más tiempo para desarrollar el típico olor del cannabis. Y ahora, mientras tus cogollos se están curando, ¡es el momento de recoger el kief de las hojas para hacer hachís!

SELECCIÓN DE LAS HOJAS

El secreto para tener una buena cantidad de kief para hacer hachís ¡es guardar las hojas de tus plantas! Puedes recoger las hojas y secarlas como harías con los cogollos.

Según la cepa que cultives, puedes acabar con una cantidad similar de cogollos que de hojas secas. Si has sacado 500 gramos de cogollos secos de tus plantas, puede que también tengas 500 gramos de restos de manicurado. Obviamente, esta cantidad puede variar, pero es para que te hagas una idea. Y aunque las hojas no son tan potentes como las flores, una vez concentradas su potencia aumenta considerablemente.

QUÉ DEBES BUSCAR EN LAS HOJAS

• Los tricomas

Principalmente, debes recoger todas las pequeñas hojas de azúcar. Estas hojas están cubiertas de tricomas, por lo que parece que estén espolvoreadas de azúcar (de ahí su nombre) y son la parte de la planta que contiene más cannabinoides, después de los cogollos. Por tanto, con un montón de hojas de azúcar puedes hacer un buen trozo de hachís. Si quieres observar bien los tricomas, usa una lupa para inspeccionar de cerca las hojas de azúcar. Verás unas glándulas diminutas con forma de seta, con unas burbujitas cristalinas brillantes. Estos son los tricomas.

• Separa las hojas de abanico

También deberías guardar las hojas grandes de abanico. Estas hojas contienen muchos menos tricomas que las flores y hojas de azúcar, pero aun así contienen cannabinoides y pueden usarse para otros fines diferentes a hacer hachís. En este caso, al recogerlas las mantendremos en un montón separado de las hojas de azúcar.

No tiene sentido juntar los dos tipos de hojas, ya que esto solo aumentaría la cantidad de material a procesar para obtener un hachís potente. Las hojas de azúcar ya contienen menos THC que los cogollos; y no queremos rebajar aún más nuestro hachís.

• Seca bien las hojas

Con ambos tipos de hojas, es importante secarlas bien antes de hacer hachís. ¡Ten en cuenta que las hojas pueden tardar más en secarse que los cogollos! Las hojas deberían estar lo suficientemente secas, de modo que se desmenuzan al frotarlas entre tus dedos.

Cuanto más secas estén las hojas, mejor – y más hachís obtendrás. Esto se debe a que los cristales de THC se desprenden mucho más fácilmente cuando las hojas están súper secas.

El polvo de color amarillo-dorado produce un efecto ligeramente diferente al fumarlo en su forma pura, y algunos fumadores prefieren los efectos y el colocón dulce del hachís, a los efectos de los cogollos.

RECOGER EL KIEF CON UN GRINDER DE 3 PARTES

La forma más fácil de recoger el kief, con el tiempo, es usando un grinder de 3 partes. Este tipo de grinder tiene un compartimento especial en la parte inferior, sobre el cual hay una malla que recoge el kief. De este modo, al triturar la hierba, no desperdicias lo que muchos consideran la mejor parte.

Consejo: a medida que trituras la hierba, agita y golpea un poco el grinder para recoger aún más kief.

Si lo deseas, puedes fumar el kief recolectado, tal cual está, en un porro o cazoleta. Puedes espolvorear un poco de kief sobre tus cogollos para darles un toque extra, o puedes mezclarlo con tabaco.

Pero también puedes usarlo para otras cosas divertidas: puedes hacer infusiones de THC y mantequilla de marihuana. O puedes vapearlo, añadiendo un poco de kief a la cámara del vaporizador para disfrutar de unas vaporizaciones a otro nivel. Pero quedas advertido: el kief es muy potente, ¡por lo que seguramente solo necesitarás una pequeña cantidad para sentir un colocón descomunal!

RECOGER EL KIEF PARA HACER HACHÍS

Con el kief, lo bueno realmente viene al hacer hachís. Veamos tres métodos fáciles y potentes para hacer hachís con el kief recolectado.

