La marihuana y la ansiedad tienen una relación única e interesante. Numerosos estudios[1] han investigado el cannabis y sus compuestos como posibles formas de tratar la ansiedad, y algunos expertos están desarrollando agentes ansiolíticos[2] con base cannabinoide.

Pero, al mismo tiempo, la marihuana, y más concretamente el THC, tiene fama de causar paranoia. Y algunos estudios[3] relacionan esta hierba mágica con el desarrollo de trastornos de ansiedad.

Debemos señalar que cualquier consumidor, tanto con fines recreativos como terapéuticos, puede verse afectado por la supuesta ansiedad que provoca la marihuana. Esto hace que sea aun más importante saber cómo enfrentarse a este problema. Con eso en mente, vamos a profundizar en el fenómeno de la ansiedad causada por la hierba y a explicar por qué ocurre. También mencionaremos algunas formas de combatirla y evitar que se produzca en primer lugar.

¿Qué es la ansiedad producida por la marihuana?

Ciertas situaciones de la vida provocan ansiedad. Cuando vas a subirte a un escenario para pronunciar un discurso, te sudan las manos y el corazón te late muy deprisa; te olvidas del momento presente y solo puedes pensar en lo que está por venir.

Esta reacción es completamente normal. Una vez que te tranquilices y empieces a respirar de forma adecuada, todas esas dudas e inseguridades desaparecerán.

La ansiedad provocada por la hierba es un poco distinta. Al igual que ocurre con los "blancazos", sus síntomas son desagradables (sudores, temblores, cansancio), pero la ansiedad del cannabis produce sobre todo angustia mental. Dicho esto, sabemos que la ansiedad también produce malestar estomacal, náuseas, e incluso vómitos.

Aparte de lo que todo el mundo sabe, los investigadores han establecido un vínculo entre el consumo de marihuana y la ansiedad. En una encuesta[4] realizada en Australia, el 22% de los encuestados sufrió ataques del pánico después de consumir hierba.

¿Qué es la ansiedad producida por la marihuana?

Cómo reconocer la ansiedad producida por el cannabis

Los síntomas de la ansiedad causada por la hierba pueden ser difíciles de identificar para algunas personas, aunque presentan ciertos aspectos característicos.

Suele comenzar con un aluvión de pensamientos negativos, molestos y repetitivos de los que es muy difícil librarse. Tras lo que se manifiesta en forma de síntomas físicos, como falta de aire (lo que a su vez provoca ansiedad) y problemas para moverse con facilidad.

Las personas que experimentan episodios de ansiedad tras consumir marihuana se sienten atrapadas en sus propias mentes. Sus pensamientos son demasiado abrumadores, lo que les impide centrarse en lo que está ocurriendo en el momento presente.

Una de señales de paranoia más típicas entre los fumadores de marihuana recreativa es mirar constantemente por la ventana para ver si viene la policía. La preocupación de estar haciendo algo ilegal puede ser tan agobiante como para causar pánico.

Cómo combatir la ansiedad provocada por la marihuana

Lo primero que tienes que hacer si experimentas un ataque de ansiedad después de fumar hierba es aceptar lo que está pasando.

Puede parecer difícil, pero es un aspecto clave para combatir la ansiedad incluso cuando no se consume cannabis. A partir de ahí, te será más fácil respirar hondo y volver a la normalidad. Pero si eso no te ayuda, prueba con estos consejos:

Date una ducha fría
O al menos, mójate el cuello con agua fría. Esta sensación repentina te puede ayudar a salir de ese estado de aturdimiento y confusión.
Come o bebe algo
Te ayudará a concentrarte en algo distinto a la sensación de pánico.
Distráete
Date un paseo por el barrio. Pon música relajante. El objetivo es mantener la mente alejada de pensamientos que provocan ansiedad.
Oblígate a tener una actitud positiva
Recuerda que todo está en tu mente y que no te va a pasar nada. A veces, obligarte a adoptar una actitud positiva ayuda a sentir alivio y a tener una mejor predisposición.
  • ¿Desaparece la ansiedad causada por la marihuana?

Sí. Como con cualquier sustancia recreativa, los efectos se disipan con el tiempo.

En el caso de la ansiedad del cannabis, la duración de los síntomas dependerá en gran medida del método de consumo; los efectos de los comestibles (también los negativos) duran muchas más horas que los de la marihuana que se inhala o se toma por vía sublingual. En resumen, podrías tardar entre 10 minutos y un par de horas en volver a sentirte normal. Es posible que se te haga eterno, pero si sigues los pasos del apartado anterior, todo irá bien.

A fin de cuentas, no te va pasar nada, pero esas sensaciones pueden ser muy angustiosas, especialmente para los consumidores novatos.

Cómo prevenir la ansiedad causada por la hierba

Como dice el refrán: más vale prevenir que curar. Aquí tienes algunas formas de evitar los episodios de ansiedad potencialmente traumáticos provocados por la hierba.

Más CBD, menos THC
Elige una cepa con una proporción de THC respecto al CBD que se incline hacia este último. Con un ratio de 1:1 te colocarás igualmente, pero la potencia psicotrópica será más suave gracias a la presencia del CBD.
Microdosis
Esta solución está especialmente dirigida a los principiantes, ya que son más propensos a sufrir este tipo de ansiedad. No pasa nada por tomar una dosis baja en tu primera incursión en el mundo del cannabis. De esta manera, podrás familiarizarte mejor con sus efectos. Esto es especialmente importante las primeras veces que se consumen comestibles.
Prepara un entorno agradable
Lo ideal es encontrarse en un espacio controlado con gente en la que confías. Regula las luces de forma que creen un ambiente relajado. Y ten algo de comida a mano para cuando aparezcan los munchies, y agua para la sequedad bucal.

¿Por qué siento ansiedad cuando fumo marihuana?

Para responder a esta pregunta tenemos que ponernos técnicos. Cuando el THC entra en el cuerpo, se une a los dos tipos principales de receptores del sistema endocannabinoide: CB1 y CB2.

Para quienes no lo conozcan, el sistema endocannabinoide (SEC) es un sistema regulador que se extiende por todo el cuerpo. Según la ciencia[5], parece desempeñar un papel clave en la modulación de la función cerebral, el sistema endocrino y el tejido inmune. La investigación también ha demostrado que existe un vínculo entre el SEC y la secreción de hormonas reproductivas y del estrés.

Al estimular el SEC, el THC empieza a producir sus efectos. Esto es lo que se cree que ocurre después de fumar, vapear o consumir THC de cualquier otra forma.

  • La amígdala

La amígdala es una parte del cerebro involucrada en la generación del miedo, tanto condicionado como incondicionado. También es la responsable del extinción del miedo y de la inhibición condicionada.

Una investigación reciente[6] ha descubierto la presencia de varios receptores CB1 en la amígdala, lo que ha llevado a los expertos a encontrar un vínculo entre una posible reacción emocional y el consumo de THC. Como resultado, la ansiedad producida por la hierba rica en THC cobra más sentido.

  • El sistema nervioso central

Al igual que la amígdala, el sistema nervioso central también tiene receptores cannabinoides, sobre todo CB1, a los que se une el THC para producir sus efectos psicotrópicos.

Pero, ¿dónde encaja la ansiedad en todo esto? Un estudio de 2014[7] analizó la relación entre el THC, los espasmos musculares y los problemas de vejiga. Aparte de ciertos hallazgos prometedores, uno de los efectos negativos que experimentaron las personas encuestadas fue la ansiedad. Junto con la psicosis y la disforia, todos estos efectos han sido asociados con una concentración de THC alta.

  • Sistema cardiovascular

En una investigación[8] de 1994 se observó que el trastorno de pánico y la ansiedad crónica aumentaron la morbilidad de las enfermedades cardiovasculares. Este estudio destacó el vínculo entre el consumo habitual de cannabis y la ansiedad crónica, y comprobó que ambos factores pueden afectar de forma indirecta a la mortalidad de las enfermedades del corazón.

¿Por qué siento ansiedad cuando fumo marihuana?

¿Por qué la ansiedad de la marihuana afecta a unas personas y no a otras?

Una pregunta muy habitual e interesante para la que no existe una respuesta breve y sencilla, ya que hay varios factores en juego.

  • Genética

La marihuana es muy apreciada por producir ciertas sensaciones y efectos positivos. Cuando se toma en determinadas dosis, el THC parece causar relajación y estimulación mental. Algunas variedades son conocidas por la creatividad y serenidad que inspiran en quienes las consumen.

Pero como indica un estudio de 2019[9], los efectos positivos parecen ser más frecuentes entre las personas que tienen una mayor sensibilidad al THC en la parte frontal de sus cerebros. La gente que es más sensible a este cannabinoide en la parte posterior del cerebro parece experimentar una mayor ansiedad. Otros efectos desfavorables para estas personas son la paranoia y las emociones negativas.

  • Edad

Al igual que nuestro cuerpo, el cerebro envejece con el paso del tiempo. Y esto también afecta a nuestro sistema endocannabinoide.

La densidad de los receptores, por ejemplo, se va reduciendo[10] a medida que nos hacemos mayores. Y según el doctor y académico Gregory Gerdeman[11], el cannabis afecta a las personas de manera distinta en función de su edad.

Según Gerdeman, una persona de 30 años podría sentir más paranoia después de fumar hierba que cuando tenía 20 años. Como señala este experto, el sistema endocannabinoide del cerebro "podría encontrarse en una etapa diferente".

  • Sexo

Parece que el sexo también puede influir en la ansiedad producida por la marihuana. Según un estudio de 2014[12], el estrógeno podría aumentar la sensibilidad al cannabis.

Este estudio realizado con ratas hembra observó una conexión entre el estrógeno y una mayor sensibilidad al THC. Concretamente, el estrógeno parecía interactuar con los efectos calmantes del THC sobre el cuerpo.

Esta sensibilidad podría aumentar la susceptibilidad de ciertas mujeres a la ansiedad y paranoia causadas por el THC. Sin embargo, el estudio también indica que las hembras desarrollan tolerancia al THC mucho más rápido que sus compañeros machos.

  • Tolerancia

Al igual que con el alcohol, la gente tiende a desarrollar tolerancia a la marihuana después de consumirla durante un tiempo. Aunque la genética y la estructura neuronal del cerebro también influyen, el consumo sigue siendo el factor más importante.

Algunos estudios también indican que los receptores CB1 se desensibilizan[13] cuando el cerebro se expone al THC con mucha frecuencia. Lo que tiene lugar a continuación es un proceso conocido como internalización[14], durante el cual los receptores se retraen. En última instancia, todo esto se traduce en una experiencia psicotrópica menos intensa.

El desarrollo de tolerancia puede ser positivo o negativo. Si eres el tipo de persona que disfruta de estar colocada, una experiencia suave podría resultarte molesta. En este caso, es posible que quieras tomarte un descanso de tolerancia para que tu organismo se reinicie y esté libre de THC durante un tiempo.

Algunos expertos creen que cuatro semanas[15] son suficientes para que los receptores cannabinoides del cerebro recuperen su nivel normal. ¡Ni siquiera tendrás que abstenerte durante mucho tiempo!

Estado de ánimo
  • Estado de ánimo

No necesitamos una investigación científica para saber que, si sentimos ansiedad antes de fumar, lo más probable es que también la sintamos después. Aunque algunas personas se sienten como si se hubiesen quitado un peso de encima tras unas cuantas caladas, otras experimentan un aumento de los pensamientos negativos.

Como con cualquier otra sustancia, lo mejor es consumir hierba cuando estás de buen humor.

¿Cuánto THC hay que consumir para empezar a sentir efectos negativos?

La ciencia tiene respuesta para esta pregunta, al menos según un estudio de 2017[16] en el que se dividió a 42 participantes en dos grupos. Al grupo de la “dosis baja” se le administró una cápsula de 7,5mg de THC, mientras que el de la “dosis moderada” recibió una cápsula de 12,5mg.

A todos los participantes se les concedió 10 minutos para prepararse para un simulacro de entrevista de trabajo, tras lo cual se les hizo una entrevista de cinco minutos en la que no se les proporcionó ningún tipo de feedback.

La prueba final consistió en contar hacia atrás a partir de un número de cinco cifras, restando 13 cada vez, durante cinco minutos.

Los participantes que habían recibido la dosis baja sintieron menos estrés, mientras que los que tomaron la dosis moderada experimentaron un "estado de ánimo más negativo" antes y durante las pruebas.

Por lo que, si eres principiante, considera la posibilidad de empezar con una cantidad en el extremo inferior de la escala, alrededor de 5-7,5mg de THC, lo que podría consistir incluso en un par de caladas de un porro.

No dejes que la ansiedad de la marihuana arruine tu relación con el cannabis

La marihuana presenta unas probabilidades muy altas de causar ansiedad y paranoia. Si sientes que estás a punto de poner en peligro tu vida, no te preocupes; solo es un subproducto de los diversos factores que hemos mencionado más arriba.

Si buscas una experiencia que no produzca ansiedad ni traumas, lo mejor es empezar con una cantidad pequeña y tomártelo con calma. Cuando notes que estás desarrollando tolerancia, podrás aumentar tu ingesta en consecuencia.

También tendrás que plantearte la posibilidad de consumir más CBD y menos THC. Pero lo más importante es que te relajes y disfrutes; no es una competición para ver quién es capaz de fumar más.

Ten en cuenta nuestros consejos cuando fumes cannabis, porque, independientemente de la experiencia que tengas, el conocimiento es poder.

Fuentes Externas
  1. The role of cannabis in treating anxiety: an update : Current Opinion in Psychiatry https://journals.lww.com
  2. Cannabinoid-related agents in the treatment of anxiety disorders: current knowledge and future perspectives https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  3. A positive association between anxiety disorders and cannabis use or cannabis use disorders in the general population- a meta-analysis of 31 studies | BMC Psychiatry | Full Text https://bmcpsychiatry.biomedcentral.com
  4. A community survey of adverse effects of cannabis use - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  5. [The role of the endocannabinoid system in the regulation of endocrine function and in the control of energy balance in humans] - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  6. Multiple Mechanistically Distinct Modes of Endocannabinoid Mobilization at Central Amygdala Glutamatergic Synapses https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  7. Systematic review: Efficacy and safety of medical marijuana in selected neurologic disorders https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  8. Symptoms of anxiety and risk of coronary heart disease. The Normative Aging Study - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  9. The Bivalent Rewarding and Aversive properties of Δ9-tetrahydrocannabinol are Mediated Through Dissociable Opioid Receptor Substrates and Neuronal Modulation Mechanisms in Distinct Striatal Sub-Regions | Scientific Reports https://www.nature.com
  10. SAGE Journals: Your gateway to world-class journal research https://journals.sagepub.com
  11. ​Why Pot Makes You Paranoid—but Mellows Out Your Buddies https://www.menshealth.com
  12. Estrogen increases cannabis sensitivity, study shows https://www.sciencedaily.com
  13. Rapid CB1 cannabinoid receptor desensitization defines the time course of ERK1/2 MAP kinase signaling https://www.sciencedirect.com
  14. Regulation of CB1 cannabinoid receptor internalization by a promiscuous phosphorylation-dependent mechanism https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  15. Reversible and regionally selective downregulation of brain cannabinoid CB1 receptors in chronic daily cannabis smokers https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  16. Low-dose THC can relieve stress; more does just the opposite https://www.sciencedaily.com
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.