En los últimos años, vapear se ha puesto de moda. Aunque la investigación de la vaporización y sus efectos sobre la salud a largo plazo está todavía en curso, se cree que vapear es una alternativa más segura y saludable que fumar. Mucha gente ya ha dejado el tabaco para empezar a vapear e-líquidos, y la vaporización también se ha extendido cada vez más entre los consumidores de cannabis. ¿Qué es la vaporización y en qué se diferencia de fumar? ¿Qué beneficios aporta y cómo es de segura?

¿QUÉ ES LA VAPORIZACIÓN?

La principal diferencia entre vapear y fumar es que en la vaporización no se quema la hierba, sino que se calienta a una temperatura determinada. El calor activa los cannabinoides y terpenos del cannabis, liberándolos en un vapor que luego se inhala. Dado que no genera humo, como ocurre con los porros o los canutos, la vaporización aporta ciertas ventajas para la salud que no se consiguen cuando se fuma.

Veamos con más detalle los beneficios de la vaporización.

Vaporizadores Royal Queen Seeds

VENTAJAS DE LA VAPORIZACIÓN

(PROBABLEMENTE) ES MÁS SALUDABLE QUE FUMAR

Aunque todavía no se sabe si vapear es 100% seguro, se cree que es mucho más saludable que fumar. La razón es que casi todas las sustancias perjudiciales que se producen cuando se fuma, son generadas por el proceso de combustión, independientemente de si estás usando marihuana o tabaco. Durante la vaporización no se quema la hierba, por lo que no se produce humo, y, por lo tanto, se inhalan muchas menos toxinas y radicales libres que cuando se fuma un canuto.

El humo del tabaco contiene muchos agentes cancerígenos (sustancias que causan cáncer), razón por la que ha adquirido tan mala fama a lo largo de los años. Por desgracia, es muy probable que el humo del cannabis también contenga estas sustancias, aunque posiblemente en cantidades más pequeñas. Además, el humo contiene alquitrán, que causa problemas en los pulmones, lo que hace que este método de consumo sea sumamente inadecuado para quienes padezcan algún trastorno relacionado con la salud pulmonar. En un estudio sobre el consumo de marihuana, la American Lung Association ha descubierto que el humo del cannabis puede contener aún más alquitrán que el del tabaco. Esto se debe principalmente al hecho de que los fumadores de cannabis suelen dar caladas más largas y profundas que quienes fuman cigarros.

Al pasarte a la vaporización, tus pulmones estarán sometidos a un riesgo mucho menor de forma inmediata. Un estudio de 2007 publicado en el Harm Reduction Journal comprobó que la vaporización del cannabis reduce los problemas respiratorios que de otra forma se causarían al fumar marihuana.

Los riesgos para la salud asociados con el hábito de fumar son lo bastante peligrosos como para convencer a mucha gente de que se pase a la vaporización. Pero, aparte de los beneficios a largo plazo, para muchas personas la vaporización ofrece una experiencia mucho más agradable y menos engorrosa. Solo tienes que asegurarte de limpiar tu vaporizador con frecuencia.

VAPEAR ES MÁS EFICIENTE, MAXIMIZANDO LA POTENCIA Y LA BIODISPONIBILIDAD

Los compuestos activos del cannabis son muy sensibles. Mediante la administración de cannabinoides, terpenos, etc. a través del humo, más de la mitad de estos compuestos se queman incluso antes de dar la primera calada al porro. La combustión del cogollo entre calada y calada acaba con otro 15-20% de las sustancias que nos interesan. Esto hace que fumar cannabis sea muy ineficiente.

Dado que las temperaturas utilizadas en la vaporización son mucho más bajas, y a menudo mucho más precisas, no solo se conservan los compuestos activos, también se aprovechan al máximo. Como resultado, el vapor del cannabis será más puro y potente - y tú no malgastarás tanto cogollo. Por lo tanto, vapear también ayuda a ahorrar dinero a la larga.

SE DISFRUTAN MÁS SABORES

Además de los cannabinoides que le dan a la marihuana su potencia, el cannabis contiene unos compuestos aromáticos, llamados terpenos, que aportan sabor. Estas sustancias son muy volátiles y sensibles al calor, por lo que una temperatura excesiva puede destruirlos rápidamente. Por el contrario, la vaporización ayuda a optimizar la experiencia de cada terpeno. También es interesante saber que algunos terpenos tienen puntos de ebullición distintos, por lo que se liberan a temperaturas más bajas.

Por ejemplo, el betacariofileno, un terpeno de aroma especiado y picante, se libera a una temperatura de alrededor de 118°C y no le gusta calentarse más. Luego hay otros terpenos, como el linalool, que pueden soportar temperaturas más altas.

Cuando se vaporiza, por lo general se puede ajustar la temperatura del dispositivo hasta cierto grado, lo que permite ajustar la experiencia. De esta forma, podrás disfrutar de toda la gama de sabores y aromas que son imposibles de percibir cuando se fuma.

Temperatura de Activación

PUEDES PERSONALIZAR EL COLOCÓN

De la misma manera que puedes influir en el sabor de tu marihuana con diferentes temperaturas, también se puede regular la intensidad del colocón. La mayoría de los cannabinoides se liberan cuando se vapea a temperaturas altas, lo que produce un efecto más potente y rápido. Si prefieres un subidón más suave, programa el vaporizador a una temperatura de unos 150°C. Para un efecto ligeramente más fuerte, sube la temperatura hasta una media de 166-187°C. Si buscas la máxima potencia, opta por el ajuste de temperatura más alto. Pero no superes los 229°C, ya que esta temperatura se aproxima a la de combustión, y reducirá la potencia y el sabor de tu marihuana.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA TEMPERATURA A LA HORA DE VAPORIZAR CANNABIS?

Un estudio de 2009 analizó los efectos de la vaporización a diferentes temperaturas. Para este estudio, los investigadores vapearon cannabis a tres temperaturas distintas: 170°C, 200°C y 230°C, calculando la proporción entre cannabinoides y subproductos (en otras palabras, el grado de pureza) del vapor para cada temperatura.

Se comprobó que incluso con unos ajustes mayores de temperatura, el vapor contenía una cantidad notablemente menor de toxinas que el humo. El estudio también reveló que la mayoría de los cannabinoides terapéuticos, como el cannabicromeno (CBC), se liberan a una temperatura justo inferior a la de combustión, a 232°C.

Por otro lado, tus preferencias personales podrían ser distintas. Si quieres tener más sabor o prefieres un subidón menos fuerte, vapea a temperaturas más bajas. Así que, si quieres empezar a vapear, asegúrate de elegir un vaporizador que te permita ajustar la temperatura. De esta forma, podrás sacar el máximo partido a todos los beneficios que ofrece la vaporización.

¿QUÉ DICE LA CIENCIA SOBRE LA VAPORIZACIÓN DE CANNABIS?

Afortunadamente, el consumo de cannabis ya no es tabú. Muchas personas consumen marihuana con fines estrictamente terapéuticos, y el consumo recreativo está cada vez más aceptado, e incluso es completamente legal en muchas partes. Este lento pero seguro avance de las leyes sobre el cannabis no solo beneficia al consumidor, también abre el camino para la investigación en este campo, por no mencionar
de un atractivo mercado. Basándose en las ventajas obvias de vapear frente a fumar, la ciencia está estudiando los resultados específicos de la vaporización como método de administración de cannabis para consumidores medicinales.

En un estudio de 2015, se les preguntó a 2.910 consumidores de cannabis de diferentes edades (18-90), sobre el consumo y vaporización de marihuana. El 61% de los participantes afirmaba haber utilizado un vaporizador alguna vez en su vida, un 37% admitió haber vapeado durante los 30 días anteriores, un 20% reconoció que vapearon más de 100 días, y un 12% confirmó que la vaporización era su método de consumo preferido. El estudio comprobó que quienes vapeaban opinaron que este método es "más saludable, produce mejor sabor, induce mejores efectos y es más satisfactorio". Por otro lado, solo un pequeño porcentaje (14%) de los encuestados dejó de fumar por completo.

Un estudio de 2016 analizó las preferencias de un grupo de enfermos de cáncer que consumían cannabis para aliviar sus síntomas. Se comprobó que la vaporización era el tercer método de consumo preferido, después de las pastillas y los espráis bucales. Otro estudio de 2015 midió los niveles en sangre y confirmó estudios anteriores sobre la eficacia de la vaporización como medio de administración de THC.

VAPORIZAR VS. FUMAR CANNABIS: CONCLUSIÓN

En Royal Queen Seeds encontrarás una amplia gama de vaporizadores para todos los bolsillos, desde vaporizadores bolígrafo fáciles de usar y asequibles como el Storm, a dispositivos de escritorio sofisticados y de alta gama como el famoso Volcano Digit.

Pásate a la vaporización de cannabis para disfrutar de una experiencia más sana, pura, sabrosa y potente.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.