POLLINATOR

Los grinders de 3 partes son útiles para recoger el kief si tienes una cantidad pequeña de hojas, pero si quieres recoger una mayor cantidad necesitarás algo más eficiente. Para ello puedes usar el **Pollinator, que básicamente es un tambor giratorio con un tamiz que separa los cristales de las hojas y los recoge en la parte inferior.
**Pollinator - https://www.zamnesia.es/postcosecha/2137-pollinator-p150.html

Cómo usar el Pollinator:

• Prepara las hojas

Dado que las hojas deben estar muy secas, puede ser útil meterlas la noche antes en el congelador (usando un recipiente de cierre hermético). Esto es especialmente útil si vas a usar el Pollinator. El frío helado hará que los cristales se desprendan más fácilmente.

Trocea todo el material que piensas usar, para garantizar que se desprenda la máxima cantidad de tricomas. Esto aumentará enormemente la cantidad de hachís producida. Procura que no queden restos de tallos o ramitas (o que haya la menor cantidad posible), ya que pueden dañar el tamiz. Los tamices pueden ser bastante caros, así que no querrás dañarlo con ramitas u otros trozos grandes de la planta.

• Coloca el material dentro del Pollinator

Pon las hojas dentro del tambor y enciéndelo. El motor empezará a dar vueltas al tambor, girando el material y separando los tricomas de las hojas mecánicamente. Tras girar durante 30-40 minutos, puedes apagar el Pollinator y raspar el polvo de hachís para juntarlo en un montoncito.

• Prensa el kief para convertirlo en hachís

Para hacer un hachís increíble, prensa el polvo (el polvo prensado se llama “skuff”) y guárdalo durante al menos un año para dejarlo madurar. La finalidad de prensar el polvo es que esto mejora el sabor y olor; y también facilita su manejo y transporte. Es mucho más fácil compartir con alguien un trozo de hachís prensado, que un montoncito de polvo pegajoso. En cualquier caso, cuanta más calidad tenga el kief, menor potencia de prensado necesitará. Con el kief de baja calidad necesitarás un prensador capaz de ejercer mucha más fuerza. Esto se debe a que los cristales están mezclados con una mayor cantidad de materia vegetal, por lo que no se quedan pegados entre sí con tanta facilidad.

Pros

• Puede usarse con una cantidad grande de hojas
• Recoge una buena cantidad de kief
• Muy fácil de usar

Contras

• Precio un poco caro
• Solo vale la pena si tienes suficiente materia vegetal

BUBBLE HASH

La elaboración de bubble hash (también llamado water hash o hachís al agua) sigue los mismos principios del Pollinator, pero en este caso se usa agua helada para separar los cristales. Hacer bubble hash es un proceso más laborioso, pero la calidad obtenida es realmente especial.

Cómo se hace:

• Consigue un cubo grande y unas bubble bags

Necesitas un cubo grande, con una capacidad de unos 20 litros, para colocar en su interior un kit de bubble bags. Este kit consta de dos o más bolsas de malla, con agujeros de tamaños diferentes. Una de las bolsas permite el paso de los cristales y las otras bolsas de malla, de agujero más fino, recogen los cristales con una pureza cada vez mayor. Si usas un kit con varias bolsas para el filtrado, puedes obtener hachís de calidades diferentes. La bolsa de malla con el agujero más grande contendrá la mayor parte de la materia vegetal, mientras que la malla de agujero más pequeño contendrá el hachís de mayor pureza.

• Llena el cubo con agua helada

Para hacer hachís, llena el cubo con agua helada. Cuanto más fría, mejor, ya que los cristales se desprenderán más fácilmente. Consejo extra: antes de empezar a hacer tu bubble hash, pon algunas botellas de 1-2 litros en el congelador, pero no dejes que el agua se congele del todo, basta con que esté muy fría. Así será perfecta para hacer un hachís al agua de gran calidad.

• Coloca las bubble bags en el cubo

Coloca las bubble bags en el cubo con agua helada, asegurando que la bolsa inferior sea la del micraje más fino.

• Usa una batidora de varillas para remover las hojas

Usa una batidora de varillas para remover las hojas en el cubo. La acción de las varillas, girando y golpeando el agua, irá soltando los cristales. Pero no uses la batidora a su máxima potencia, ¡ya que no querrás convertir la materia vegetal en una masa! Esto daría lugar a un producto final de peor calidad. Al igual que con el Pollinator, conseguirás mejores resultados si metes las hojas en el congelador la noche antes. También puede ser útil añadir unos cubitos de hielo al agua dentro del cubo.

