Si consumes marihuana habitualmente, es probable que ya conozcas sus dos cannabinoides más populares: el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD). Probablemente también sabrás que el THC es psicoactivo, lo que significa que es el principal responsable del "subidón" del cannabis tan valorado por los consumidores. Por otro lado, el CBD se considera el cannabinoide no psicoactivo, tras una amplia revisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Durante décadas, los bancos de semillas y cultivadores han producido cepas con un contenido de THC cada vez más elevado. De hecho, actualmente existen variedades con más de un 30% de THC, lo que queda muy lejos del 5% de la mayoría de cepas de tiempos pasados. Pero hoy en día muchos criadores se están centrando en desarrollar variedades ricas en CBD, tanto para consumidores con fines terapéuticos como recreativos.

Pero sigue existiendo la duda de si el CBD afecta al cerebro y la psicología humana. Vamos a adentrarnos en este tema y analizar qué significa que un cannabinoide sea psicoactivo.

CBD And THC Cannabis

CANNABINOIDES Y PSICOACTIVIDAD

Tal vez te preguntes por qué el THC provoca un colocón y el CBD no. La respuesta está en el modo en que estos dos cannabinoides interactúan con los receptores CB1, que se encuentran principalmente en el cerebro y el sistema nervioso central. Los CB1, junto con los CB2, son unos receptores endógenos del sistema endocannabinoide (SEC). Dicho de forma sencilla, el THC se une a los receptores CB1 como una llave en una cerradura. Pero, según una investigación del _British Journal of Pharmacology_, el CBD no presenta esta característica.

Las moléculas de THC tienen la forma adecuada para unirse a los receptores CB1 y, una vez conectados, estimulan los receptores de forma inmediata. En concreto, el THC imita parcialmente a la anandamida, comúnmente conocida como "la molécula de la felicidad". La anandamida es un neurotransmisor y endocannabinoide producido por el cerebro de forma natural. Se cree que la anandamida influye desde el apetito y la memoria, hasta la inhibición de la proliferación de las células del cáncer de mama.

El CBD, por otro lado, se considera un "antagonista" de los receptores CB1. Aunque se requieren más estudios para determinar el funcionamiento exacto de este mecanismo, investigadores canadienses propusieron que el CBD es un modulador alostérico negativo de los receptores CB1. Básicamente, el CBD limita la psicoactividad del THC, y por este motivo se dice que las variedades con CBD y THC ofrecen lo mejor de ambos mundos para el consumidor medio.

EL "SUBIDÓN" DEL CBD

Puede que el CBD por sí solo no tenga rasgos psicoactivos, pero aun así podría afectar a nuestro cerebro - aunque de modo diferente al THC. En la misma investigación donde se mostró que el THC se une principalmente a los receptores CB1, se comprobó que el CBD se conecta más con los receptores CB2. Estos receptores se encuentran en los órganos periféricos y en la piel, especialmente en las células vinculadas al sistema inmunológico.

Un estudio de 2011 de la Universidad de São Paulo encontró que el CBD produce efectos ansiolíticos mediante la activación de los receptores de adenosina, que básicamente son responsables de regular las funciones cardiovasculares, el flujo sanguíneo coronario y el consumo miocárdico de oxígeno. Los receptores de adenosina también regulan los niveles de dopamina y glutamato del cerebro. Por tanto, aunque el CBD no provoca un colocón, podría tener un efecto psicológico como consecuencia de su mecanismo de acción.

Algunos artículos científicos han examinado el CBD y sus efectos potenciales en afecciones como el síndrome por estrés postraumático, esquizofrenia, epilepsia, artritis reumatoide y náuseas, por nombrar algunas. Las investigaciones sobre el CBD siguen en marcha y se están llevando a cabo ensayos preclínicos por todo el mundo.

EL EFECTO SÉQUITO

Los estudios muestran que tanto el THC como el CBD (así como otros compuestos de la planta) trabajan de forma sinérgica en un fenómeno llamado "efecto séquito". Cuando los diversos componentes del cannabis trabajan conjuntamente, tienen el potencial de mejorar sus cualidades mutuamente, a la vez que reducen los efectos adversos. Los investigadores están tratando de entender exactamente cómo pueden manipularse estos ratios. De hecho, han llegado a reconocer que los futuros estudios podrían revelar que “es posible un amplio surtido de nuevos productos terapéuticos de esta venerable planta”.

El THC puro, por ejemplo, puede causar cierta ansiedad y estrés debido a su fuerte efecto psicoactivo. En base a los estudios mencionados anteriormente, las propiedades ansiolíticas que podría ofrecer el CBD equilibrarían la experiencia en general, gracias a su interacción con el sistema endocannabinoide.

El Efecto Séquito En El Cannabis THC CBD

¿QUÉ VARIEDAD ES MEJOR PARA TI?

Para decidir qué variedad de cannabis es más adecuada para ti, debes tener en cuenta la proporción THC:CBD de la cepa. Variedades como la Royal Cookies, con más de un 23% de THC y un bajo contenido de CBD, suelen ser las elegidas por quienes buscan el colocón más intenso posible. Pero estas cepas ricas en THC pueden ser agobiantes para otros consumidores. En cambio, variedades como la Fast Eddy, que solo contiene un 9% de THC y un 12% de CBD, ofrecen una experiencia más equilibrada, algo cada vez más popular entre los consumidores modernos.

Entonces ¿podemos concluir que el CBD realmente no es psicoactivo? Aunque es cierto que el cannabidiol por sí solo no provoca un "subidón", el efecto general del CBD sobre el cuerpo y la mente es realmente notable.

A medida que el mundo adquiere un mayor conocimiento sobre la marihuana y sus verdaderos efectos en el cuerpo humano, podemos descubrir más sobre esta planta y sus compuestos. Al mismo tiempo, los expertos en la materia han aprendido a desarrollar medios para usar el THC y el CBD conjuntamente de modo eficaz. La cultura y el mercado mundial del cannabis parecen tener un futuro muy prometedor.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.