Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades han expuesto el enorme coste de la crisis de opioides.

Según sus estimaciones, en el año 2016 murieron 63.000 personas en EE.UU. por causas relacionadas con la adicción a los opioides. Esto no solo está fomentado por el tráfico de drogas duras, sino también por las prácticas de prescripción médica en el país.

En años recientes, los doctores y terapeutas han dependido enormemente de las prescripciones de medicamentos derivados de opioides. Existen especulaciones sobre hasta qué punto esto se debe a incentivos financieros ofrecidos por las empresas farmacéuticas. Aunque sin duda estos medicamentos son adecuados para algunas personas, han contribuido parcialmente a una terrible epidemia.

Pero a partir de otra sustancia prohibida a nivel federal en la Lista 1 de los EE.UU., ha surgido una solución insólita.

¿POR QUÉ USAR CANNABIS PARA TRATAR LA ADICCIÓN A LOS OPIOIDES?

Los pacientes suelen acostumbrarse a los niveles de opioides recetados, por lo que acaban necesitando más. O abusan de sus prescripciones para satisfacer su adicción. Los medicamentos opioides también pueden convertirse en una droga de entrada a la heroína, metanfetaminas y otros opioides.

La marihuana podría realmente ser efectiva para que los sistemas de recompensa del cerebro dejen de alimentar este ciclo de adicción. El cannabis interrumpe el mecanismo de recompensa con el que los opioides se apropian del cerebro. Introducir gradualmente el consumo de cannabis a la vez que se reduce progresivamente el consumo de opioides, ha resultado ser efectivo, sobre todo a la hora de ofrecer alivio para enfermedades de dolor crónico. La marihuana nunca ha causado muertes y es una opción mucho más segura para tratar el dolor crónico.

Adicción y Cerebro

LOS NÚMEROS

Cada vez hay más investigaciones que demuestran la viabilidad y eficacia de estas teorías. Aclara Research encuestó a más de 400 pacientes y 500 farmacéuticos. El 67% de los pacientes con acceso a marihuana medicinal fueron capaces de eliminar completamente el consumo de opioides. Otro 29% fue capaz de reducir el consumo de opioides mediante el consumo de marihuana. De esta muestra, un total del 30% pudo dejar de consumir fármacos de receta fácilmente. Otro estudio de “Journal of Pain” encuestó a 244 pacientes de marihuana medicinal en Michigan. En esta muestra de pacientes con dolor crónico, se observó una reducción del 64% en el consumo de opioides.

En todos los estados donde se han liberalizado las leyes sobre marihuana se está produciendo una reducción en las muertes relacionadas con opioides, así como una disminución en la tasa de dependencia de opioides. Las investigaciones de JAMA Internal Medicine así lo confirman. Han declarado que “los estados con marihuana terapéutica legal tuvieron una tasa media anual de muertes por sobredosis de opioides un 24,8% más baja, comparado con los estados sin leyes de marihuana medicinal”. La evidencia de esta política parece ser que la adicción a los opioides podría ser un motivo legítimo para el tratamiento con marihuana. ¿Conmoverán estos datos al actual gobierno estadounidense?

¿CAMBIARÁ LA POLÍTICA GUBERNAMENTAL?

La relación de la administración de Trump con las políticas basadas en evidencias está en tela de juicio. El nombramiento de Jeff Sessions, un firme opositor del cannabis, como Fiscal General fue causa de preocupación.

Inicialmente, se temía que la legalización del cannabis a nivel estatal pudiera retroceder bajo el mandato de Trump. Ahora, este presidente afirma que apoyará medidas legislativas para reformar las leyes federales sobre marihuana. Si mantiene su palabra, esto le supondría una victoria fácil. Satisfaría tanto a los progresistas pro-cannábicos, como a los conservadores partidarios de los “derechos de los estados”. Habiendo declarado la crisis de opioides como una emergencia de salud pública, la administración de Trump debería considerarlo.

El expresidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, también comparte esta visión. Habiéndose opuesto firmemente a la marihuana durante años, desde entonces está convencido de su utilidad para combatir la dependencia de los opioides.

Es una señal alentadora que los conservadores, que durante largo tiempo tuvieron una visión restrictiva sobre la marihuana, puedan ser persuadidos con evidencias médicas. El siguiente paso es que los programas estatales de marihuana medicinal incluyan la adicción a los opioides como una de las condiciones para poder acceder a este programa. Seamos optimistas y supongamos que esto pasará; ¿qué significaría para los pacientes que quieren reducir su consumo de opioides?

PREPARÁNDOSE PARA EL CONSUMO DE MARIHUANA CON FINES MEDICINALES

Si quieres consumir marihuana de uso medicinal para dejar los fármacos opioides, puede que no cuentes con el apoyo de tu médico. Anímale a re-examinar las investigaciones que relacionan el cannabis con el consumo de opioides. Si no puedes convencerle, puedes buscar otro profesional médico que tenga más conocimientos directos sobre el cannabis.

Los tratamientos que prescriben marihuana dependen de un delicado equilibrio de dosificaciones. Es especialmente peligroso, y potencialmente mortal, incrementar el consumo de opioides tras una reducción inicial. Los profesionales médicos esperarán que te tomes el consumo de marihuana con seriedad.

Lo más probable es que se recete una variedad con un ratio THC:CBD de 1:1. Se potenciarán los efectos antiinflamatorios, ansiolíticos y analgésicos. Tu profesional médico te aconsejará disminuir gradualmente el consumo de opioides. Inicialmente, este cambio requerirá cantidades pequeñas de marihuana, que irán aumentando con el tiempo. La clave está en la consistencia y en un enfoque disciplinado. Con suerte, en los próximos años este será un tratamiento médico ampliamente disponible. Escribir cartas a los políticos sobre este tema no hará ningún daño.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar