Cannabis medicinal

CANNABIS MEDICINAL

Índice:

El primer uso medicinal del cannabis se remonta supuestamente a cinco mil años atrás, 2737 a. C. de la antigua China. Según la leyenda china, el emperador Shen Neng fue uno de los primeros en recetar medicamentos hechos con la planta de cannabis para tratar diversas enfermedades, como dolor crónico, reumatismo, malaria y gota. El cannabis también se usó como un potente anestésico y para mejorar la función de la memoria. Se dice que el cirujano chino Hua Tuo (c. 140-208) administraba cannabis en polvo mezclado con vino antes de realizar la cirugía. La palabra china para "anestesia" (mázuì 麻醉) significa literalmente "intoxicación por cannabis".

A día de hoy, el consumo de cannabis con fines terapéuticos vuelve a estar de actualidad.

¿QUÉ ES LA MARIHUANA MEDICINAL?

La marihuana con fines medicinales es básicamente el mismo producto que la marihuana con fines recreativos, excepto que la primera se consume para tratar o aliviar ciertas enfermedades. Aunque la marihuana se ha consumido durante mucho tiempo con fines recreativos en el mundo occidental, no fue hasta principios de la década de los 90 cuando el cannabis medicinal comenzaría a tomarse en serio. Hoy, muchos países han establecido programas operativos, aunque muy diferentes, de marihuana medicinal. Además, varios países ya permiten el cultivo de cannabis para consumo privado recreativo o medicinal.

¿CÓMO FUNCIONA EL CANNABIS MEDICINAL?

El cannabis contiene más de 100 cannabinoides diferentes, cada uno de los cuales tiene un efecto único en el cuerpo. Los dos cannabinoides principales que se utilizan en el cannabis medicinal son el THC y el CBD. El THC es el responsable principal de los efectos psicotrópicos que las personas experimentan cuando consumen marihuana, también conocidos como "subidón". Por otro lado, el CBD no es intoxicante, pero tiene varias propiedades terapéuticas que lo hacen muy interesante.

En cuanto a la marihuana medicinal, no existe un tratamiento único que valga para todos. Algunas personas conseguirán mayor beneficio con el alivio rápido que proporciona el THC, mientras que otras lo obtendrán de la versatilidad terapéutica del CBD además de carecer de efectos secundarios. Muchas personas podrían encontrar beneficios en ambos cannabinoides, razón por la cual las empresas del sector del cannabis ahora están produciendo cepas con proporciones de THC respecto a CBD muy interesantes. Además, se cree que el THC, el CBD y otros compuestos químicos de la planta de cannabis pueden relacionarse de forma sinérgica en el cuerpo para proporcionar un efecto mayor y más completo. Conocida como "efecto séquito[1]", esta teoría argumenta que el consumo de derivados de "plantas enteras" de cannabis es más efectivo que el consumo de aislados de cannabinoides como el THC puro.

EL CANNABIS Y EL CUERPO HUMANO

Los cannabinoides que produce el cannabis son estructuralmente muy parecidos a las sustancias químicas que produce el cuerpo humano, conocidos como "endocannabinoides". Los endocannabinoides se unen de forma natural a los receptores del sistema endocannabinoide[2] y, por lo tanto, los cannabinoides de la marihuana también pueden influir en este sistema fisiológico. El sistema endocannabinoide (SEC) es un sistema regulador ubicado por todo el sistema nervioso, el sistema inmune y la piel, entre otros. Los cannabinoides y los endocannabinoides pueden unirse directamente a los receptores de este sistema (como el THC) o influir en ellos de manera indirecta, pero igual de profunda (como el CBD). Estimulando una respuesta de estos receptores, los cannabinoides pueden mediar muchas funciones corporales importantes.

El SEC participa en procesos como: metabolismo[3] y regulación del apetito, función de la memoria, estado de ánimo, sueño y función inmune, entre otros. Esto da pie a muchas aplicaciones terapéuticas potenciales para el cannabis.

Sin embargo, comprender el cannabis y cómo ejerce tantos efectos diversos en el cuerpo puede ser complicado.

INVESTIGACIONES SOBRE MARIHUANA MEDICINAL

• INFLAMACIÓN

Una gran cantidad de estudios científicos muestran que el sistema endocannabinoide desempeña una función esencial en la regulación de los procesos inflamatorios. Además, algunos estudios preclínicos han mostrado que los cannabinoides pueden reducir la inflamación[4] asociada con varias afecciones, en modelos animales. Un informe de 2018[5] sugiere el potencial de los cannabinoides para aliviar los síntomas de la osteoartritis, al catalizar una acción antiinflamatoria, analgésica y antinociceptiva desde el sistema endocannabinoide. Sin embargo, los investigadores señalan que solo se han realizado algunos ensayos clínicos para evaluar la seguridad y la eficacia del cannabis medicinal en este ámbito.

REDUCE LAS CONVULSIONES

Una de las aplicaciones del cannabis medicinal más comentadas es que reduce las convulsiones en formas de epilepsia difíciles de tratar. En 2018, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el uso[6] de una solución oral de cannabidiol (CBD) llamada Epidiolex para el tratamiento de dos formas raras de epilepsia infantil, el síndrome de Lennox-Gastaut y el síndrome de Dravet. Para estos pacientes, el CBD puede reducir significativamente la frecuencia de las convulsiones, con la posibilidad de evitar que sucedan por completo.

Medical Cannabis

• NÁUSEAS, VÓMITOS Y APETITO

Los estudios muestran que tanto el THC como el CBD[7] tienen el potencial de reducir las náuseas y vómitos[8] en modelos animales.

AYUDA CON EL GLAUCOMA

El glaucoma es una de las razones más frecuentes para consumir cannabis medicinal. Desde la década de los 70, la investigación ha descubierto que tanto el cannabis como el THC aislado reducen la presión intraocular, razón principal de la enfermedad. En aquel momento, el consumo de marihuana para tratar el glaucoma[9] generó mucho interés ya que los otros medicamentos disponibles tenían efectos secundarios adversos. Sin embargo, hay que mencionar que los medicamentos convencionales que hay ahora para el glaucoma no presentan estos inconvenientes.

• PROBLEMAS DE SALUD MENTAL

Las investigaciones sobre el cannabis para tratar trastornos mentales siguen siendo frustrantemente limitadas, aunque estudios preliminares han mostrado el potencial neuroprotector[10] de los cannabinoides. Además, se cree que los cannabinoides fomentan la neurogénesis[11] (la creación de nuevas neuronas) en zonas clave del cerebro asociadas con la salud mental.

AYUDA CON TRASTORNOS ALIMENTICIOS

El THC del cannabis aumenta nuestra sensibilidad a los olores y sabores y estimula nuestro cerebro para hacernos pensar que nos estamos muriendo de hambre. Casi todos los consumidores de cannabis conocen los "munchies"; los antojos y el apetito voraz que se apoderan de ellos poco después de fumar cannabis. Esta es una forma en la que el cannabis puede ayudar a las personas con trastornos alimenticios.

Pero el cannabis también ayuda con la anorexia abordando la ansiedad, ya que la anorexia es básicamente ansiedad por comer. Con este efecto doblemente beneficioso, el cannabis podría ser una buena opción como tratamiento para ciertos trastornos alimenticios.

RELAJA LOS MÚSCULOS EN PACIENTES CON ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Los datos científicos sobre el consumo de CBD para la esclerosis múltiple (EM) todavía son escasos, pero los resultados iniciales y muy limitados son prometedores. Un estudio de 2018[12] descubrió que el cannabidiol (CBD) "reduce la espasticidad, el dolor, la inflamación, la fatiga y la depresión", principales factores que contribuyen a la inmovilidad en los pacientes con EM. El estudio indica que las cepas de cannabis con una proporción de CBD:THC de 1:1 o superior son más efectivas para tratar estos síntomas.

Un estudio de 2012[13] publicado en el _British Medical Journal_ descubrió que los pacientes con EM que fueron tratados con extracto de cannabis experimentaron el doble de alivio de la rigidez muscular en comparación con el grupo de placebo.

ESTIMULA EL APETITO Y MEJORA EL AUMENTO DE PESO EN LAS PERSONAS CON SIDA

De la misma manera que la marihuana medicinal puede ayudar a las personas con trastornos alimenticios, puede estimular el apetito y mejorar el aumento de peso[14] en personas con SIDA. Pero la marihuana medicinal puede ayudar más todavía a los pacientes con SIDA: también ayuda con las náuseas y los vómitos, y puede proporcionar un alivio relajante ya que muchos pacientes con SIDA también luchan con la depresión y la ansiedad.

AYUDA CON LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

El THC y el CBD son potencialmente valiosos para la enfermedad de Alzheimer. Un estudio publicado en 2014[15] descubrió que el THC puede reducir la formación de beta-amiloide, una proteína pegajosa que se acumula en el cerebro del paciente con Alzheimer. "La disminución de los niveles de beta amiloide conlleva menos agregación, lo que podría proteger contra la progresión de la enfermedad de Alzheimer. Dado que el THC es un inhibidor natural de amiloide y relativamente seguro, el THC o sus análogos podrían ayudar a desarrollar un tratamiento efectivo para el futuro", dice el autor del estudio, Chuanhai Cao, PhD y neurocientífico del Instituto Byrd de Alzheimer y la Facultad de Farmacia de la USF.

• TRASTORNOS DEL SUEÑO

Dado el efecto sedante que frecuentemente producen las cepas de cannabis ricas en THC (sobre todo en grandes cantidades), parece lógico pensar que el cannabis tenga potencial como un suplemento interesante para dormir. Por desgracia, los estudios de alta calidad en este ámbito son escasos. Pero, aun así, hay gran cantidad de testimonios sobre los efectos sedantes y somníferos de las cepas índicas potentes; por ejemplo, quienes quieran acelerar el viaje al país de los sueños pueden optar por fumar cepas ricas en THC para facilitar el proceso. También se está estudiando[16] el potencial del CBD para este fin, pero los resultados todavía no son concluyentes.

Revisando nuestro análisis anterior, no hay un único tipo de cannabis considerado como medicinal. Es todo una cuestión de fisiología única y de cómo se plantea el consumo de cannabis. Afortunadamente, Royal Queen Seeds proporciona información detallada sobre cada variedad, incluido el contenido de THC y CBD, en todas nuestras páginas de productos de semillas. "Keep On Growing", ¡y cuídate también!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.