Los compuestos activos del cannabis no solo son responsables de los efectos psicoactivos de la hierba. Hoy en día se entiende que cannabinoides como el THC y el CBD interactúan con el sistema endocannabinoide del cuerpo para producir diversos efectos. Se están llevando a cabo estudios sobre la utilización del cannabis para tratar el dolor crónico, mejorar la función de la memoria, mantener la salud metabólica y regular el azúcar en sangre, por nombrar solo algunas aplicaciones potenciales.

El efecto del cannabis sobre el sistema inmunológico es de particular interés. Los cannabinoides son conocidos por ser inmunomoduladores, lo que significa que ayudan a regular e influir en la función del sistema inmune. Comprender cómo el cannabis interactúa con el sistema inmunológico podría abrir muchas vías prometedoras para utilizar la hierba en el tratamiento de diversos problemas de salud.

EL CANNABIS: ¿POSITIVO O NEGATIVO PARA EL SISTEMA INMUNE?

En la actualidad, está confirmado que los cannabinoides pueden alterar el funcionamiento del sistema inmunológico. Pero cómo sucede esto y qué implica exactamente para el potencial médico del cannabis todavía son motivos de debate.

Los estudios preliminares han demostrado que los cannabinoides pueden suprimir el sistema inmune disminuyendo la inflamación. La capacidad antiinflamatoria del cannabis es un arma de doble filo. Este efecto no siempre es el deseado, dependiendo de las circunstancias concretas y el estado de salud en cada caso. Esto se debe a que la inflamación en el cuerpo normalmente tiene un propósito, una respuesta inflamatoria actúa como mecanismo de defensa del cuerpo en caso de infección o daño. Ayuda a atrapar agentes patógenos dañinos, a aislar las partes dañadas del cuerpo y a evitar que la infección se extienda aún más.

cannabis y sistema inmune

En estos casos, suprimir la respuesta inmune natural y disminuir la inflamación interna podría empeorar las cosas. Esta advertencia debe considerarse teniendo en cuenta los beneficios anti-inflamatorios del cannabis.

CANNABIS Y ENFERMEDADES AUTOINMUNES

Dado que un sistema inmune saludable reacciona produciendo inflamación para combatir una infección, las propiedades anti-inflamatorias del cannabis pueden ser de poca utilidad. Sin embargo, en este punto de la investigación, todavía es demasiado pronto para saber si teniendo un sistema inmune sano el consumo de cannabis podría provocar algún efecto negativo en la salud.

Con ciertos trastornos autoinmunes suele observarse un sistema inmunitario hiperactivo (o debilitado). El resultado de una respuesta inmune que se ha descontrolado puede manifestarse en inflamación crónica, que se evidencia con problemas de salud como la artritis, esclerosis múltiple, síndrome del intestino irritable o alergias. Es lógico que las propiedades antiinflamatorias del cannabis puedan ser útiles para tratar estos y otros problemas de salud donde el sistema inmune juega un papel vital.

CANNABIS CUANDO LA FUNCIÓN INMUNE ESTÁ AFECTADA

Enfermedades como la artritis o la esclerosis múltiple implican un sistema inmunológico hiperactivo, pero hay otros diagnósticos en los que las funciones inmunes del cuerpo pueden haber disminuido y son demasiado débiles, como es en el caso del SIDA y el cáncer.

A pesar de que el cannabis tiene la capacidad de suprimir el sistema inmune en individuos sanos, la investigación reciente sugiere que realmente puede fortalecer la respuesta inmune en individuos con un sistema inmunológico debilitado. Aunque se necesita más investigación, los resultados preliminares parecen prometedores.

cannabis y cáncer

EL CANNABIS COMO TRATAMIENTO POTENCIAL PARA EL CÁNCER

El sistema inmunológico normalmente tiene la capacidad de permitir que las células enfermas sepan si deben vivir o morir. Puede desencadenar el suicidio celular en las células enfermas, un proceso conocido como apoptosis. El cáncer esencialmente implica células enfermas que no responden a la llamada a la autodestrucción. Esto en última instancia conduce a las células a crecer descontroladamente.

Según las primeras investigaciones, el cannabis puede tener potencial como tratamiento para el cáncer, ya que se ha demostrado que desencadena el suicidio celular en las células cancerígenas. Aunque hasta la fecha esta investigación solo se ha realizado en entornos de laboratorio, el estudio de la aplicación del cannabis como tratamiento contra el cáncer está en marcha.

CANNABIS Y SIDA

Una causa subyacente del VIH o SIDA corresponde a una disfunción en el sistema inmunológico. En el caso del SIDA, el virus ya ha afectado al sistema inmunológico. Como resultado, el cuerpo es incapaz de luchar contra la infección. Por lo tanto, la capacidad del cannabis para fortalecer la respuesta inmune del paciente puede resultar beneficiosa cuando se utiliza como tratamiento.

Con respecto al cannabis y al SIDA, se han realizado varios estudios. Uno de ellos descubrió en 2015 que los pacientes seropositivos que consumieron cannabis tenían cargas virales más bajas y una mayor cantidad de células inmunes CD4 en comparación con un grupo de control.

Del mismo modo, un estudio anterior descubrió en 2003 que el cannabis podía aumentar el recuento de células T en pacientes con VIH. Las células T son parte integral de la respuesta inmune porque pueden destruir patógenos dañinos. Se han realizado estudios sobre la efectividad de los cannabinoides para tratar el SIDA con pacientes que fumaban cannabis y con otros que tomaron la aplicación sintética de THC conocida como Dronabinol. Aunque se demostró que el Dronabinol aumentaba el recuento de células T, no era tan efectivo como el cannabis.

sistema inmunitario médico cannabis

CANNABIS Y ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS

Se cree que el sistema inmunológico también juega un papel importante en las enfermedades neurodegenerativas y neuroinflamatorias, como lesiones cerebrales, accidentes cerebrovasculares e isquemia cerebral (una condición donde no hay suficiente flujo sanguíneo al cerebro). En estudios iniciales, se ha demostrado que el cannabis afecta tanto a la neurogénesis como a la neurodegeneración (el nuevo crecimiento y la degeneración del tejido nervioso en el cerebro, respectivamente). Estos estudios, hasta ahora, solo se han realizado utilizando animales. Una vez más, hablamos de un campo donde es extremadamente necesario seguir investigando.

EL CANNABIS Y EL SISTEMA INMINOLÓGICO – UN PRESENTE CAMBIANTE

En este punto de la investigación preliminar acerca de los efectos del cannabis sobre el sistema inmunológico, todavía es demasiado pronto para hacer una declaración general de si es totalmente "bueno" o "malo" para la salud inmune. De hecho, es poco probable que sea solo uno o el otro. Lo que se sabe hoy en día es que el cannabis tiene la capacidad de "modular" el funcionamiento del sistema inmunológico, pero sus beneficios o desventajas potenciales son en gran medida circunstanciales.

Y, por supuesto, existe la cuestión de si el consumo de cannabis por sus propiedades antiinflamatorias sería beneficioso para un individuo sano. Basándonos en la investigación, parece que la aplicación más prometedora del cannabis con respecto al sistema inmune es contribuir al tratamiento de desórdenes autoinmunes.

A quienes actualmente estén en tratamiento de trastornos autoinmunes con cannabis, se les aconseja controlar de cerca su progresión y hacerlo con la ayuda de un profesional médico cualificado. Puede que el cannabis proporcione el alivio que los pacientes necesitan; sin embargo, sólo el tiempo dirá exactamente cómo funcionan sus beneficios en el cuerpo. En un futuro cercano, esperamos comenzar a descubrir más sobre el papel que juega el cannabis en la salud del sistema inmunológico y cómo se puede utilizar para tratar un espectro de problemas de salud realmente amplio.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar