En el mundo de la hierba se habla mucho de "marihuana medicinal" y "marihuana recreativa". En EE.UU. y Canadá existen dispensarios que satisfacen la demanda de ambas sustancias, y a veces ofrecen diferentes tipos de hierba a distintos precios.

Pero, ¿en qué se diferencian realmente? ¿Es el cannabis medicinal distinto de la marihuana recreativa? ¿Hay una marihuana más adecuada para la salud y otra que solo coloca? Debido a la escasa información que poseemos sobre las distintas características de las cepas, y a la forma en que el cannabis podría (o no) tratar ciertas enfermedades, no es muy probable que podamos distinguir entre variedades que deberían clasificarse como “medicinales" y “recreativas”.

Actualmente, las diferencias entre ambos tipos de hierba se reducen principalmente a dos aspectos.

En primer lugar, a su legalidad. En muchos países, la marihuana terapéutica es legal y la recreativa está prohibida, por lo que su disponibilidad es una distinción bastante clara. En segundo lugar, están las diferencias del mercado, que se concentra principalmente en EE.UU. y en menor medida en Canadá.

¿Qué significa “marihuana medicinal”?

Aunque la gente utiliza a menudo esta expresión, no hay un verdadero consenso sobre lo que hace que cierto tipo de hierba sea efectiva desde el punto de vista médico. En otras palabras, la marihuana medicinal es, en última instancia, la que se consume para combatir los síntomas asociados con un problema de salud. El tipo de producto no tiene tanta importancia como su fin.

Además, el concepto del potencial medicinal del cannabis está cambiando. En el pasado, se creía que la marihuana con una mayor eficacia desde el punto de vista médico era la que contenía más THC. Básicamente, la opinión general consistía en "cuanto más fuerte, mejor". Sin embargo, a medida que se van realizando más investigaciones sobre el cannabis y sus posibles aplicaciones médicas, cada vez está más claro que un equilibrio saludable de cannabinoides ofrece más beneficios a quienes se consideran consumidores con fines terapéuticos.

En términos generales, el concepto de marihuana medicinal hace referencia a las variedades que tienen una proporción parecida de THC y CBD. Cada vez se tienen más en cuenta otros cannabinoides, como el CBG y el CBN, a la hora de cultivar y crear cepas.

El "efecto séquito" es el nombre que recibe la interacción beneficiosa que se produce entre los diferentes cannabinoides, terpenos y flavonoides cuando se consumen juntos. A menudo se escucha hablar de marihuana rica en THC o con un alto contenido de CBD, pero esta sustancia por sí sola es solo una parte muy pequeña de toda la historia. Cada vez hay más pruebas de que las cepas que proporcionan el efecto séquito son las que ofrecen unos efectos más holísticos, aunque todavía nos queda mucho camino para entender por completo los entresijos de este fenómeno.

¿Qué significa “marihuana medicinal”?

¿Qué significa “marihuana recreativa”?

La marihuana recreativa es la que se consume para colocarse, en lugar de para intentar combatir una dolencia.

En general, la marihuana recreativa suele tener unos niveles altos de THC y muy poco CBD. Aunque esto es una visión muy amplia de las diferencias entre ambos tipos de hierba.

El cannabis recreativo suele producir unos efectos más fuertes, que podrían resultar desagradables si se consume demasiado.

  • Pero, ¿existe una diferencia real?

Todavía no sabemos cómo puede afectar la marihuana a varias enfermedades. Aunque existen ciertas diferencias entre el cannabis medicinal y recreativo en los países en los que ambos tipos son legales, estas son muy tenues y están en constante cambio.

Cuando alguien descubre que la hierba rica en THC le ayuda con su problema de salud, sería extraño clasificar a esa persona como consumidor recreativo, ya que la consume con fines terapéuticos. Es más, mientras que la gente de ciertos países puede conseguir marihuana medicinal por medio de recetas o permisos, en muchas otras naciones los pacientes se ven obligados a conseguir su cannabis de forma ilegal, ya que sigue estando prohibido. Por lo que definir a un consumidor como "medicinal" o "recreativo" en función de la concentración de cannabinoides de la hierba que consume, no parece ser la mejor forma de abordar este asunto.

Del mismo modo, muchos fumadores recreativos están recurriendo a unas cepas más equilibradas y con unos efectos más suaves. El hecho de que no quieran apalancarse, no los convierte en "consumidores con fines medicinales".

Y por último, muchos consumidores pertenecen a ambas categorías, lo que dificulta aún más la diferenciación de ambas sustancias.

Marihuana medicinal vs recreativa

Habiendo dicho todo esto, a continuación resumimos la principales diferencias entre la marihuana medicinal y recreativa en función de cómo se venden en EE.UU. En los lugares en los que hay un mercado para ambas, existen ciertas diferenciaciones prácticas.

  • Potencia

En la actualidad, la marihuana medicinal tiende a ser menos fuerte que la recreativa. La potencia en este caso se define por el contenido de THC, y no por el contenido general de cannabinoides. De hecho, es probable que el cannabis recreativo tenga unas concentraciones más bajas de otros cannabinoides en comparación con la hierba terapéutica.

La marihuana medicinal, por otro lado, a menudo es más rica en CBD que en THC. Existen numerosos estudios que analizan los posibles efectos terapéuticos del CBD y otros cannabinoides. Aunque todavía no contamos con respuestas precisas, los resultados obtenidos hasta la fecha parecen muy prometedores.

  • Efectos

Las cepas de marihuana con un contenido alto de THC producen unos efectos mucho más fuertes en comparación con las variedades equilibradas, lo que podría hacerlas menos adecuadas para quienes buscan un tratamiento periódico. Si una persona consume marihuana a diario para combatir un trastorno, el consumo de una hierba súper potente podría afectar a su capacidad para llevar una vida normal. El cannabis más suave y equilibrado, por otro lado, permite un estilo de vida más funcional.

Hay que tener en cuenta que, en este aspecto, puede que las preferencias del consumidor no coincidan con las distinciones generalmente aceptadas entre cannabis medicinal y recreativo.

Aunque unos efectos suaves y equilibrados tienen más probabilidades de ser efectivos desde el punto de vista médico, no es un concepto que esté grabado a fuego. Es posible que un subidón leve y relajante alivie los problemas de salud de un consumidor, y que otro necesite el efecto fuerte de una sativa rica en THC para combatir su trastorno.

Efectos
  • Calidad

En algunos casos, la marihuana cultivada con fines médicos ofrece una mejor calidad. Independientemente de si esto se debe a un menor uso de pesticidas, a un cultivo más riguroso, o a un mejor control de calidad, el cannabis que se cultiva con fines terapéuticos tiene más posibilidades de ser mejor, porque está más regulado.

Pero esto también ocurre con la marihuana recreativa. Es cierto que hay criadores y dispensarios que se benefician de la venta de una hierba de mala calidad, gracias a unas normas más permisivas. Pero, la gente también vende alcohol bueno y malo, y es muy fácil distinguirlos. Así que si buscas marihuana recreativa de calidad, es posible encontrarla, aunque quizás sea un poco más cara.

De hecho, la gran rentabilidad del cannabis de buena calidad significa que, normalmente, la buena hierba es realmente muy buena. Un consumidor con fines medicinales que sabe lo que busca no se sentirá decepcionado tras comprar cannabis en un dispensario recreativo de confianza; que probablemente también le ofrecerá más opciones.

  • Variedad

Debido al carácter limitado de lo que se considera marihuana medicinal, es muy probable que los compradores encuentren menos variedad en los dispensarios terapéuticos en comparación con los recreativos. Por ejemplo, hay muchas menos probabilidades de encontrar una cepa con un 33% de THC y un efecto apalancador en un entorno medicinal que en uno recreativo.

Sin embargo, los dispensarios de hierba recreativa suelen vender cepas relajantes, con ratios equilibrados, y efectos de tipo holístico. Con el aumento de la popularidad de los suplementos de CBD, este tipo de cannabis es cada vez más apreciado fuera de los entornos exclusivamente médicos, y es muy probable que la oferta siga aumentando.

  • Consumo

El método de consumo es otro aspecto en el que suele haber una distinción más clara entre la marihuana medicinal y la recreativa. Aunque los consumidores pueden tomar cannabis de la forma que consideren más apropiada, quienes se consideran consumidores medicinales suelen utilizar métodos menos tradicionales. Mientras que el consumo de cogollos y hachís por medio de porros, canutos y cazoletas sigue siendo el método más habitual para los consumidores con fines recreativos, los consumidores de marihuana terapéutica suelen inclinarse más por los concentrados, las tinturas y los comestibles.

Uno de los motivos de esta elección es que muchos consumidores medicinales no tienen costumbre de fumar, por lo que no sienten un especial apego por los rituales de los métodos tradicionales. Del mismo modo, todos sabemos que fumar es malo para la salud, por lo que, dependiendo de cuál sea tu problema médico, la inhalación de materiales quemados podría ser contraproducente.

Consumo
  • Cultivo

No hay ninguna diferencia especial entre cultivar marihuana medicinal y marihuana recreativa. O, mejor dicho, entre cultivar marihuana medicinal y marihuana recreativa de calidad.

En ambas situaciones se busca:

Una de las principales diferencias es que la marihuana medicinal casi siempre se cultiva en interior, ya que esto ofrece un control mucho mayor del producto final. Si se controlan bien la iluminación y la temperatura, se pueden conseguir distintas expresiones de cannabinoides y terpenos. Si sabes lo que buscas, esto podría ser muy útil.

Y lo mismo se puede decir en el caso de los consumidores con fines recreativos. Sin embargo, en el entorno adecuado, es más probable que la siembra de semillas al aire libre durante el verano para conseguir cosechas enormes de cogollos potentes (pero menos predecibles), resulte más atractiva para los consumidores recreativos.

En última instancia, la principal diferencia en lo que respecta al cultivo es su legalidad. En algunos países, las personas que son consideradas consumidores de cannabis medicinal pueden cultivar su propia hierba de forma legal, mientras que en otros lugares el cultivo de marihuana sigue estando prohibido. En este caso, aunque no exista ninguna diferencia entre los métodos de cultivo, las realidades de los cultivadores medicinales frente a los recreativos pueden ser muy distintas.

Artículo relacionado
Cultivar marihuana medicinal

  • Accesibilidad

En general, es más fácil conseguir marihuana medicinal que recreativa. Por ejemplo, en EE.UU. hay más estados que han legalizado la hierba medicinal en comparación con la recreativa, y solo hay que tener 18 años, en lugar de 21, para poder acceder a ella. Dicho esto, para conseguir cannabis terapéutico hay que disponer de un documento firmado por un médico, mientras que cualquier persona mayor de edad puede comprar marihuana recreativa (donde es legal).

La marihuana medicinal también suele ser más barata, ya que está libre de impuestos; lo que puede facilitar su adquisición para quienes tengan unos ingresos bajos. Esta distinción legal es muy importante para las personas que encuentran alivio con el consumo de hierba medicinal.

En algunos países, la marihuana medicinal es legal, pero la recreativa está prohibida. En este caso, la primera debería ser más fácil de conseguir (de forma legal). Sin embargo, es posible que no sea así. Si está muy controlada, podría ser más fácil comprar hierba ilegal que conseguir que te la recete un médico.

Accesibilidad

¿Notará tu cuerpo la diferencia entre la marihuana medicinal y la recreativa?

Dado que no existe una diferencia real entre el cannabis medicinal y el recreativo, tu cuerpo no notará ninguna diferencia. Sin embargo, sí que sentirá los distintos efectos de los diferentes tipos de marihuana y métodos de consumo, y para cada consumidor, unos serán más viables que otros desde el punto de vista médico.

¿Qué es mejor: marihuana recreativa o medicinal?

Depende del consumidor. Si tu objetivo es cocerte por completo, el cannabis "recreativo" rico en THC se adaptará mejor a tus necesidades. Si, por el contrario, quieres aliviar algún tipo de dolencia sin perder tu funcionalidad, es mejor que elijas una cepa "medicinal" rica en CBD y con un contenido bajo de THC.

A la hora de decidir si el consumo de marihuana es medicinal o recreativo, es más importante tener en cuenta las intenciones del consumidor que la cepa o el producto en sí. No te obsesiones demasiado con estas diferencias y las ideas preconcebidas, ya que, en general, son términos comerciales mal entendidos.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.