La producción de cogollos densos y recubiertos de resina es el sueño de todo cultivador. Haz tu sueño realidad - esto es lo que hay que saber para cultivar unos cogollos más densos.

El cannabis es una planta muy robusta que sobrevive en condiciones extremas. Pero eso no significa que sea capaz de producir unos rendimientos grandes y densos sin constantes cuidados por parte del cultivador. La principal prioridad de todo cultivador debería ser garantizar las condiciones adecuadas para un crecimiento óptimo, sobre todo si lo que buscan son cogollos más densos.

Las principales causas de una cosecha pobre son: mala iluminación, escasa nutrición y temperaturas extremas. Si dejamos que uno de estos factores se descontrole - especialmente al final del ciclo de vida de la planta - podrían afectar considerablemente a la calidad del cogollo. Echemos un vistazo a cada uno de ellos para ver cómo se pueden controlar con el fin de producir los mejores resultados.

ILUMINACIÓN

Intensidad de la Luz

Mantener una intensidad de luz óptima es fundamental. Cuanta más luz reciban los cogollos, más crecerán. No coloques las lámparas ni demasiado cerca ni demasiado lejos de la parte superior de las plantas - si están muy cerca, correrás el riesgo de que se quemen, y si están muy lejos, la luz que reciben podría no ser lo bastante fuerte. Lo ideal es colocar las luces de forma que iluminen toda la superficie superior de las plantas, y lo bastante cerca como para que se beneficien de la intensidad sin quemarse. Puedes probar esto colocando la mano sobre las plantas. Si el calor producido por las luces te resulta incómodo, también lo será para ellas.

Color de la Luz

La marihuana utiliza ciertas frecuencias de luz con más efectividad que otras en ciertas etapas de su vida. Comprueba qué color emiten tus lámparas; la mayoría de fabricantes ponen los detalles en la caja. Durante el período de floración, el cannabis utiliza las frecuencias rojas del espectro de luz con más eficacia, por lo que si durante esta etapa se usa una bombilla con un rendimiento lumínico alto (lo ideal es 660nm), aumentará la cantidad y densidad del cogollo. Pero es importante señalar que el cannabis utiliza todo el espectro de luz hasta cierto grado, por lo que las lámparas deberán tener el espectro completo con una mayor parte roja, en vez de un espectro solamente rojo. Si quieres aprender más, tenemos un artículo en el que se detalla todo lo que hay que saber sobre el espectro de luz y la marihuana.

Densos Cogollos MarihuanaTEMPERATURA

La Temperatura Correcta Para El Cannabis

Es muy importante que la temperatura se mantenga dentro de un rango. Las temperaturas medias y máximas no deben ser demasiado bajas por la noche y, sobre todo, no deben superar los 30°C durante las horas de luz. Lo ideal es entre 18°C y 26°C. Si la temperatura es demasiado fuerte, podría entorpecer la floración y dañar gravemente los cogollos. En el cultivo exterior, las temperaturas altas pueden ser un problema si se ha forzado una floración temprana. Durante los meses de julio y agosto, es buena idea pulverizar las plantas con agua.

Humedad

Estrechamente relacionada con la temperatura, la humedad también se debe mantener dentro de unos límites aceptables. No debe superar el 60% durante la floración, y en las últimas 2-3 semanas antes de la cosecha, hay que intentar reducirla de forma progresiva a un 45%. Las plantas se acelerarán intentando proteger sus flores y responderán produciendo cogollos más densos y con más resina. Una baja humedad también ayuda a evitar la formación de moho.

NUTRICIÓN

Alimentación del Cannabis

Cada variedad tiene unas necesidades distintas de alimentación, y saber lo que necesita cada planta, y cuando cambiar las cantidades, se consigue con tiempo y experiencia. Pero, en general, la marihuana necesita un alto nivel de nitrógeno durante su etapa vegetativa, para estimular el crecimiento al máximo, seguido de un alto nivel de potasio durante su fase de floración, para impulsar la producción de cogollos. Siempre es buena idea controlar el pH del medio de cultivo, ya que afecta a la absorción de nutrientes.

Exceso de Riego

Las raíces necesitan oxígeno además de agua. Un exceso de riego llenará todas las burbujas de aire atrapadas en el suelo, eliminando cualquier rastro de oxígeno durante horas o incluso días. Esto es muy perjudicial para las plantas. Las hojas empezarán a marchitarse y a curvarse y, si no se resuelve el problema, se pondrá en peligro la calidad de los cogollos. Ten cuidado cuando riegues y asegúrate de que tus tiestos filtren el exceso de agua. Elige una mezcla de suelo ligera y añade un poco de perlita. La falta de riego también daña a las plantas, pero es un error menos común y mucho más fácil de solucionar.

OTROS FACTORES A TENER EN CUENTA

Si cultivas en un tiesto, su tamaño influirá en la expansión de las raíces y, como consecuencia, en el desarrollo de las plantas y los cogollos - asegúrate de que tu marihuana tenga tanto espacio como necesite para extender sus raíces.

Los suplementos orgánicos, como los aceleradores de floración, aumentan el peso del cogollo por medio de azúcares, aminoácidos, oligoelementos, fósforo y potasio. Una estupenda ayuda para un cultivo ya saludable.

Cogollos Resina Densos Marihuana

La genética del cannabis también influye en la densidad del cogollo. Las variedades de predominancia Sativa suelen tener cogollos menos densos que las Indica. Pero independientemente de la variedad, los procesos de secado y curado son obligatorios para obtener un producto de buena calidad. El último error común que vamos a ver es la cosecha temprana. Durante los últimos días, las plantas producen gran cantidad de tricomas y resina - deja que terminen su trabajo.

Cultivar marihuana como un maestro es, obviamente, una labor difícil. Hay que aprender y experimentar. Pero, si tienes en cuenta lo anterior y aprendes de tus propios errores, muy pronto podrás producir, cosecha tras cosecha, ¡densos y pegajosos cogollos!

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar