En lo que respecta a la marihuana, a los prohibicionistas se les llena la boca hablando de los peligros de la adicción. Pero, ¿qué hay de verdad en ello? Echemos un vistazo.

Mitos y Realidades de la Adicción a la Marihuana

La legalización del cannabis es un tema muy popular en la sociedad moderna; pero el movimiento a favor de la legalización se enfrenta a obstáculos que deben ser superados de forma sistemática. Desde que comenzó la legislación, han aparecido numerosos mitos sobre su consumo, siendo el principal de ellos el de la adicción.

Como sociedad, a menudo nos vemos rodeados de consumidores habituales. Aunque no nos guste admitirlo, todos nos hemos excedido en algún momento de nuestras vidas. Ya sea en las redes sociales, con el café, los cigarrillos, el alcohol… tanto de forma legal como ilegal. Toda dependencia y adicción se puede clasificar según unos criterios generales basados en cómo nos afecta la sustancia, física y psicológicamente.

Con la marihuana ocurre lo mismo, pero muchos asumen que es sumamente adictiva, y no es verdad. No es una sustancia de la que el cuerpo te pida más. El cannabis puede provocar una dependencia psicológica - de la misma forma que podemos sentir la necesidad de ver la televisión o de darnos un baño relajante. Según un estudio, el 9% de las personas que prueban la marihuana desarrollará una dependencia en algún momento de su vida - y a menudo la consumirán como un mecanismo de defensa o para desconectar tras un día duro. Una tasa de dependencia del 9% parece bastante alarmante, pero si se compara con otras sustancias psicoactivas como el alcohol, la cocaína, la heroína o la nicotina, la marihuana es a la que menos probabilidades tienes de engancharte. Por no mencionar que el estrés de romper con su dependencia no es ni por asomo peor que el de dejar la cafeína o la nicotina.

Un argumento muy popular en contra de la marihuana es que es más adictiva para los adolescentes. Una valoración que es muy difícil de obtener. El carácter no regulado del mercado negro hace que la marihuana sea mucho más accesible para los adolescentes que el tabaco o el alcohol. Es muy difícil establecer una comparación concluyente. Sin embargo, las pruebas indican que cuando se regula el mercado de la marihuana, se reduce su consumo entre adolescentes.

adicción a la marihuana

Según varios estudios, un gran porcentaje de las personas que consumen marihuana de forma habitual, lo hacen como tratamiento para trastornos difíciles de identificar, como el TDAH o la depresión. Cuando aceptamos sus propiedades medicinales, no hay mucha diferencia entre el cannabis y las pastillas con receta, aparte de que unas son legales y el otro no. Según una nueva investigación publicada en el Journal of Addiction Research and Theory, tres cuartas partes de los consumidores de marihuana medicinal entrevistados, afirmaron usar el cannabis como sustituto de medicamentos con receta, alcohol u otras sustancias ilícitas. Es una buena noticia, ya que se reemplaza los riesgos letales de sus efectos secundarios por el carácter más delicado y seguro del cannabis.

Aunque el mito de que el cannabis es altamente adictivo persiste, la noción de su falsedad no es nueva. Un estudio presentado en el Congreso de los Estados Unidos en 1999, averiguó que la 'dependencia de la marihuana es improbable, y cuando se da, es mucho menos graves que la adicción al alcohol o la nicotina'.

Ahí lo tienes. ¡Todo está en la mente! La marihuana es una de las drogas con menos probabilidades de engancharte. Tu personalidad y circunstancias también desempeñan un papel importante, pero independientemente de quién seas y de dónde vengas, si disfrutas del consumo recreativo de cualquier tipo de sustancia, ten cuidado y sé consciente de la cantidad que consumes.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar