La mitad de la población mundial experimenta paranoia, en formas leves o extremas, cada mes. Sin embargo, muchos consumidores señalan un mayor grado de paranoia cuando fuman marihuana. Esta sensación suele pasarse cuando el efecto de la hierba disminuye, pero nada arruina más rápido una experiencia cannábica que preguntarse si la sirena que se oye en la distancia viene por ti.

Independientemente de tu experiencia personal, la conexión entre el cannabis y la paranoia es complicada. Si sueles experimentar estos ataques de paranoia cuando fumas, tenemos buenas noticias: existen maneras de combatirlos y técnicas para prevenir esta sensación en el futuro.

¿QUÉ ES LA PARANOIA?

La paranoia se caracteriza por delirios de persecución, celos injustificados o la sensación de estar en peligro. Donde el proceso de pensamiento racional puede llevar a una persona a ver situaciones como coincidencias, quienes experimentan paranoia las ven como si fuesen intencionadas y planificadas. Incluso pueden sentir que otros tienen la intención de dañarlos durante su estado de paranoia.

En circunstancias extremas, estos miedos y fijaciones irracionales se pueden convertir en la realidad de una persona, y puede ser increíblemente difícil convencerla de que no lo es. Si añades cannabis a la ecuación, es fácil entender por qué generalmente se los vincula. Debido a que muchos utilizan la sensación de colocón para desconectarse de la realidad cotidiana, combinar ese efecto con la paranoia en determinadas circunstancias produce un círculo vicioso.

Los pensamientos paranoides están desconectados de la realidad, y el cannabis también nos mantiene en un estado alejado de la realidad. La idea de que todos los tipos de marihuana producen ese efecto es muy sesgada. Frecuentemente, los pensamientos paranoides existen desde antes de fumar marihuana, y es posible que los consumidores no sean conscientes de esas ideas hasta que lo hacen.

El Vínculo Entre La Paranoia Y El Cannabis

SÍNTOMAS DE LA PARANOIA

Los síntomas de la paranoia incluyen los siguientes:

  • Sensación de sospecha o desconfianza
  • Sensación de ser objeto de una amenaza o de estar recibiendo un trato especial
  • Sensación de que alguien quiere hacerte daño, ya sea física o emocionalmente

Es posible que sientas que todo el mundo habla de ti cuando estés paranoico, o que tu pareja te engaña cuando tiene que trabajar hasta tarde. Ninguna de las dos ideas se basa en la realidad, pero, en estado de paranoia, solemos crear vínculos entre sucesos que no están relacionados. Interpretar connotaciones negativas en todas las situaciones es molesto y no es sano para la mente ni el cuerpo. Si los consumidores experimentan esta sensación cuando fuman hierba, puede desanimarlos y hacer que dejen de hacerlo.

Si no estás seguro de si se trata de paranoia, lo mejor es explicarle la situación a otra persona. Si esa persona no hace las mismas conexiones o vínculos ni tiene la misma impresión sobre el tema, es posible que estés experimentando pensamientos paranoides.

EL VÍNCULO ENTRE LA MARIHUANA Y LA PARANOIA

Saber qué es la paranoia y cómo se siente puede ayudar a combatirla. No obstante, si fumar hierba nos hace experimentar paranoia, los consumidores de cannabis llevan todas las de perder.

A pesar del vínculo aparente entre el cannabis y la paranoia, los consumidores han consumido marihuana durante cientos de años con el fin de aliviar estados mentales negativos. La ansiedad, que suele asociarse a la paranoia, es un problema que muchos consumidores combaten con cannabis. Asumir que cualquier marihuana produce pensamientos paranoides es directamente opuesto al hecho de que los fumadores consumen cannabis para mejorar su salud mental. De hecho, parece que el THC puede ser el culpable de las sensaciones de paranoia en casos concretos.

Fumar Cannabis

¿QUÉ SUGIEREN LAS INVESTIGACIONES?

En un estudio realizado en conjunto por la Universidad de Oxford, el Instituto de Psiquiatría del King's College London y la Universidad de Manchester, se intentó comprender si el THC contribuía a las sensaciones de paranoia. Centrándose específicamente sobre lo que se entiende por “sensaciones de paranoia”, 121 voluntarios recibieron una dosis de 1,5mg de THC o un placebo de solución salina. La dosis de 1,5mg de THC imitaría el efecto producido por un canuto potente, pero aislado del resto de cannabinoides que moderan el efecto.

Se realizó una evaluación exhaustiva de cada candidato para determinar si sufrían paranoia. Ninguno de los voluntarios sabía si había recibido THC o el placebo, pero los resultados fueron muy concluyentes. Con escenarios de realidad virtual, situaciones sociales reales, cuestionarios y entrevistas, los investigadores descubrieron que la mitad de los que habían recibido THC experimentaron paranoia, en comparación con el 30% de los candidatos del grupo de placebo.

Todos los candidatos habían fumado cannabis al menos una vez en su vida y ninguno había informado problemas de salud mental anteriormente. El estudio además descubrió que los pensamientos paranoides disminuían a medida que el efecto del THC desaparecía. No obstante, en lugar de concluir que el THC causa paranoia, los investigadores llegaron a la conclusión de que es más probable que experimentemos paranoia cuando estamos preocupados, ansiosos o tenemos algún motivo para desconfiar de alguien.

COMBATIR LA PARANOIA DESPUÉS DE FUMAR MARIHUANA

El THC puede realzar estas sensaciones, principalmente debido al modo en que el THC interactúa con los receptores de cannabinoides en las áreas emocionales del cerebro. Si experimentas sensaciones y pensamientos paranoides cuando consumes cannabis, preguntarte qué produce esos pensamientos puede ayudar a combatir los síntomas.

De todos modos, es probable que la paranoia nos afecte a todos en algún momento. Ya sea como resultado de fumar cannabis o no, no es agradable ni sano experimentar esa sensación reiteradamente. Pero se pueden tomar varias medidas prácticas para aliviar o calmar la sensación de paranoia.

Royal Medic de Royal Queen Seeds

CAMBIAR DE CEPA

Si las investigaciones sugieren que el THC puede exacerbar las sensaciones de paranoia, cambiar de cepa podría ser la solución. Elegir una cepa con un contenido menor de THC o directamente una cepa sin THC es un gran comienzo. Las cepas con altos niveles de CBD podrían ofrecer una experiencia más equilibrada y un riesgo menor de inducir o agudizar pensamientos paranoides. El CBD se asocia a sensaciones de calma y bienestar general. También regula y contrarresta los efectos psicoactivos del THC.

Si lo que buscas es un efecto psicoactivo, las siguientes tácticas pueden ayudar a limitar los episodios de paranoia.

ENTORNO

Fumar cannabis es una actividad social, por lo tanto, suele haber mucha hierba en las fiestas en casas. Además de generar grandes recuerdos, estas fiestas traen aparejadas muchas ansiedades sociales. Si añadimos cannabis a la ecuación, es fácil observar cómo se produce la paranoia. Si sientes que empiezas a sentirte paranoico, lo mejor es cambiar de entorno. Alejarse de la situación y refrescar la mente puede ayudar a controlar la paranoia antes de que se vuelva muy grave.

Se puede adoptar el mismo proceso aunque no sea en una fiesta en una casa; si la situación te hace sentir incómodo, alejarte y cambiar de entorno es el remedio perfecto.

Música Y Relajación Con Cannabis

MÚSICA RELAJANTE

Elegir una lista de reproducción que te recuerde a una época o un lugar en los que tuviste pensamientos felices es un buen comienzo. Imagina que la música es una luz en la oscuridad, que combate esos pensamientos negativos.

AIRE FRESCO

Esta táctica funciona en conjunto con el cambio de entorno. Salir a caminar en un parque o un área tranquila puede darle a tu mente el reajuste que tanto necesita. Respira profundo mientras caminas, inhala por la boca y exhala por la nariz.

Cannabis Fresh Air

MANTENTE HIDRATADO

Una taza de té puede ser salvadora en una situación estresante. Prueba a añadirle miel para darle un toque dulce que ayude a recuperar sensaciones de calma y calentar el cuerpo. La deshidratación limita la capacidad de pensar con claridad. Asegúrate de estar hidratado, ya sea con té o cualquier otra bebida que te guste.

DATE UNA DUCHA O UN BAÑO

Puede ser una ducha fría o un baño caliente. Elige lo que prefieras. Ambos te darán un momento para reflexionar y harán que tu cuerpo se sienta mejor en el proceso.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar