20% de descuento en aceite de CBD con el código CBD20

By Luke Sumpter


Salvo que seas un profesional de la ciencia o tengas un interés especial en el tema de la salud, es probable que no hayas escuchado la palabra “homeostasis” desde las clases de biología. La función de este mecanismo interno es mantener el cuerpo en equilibrio. Cada vez que nuestro organismo se enfrenta a un estímulo, como el calor o un esfuerzo físico, los mecanismos homeostáticos se aseguran de que las cosas no vayan demasiado lejos. A continuación descubrirás todo sobre la homeostasis, y si la marihuana puede influir en este proceso vital.

¿Qué es la homeostasis?

Los mecanismos del cuerpo humano trabajan de forma incansable para mantener nuestra fisiología en un estado de equilibrio. Nuestro organismo funciona de una manera óptima cuando ciertas variables se encuentran dentro de unos rangos determinados. Como por ejemplo:

• pH de la sangre entre 7.35 y 7.45

• Presión arterial entre 90/60 y 120/80mmHg

• Temperatura corporal de alrededor de 37°C

La ciencia se refiere a este equilibrio biológico como homeostasis. La Enciclopedia Británica define[1] homeostasis como "cualquier proceso de autorregulación por el cual los sistemas biológicos tienden a mantener la estabilidad, a la vez que se adaptan a las condiciones óptimas para la supervivencia". Mientras estamos en reposo (sin que nos afecten las variables de la enfermedad y la infección), nuestro cuerpo realiza sin problemas procesos como la regulación del azúcar en sangre, el equilibrio entre el potasio y el calcio, la actividad del sistema inmunológico y la hidratación. Sin embargo, las cosas se complican un poco cuando estamos expuestos a ciertos estímulos como infecciones, esfuerzos físicos, hambre o temperaturas altas.

¿Qué es la homeostasis?

¿Cómo funciona la homeostasis?

¿Cómo funciona la homeostasis? Con un gran esfuerzo coordinado. Nuestro cuerpo contiene trillones de células que forman numerosos tejidos, órganos y glándulas (por no mencionar los millones de bacterias comensales que habitan en nuestro organismo).

Para que todos estos sistemas y células funcionen en armonía, y lo suficientemente bien como para mantenernos con vida, se necesita comunicación. Varios sistemas corporales trabajan juntos para mantener los límites homeostáticos por medio de la excreción hormonal y la señalización eléctrica. Nuestro sistema endocrino, que está compuesto por varias glándulas y órganos, libera un cóctel de hormonas que tienen unas funciones muy importantes para mantener el cuerpo en un estado de equilibrio. Nuestros sistemas nerviosos central y periférico también envían señales ultrarrápidas por todo el cuerpo, que ayudan a supervisar, responder y regular. Juntos, los sistemas endocrino y nervioso forman circuitos de retroalimentación que sustentan la homeostasis.

¿Cómo funciona la homeostasis?

Circuitos de retroalimentación

Los circuitos o ciclos de retroalimentación son unos mecanismos que utiliza el cuerpo para mantener la homeostasis. Existen dos tipos: circuitos de retroalimentación positiva y negativa. Los circuitos de retroalimentación positiva tienen cuatro etapas principales: estímulo, sensor, control y efector. Si usamos como ejemplo la regulación de la temperatura del cuerpo, estas etapas tendrán el siguiente aspecto:

  • Estímulo: la fiebre hace que la temperatura corporal aumente por encima de los 37°C.
  • Sensor: las células nerviosas de la piel y el cerebro detectan ese aumento de temperatura.
  • Control: el hipotálamo es una especie de termostato biológico que regular la temperatura del cuerpo.
  • Efector: el hipotálamo desencadena unas cascadas hormonales que resultan en la dilatación de los vasos sanguíneos y en el aumento de la sudoración. A medida que el cuerpo se va enfriando, recupera de forma gradual el equilibrio homeostático, y este mecanismo se detiene.

Mientras que los ciclos de retroalimentación negativa se oponen al estímulo inicial, los de retroalimentación positiva potencian dicho estímulo. Estos mecanismos funcionan llevando el proceso hasta el final, en lugar de simplemente volviendo a equilibrar las cosas. Dos ejemplos de circuitos de retroalimentación positiva son la continua liberación de oxitocina durante las contracciones del parto y la alimentación de los recién nacidos que estimula una mayor producción de leche.

Homeostasis y enfermedad

La historia del progreso humano ha visto cómo la ciencia ha erradicado ciertas enfermedades que atormentaron a nuestros antepasados. Pero las comodidades de la vida moderna, como el sedentarismo, una ingesta calórica alta y el consumo de alimentos inflamatorios, han dado lugar a numerosos trastornos que eran relativamente desconocidos entre nuestros ancestros, como por ejemplo:

  • Diabetes de tipo 2
  • Ciertas formas de cáncer
  • Obesidad
  • Arterioesclerosis
  • Autoinmunidad (cuando el sistema inmunológico ataca al propio cuerpo)
  • Ciertos trastornos psiquiátricos

Según los investigadores de inmunobiología Maya Kotas y Ruslan Medzhitov, estas enfermedades tienen en común dos factores clave[2]: provienen de mecanismos homeostáticos deficientes, y están relacionadas con la inflamación crónica. A pesar de ser un método de defensa contra las lesiones e infecciones, la inflamación causa muchos problemas fisiológicos cuando se descontrola. Las variables ambientales, como la dieta, pueden desplazar los procesos fisiológicos de sus zonas homeostáticas. Un ejemplo de esto sería el consumo excesivo de azúcar y la consiguiente disfunción del metabolismo de la glucosa.

Marihuana y homeostasis

La ciencia está estudiando la marihuana y sus compuestos en relación con una gran variedad de enfermedades. Los investigadores están especialmente interesados en un subgrupo de metabolitos derivados del cannabis y conocidos como cannabinoides. Estas moléculas son capaces de influir en el sistema endocannabinoide (SEC), que es el regulador universal del cuerpo humano. El SEC se ha ganado este prestigioso título por su capacidad para impulsar la homeostasis en numerosos sistemas fisiológicos (sustenta la remodelación ósea, controla la actividad neurotransmisora, facilita las funciones de la piel, e incluso regula nuestro estado de ánimo).

Este sistema fundamental se compone de tres partes clave: moléculas señalizadoras conocidas como endocannabinoides, receptores a los que se unen esas moléculas, y enzimas que fabrican y descomponen dichas moléculas.

Curiosamente, los cannabinoides derivados de la marihuana tienen una estructura molecular muy parecida a los que crea el cuerpo. Esto significa que también son capaces de unirse a los receptores del SEC y, por lo tanto, pueden influir en nuestro regulador universal. Los compuestos del cannabis pueden “jaquear” esta red reguladora principal. Sin embargo, se desconoce hasta qué punto afectan a nuestra fisiología.

THC y homeostasis

Seguro que has oído hablar del THC. Este cannabinoide está presente en los cogollos crudos en forma de THCA, un ácido cannabinoide no psicoactivo. Tras su exposición al calor, esa molécula se convierte en THC, que es un compuesto capaz de unirse a ciertos receptores del SEC situados en el cerebro, lo que da lugar al típico subidón de la marihuana.

Dado que el THC se une a los dos receptores principales del SEC, los investigadores quieren averiguar si podría influir en la homeostasis en los diferentes sistemas corporales. Unos científicos portugueses están analizando[3] los efectos del THC sobre la homeostasis regulada por endocannabinoides en la placenta humana, y otros investigadores están estudiando el papel del THC en la apoptosis. Este término hace referencia a un proceso firmemente regulado que dicta la destrucción controlada de células. En última instancia, la apoptosis ayuda a mantener las poblaciones celulares dentro de unos niveles saludables. En enfermedades como el cáncer, el mecanismo de la apoptosis falla, lo que hace que las células se multipliquen de forma incontrolable. Varios estudios[4] están analizando el efecto del THC en diversos tipos de cánceres, para comprobar si puede inducir la apoptosis y afectar a la homeostasis celular de una manera positiva.

THC y homeostasis

CBD y homeostasis

¿Qué ocurre con el CBD? ¿Muestra alguna promesa en lo que respecta a su influencia sobre el SEC y la homeostasis del cuerpo? Al igual que con el THC, las investigaciones científicas que rodean al CBD también están en su fase inicial y no son concluyentes. Sin embargo, muchos estudios están analizando cómo afecta el CBD a los elementos del SEC. Por ejemplo, unos investigadores alemanes están intentando determinar si el CBD es capaz de bloquear la acción[5] de la enzima del ácido graso amida hidrolasa (FAAH), una proteína responsable de la descomposición del endocannabinoide anandamida (componente clave de la homeostasis). El CBD también interactúa con los receptores activados por proliferadores peroxisómicos (PPARs), un grupo de receptores nucleares implicados en la homeostasis de los lípidos y la glucosa.

Deficiencias del sistema endocannabinoide

El SEC desempeña un papel tan importante en la homeostasis de todo el cuerpo que, cuando no funcionan bien, las cosas se descontrolan rápidamente. Según la teoría de la deficiencia endocannabinoide clínica[6] (CECD), las alteraciones perjudiciales en la función del SEC pueden resultar en la manifestación de enfermedades. El neurólogo y voz destacada de la investigación cannábica, Ethan Russo, cree que el tono endocannabinoide (la cantidad ideal de endocannabinoides que circulan por el cuerpo de una persona) es lo que dicta una homeostasis óptima. Estas importantes moléculas señalizadoras se crean a partir de compuestos dietéticos. Sin embargo, los factores ambientales, como las deficiencias y la genética, podrían reducir el tono endocannabinoide por debajo de su umbral funcional. Russo opina que un tono endocannabinoide desequilibrado podría dar lugar a varios trastornos de la salud, como por ejemplo:

Si esta teoría resulta ser cierta, las intervenciones destinadas a modificar el tono endocannabinoide podrían ayudar a controlar los síntomas. Algunas estrategias conocidas que alteran el nivel de endocannabinoides son:

  • Cannabinoides derivados de las plantas
  • Ácidos grasos dietéticos omega
  • Ejercicio aeróbico (correr, nadar, andar en bici)
  • Masajes y acupuntura

¿Por qué es importante la homeostasis?

Los mecanismos que sustentan la homeostasis nos mantienen vivos; sin ellos, salir a correr o resfriarse podrían suponer nuestra muerte. Los sistemas de regulación homeostática son clave para la buena salud de un organismo. Y dado el papel que tiene el SEC en este mecanismo fundamental, la marihuana y sus compuestos son una parte importante de la investigación relacionada con el mantenimiento de una homeostasis óptima. Aunque estos estudios son solo preliminares, los científicos están deseando desentrañar este aspecto complejo pero innegablemente esencial de la biología humana.

Fuentes Externas
  1. homeostasis | Definition, Function, Examples, & Facts | Britannica https://www.britannica.com
  2. Homeostasis, Inflammation, and Disease Susceptibility - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  3. Effects of cannabis tetrahydrocannabinol on endocannabinoid homeostasis in human placenta | SpringerLink https://link.springer.com
  4. Anticancer mechanisms of cannabinoids - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  5. Cannabidiol enhances anandamide signaling and alleviates psychotic symptoms of schizophrenia - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  6. Clinical Endocannabinoid Deficiency Reconsidered: Current Research Supports the Theory in Migraine, Fibromyalgia, Irritable Bowel, and Other Treatment-Resistant Syndromes - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.