La forma más fácil de hacer hachís de agua es conectando la batidora a un temporizador, de modo que funcione durante 20 minutos y luego se apague durante 5 minutos, para a continuación volver a hacer otro ciclo de 20 minutos. Haz esto durante una hora y media.

Importante: procura que la batidora esté bien asegurada, para que no se suelte y eche a perder toda la operación y las bolsas. No uses la batidora con un accesorio de bordes afilados, ¡ya que no te interesa convertir la marihuana en una papilla! Para que los cristales de THC puedan desprenderse fácilmente, basta con remover suavemente la materia vegetal en el agua helada.

Cuando el agua adquiera un color amarillo o marrón-dorado, es señal de que ya contienen una buena cantidad de cristales. Al usar una extracción de agua no hay peligro de contaminación por disolventes, lo que aumenta la pureza y calidad del producto final. Finalmente, llega el momento de sacar las bolsas del cubo. Antes de abrirlas, drénalas y sacúdelas de un lado a otro, ¡y tendrás un montón de cristales amarillos!

Pros

• Funciona mejor con materia seca, pero también puede ser fresca
• No requiere tanta maquinaria, o tan cara, como el Pollinator
• Utiliza un disolvente inocuo: agua
• Produce hachís de gran calidad

Contras

• No es la forma más fácil de hacer hachís
• Tarda cierto tiempo
• Necesita más materia vegetal que el Pollinator
• Algunas cepas pierden un poco su sabor con este método

BUBBLEATOR

Los mismos creadores del Pollinator también producen el **Bubbleator, ¡una gran máquina que hace que elaborar bubble hash sea pan comido! Esta máquina parece una pequeña lavadora y elimina el follón de tener que usar el cubo y la batidora. Es muy fácil de usar y produce grandes resultados.
**Bubbleator - https://www.zamnesia.es/blog-como-hacer-hachis-bubbleator-b-quick-n1654

Cómo usar el Bubbleator para hacer un hachís al agua extraordinario:

• Pon tu materia vegetal en la bolsa de malla del Bubbleator

Pon tu materia vegetal en la bolsa de malla grande que viene incluida con el Bubbleator. Introduce la bolsa en el Bubbleator y llénalo de agua helada. También puedes añadir unos cubitos de hielo.

• Enciende el Bubbleator

Pulsa el interruptor del Bubbleator, ¡y la máquina hará tu hachís en solo 15 minutos! Deja que el Bubbleator haga el trabajo y en poco tiempo tendrás un rico montón de cristales. Este sistema es muy práctico ya que no necesitas buscar una batidora adecuada, ¡y no tendrás que remover la mezcla durante más de una hora para hacer hachís! El Bubbleator incluye unas bolsas de malla, un termómetro y una bolsa de limpieza.

Pros

• Rápido
• Práctico
• Fácil de usar

Contras

• Más caro
• Solo produce un tipo de hachís, de una única calidad

CONSEJOS PROFESIONALES PARA HACER HACHÍS CON KIEF

Sea cual sea el método de elaboración usado – el Pollinator, el Bubbleator o el método más tradicional – en teoría puedes fumar el hachís enseguida. Pero los auténticos sibaritas del hachís dejan que madure durante al menos un año. Inicialmente, esto puede parecer un fastidio; al fin y al cabo, ¿quién quiere tener que esperar para disfrutar de un hachís magnífico? Pero si cultivas marihuana y haces hachís cada año, ¡pronto tendrás un suministro infinito de hachís de alta calidad!

MÁS ALLÁ DE LOS COGOLLOS DE CANNABIS

Los cogollos jugosos y las hojas de azúcar ricas en THC son solo el principio. Sí, así es, ¡puedes hacer muchas más cosas con tus plantas de cannabis para no desperdiciar nada! Puedes incluso usar los tallos para hacer té o licor de marihuana. Para más información, echa un vistazo a nuestro blog **Cómo aprovechar los tallos de tus plantas de marihuana. Y, obviamente, puedes hacer muchas más cosas con las **hojas de azúcar cargadas de tricomas, incluyendo hacer comestibles y vapearlas junto con los cogollos.
**Cómo aprovechar los tallos de tus plantas de marihuana - https://www.royalqueenseeds.es/blog-como-aprovechar-los-tallos-de-tus-plantas-de-marihuana-n475
**hojas de azúcar - https://www.royalqueenseeds.es/blog-hojas-de-azucar-que-son-y-que-hacer-con-ellas-n831

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.