Los consumidores de marihuana de algunos países del mundo se exponen a ser perseguidos por cultivar hierba. Pero, muchas empresas farmacéuticas están haciendo mucho dinero con medicamentos a base de cannabis en países donde su cultivo sigue siendo ilegal. Este hecho enfada a mucha gente, y con razón. Aun así, los medicamentos con receta como el Marinol son determinantes para la vida de algunos pacientes. ¿Es mejor consumir cannabinoides sintéticos que la planta de marihuana entera?

Descubre todo lo que hay que saber sobre el Marinol a continuación, y cómo funciona en comparación con el THC y la marihuana medicinal en general.


¿Qué es el Marinol?

El Marinol es una marca comercial de dronabinol, que es una forma sintética de THC. La prescripción de dronabinol bajo diferentes nombres ha sido legalizada en varios países, como Estados Unidos, Alemania, Sudáfrica y Australia. En el caso del Marinol, este producto se vende en forma de cápsulas que contienen 2.5, 5 y 10mg de THC suspendido en un aceite de semilla de sésamo.

Usos del Marinol: ¿para qué se receta?

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos ha aprobado el Marinol para el tratamiento de dos afecciones.

  • Síndrome de desgaste asociado al VIH/SIDA

Los enfermos de VIH/SIDA son diagnosticados con el síndrome de desgaste cuando pierden al menos un 10% de su peso corporal de forma involuntaria. Esta rápida pérdida de peso suele venir acompañada de síntomas como diarrea, debilidad y fiebre. La afección surge por varias razones, como por ejemplo:

Pacientes que rechazan los medicamentos de la terapia antirretroviral (TAR) Pérdida repentina del apetito
Cambios metabólicos causados por una mayor actividad del sistema inmunológico o una alteración hormonal Disminución de la capacidad para absorber nutrientes, ya que el VIH daña el revestimiento intestinal
El cuerpo produce menos proteínas necesarias para el desarrollo muscular



Si consumes marihuana, ya sabrás que el THC puede influir mucho en el apetito. El Marinol produce un efecto similar. Al aumentar el apetito de los enfermos de VIH y SIDA, este cannabinoide sintético les ayuda a ingerir más calorías, a fortalecer y mantener la masa muscular, y a impedir que sigan perdiendo peso.

Un documento de la FDA[1] cita un estudio que demuestra que las cápsulas de Marinol estimulan y conservan el apetito en pacientes que experimentan un desgaste relacionado con el SIDA. En dicho estudio, los participantes recibieron una dosis diaria inicial de 5mg, dividida en dos dosis de 2,5mg, una antes del almuerzo y otra antes de la cena.

Las directrices actuales de dosificación siguen el modelo utilizado en esta investigación. Se aconseja tomar la dosis prescrita una hora antes del almuerzo, para estimular el apetito, y una hora antes de la última comida del día.

Marinol
  • Náuseas y vómitos causados por la quimioterapia

La quimioterapia causa estragos en el cuerpo. Aunque combate el cáncer en algunos pacientes, puede hacer que se sientan extremadamente cansados y con el estómago revuelto. De hecho, hasta un 80% de los enfermos de cáncer que se someten a la quimioterapia experimentan náuseas y vómitos como efecto secundario.

Una combinación de náuseas y vómitos, pérdida de apetito y diarrea puede hacer que los pacientes pierdan mucho peso durante un breve período de tiempo. Los médicos de Estados Unidos pueden recetar Marinol para tratar estos síntomas y estimular el apetito. La FDA recomienda una dosis inicial de 5mg/m², basada en la superficie corporal de cada paciente. Los pacientes toman la primera dosis 1-3 horas antes de recibir la quimioterapia, seguida de otra dosis cada 2-4 horas después del tratamiento, lo que hace un total de 4-6 dosis diarias.

Aunque de momento la FDA solo ha aprobado el Marinol para estas dos afecciones, la ciencia ha estudiado los efectos de este medicamento sobre otras enfermedades como:

Dolor crónico Fibromialgia
Esclerosis múltiple Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)
Apnea del sueño Demencia



¿Te puedes colocar con Marinol?

Sí. El Marinol tiene una estructura molecular muy parecida a la del THC y, por lo tanto, produce unos efectos similares. Cuando se comparan una con otra, ambas sustancias químicas tienen un aspecto casi idéntico. El Marinol contiene mayor cantidad de ciertos elementos, y algunos de ellos ocupan una posición ligeramente distinta en la molécula.

Cuando fumas marihuana, el THC atraviesa la barrera hematoencefálica y se une a los receptores CB1 del sistema endocannabinoide. Esto provoca un cambio en la activación de los neurotransmisores que sustentan el efecto. El Marinol funciona siguiendo los mismos mecanismos, pero muchos consumidores afirman que produce unos efectos mucho más fuertes. El prospecto de este medicamento advierte de posibles efectos secundarios psicológicos[2], que incluyen:

Cambios de humor/psíquicos Ansiedad
Nerviosismo Alucinaciones
Pensamientos anormales Paranoia



Es muy probable que estos potentes efectos se deban al hecho de que los pacientes toman las cápsulas de Marinol por vía oral. Los comestibles de marihuana tienen fama de pillar por sorpresa a los consumidores, y obligarles a soportar una experiencia bastante desagradable, por decirlo con suavidad. Después de ingerir un brownie con cannabis, el THC llega al hígado, donde se transforma en 11-hidroxi-THC, un compuesto mucho más fuerte y duradero.

Aunque solo el 10-20% del Marinol ingerido llega al torrente sanguíneo, este cannabinoide también se convierte en 11-hidroxi-THC, lo que sume a muchos pacientes en un estado psicológico muy desagradable.

Marinol vs THC

A pesar de su similitudes químicas, el Marinol y el THC presentan una larga lista de diferencias, desde su estatus legal y coste, hasta sus aplicaciones terapéuticas.

Administración

Los consumidores de Marinol solo pueden tomarlo en cápsulas, que llevan el cannabinoide a través del aparato digestivo, donde se metaboliza en 11-hidroxi-THC, y produce un efecto más fuerte y duradero.

En comparación, quienes consumen THC tienen muchas más opciones. Aunque algunos consumidores prefieren productos con THC aislado parecidos al Marinol, otros optan por tomar la molécula en su estado natural, ligada a los tricomas. La gran variedad de productos con THC disponibles en el mercado incluye:

Cogollos de marihuana

existen miles de cepas de cannabis, y todas ofrecen distintos niveles de THC que se adaptan a las necesidades de cada consumidor.

Comestibles

los dispensarios y coffeeshops venden una amplia variedad de comestibles como gominolas, pasteles, brownies, cápsulas y tinturas.

Extractos y concentrados de espectro completo

estos productos ofrecen unos niveles más altos de THC que los cogollos crudos, pero también contienen otros fitoquímicos de la planta, como terpenos y flavonoides.

Cristales de THCA

Estos productos aislados, que se convierten en THC cuando se calientan, ofrecen concentraciones de THCA de hasta un 99,9%.

Legalidad

La situación legal del Marinol y del THC podría hacer que te explote la cabeza, ya que tienen muy poco sentido. La FDA aprobó por primera vez el Marinol en 1985, pero siguió estando clasificado como una sustancia de la Lista I, es decir, una sustancia carente de propiedades medicinales reconocidas y con un alto potencial de abuso.

Un año después, la Administración de Control de Drogas (DEA) decidió reclasificar el Marinol como sustancia de la Lista II. Las sustancias de esta categoría tienen cierta utilidad médica, pero siguen presentando un alto potencial de abuso. Finalmente, en 1999, este mismo organismo volvió a reclasificar el Marinol, esta vez como sustancia de Lista III, lo que significa que presenta un riesgo de dependencia física entre moderado y bajo.

Y aquí es donde las cosas se vuelven un poco complicadas. En la actualidad, los pacientes pueden acceder legalmente a ciertas formas de marihuana en 37 estados, pero el gobierno federal y la DEA siguen considerando el cannabis como una droga de la Lista I. Según ellos, la planta no tiene ningún uso médico reconocido y presenta un gran potencial de abuso. Sin embargo, la DEA permite el consumo de Marinol, un compuesto casi idéntico al THC, en los 50 estados.

Es cierto que el Marinol podría presentar un potencial de abuso menor debido a que los consumidores encuentran su efecto bastante desagradable. Sin embargo, este cannabinoide sintético también puede causar efectos psicológicos graves y reacciones alérgicas, que son mucho menos frecuentes con la marihuana natural.

RA

Uso terapéutico

Al ser solo una molécula con un único método de administración, la acción farmacológica del Marinol es limitada, pero parece mejorar los síntomas de unas cuantas afecciones graves.

Entonces, ¿en qué se diferencia del THC? Para empezar, este cannabinoide no se suele consumir de forma aislada, sino que viene en un pack botánico junto con cientos de otros fitoquímicos. Los estudios en curso están investigando el potencial de la marihuana medicinal para combatir una gran variedad de trastornos, entre los que se incluyen:

Epilepsia Glaucoma
Náuseas Dolor
Cáncer Alzheimer



La marihuana rica en THC también ofrece una versatilidad que no tiene el Marinol. Mientras que el Marinol se basa en una filosofía simplista de “una molécula, un receptor”, el cannabis se beneficia de una gran diversidad. Cada calada de marihuana proporciona numerosos cannabinoides, terpenos y otras moléculas al cuerpo. Las investigaciones preliminares indican que estas moléculas podrían formar una relación sinérgica[3] que produce unos efectos más intensos, algo que la ciencia aún no comprende del todo. 

Coste

El Marinol cuesta mucho más que el cannabis[4]. Un frasco de 60 cápsulas de 2,5mg cada una, cuesta 734$. Esta cantidad proporciona un total de 150mg de Marinol. Aunque es bastante caro, algunos seguros médicos de EE.UU. cubren este gasto.

En comparación, los consumidores de marihuana medicinal californianos pueden adquirir por el mismo precio unos 60g de cogollo. Esto equivale a unos 5000-8000mg de THC, dependiendo de la variedad.

¿Es peligroso el Marinol?

La mayoría de los enfermos toleran bien el Marinol y no experimentan efectos secundarios graves. Sin embargo, al igual que el THC, el cannabinoide sintético puede causar efectos psicológicos adversos[5], especialmente en personas con antecedentes de enfermedades mentales.

Pero el Marinol puede producir unos efectos secundarios más graves, como convulsiones. Algunos pacientes también corren el riesgo de sufrir una reacción alérgica grave[6] que puede manifestarse en forma de mareos intensos, sarpullidos, picazón, y dificultad para respirar.

Fuentes Externas
  1. MARINOL® https://www.accessdata.fda.gov
  2. Marinol, Syndros (dronabinol) dosing, indications, interactions, adverse effects, and more https://reference.medscape.com
  3. Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects https://ethanrusso.org
  4. Marinol Prices, Coupons & Patient Assistance Programs - Drugs.com https://www.drugs.com
  5. Marinol: Drug Uses, Dosage & Side Effects - Drugs.com https://www.drugs.com
  6. Marinol Oral: Uses, Side Effects, Interactions, Pictures, Warnings & Dosing - WebMD https://www.webmd.com
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.