El Sativex es un producto farmacéutico producido por la compañía británica GW Pharmaceuticals. Tal y como su nombre sugiere, este compuesto contiene cannabis auténtico. Sin embargo, se trata de un producto farmacéutico patentado: un spray oral con sabor a menta.

El Sativex ha sido aprobado en 28 países, y se utiliza para el tratamiento de espasmos musculares dolorosos causados por la esclerosis múltiple y otras enfermedades. No ha sido autorizado para su venta en los Estados Unidos.

Se enmarca en la misma categoría que otros medicamentos derivados de cannabinoides ya disponibles comercialmente, entre los que se encuentran la sustancia sintética de laboratorio Marinol (dronabinol). El Cesamet también forma parte de este subgrupo, y se receta habitualmente a pacientes de Parkinson.

El Sativex es distinto a todos esos medicamentos, pero también al cannabis de verdad, puesto que se produce con toda la planta y no es sintético, sino que proviene de un derivado que luego se aplica en forma de spray oral. Por lo tanto, es químicamente estable en cada remesa, algo que no puede decirse del producto natural.

En este caso, las concentraciones de THC y CBD también pueden replicarse, y de hecho, el Sativex se produce con un ratio de THC y CBD de 1:1. Pero esto no se cumple en todas las cepas de cannabis, ni tampoco en otros medicamentos a base de cannabinoides.

Aerosol bucal Sativex

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Pese a todas las leyendas urbanas que circulan en torno a la hierba, la realidad es que los cannabinoides tienen una aplicación científicamente demostrada, en tanto que estimulan el sistema endocannabinoide. Y esto es así ya sean “naturales” o replicados químicamente (como es el caso del Marinol y de otros productos).

El Sativex funciona, es más, los pacientes lo consideran mejor que el Marinol. ¿Por qué? Pues porque es más fácil de usar. Además, controlar la dosis también es mucho más sencillo. De forma similar a un porro, el consumidor sabe exactamente cuánto está ingiriendo a medida que lo va tomando. Los pacientes además notan el impacto de la droga de una forma distinta. Como se trata de un spray oral, los efectos tardan un poco más en notarse que al fumar cannabis, pero menos que al ingerirlo comiendo.

¿Qué hay ahora mismo en el mercado que pueda ser comparable? Se trata esencialmente de un extracto de cannabis, pero en formato oral, y algunas personas no responden bien a los sprays orales.

Dicho esto, a diferencia de lo que ocurre con el cannabis medicinal en todo el mundo, los seguros sanitarios sí cubren el Sativex.

En cambio, la marihuana terapéutica no está cubierta.

¿La realidad? Que los pacientes terminan pagando lo mismo independientemente de lo que compren. Y por esta razón, muchos prefieren adquirir cogollo de marihuana incluso cuando ambas alternativas están disponibles. En caso contrario, acuden directamente al mercado negro.

Los pacientes que tienen oportunidad de escoger suelen preferir el producto real respecto al farmacéutico.

Y ahí reside el problema.

ENTONCES, ¿POR QUÉ EXISTE EL SATIVEX?

Uno de los motivos principales por los que se prohibió el cannabis en primer lugar era evitar que compitiese con las compañías farmacéuticas. Conforme se iban acumulando pruebas médicas a mediados y finales de los años 70, se intentó impedir por todos los medios la distribución de cogollos de marihuana.

A principios de los años 80, se lanzó al mercado el dronabinol, que alivia las náuseas. Que se comenzara a administrar a pacientes con SIDA fue solo parte del problema. Esto sucedió en un momento en el que los activistas estatales pretendían que el seguro de salud federal de los Estados Unidos cubriera este medicamento.

El Sativex evitó este debate. Si bien el cultivo de marihuana es ilegal en el Reino Unido, la compañía que lo produce comenzó a operar a finales de los 90 con la bendición de las autoridades británicas. Desde entonces, GW Pharmaceuticals ha iluminado el camino para el resto del sector de la marihuana medicinal.

Seguro médico Sativex y Marinol

¿CUÁL ES LA SITUACIÓN EN EUROPA?

Sativex, al igual que Marinol, también está disponible en Europa, pero está cubierto por muchos más seguros de salud. Sin embargo, está claro que no está llegando a su público objetivo. Por ello, ahora mismo los gobiernos están tratando de decidir cómo llevar a cabo las reformas de la legislación en torno a la marihuana. En Alemania, por ejemplo, prefieren distribuir algún tipo de producto elaborado, pero no hay certeza sobre el éxito de estas medidas. Lo cierto es que el mercado está preparado para que se produzca una reforma del consumo recreativo. Ha llegado el momento de volver a probar políticas y programas de hace 30 años, pese a que exista la posibilidad de que no funcionen.

¿Por qué?

Pues porque la reforma con fines recreativos ya es real en muchos países de Europa, más allá de las fronteras holandesas. Y los pacientes más desesperados sencillamente seguirán cultivando su propia hierba.

Por ello es cada vez más complicado condenar a alguien que cultiva con fines terapéuticos, por más que las autoridades sigan tratando de disuadir a la gente. Esto provoca situaciones desagradables, aunque no tan amargas como las que se viven en los Estados Unidos. A pesar de los avances en la legislación, los pacientes normalmente se encuentran con menos opciones de las que desearían.

Y esta situación tiene toda la pinta de continuar así durante algún tiempo.

Aunque la medicación “integral” (que contiene todos los compuestos de la planta) ya es una realidad, lo más probable es que los pacientes sigan practicando actividades ilegales y continúen saliendo indemnes.

¿QUÉ NOS DEPARARÁ EL FUTURO?

A corto plazo, es difícil saberlo. A largo plazo, está claro que el Sativex no va a desaparecer a medida que la reforma de la marihuana se extiende por Europa. Sin embargo, dejará de ser la principal solución de “referencia”, ya que habrá mucha competencia.

Llegados a cierto punto, habrá una reforma en condiciones del consumo recreativo en Europa. Y en ese momento el mercado cambiará de nuevo. No obstante, lo que está claro es que se hace todo lo posible para que los pacientes que necesitan marihuana medicinal no consuman la propia planta directamente.

¿Conclusión? Pues que el Sativex va a tener más competencia. Y aunque a los consumidores no les guste la idea de que les fuercen a depender del mercado farmacéutico, muy pronto tendrán muchas más alternativas entre las que escoger.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar