La marihuana, según las teorías de la lucha antidroga, destruye tu cerebro. De hecho, si fumas hierba tu futuro será una rutina interminable de empleos precarios, pobreza y sueños truncados. Aunque está claro que ciertos grupos de personas no deberían consumir cannabinoides, a otros les resultan beneficiosos. Evidentemente, los enfoques y explicaciones simplistas no sirven en este caso.

También existen otros aspectos que ahora ya conocemos perfectamente. Por ejemplo, los adolescentes no deberían consumir cannabis. Hay indicios claros sobre el efecto negativo de los cannabinoides para cerebros en desarrollo. Las embarazadas y las madres en lactancia tampoco deberían consumir cannabinoides por esta razón.

Dicho esto, estas consideraciones simplemente plantean una situación muy básica.

La realidad es la siguiente. El cannabis, o más bien los cannabinoides de la planta, actúa sobre el cuerpo y el cerebro de formas determinadas. Sin duda afecta a la memoria. Sí, puede hacer que el consumidor "olvide" cosas. Sin embargo, esta cualidad se puede usar también para tratar ciertos problemas de salud como medicina. Además, la marihuana suele provocar un impacto holístico, así que el resultado global debería ser el objeto de estudio, no determinadas situaciones temporales. Esto, por definición, complica el análisis de dicho impacto. En cualquier caso, estamos ante una cuestión que seguirá provocando mucho debate hasta que se encuentren respuestas más definitivas.

Además, también existen situaciones en las que incluso los niños necesitan la ayuda de ciertos cannabinoides. Los que sufren el síndrome de Dravet son quizás el mejor ejemplo. Los pacientes de epilepsia infantil parecen conseguir una normalización de la función nerviosa mediante el consumo de cannabinoides.

¿La conclusión? La hierba afecta al cerebro y a la memoria. Que esto sea un efecto negativo o positivo depende básicamente de las circunstancias personales. Hay algo que está claro. Es necesario seguir investigando urgentemente.

Cómo el cannabis afecta su cerebro

¿CÓMO AFECTA LA HIERBA A TU CEREBRO?

La cuestión no es determinar si el cannabis afecta a tu cerebro. Sin duda lo hace. La cuestión es, ¿cómo, cuándo y durante cuánto tiempo?

La respuesta científica es que los cannabinoides actúan principalmente como un interruptor biológico. Afectan a la forma en que funcionan las señales eléctricas del cerebro. Diferentes cannabinoides, es decir, diferentes plantas, pueden provocar efectos diferentes. Y esto incluye la memoria y el funcionamiento del cerebro. Por ejemplo, se sabe perfectamente que las variedades índica tienden a provocar adormecimiento y ralentizan el funcionamiento del cerebro en general. Sin embargo, las sativas son conocidas por su estimulación mental.

Luego, por supuesto, hay un detalle importante. No toda la memoria es el mismo tipo de memoria. Esto, a su vez, puede influir enormemente en el efecto global. Por ejemplo, cuando se ingiere maría, el cuerpo limita las señales neurotransmisoras que indican al cerebro que el cuerpo está sufriendo dolor o depresión. El resultado es que el consumidor no sentirá dolores ni depresión.

En definitiva, el impacto del cannabis en el cerebro puede ser positivo o negativo.

¿CÓMO AFECTA LA HIERBA AL CEREBRO?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que existen distintos tipos de memoria. En muchos aspectos, el cerebro humano es básicamente como un ordenador. La memoria a largo plazo está en tu disco duro. La memoria a corto plazo es temporal hasta que se almacena de forma apropiada en un lugar de donde se pueda recuperar. Obviamente, esto es un ejemplo sencillo, pero es útil para analizar el impacto del cannabis sobre el cerebro humano.

MEMORIA A CORTO PLAZO

Bien, se trata del estereotipo habitual sobre la hierba. La información sobre el presente, incluida la interacción con entornos cercanos, suele verse afectada. Es decir, estamos hablando del procesamiento a corto plazo. La atención también se puede englobar en este apartado. Si estás en una situación en la que se te exige responder a un estímulo externo rápidamente, esto puede ser negativo. Sin embargo, si sufres un trastorno por estrés postraumático, es precisamente la cualidad del cannabis que puede ayudar a los pacientes a aprender a sobrellevarlo.

MEMORIA VERBAL

La memoria verbal también está relacionada con la concentración. Además es evidente, especialmente en el caso de consumidores recreativos, que la marihuana puede tener un efecto negativo. Algunos consumidores parecen distraídos. A veces tampoco pueden pronunciar palabras correctamente o se inventan algunas extrañas. Los estudios parecen indicar que la memorización de palabras podría verse afectada momentáneamente. Dicho esto, un estudio que analizó la evolución de 3.300 individuos durante 25 años descubrió lo siguiente: los consumidores "perdían" aproximadamente una palabra por cada cinco años de consumo de marihuana. Esto probablemente no sea el tipo de argumento que preocupe a los consumidores recreativos veinteañeros.

Memoria, cannabis y creatividad

MEMORIA FUNCIONAL

Este aspecto de la memoria también está relacionado con la memoria a corto plazo. Consiste, literalmente, en la capacidad para procesar información en tiempo real. La utilizas cuando estás aprendiendo algo nuevo. Además, te ayuda a construir conexiones. Se trata de tu capacidad para crear tu tren de pensamiento y seguir desarrollándolo.

A largo plazo, el cannabis puede afectar a la memoria funcional. Los estudios realizados hasta la fecha muestran que los participantes suelen obtener peores resultados en los tests cuando acaban de consumir THC. Estar colocado obstaculiza determinados tipos de procesos necesarios para la interacción con el resto del mundo. Dicho esto, también hay otros, desde creativos hasta deportistas, que afirman que precisamente esta propiedad del cannabis les permite encontrar su "flujo" creativo y físico. En otras palabras, el cerebro "olvida" o no procesa tan claramente la sensación de dolor.

MEMORIA ESPACIAL

La memoria espacial es la capacidad para recordar detalles del entorno más próximo. Es decir, es la capacidad que nos permite recordar fácilmente el lugar donde hemos dejado las llaves por última vez. O ser capaz de encontrar la salida de un laberinto. Este tipo de memoria también se ve afectado por el consumo de cannabinoides. Un estudio de 2014 descubrió que el THC puede perjudicar de manera significativa a este tipo de memoria. En los años 90, esto también se analizó en ratones. A los que habían ingerido THC recientemente les resultaba más complicado encontrar la salida de los laberintos.

MEMORIA A LARGO PLAZO

En este caso la investigación y la ciencia no han determinado el efecto real. La memoria a largo plazo es como la unidad de almacenamiento del cerebro para todo lo que has percibido durante tu vida. El cannabis podría afectar a tu capacidad para recordar el pasado o no. Lo que está claro es que la droga tiene la habilidad de controlar pensamientos no deseados acerca del pasado. Se trata de uno de los problemas fundamentales para quienes sufren trastornos por estrés postraumático. La marihuana es capaz de ayudarles a amainar el temporal.

¿QUÉ PASA CON LOS RECUERDOS QUE QUIERES OLVIDAR?

La marihuana es muy útil para ayudarnos a olvidar ciertas memorias traumáticas. Estamos refiriéndonos a recuerdos de situaciones en las que el individuo ha sufrido reacciones negativas y agobiantes. Podemos hablar de guerras o conflictos armados. Sin embargo, también se incluyen acontecimientos más "cotidianos". Cualquier suceso traumático que resultó insoportable para el sujeto en cuestión. Como resultado de este tipo de experiencias, el cerebro "recuerda" el trauma con frecuencia. Podría ser en forma de un flashback. También podría tratarse de alguna sensación incómoda desencadenada por un estímulo externo, como olores, luces o sonidos. Es decir, básicamente cualquier percepción sensorial.

Lo que la marihuana parece ser capaz de hacer por quienes sufren este tipo de traumas es bastante impresionante. No es que los individuos "olviden" lo que les ha ocurrido. Más bien parece mitigar los estímulos externos que hacen recordar esas memorias. Los síntomas del trastorno por estrés postraumático también parecen ser menos intensos.

cannabis y memoria

¿DEBERÍA PREOCUPARME?

Si estás percibiendo efectos negativos debidos al consumo de cannabis, deberías valorarlos. Si consumes hierba con fines recreativos hay unas cuantas medidas sencillas. Cambia de variedad. Déjalo por completo. Disminuye tu consumo. Quizás también tengas que plantearte si tienes algún problema de salud sin diagnosticar. Incluso si estás consumiendo más marihuana "simplemente" para controlar tu estrés, es importante identificar las razones por las que dependes de la hierba hasta el punto en que te resulta preocupante. O te causa efectos secundarios preocupantes.

Si consumes la droga por razones médicas, hay otros aspectos a tener en cuenta. Cualquier droga tiene efectos secundarios potenciales. ¿Son peores los que estás sufriendo al consumir marihuana que los de otras medicaciones o si dejas de consumir cualquier sustancia? En este caso, especialmente si el consumo terapéutico es legal, deberías experimentar y buscar otras variedades.

Los consumidores con fines medicinales que sufren dolores crónicos o estrés postraumático (o ambos) son quienes en realidad están ofreciendo las perspectivas más esperanzadoras en un mundo caracterizado fundamentalmente por cuestiones sin resolver.

Sin embargo hay algo que está muy claro. Los efectos negativos de la droga se pueden controlar y mitigar perfectamente si se consume con fines médicos. Y estas propiedades del cannabis tampoco deberían seguir utilizándose para desacreditarlo o continuar aplazando su legalización, estudio y análisis.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar