Marinol es el nombre comercial de una forma sintética de THC llamada dronabinol, que fue presentada en el mercado a principio de los años 80 para tratar los síntomas del SIDA.

Desde entonces, es una sustancia muy controvertida.

Esta droga fue desarrollada durante los primeros y escasos intentos de comercializar un medicamento con base cannabinoide. A muchos enfermos, sobre todo los que padecen otros trastornos, no les gusta; sostienen que no funciona en absoluto, o que es tan intenso que no pueden mitigar sus efectos. Otros, especialmente los que sufren de náuseas, dicen que les provoca malestar estomacal.

Inicialmente clasificado como una sustancia de categoría II, el Marinol se acabó transfiriendo a la Lista III. No está claro si se devaluará aún más, como ocurrió con el Sativex. Mientras tanto, la planta de marihuana sigue estando en la Lista I de sustancias controladas en los EE.UU. y la mayor parte del mundo.

La investigación sobre el THC y los cannabinoides en general, tiende a confirmar las afirmaciones ya mencionadas, y muchas otras más. El Marinol no contiene CBD, un cannabinoide muy utilizado en la comunidad médica. Tampoco contiene flavonoides ni terpenos. Además, la microdisificación de cannabis está cobrando un gran impulso como práctica médica viable.

El auge de los medicamentos "integrales" podría suponer el final del Marinol; pero mientras tanto, muchos pacientes se ven obligados a recurrir a esta droga en lugar del producto natural. ¿Por qué? Porque está cubierta por el seguro, y el cogollo de marihuana no.

Marinol composición sintética

¿QUÉ ES EL MARINOL?

El THC es una molécula química como cualquier otra, y se puede reproducir en un laboratorio. Eso es el Marinol: un medicamento basado en la química de los cannabinoides.

Esto se traduce en el cannabinoide sintético dronabinol, que posteriormente se disuelve en aceite de sésamo y recibe forma de comprimidos.

¿PARA QUÉ SE UTILIZA?

El Marinol se suele recetar para el síndrome consuntivo, las náuseas y el dolor crónico causado por trastornos del movimiento como la EM o la distonía. También es una sustancia de la Lista III. Por ello, suele estar cubierta por la mayoría de planes de seguros médicos occidentales.

El objetivo ahora es lograr una mayor concienciación sobre la medicina basada en la planta completa como alternativa eficaz y natural a las fórmulas sintéticas.

¿POR QUÉ ES MEJOR LA PLANTA DE MARIHUANA NATURAL?

Existen muchísimas razones por las que la planta de cannabis y sus compuestos químicos son mejores que el Marinol.

  1. Su dosificación se puede controlar mejor. Incluso la dosis más pequeña de Marinol - 5mg - es demasiado fuerte para muchos enfermos. La ingesta de cannabinoides en distintas formas facilita el cálculo de la dosis. El Marinol puede enviar a un paciente a la estratosfera, algo nada agradable para el que desea tener un pleno control de sus facultades operativas.
  2. Puede provocar malestar estomacal. El Marinol puede hacer que los enfermos que padecen náuseas se sientan peor.
  3. No contiene otros canabinoides. El Marinol sólo contiene THC sintético. Se sabe que el CBD, en particular, interactúa con el THC en diversas formas beneficiosas. Si se elimina este y otros cannabinoides completamente del medicamento, se malogra su fin.
  4. La marihuana terapéutica contiene medicinas más eficientes; entre las que se incluyen todos los cannabinoides de la planta y muchas otras. Los compuestos aromáticos conocidos como terpenos han causado recientemente un enorme impacto por su contribución a la eficacia general del cannabis. El Marinol no contiene ninguno de ellos, y también carece de flavonoides, de los que se cree que ayudan a que el medicamento funcione mejor.
  5. Tiene efectos secundarios. Muchos pacientes no toleran este fármaco. Aunque la marihuana también tiene efectos secundarios, muchos de ellos se pueden mitigar dependiendo de la variedad. Sólo hay una variedad de Marinol.

Una cosa está clara: si se les da a elegir, la inmensa mayoría de los pacientes optan por formas naturales del cannabis o, en su defecto, sustancias derivadas directamente de la planta.

¿POR QUÉ SE SIGUE UTILIZANDO MARINOL?

Es una buena pregunta; la respuesta es, fundamentalmente, por política. El Marinol siempre se ha usado para ralentizar la reforma de la planta, debido al estigma que aún rodea a la cultura del cannabis. También se debe al poder de presión de las farmacéuticas. En general, a la industria farmacéutica no le gusta la marihuana medicinal porque la ve como una amenaza.

Sin embargo, esto podría estar cambiando. Los ensayos médicos, para el cáncer en especial, han averiguado algo muy interesante: parece ser que combinar marihuana y medicamentos convencionales, mejora el funcionamiento de ambos fármacos.

En un entorno como este, es probable que las farmacéuticas cambien su opinión sobre el cannabis. Eso si es que aún no han empezado a patentar algún mejunje con cannabinoides para venderlo a un mercado hambriento.

Mientras tanto, el Marinol es uno de los pocos medicamentos con base cannabinoide disponible a nivel mundial.

Incluso cuando se utiliza con fines medicinales, la planta de marihuana sigue estando prohibida en muchas partes del mundo. Pero esto también podría estar cambiando. Tanto en Canadá como en Alemania, los enfermos están demandando a las compañías de seguros que se niegan a cubrir el coste de su medicación.

Comparación del THC con el THC sintético

¿CÓMO CONSIGO QUE MI MÉDICO HAGA EL CAMBIO?

Si eres uno de los afortunados que tiene un médico que está abierto a este tema, lo primero es iniciar la conversación.

El primer problema es el coste.

Si no te supone un problema, dependiendo de donde vivas, estás de suerte.

En Estados Unidos, Canadá, Israel, Australia y Alemania, esta conversación ocurre a diario. Los avances logrados por el movimiento para la reforma y legalización del cannabis han dado lugar a esta oportunidad.

Pero todavía queda un largo camino. En Alemania, los pacientes se enfrentan a la "elección" poco interesante entre pagar 10 euros por un suministro mensual de dronabinol, o mucho más por la planta.

La mayoría ni siquiera tiene esta opción.

Por eso el tema es tan controvertido.

¿SON LAS PRUEBAS DE DETECCIÓN DE DROGAS CAPACES DE DETERMINAR LA DIFERENCIA?

Esto ha suscitado un inmenso debate porque algunos toman Marinol para sortear las pruebas de detección de drogas. Lamentablemente, no se trata de una solución eficaz. La marihuana tiene más sustancias químicas que el Marinol, y las pruebas buscan la diferencia. Ante la necesidad, siempre puedes pedir que te vuelvan a hacer la prueba y recurrir al Marinol durante un mes, pero ten en cuenta que es un último recurso.

De hecho, se puede percibir la diferencia entre ambas sustancias en todas las pruebas de fluidos corporales.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar