Durante los últimos años, se han analizado extensamente los posibles beneficios del aceite de CBD y otros suplementos de CBD. Hay quien afirma que el CBD ayuda con el dolor o también a relajarse y descansar mejor por la noche. Otras personas consumen CBD como suplemento diario para mejorar el bienestar general. De cualquier manera, encontrar el producto de CBD adecuado no siempre es fácil.

La gran variedad de aceites de CBD, aceites de cáñamo, aceites de cannabis, tinturas de CBD y todo lo que ofrece el mercado hoy en día pueden hacer que sea difícil decidir qué comprar. La falta de directrices normativas y la información engañosa (¡a veces intencionada!) no ayudan mucho. Entonces, ¿en qué se diferencian el aceite de CBD y el aceite de cannabis? ¿No son lo mismo?

La diferencia entre el aceite de CBD y el aceite de cannabis

Bueno, resumiendo: no, el aceite de CBD no es lo mismo que el aceite de cannabis. Aunque ambos se derivan de la misma especie de planta (Cannabis sativa), el aceite de CBD y el aceite de cannabis son sumamente diferentes, y también están regulados bajo leyes completamente diferentes. Además, el aceite de CBD y el aceite de cannabis generalmente se consumen con propósitos diferentes. Aquí está la descripción de ambos:

Aceite de CBD

Lo más frecuente es que el aceite de CBD se haga con cáñamo industrial. El cáñamo no es una especie diferente al cannabis que se consume a nivel recreativo, pero presenta una diferencia muy significativa: cantidades mínimas de THC, el constituyente psicotrópico. Sin embargo, el cáñamo contiene CBD y otros cannabinoides como CBDA, CBC, CBGA, CBN y CBCA. El aceite de CBD suele contener todos (o la mayoría) de estos cannabinoides, menos el THC. Algunos aceites de CBD también contienen otros aceites como portadores, como el de semilla de cáñamo o el de oliva, para aumentar la biodisponibilidad (velocidad y eficacia de la fórmula) y el sabor.

En gran parte de Europa, para que el cáñamo se considere legal no debe contener más del 0,2% de THC. Este umbral aumenta ligeramente en los EE.UU. hasta un 0,3% de THC. Como estas cantidades ya minúsculas se reducen todavía más durante la producción de aceites de CBD, estos productos prácticamente no contienen THC. Los aceites de CBD hechos con cáñamo no colocan. Por ello, adquirir aceite de CBD es legal en toda la UE y en otros países.

Aceite de CBD de espectro completo frente a CBD aislado

Cuando compres aceite de CBD, puede que te encuentres con las frases aceite de "espectro completo" o "CBD aislado". ¿Qué significan estos términos?

  • Aceite de CBD de espectro completo

El aceite de CBD de espectro completo no contiene solamente CBD, sino también otros cannabinoides como CBN, CBDV, CBG, CBC y CBDA. También presenta flavonoides y terpenos, las sustancias que le dan al cannabis su sabor y color. ¿Por qué es esto importante? Se cree que estos cannabinoides "secundarios" y otras sustancias funcionan de forma sinérgica para favorecer un fenómeno conocido como el "efecto séquito". Básicamente, los componentes químicos activos que hay en el cáñamo pueden trabajar juntos para producir un efecto mayor que la suma de sus partes. Como resultado, los aceites de espectro completo se han vuelto populares entre las personas que quieren sacar provecho del efecto séquito.

Aceite de CBD de espectro completo

  • CBD aislado

El CBD aislado, por otro lado, no contiene otros cannabinoides, flavonoides o terpenos, ya que es una forma casi pura (99,9%) de CBD.

Entonces, ¿cuál es mejor? ¿El CBD de espectro completo o aislado? No hay una respuesta definitiva. El CBD aislado tiene la ventaja de ser la forma más pura de CBD. No hay riesgo de efectos psicotrópicos, y las pruebas de drogas darán negativo. El CBD aislado tampoco tiene olor ni sabor, por lo que puede ser más adecuado para añadirlo a las recetas. Sin embargo, los aceites de CBD de espectro completo suelen ser más populares entre los consumidores entendidos, a medida que vamos aprendiendo más sobre el potencial de estas fórmulas llamadas de "plantas enteras".

CBD aislado

Aceite de cannabis ("aceite de marihuana” o “aceite de THC")

Para empezar, las expresiones "aceite de cannabis", "aceite de marihuana" y "aceite de THC" significan más o menos lo mismo. Todos ellos son aceites mezclados con un extracto de cannabis rico en THC. El aceite de cannabis contiene más THC (normalmente mucho más) que el aceite de CBD, y suele obtenerse a partir de plantas de cannabis de uso recreativo o medicinal, en lugar de cáñamo industrial.

Aunque esto no significa que algunos fabricantes no etiqueten su aceite de CBD como "aceite de cannabis" con la esperanza de atraer más clientes. Pero, en nuestro caso, cuando hablamos de aceite de cannabis nos referimos al auténtico: un aceite con niveles considerables de THC.

Dada la diferencia en el perfil de cannabinoides, la gente prefiere el aceite de cannabis porque sus efectos difieren de los del aceite de CBD. Algunas personas lo consumen con fines recreativos (para colocarse), mientras que otras prefieren las propiedades terapéuticas del aceite de cannabis.

Aceite de cannabis (

Las posibles ventajas del aceite de marihuana incluyen:

  • Método de consumo más saludable (sin inhalación)
  • Discreto (sin olores apreciables, ni grandes nubes de humo)
  • Dosificación precisa
  • Un colocón más fuerte (hasta cuatro veces más potente en comparación a fumar)
  • Efecto más duradero

THC: No solo para fumetas

Se habla todo el tiempo sobre los beneficios del CBD, pero ya hay pruebas[1] de que el cannabis podría ejercer más efectos beneficiosos incluso si los dos principales cannabinoides (CBD y THC) están presentes. Del mismo modo, la investigación sugiere[2] que para tratar ciertos tipos de dolor, una dosis adicional de THC podría ser más efectiva que solo CBD. En otras palabras, hay razones justificadas por las cuales un paciente podría querer un aceite de cannabis que contenga THC.

Debido a su situación legal, no encontrarás aceite de cannabis en eBay o en el headshop que hay cerca de tu casa. Sin embargo, hay excepciones en las que se podría obtener aceite de cannabis legalmente para usos medicinales: por ejemplo, a un paciente en Alemania u otro país donde el cannabis medicinal es legal, un médico puede recetarle aceite de cannabis o conseguirlo él mismo con su tarjeta sanitaria en un dispensario. En la teoría, esto suena genial. Pero en la práctica, muchos médicos no recetan cannabis de forma tan automática a cualquiera que vaya a su consulta y se lo pida amablemente. Muchas veces, recetan cannabis solo si otros métodos de tratamiento han demostrado no ser efectivos.

Cómo hacer aceite de cannabis en casa

Si tanto hablar del aceite de cannabis ha despertado tu interés, tenemos una gran noticia: ¡puedes hacerlo en casa! Solo necesitarás algunos materiales y un disolvente adecuado, y a cambio tendrás el control total de la calidad del producto final.

Hacer aceite de cannabis en casa también resulta ligeramente más barato que comprarlo en una tienda. Además, si ya tienes cogollos, tiene sentido reservar algunos para hacer aceite de cannabis. Este brebaje durará bastante más tiempo que cualquier cogollo de marihuana.

Ingredientes y materiales

  • 45g de cogollos de cannabis descarboxilados (ver info más abajo)
  • 2l de etanol (alcohol isopropílico 99%)
  • 2 cuencos grandes para mezclar
  • Espátula de plástico
  • Estopilla o colador
  • Goma elástica
  • Olla arrocera
  • Jeringa
  • Clip para papel
  • Mechero

Aclaración: la descarboxilación consiste en calentar suavemente el material vegetal para activar los cannabinoides contenidos en su interior. Hay varias formas de descarboxilar la hierba, pero independientemente del método que elijas, debes recordar que el exceso de calor también puede destruir tu preciado THC. En caso de duda, lo mejor es empezar con una temperatura más baja y subirla gradualmente.

Instrucciones

  • 1. Pon todos los cogollos descarboxilados en un cuenco grande, y añade suficiente etanol para que queden sumergidos.
  • 2. Remueve bien la mezcla usando una espátula de plástico. Sigue removiendo y presionando la materia vegetal durante tres minutos.

CONSEJO: no uses una espátula de metal o una batidora de mano para remover el disolvente. El etanol es altamente inflamable, y hasta la más mínima chispa puede ser muy peligrosa.

Cómo hacer aceite de cannabis en casa

  • 3. Cubre el segundo cuenco con la estopilla, sujetándola con la goma elástica. A continuación, vierte cuidadosamente la mezcla de cannabis y etanol. La estopilla recogerá todo el material vegetal sobrante.

CONSEJO: puedes repetir este proceso varias veces para sacar hasta la última gota de THC de los cogollos. Repite los pasos 1-3 usando el material vegetal sobrante, hasta llenar el segundo cuenco con etanol impregnado de cannabis.

  • 4. Coloca la olla arrocera en un lugar bien ventilado, lejos de cualquier llama directa. Entonces, transfiere un cuarto de la mezcla del cuenco a la olla arrocera.

CONSEJO: aunque no es esencial usar una olla arrocera, estas eliminan muchos riesgos y mantienen una temperatura baja y constante, perfecta para la evaporación del etanol.

Cómo hacer aceite de cannabis en casa

  • 5. Pon la olla arrocera a calentar y échale un vistazo cada hora para comprobar cuánto etanol se ha evaporado. Cuando el volumen de la mezcla haya bajado, añade otro cuarto del contenido del cuenco hasta que todo el disolvente del paso 3 se haya evaporado.

DATO: según la cantidad de disolvente utilizada, este quinto paso puede durar 12–24 horas.

  • 6. Antes de trasvasar el aceite de cannabis a un recipiente adecuado, debes hacer una última comprobación. Sumerge un extremo de un clip de papel en el aceite de cannabis, y luego calienta ese extremo con cuidado usando un mechero. Si no se produce ninguna chispa o llama, habrás eliminado el etanol completamente.

DATO: si salta una pequeña chispa significa que queda un poco de disolvente, ¡por lo que la mezcla necesita estar más tiempo en la olla arrocera!

Cómo hacer aceite de cannabis en casa

  • 7. Una vez hayas evaporado todo el etanol, extrae el aceite directamente en una jeringa, o échalo todo en varios frascos con cuentagotas. Si con el tiempo el aceite se vuelve denso y se hace difícil dosificar el aceite, puedes poner la jeringa o el frasco gotero debajo del grifo de agua caliente para bajar la viscosidad del aceite.

Cómo hacer aceite de cannabis en casa

Elige una cepa adecuada para hacer aceite de cannabis

Lo bueno del aceite de cannabis casero es que puedes usar cualquier variedad de marihuana que quieras. Si buscas potencia, puedes probar una cepa rica en THC como la Wedding Gelato. O si quieres una experiencia más suave, las variedades ricas en CBD proporcionan un efecto equilibrado.

También puedes elegir entre varios disolventes, incluyendo el aceite de coco y aceite MCT. Estos dos aceites no son tan eficientes a la hora de unirse a los cannabinoides, pero son una excelente alternativa en caso de que el etanol no sea adecuado.

Aceite de cáñamo

El aceite de cáñamo (o aceite de semilla de cáñamo) es lo que puedes encontrar en las tiendas de comida saludable y en buenos supermercados, justo al lado del aceite de girasol, sésamo o jojoba. El aceite de semilla de cáñamo es el extracto de las semillas de cáñamo prensado en frío. No contiene absolutamente ningún cannabinoide, por lo que no contiene CBD ni THC. Pero esto no quiere decir que el aceite de cáñamo (semilla) sea inútil; ¡al contrario! Es un superalimento rico en antioxidantes, ácidos grasos omega-3 y 6 y proteínas, muy saludable en sí mismo y se puede usar para añadirle valor nutricional a tu dieta. El aceite de semilla de cáñamo también se utiliza mucho en cosméticos y productos de belleza, ya que hidrata y suaviza la piel. Aunque seguramente no consumirías aceite de semilla de cáñamo por los mismos motivos por lo que consumirías aceite de CBD o de cannabis, cada uno de ellos tiene su propósito. Además, como hemos dicho antes, el aceite de CBD suele hacerse con aceite de semilla de cáñamo para aumentar su efecto.

Tintura de CBD

Algunos fabricantes comercializan tinturas de CBD como "aceite de CBD", lo que técnicamente es incorrecto. Mientras que los aceites de CBD contienen aceite de oliva, de semillas de cáñamo o algún otro tipo de aceite portador para que los cannabinoides se unan, las tinturas usan alcohol (o glicerina). Estos productos pueden ser bastante parecidos al aceite de CBD y al aceite de cannabis (dependiendo del contenido de cannabinoides), pero no son adecuados para todos. Por ejemplo, si las tinturas se aplican por vía tópica podrían irritar la piel y, a menudo, las tinturas están menos reguladas, más que nada porque no son tan populares como el aceite de CBD o el de cannabis. En última instancia, depende del gusto personal y del motivo por el que se consume.

Aceite Rick Simpson

El aceite Rick Simpson (RSO) es otra pócima de cannabis, esta vez popularizada por el exingeniero convertido en defensor del cannabis Rick Simpson. Simpson desarrolló un método para extraer los cannabinoides usando alcohol y una olla arrocera para evaporar dicho alcohol, obteniendo como resultado un extracto muy potente. El perfil exacto de cannabinoides de esta mezcla varía, pero se sabe que contiene THC y CBD. El RSO también es bastante fácil de hacer en casa, pero necesitas una olla arrocera. Principalmente, lo que hace que el aceite Rick Simpson sea diferente es que, es un extracto de cannabis muy potente que contiene una cantidad muy elevada de THC.

Fuentes Externas
  1. Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. Cannabinoids in the management of difficult to treat pain https://www.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.