¿Alguna vez te has preguntado cómo se hace el hachís? Es uno de los productos de marihuana más potentes que existen. El proceso puede resultar bastante aburrido, pero hacerlo por tu propia cuenta no es imposible. ¡Ni mucho menos! De hecho, si dispones de todo lo necesario para ello, puedes preparar tu propio hachís en casa.

¿Te pica la curiosidad? Bueno, querido lector, tenemos mucho más para ti. Según vayas leyendo el artículo, irás aprendiendo más sobre lo que es realmente el hachís. Después, te mostraremos los diferentes procesos de elaboración, para que te hagas una idea y puedas elegir el método que más te convence.

¿Qué es el hachís?

En pocas palabras, el hachís es: lo que obtienes cuando separas los tricomas de la planta de marihuana. Y ahora bien, ¿qué son los tricomas? En la superficie de tus cogollos debería haber unas estructuras que parecen pelitos. Cada uno de ellos, como habrás adivinado, son los tricomas.

Si todavía no has visto los tricomas de cerca, prueba poniendo un cogollo bajo una lupa o un microscopio y compruébalo tú mismo/a. También son esa resina pegajosa que notas entre los dedos y contienen lo mejor de la hierba, como los terpenos y nuestros apreciados THC y CBD.

Aunque la mayoría de los tricomas se encuentran en las flores de marihuana maduras, pueden extraerse de toda la planta en concentraciones más pequeñas. Muchos cultivadores guardan sus “recortes” (tallos de marihuana, hojas, etc.) porque pueden extraer el resto de los tricomas para hacer comestibles o, como veremos muy pronto, hachís.

¿Qué es el hachís?

Hachís frente a Kief

Hasta hace poco, los tricomas se denominaban simplemente "kief", que es un polvo fino parecido a la arena.

El hachís es subproducto del kief que se extrae de la planta de marihuana y se somete a una serie de procesos. Hay muchos métodos para hacer hachís, que analizaremos en la siguiente parte del artículo pero, en general, implican calentamiento y presión, y el resultado final es una bola flexible o un ladrillo plano.

Para los amantes de concentrados que prefieren una opción de extracción fácil y asequible, el kief es su punto de partida. Es altamente psicotrópico y bastante fácil de obtener.

¿Con qué partes de la planta de marihuana se puede producir hachís?

La marihuana es más compleja de lo que crees. Para extraer sus tricomas, puedes utilizar varias partes de la anatomía de la planta:

  • Plantas macho: las plantas macho suelen ser desechadas para evitar la polinización de las hembras. Pero no tires tus machos todavía, porque puedes utilizarlos para hacer hachís casero. Aunque su contenido total de cannabinoides es más bajo que el de las hembras, también contienen tricomas que se pueden aprovechar.
  • Hojas de abanico: son las hojas más grandes y características de la planta de marihuana. No contienen tanto kief como las hojas de azúcar, pero también valen para hacer hachís.
  • Hojas de azúcar: son las hojas puntiagudas y pequeñas que se encuentran incrustadas en las flores. Se llaman hojas de azúcar porque tienen una fina capa de tricomas en su superficie.
  • Cogollos secos: es la mejor opción. Los cogollos secos se utilizan normalmente para el tamizado en seco, que también es uno de los métodos más fáciles de hacer hachís.

¿Cómo se hace el hachís?

La idea general de hacer hachís es bastante sencilla. Como ya hemos mencionado, se trata de recolectar kief y convertirlo en un bloque, ladrillo o bola, a través de una serie de mecanismos. Antes de profundizar en los distintos métodos de producción, veamos las diferencias clave entre el hachís a base de solventes y el que no incluye solventes.

Métodos sin solventes

Es la forma tradicional de hacer hachís, y no utiliza disolventes. En su lugar, utiliza medios mecánicos, que pueden ser tan simples como usar las manos o un filtro de seda. En el último caso, simplemente tendrías que coger hierba seca y frotarla contra un tamiz para separar los tricomas.

Cuando hayas convertido los tricomas en un montón de kief, deberás recogerlos en moldes y aplicar calor y presión para darles forma de bloques, bolas o tiras.

Métodos a base de solventes

En la actualidad, los métodos más habituales para hacer hachís utilizan solventes. En este proceso, se utiliza butano, propano o CO₂, para extraer los cannabinoides y terpenos de los tricomas.

Antes de que el hachís sea seguro para su consumo, se debe eliminar cualquier residuo del disolvente. En el caso del BHO (aceite de hachís con butano), tendrás que convertirlo en cera con un plato caliente o pasarlo por una cámara de desecación al vacío. Es altamente inflamable y por lo tanto muy peligroso, así que no lo recomendamos como método casero.

Cómo hacer hachís en casa: diferentes métodos

Por suerte para ti, en este artículo nos centraremos en los métodos más seguros para hacer hachís. A continuación, te mostramos algunas técnicas para preparar hachís sin usar disolventes.

Frotarse las manos

Este método se explica por sí mismo. Como sugiere el nombre, el método de frotarse las manos, implica manipular grandes cantidades de marihuana. Normalmente, este método se realiza con cogollos secos y curados.

Al frotar los cogollos entre las manos, enseguida verás una capa negra de resina pegajosa. Sabrás que has recolectado suficiente material cuando puedas formar pequeñas bolitas de hachís.

Aquí hay un factor importante a tener en cuenta: al estar utilizando las manos, lo normal es que también recojas aceites naturales y suciedad de la piel. Por lo tanto, antes de ponerte manos a la obra, no olvides lavártelas.

Método del zapato

El método del zapato es una forma muy sencilla de hacer hachís, y se hace comprimiendo una pequeña cantidad de kief. Como sugiere su nombre, hace falta un zapato.

Utensilios

  • Cinco gramos de kief
  • Pequeña tira adhesiva
  • Papel vegetal o celofán
  • Alfiler

Elaboración

  1. Envuelve firmemente el material en papel vegetal o celofán. Pon la cinta adhesiva para que no se abra continuamente. Evita el uso de bolsas de plástico porque el hachís tiende a pegarse.
  2. Coge un alfiler, haz un pequeño orificio en el paquete para permitir que se filtre el aire atrapado. Controla que esté bien sellado.
  3. Una vez que el paquete esté bien cerrado, colócalo dentro del zapato, en la zona del talón. Es mejor que utilices una bota o cualquier tipo de calzado cerrado y con suela dura, porque aplastan mucho mejor.
  4. El peso que proporcionas al caminar, y el calor de tu cuerpo, ayudarán a presionar el hachís y darle forma de placa. Con este método se tardan entre 15 minutos y una hora en hacer hachís.

Kief

Convertir Kief en hachís

Al igual que el primer método de la lista, presionar kief para darle forma de hachís es básicamente un proceso manual. Es el método más práctico, porque no se necesita ningún equipo especial, pero prepárate para hacer bastante ejercicio. Si no estás acostumbrado a este tipo de métodos, te dolerán las manos cuando termines.

Para este proceso, necesitarás un kief de una calidad media-alta. Asegúrate de que esté recién tamizado y libre de cualquier material vegetal, para que el modelado sea más fácil.

Elaboración

  1. Coge una pequeña cantidad de kief. Sabrás que tienes la cantidad adecuada si te cabe perfectamente en la palma de la mano (generalmente se necesitan unos pocos gramos).
  2. Trabaja con esta pequeña cantidad haciéndola rodar hasta que se convierta en una sola pieza. Continúa frotándola entre las manos durante unos diez minutos, hasta que notes que cambia la densidad.
  3. Envuelve el material en celofán y asegúrate de que esté bien sellado, sin exceso de aire en el interior. Después, envuelve el paquete con unas pocas capas de un paño húmedo, periódico o papel de cocina.
  4. Ponlo en una sartén a fuego muy lento. Dale la vuelta con frecuencia. No hace falta calentar el paquete durante demasiado tiempo. Lo que pretendes es que el material se compacte.

Tamizado en seco

El tamizado en seco es un método muy sencillo y rápido. Lo único que necesitas es un poco de hierba seca y un filtro de seda. Nada más.

Ten en cuenta que cuanto más pequeños sean los agujeros con los que estés trabajando, mayor será la pureza del hachís que obtendrás. Básicamente, la calidad y la cantidad que obtendrás dependerá de las herramientas que utilices.

Un paso importante que debes recordar es congelar previamente tu marihuana, durante unas cuantas horas. Esto ayudará a separar los tricomas de la planta más fácilmente.

Elaboración

  1. Para realizar este proceso, coloca el tamiz sobre una superficie plana y limpia. Pon los cogollos/recortes en la parte superior de la misma.
  2. Frota suavemente el material contra el tamiz haciendo movimientos circulares. Verás caer todos los tricomas en la superficie debajo del tamiz.
  3. Continúa este proceso durante el tiempo que sea necesario. Sabrás que tienes suficiente cuando alcances aproximadamente el 10% del peso total del material en tricomas.

Método de la batidora

Como sugiere el nombre, para este método se necesita una batidora. Pero, al igual que el tamizado en seco, también necesitarás un tamiz de seda.

Elaboración

  1. Mete los recortes en la batidora y echa agua hasta cubrir todo el material. Añade un puñado de hielo y bate durante un minuto.
  2. Después, vierte la mezcla en un frasco de vidrio filtrándola a través del tamiz. Deja reposar en el frasco durante aproximadamente una hora. Durante este tiempo, verás que los tricomas se depositan en el fondo del frasco. Eso significa que lo estás haciendo bien.
  3. Vacía aproximadamente ⅔ del agua, pero ten cuidado de no perder los tricomas. Vuelve a llenar el frasco con agua helada y deja reposar de nuevo durante cinco minutos. Vuelve a filtrar ⅔ del agua y repite el proceso 4 o 5 veces.
  4. Una vez que hayas vaciado la mayor cantidad de agua posible, coge un filtro de café y vierte la solución sobre él para separar el agua de los tricomas. Exprime el exceso de agua y deja secar el kief.

Es un proceso bastante aburrido, pero el producto final es kief seco. No hace falta calentar ni presionar más, y puedes usarlo tal cual en un porro o cazoleta.

Hachís con hielo seco (Bubble Hash)

Hachís con hielo seco (Bubble Hash)

El método del bubble hash se considera el proceso de fabricación de hachís sin solventes más puro (el hielo seco no se considera un “verdadero” solvente en este caso) ya que el producto final no contiene prácticamente materia vegetal.

Utensilios

  • Hielo seco
  • Cubo grande
  • Bolsas de malla Bubble Hash (de 73 micras, para obtener la resina más pura)
  • Tarjeta de crédito
  • Prensa de polen (opcional)

Elaboración

  1. Coloca los recortes o flores en un cubo grande con hielo seco. Remueve y agita ligeramente durante unos minutos, para ayudar a que las glándulas de resina se separen del material vegetal.
  2. Coge las bolsas de malla y colócalas en la parte superior del cubo. Dale la vuelta al cubo para transferir todo a las bolsas y colócalo sobre una superficie grande, plana y limpia.
  3. Agita el cubo durante unos minutos hasta que veas la superficie llena de polvo de color ámbar.
  4. Coge una tarjeta o cualquier cosa plana y dura y raspa con ello todo el producto (que ya es resina).
  5. Para convertir la resina en hachís, coloca el material que has recolectado en una prensa de polen para obtener bonitas monedas de kief.

Método de la botella de agua caliente

El método de la botella de agua caliente es parecido a un proceso manual. La diferencia, sin embargo, es que con este método se necesita más calor para derretir la cutícula cerosa de cada cabeza de tricoma.

Utensilios

  • Celofán o papel vegetal
  • Botella de vino

Elaboración

  1. Coloca la resina encima del celofán o papel vegetal, luego dobla por la mitad. Hierve un poco de agua y llena la botella de vino con ella. Deja enfriar durante cinco minutos.
  2. Coloca la botella de vino sobre el papel donde está la resina y espera 30 segundos. Deberías ver que la resina se oscurece.
  3. Con una presión mínima, haz rodar la botella caliente sobre el papel. Con la ayuda de la presión de tu mano y el calor de la botella, la resina debería derretirse con relativa facilidad.
  4. Da la vuelta al papel y repite el proceso.
  5. Cuando hayas completado el proceso, la resina debería tener forma de hamburguesa de carne aplastada, pegajosa y brillante. Dobla el papel hacia atrás y realiza el proceso de prensado por última vez, antes de sacarlo para consumirlo.

Charas

Este método es exactamente como el método de frotarse las manos, con la diferencia de que para hacer charas se utilizan cogollos frescos. Para hacer charas, mucha gente coge algunos esquejes de las plantas que están a 2-3 semanas de madurar completamente, mientras que otras esperan hasta el momento de la cosecha.

Al igual que frotando las manos, el método para hacer charas consiste en frotar los cogollos suavemente entre las palmas de las manos hasta que aparece una capa gruesa. Cuando lo tengas, solo tienes que retirarlo de tus manos y listo: se trata de un producto que puedes añadir a tu hierba para fumarte un porro, pipa o cazoleta.

Tambor mecánico

El método del tambor mecánico es perfecto si cuentas con el presupuesto necesario, y si quieres que una máquina trabaje por ti. Es básicamente el método de tamizado en seco, pero utilizando un aparato complejo y eficiente.

Así es como funciona: hay que colocar los recortes en un recipiente que esté cubierto por un gran tamiz. Después, la máquina agita el recipiente para liberar todos los tricomas, pero ten en cuenta que este método es solo para extraer kief. Si quieres convertir el producto en placas de hachís necesitarás una prensa de polen.

Para obtener los mejores resultados, congela la marihuana durante aproximadamente tres horas antes de meterla en la máquina.

Cómo secar tu hachís

Secar y curar el hachís es vital para preservar su calidad. Si se guarda cuando todavía está húmedo, empezará a desarrollar hongos o moho.

El bubble hash, en particular, requiere suficiente secado y curado para obtener los mejores resultados. Para eliminar la humedad del kief, lo mejor es extenderlo sobre un trozo de cartón forrado con papel vegetal. Al extenderlo, aumentamos la superficie y aceleramos el proceso, y el cartón extrae la humedad del kief. Asegúrate de secar tu bubble hash en un ambiente fresco y oscuro.

Después de secar, es hora de curar el hachís dándole la forma que prefieras (monedas de hachís, por ejemplo). Una buena opción es guardarlo en papel vegetal y meterlo en frascos de vidrio con humedad controlada, ya que ayudará a madurar su sabor y aroma.

Elegir el método para hacer hachís más adecuado para ti

El método de elaboración de hachís que elijas dependerá de los recursos con los que cuentas y de tus preferencias. ¿Tienes presupuesto para maquinaria sofisticada?. En caso afirmativo, ¿estás dispuesto a gastarlo en eso?

Tendrás que gastar un poco en filtros de seda, bolsas de malla y hielo seco, pero la ventaja es poder hacer hachís cómodamente en tu casa. Lo mejor de todo: en realidad no es tan difícil.

Con suerte, este artículo te guiará con éxito en la aventura de la elaboración de hachís. ¡Te deseamos toda la suerte del mundo!

LAS MEJORES CEPAS PARA ELABORAR HACHÍS

ROYAL GORILLA

Si estás pensando en hacer una nueva remesa de hachís, no dudes en usar la Royal Gorilla, pero solo si puedes soportar niveles enormes de THC. Este monstruo es el resultado de un proyecto de cría muy ambicioso, donde las cepas parentales involucradas fueron la Sour Dubb, la Chem Sis y la Chocolate Diesel. Esta variedad no muestra compasión y ofrece efectos instantáneos y duraderos alimentados por niveles de THC de más del 25%. Además, tiene una composición genética consistente en un 50% de genética sativa y un 50% índica, que ofrece un efecto muy potente, perfectamente equilibrado a nivel corporal y mental. Los elementos sativa despiertan el cerebro y abren las puertas al pensamiento creativo profundo y la resolución de problemas, mientras que los rasgos índica proporcionan una sensación cálida y reconfortante para los músculos.

Esta variedad galardonada produce un montón de resina durante la fase de floración del ciclo de crecimiento, lo que te parecerá un sueño si eres de los cultivadores a los que les gusta frotar a mano el hachís fresco de las flores. Este hachís altamente psicoactivo puede ser moldeado en bolas y bloques, y emana aromas muy agradables a tierra y pino. La Royal Gorilla prefiere los climas cálidos y, si le proporcionas estas condiciones, producirá más resina para tu elaboración de hachís. Las plantas de interior criadas en cuartos de cultivo o armarios pueden llegar a alcanzar alturas de 160cm y producir hasta 550g/m², con la iluminación y fertilización adecuadas. Las plantas cultivadas en espacios de exterior más grandes crecerán un poco más, alcanzando los 170cm y produciendo hasta 600g por planta. Podrás cosechar sus flores a mediados de octubre, ya que la Royal Gorilla tiene un tiempo de floración de 8-9 semanas.

Royal Gorilla

Royal Gorilla
Sour Dubb x Chem Sis x Chocolate Diesel
500 - 550 gr/m2
90 - 160 cm
8 - 10 Semanas
THC: 27%
Sativa 50% Indica 50%
550 - 600 gr/plant
130 - 170 cm
Octubre
Calmante, Lúcido

Comprar Royal Gorilla

SOUR DIESEL

El hachís es conocido por inducir efectos de euforia y relax, por lo que solo tiene sentido seleccionar genéticas que van a enfatizar estos efectos. La Sour Diesel cumplirá esta tarea sin ninguna duda. Esta cepa fuertemente sativa consta de un 70% de genética sativa y un 30% índica, lo que hace que golpee de forma contundente y enérgica acompañándose de un subidón propio de un hachís de primera calidad. Es el resultado de una serie de variedades que incluyen la Original Diesel, la Northern Light, la Shiva y la Hawaiian. Fumarte un porro cargado con sus flores dará lugar a un efecto de claridad mental y lucidez, que aumentará tu atención y tu capacidad crítica de pensamiento. El hachís hecho a mano con sus flores desprende sabores ácidos y herbales.

La Sour Diesel produce flores pequeñas y compactas de color verde brillante que forman cogollos muy compactos. Si te paras a mirarlos de cerca, alucinarás con la cantidad de tricomas que rebosan un montón de resina psicoactiva. Este rasgo la convierte en una planta productora de hachís. Simplemente frótala un poco para obtener todo lo bueno que te ofrece. La Sour Diesel prefiere climas suaves y cálidos y se desarrolla bien tanto en interior como en exterior. Las plantas de interior te darán cosechas bastante buenas, de unos 475-525g/m², y alcanzarán alturas de 90-160cm. Las plantas de exterior producen unos 600g por planta y alcanzan alturas de hasta 2m. Si cultivas en exterior, tendrás tu cosecha lista para recoger y empezar a trabajarla a finales de octubre. La Sour Diesel tiene un período de floración de 10-11 semanas, pero la espera valdrá la pena.

Sour Diesel

Sour Diesel
Original Diesel x (Northern light x Shiva x Hawaiian)
475 - 525 gr/m2
90 - 160 cm
10 - 11 Semanas
THC: 19%
Sativa 70% Indica 30%
550 - 600 gr/plant
150 - 200 cm
Finales de Octubre
Lúcido, Relajación corporal

Comprar Sour Diesel

ICE

La ICE, también conocida como Indica Crystal Extreme, le debe su nombre a su elevadísima producción de tricomas. Esta cepa desarrolla flores grandes y prominentes, que parece que hayan pasado por una nevada, ¡pero lo cierto es que son solo montones de resina! Es como si esta planta hubiese sido diseñada únicamente para hacer hachís; cada vez que la roces, su resina tan viscosa te dejará las palmas de las manos pegajosas. No tardarás mucho tiempo en poder amasar tu primer charas. Su herencia genética le llega de unas cepas directamente relacionadas con el hachís, la Afghan, la Northern Light y la Skunk. Esta mezcla ha dado lugar a una cepa de dominancia claramente índica que proporciona un efecto corporal instantáneo, nada más inhalarla. Sus efectos son relajantes, meditativos y terapéuticos. Si fumas este hachís en una habitación a la luz de las velas por la noche, será un viaje de solo ida hacia la calma de la euforia. Cada calada estará cargada de sabores especiados, a hierbas y a menta. Sus niveles de THC del 18% son garantía de unos efectos muy satisfactorios, sin ser demasiado intensos.

La ICE se desarrolla bien tanto en interior como en exterior, dando resultados muy gratificantes en cualquiera de los dos ambientes. Las plantas de interior producen hasta 450g/m² y crecen hasta 120cm. Sus compañeras de exterior te darán unos 500-550g por planta y crecerán un poco más, hasta los 2m. Si cultivas en exterior, podrás cosecharla durante el mes de septiembre. La ICE tiene un tiempo de floración de 8-10 semanas.

ICE

Ice
Afghan x Northern Light x Skunk
400 - 450 gr/m2
80 - 120 cm
8 - 10 Semanas
THC: 18%
Sativa 10% Indica 90%
500 - 550 gr/plant
150 - 200 cm
Septiembre
Colocón, Relajación corporal

Comprar Ice

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.