La marihuana es, con diferencia, la sustancia ilegal más consumida a nivel global. Cerca de 150 millones de personas consumen cannabis de manera habitual cada año.

Podría decirse que el apoyo a la marihuana y su legalización se encuentra en su mejor momento de los últimos 100 años (o al menos desde el comienzo de la prohibición en la década de los 30). Pero, a pesar de este progreso, el cannabis sigue siendo ilegal hasta cierto punto en la mayor parte del planeta.


Legalización vs despenalización: ¿En qué se diferencian?

Mucha gente comete el error de utilizar los términos legalización y despenalización de forma intercambiable. Pero estas palabras tienen unas definiciones completamente distintas, y es importante conocer la diferencia para poder hablar de la situación jurídica del cannabis

Legalización
El hecho de legalizar la marihuana implica eliminar las restricciones legales que rodean a la planta y su consumo. Los distintos países y gobiernos adoptan diferentes enfoques para legalizar la hierba. Algunos podrían optar por legalizar completamente el cultivo, venta, procesamiento y consumo de marihuana y sus derivados, y otros podrían legalizar únicamente la venta con fines medicinales, o solamente la producción y venta de cogollos, y prohibir los derivados como extractos y comestibles.
Despenalización
Despenalizar el cannabis consiste en eliminar las sanciones penales contra su consumo, cultivo, venta y posesión. Una vez más, los diferentes gobiernos y países optan por despenalizar la marihuana en diferentes grados; algunos podrían despenalizar solamente la posesión de pequeñas cantidades de hierba, el cultivo de un número limitado de plantas, o el consumo de cannabis en espacios privados, mientras que otros podrían adoptar un enfoque más liberal.

¿Por qué sigue siendo ilegal la marihuana? ¿Qué motivos hay para su prohibición?

Las opiniones sobre esta planta ancestral y su consumo (ya sea con fines recreativos, terapéuticos u otro intermedio) están cambiando, y algunos gobiernos han empezado a reflejar esos cambios con modificaciones en sus políticas.

  • Ambos bandos hacen afirmaciones exageradas

Los defensores de la legalización a menudo tienen dificultades para argumentar de manera convincente a favor de su causa. Desafortunadamente, los defensores de la marihuana dan a entender que el cannabis es una droga maravillosa que cura todas las enfermedades, a la vez que potencia la creatividad, la amplitud de miras y el crecimiento espiritual. Dicho esto, debemos ser sinceros y realistas sobre lo que puede y no puede hacer esta planta.

  • Prejuicios y racismo

Durante muchos años, se ha relacionado la marihuana con la contracultura; desde los hippies rebeldes de los años 60 y 70, hasta los típicos fumetas vagos del cine de los 2000, el cannabis no ha contado con el respaldo de los referentes de las corrientes principales.

Incluso antes de los 60, la propaganda de estado racista y xenófoba ya vinculaba a los inmigrantes y los delincuentes con el cannabis. Películas como Reefer Madness (1936), entre otros medios de difusión, muestran ejemplos claros de esto, al igual que la historia de la palabra marihuana en sí misma. Así es, el término “marihuana” tiene un origen racista que se remonta a las campañas políticas peyorativas diseñadas para crear miedo y xenofobia en América.

  • El tabú de la marihuana medicinal

Aunque algunos estudios han investigado el potencial terapéutico del cannabis, sus compuestos y derivados, no son suficientes, ya que todavía hay muchas cosas que desconocemos sobre esta planta y cómo nos afecta.

Esta ausencia de información genera una mezcla de escepticismo, duda y miedo, y quienes están a favor del cannabis medicinal temen hacer afirmaciones de peso sobre las posibles interacciones positivas de la planta con el cuerpo. De hecho, aunque hay pruebas que indican que la marihuana es una sustancia relativamente segura, no tóxica, y con un potencial de adicción bastante bajo, la verdad es que no sabemos nada de esto a ciencia cierta.

  • Mantener el statu quo

La prohibición de la marihuana solo existe desde hace unos 90 años, pero este periodo de tiempo parece haber sido suficiente para obligarnos a muchas personas, y en especial a quienes legislan, a aceptar sin más la situación actual, mientras que otras tienen un gran interés en que el cannabis siga siendo ilegal.

A continuación, presentamos 10 argumentos a favor de la legalización de la marihuana.

¿Por qué sigue siendo ilegal la marihuana? ¿Qué motivos hay para su prohibición?

1. La prohibición ha perjudicado nuestros conocimientos sobre el cannabis

Si analizas algunos de los textos médicos más antiguos del mundo, encontrarás numerosas alusiones al cannabis.

Estos textos antiguos nos ayudan a entender el uso tan generalizado que ha tenido la marihuana a lo largo de la historia humana, y ponen de manifiesto algunas de las formas en que nuestros antepasados consumían y entendían esta planta ancestral. También hacen que nos planteemos qué tipo de conocimientos tendríamos hoy en día sobre el cannabis si hubiésemos podido investigarlo sin problemas durante el último siglo.

Una de las consecuencias más perjudiciales de la prohibición son las implicaciones legales de la investigación del cannabis, sus compuestos, y sus complejos mecanismos de acción. Esta dificultad de acceso ha contribuido de forma directa a la ausencia actual de información sobre su interacción con el cuerpo humano. Superar este obstáculo nos permitiría invertir en análisis exhaustivos para descubrir los posibles beneficios y riesgos para la sociedad de esta planta.

2. La legalización significa que podemos regular mejor el cannabis

Como ya se ha mencionado, existen pruebas sólidas que indican que la marihuana es una sustancia relativamente segura. Pero lo cierto es que, con lo poco que sabemos sobre la hierba, sus compuestos, y la forma en que actúa con el cuerpo, nos es imposible afirmar lo segura que es.

Y el hecho de que la mayor parte de la marihuana que se vende y consume en todo el mundo está cultivada y controlada ilegalmente, no facilita precisamente esa tarea. Sin embargo, la legalización es la solución perfecta para todas las preocupaciones, preguntas y dudas que albergamos sobre si la hierba es segura.

Legalizar el cannabis nos permitiría pasar de un mercado ilegal, oscuro y poco fiable, a otro transparente y abierto; un mercado que pueda ser regulado adecuadamente y que asuma la responsabilidad de priorizar la seguridad, la salud y la transparencia. Lo cierto es que la gente va a consumir marihuana aunque sea ilegal. Su legalización y regulación nos permitiría garantizar que cualquiera que decida consumir cannabis pueda hacerlo de forma responsable.

La legalización significa que podemos regular mejor el cannabis

3. La legalización de la marihuana beneficia a la economía

Solo en los últimos 10 años, la marihuana se ha convertido en uno de los productos agrícolas más vendidos en EE.UU. Cada año, los mercados legales de California, Colorado, Alaska, Nevada y otros estados, generan millones de dólares y crean miles de trabajos, lo que luego se traduce en ingresos para el estado y la comunidad en forma de impuestos.

En 2020, un año que trajo unos retos financieros enormes para casi todos los sectores económicos, la industria del cannabis subió como la espuma. En EE.UU., por ejemplo, las ventas legales de marihuana aumentaron en un 67%, y el valor del sector alcanzó un nuevo máximo histórico de 61.000 millones de dólares.

En la actualidad, hay muchos productos de cannabis distintos, y no todos contienen THC, lo que evidencia las posibilidades de los productos derivados de la marihuana.

4. La legalización es una respuesta viable ante el fracaso de la guerra contra las drogas

Los datos muestran que la gran mayoría de las personas procesadas como consecuencia de la prohibición no son delincuentes; son consumidores. En EE.UU., por ejemplo, se calcula que un 92% de los arrestos relacionados con el cannabis se deben a la posesión de pequeñas cantidades de hierba, mientras que el 8% restante son debidos a su venta o producción.

Las estadísticas demuestran que hay demasiados consumidores de marihuana en el planeta para que las fuerzas policiales continúen imponiendo la prohibición de forma sistemática. Imponer la prohibición de una sustancia tan aceptada y con un consumo tan generalizado no es solamente poco realista, sino que también desperdicia recursos y causa un sufrimiento innecesario e injusto.

Mientras tanto, la investigación de los mercados legales ha comprobado que legalizar el cannabis no influye de manera especial en la tasa de delincuencia, pero podría ser una forma eficaz de eliminar (o reducir seriamente) el mercado negro, y hacer que la producción y venta de marihuana sean legítimas para poder regularlas en consecuencia. También se ha demostrado que la legalización reduce las detenciones relacionadas con el cannabis, lo que permite liberar una enorme cantidad de recursos, y que la policía pueda centrarse en otros aspectos más importantes de su trabajo.

La legalización es una respuesta viable ante el fracaso de la guerra contra las drogas

5. La marihuana es más segura que el alcohol y el tabaco

Aunque debe consumirse con precaución, la marihuana no es tan peligrosa como nos han hecho creer. En comparación con el alcohol y el tabaco, dos productos legales y disponibles en todas partes (y que hasta están regulados por administraciones de alimentos y medicamentos como la FDA de EE.UU.), los riesgos para la salud del consumo de marihuana, incluso de forma habitual, son menos alarmantes.

Los estudios demuestran que el alcohol es responsable de la muerte de más de 85.000 personas al año en Norteamérica. Por su lado, el tabaco provoca cerca de 500.000[4] muertes anuales solo en EE.UU. El consumo exclusivo de marihuana, por otro lado, no mata a nadie, y expertos de todo el mundo están de acuerdo en que el cannabis no es tóxico ni letal.

Pero eso no significa que la educación y el consumo responsable sean innecesarios.

6. La legalización acabaría con los prejuicios y el estigma en torno a la marihuana

Como ya hemos visto, la prohibición de la marihuana está impulsada por suposiciones tendenciosas y prejuicios anticuados relacionados con la gente que la consume. Y aunque acabar con estos prejuicios (acumulados durante más de 90 años) no va a ser nada fácil, la legalización ayudaría a poner el proceso en marcha.

Ya estamos viendo cómo el estigma negativo que rodea al cannabis está siendo lentamente deconstruído gracias a un puñado de mercados legales en todo el mundo. Y el hecho de que cada vez hay más gente que adopta una actitud más abierta y normaliza el consumo de marihuana, también ayuda a construir una sociedad más fuerte, moderna y libre, que no esté estigmatizada por clichés y convencionalismos antiguos.

La legalización acabaría con los prejuicios y el estigma en torno a la marihuana

7. La mayoría de la gente está a favor de la legalización

Aunque la actitud de las personas ante el cannabis varía de un país a otro, los sondeos de opinión demuestran que (al menos, en muchos países occidentales) una mayoría de votantes apoya la legalización.

Los datos del Centro de Investigación Pew, por ejemplo, muestran que más del 90% de votantes estadounidenses apoyan la legalización de la marihuana hasta cierto grado (ya sea para su consumo con fines medicinales o recreativos). Un 70% de votantes de los Países Bajos también apoyan la legalización, así como la mayoría de la población de Australia, Inglaterra, España, y muchos otros países. En cualquier democracia decente, los cambios legislativos reflejarían estas encuestas. Pero la prohibición que sigue existiendo en la mayoría de estos países parece indicar que la democracia no es aplicable a la legalización de la marihuana.

8. Legalizar la marihuana no fomenta su consumo entre las personas jóvenes

Los detractores de la marihuana a menudo argumentan que legalizar el cannabis animará a la gente joven a probarlo. Esto es preocupante, ya que la investigación indica que el consumo de marihuana durante la infancia y adolescencia puede dañar el cerebro en desarrollo de las personas jóvenes.

Sin embargo, el miedo a que más gente joven consuma cannabis si se legaliza es infundado. Los datos de los escasos mercados legales de todo el mundo demuestran que la legalización no anima a más adolescentes a probarlo. De hecho, en Colorado, el número de gente joven que consume marihuana ha descendido desde la legalización.

Legalizar la marihuana no fomenta su consumo entre las personas jóvenes

9. La prohibición no funciona: ¡tenemos la prueba!

Está claro que la guerra contra las drogas no ha conseguido reducir los daños y ni acabar con el tráfico ilegal de drogas. Las estadísticas muestran que las restricciones más duras impuestas por los gobiernos como consecuencia de la guerra contra las drogas, solo han conseguido impulsar aun más el tráfico de estupefacientes.

La prohibición no funciona. Ya lo comprobamos en el pasado con el alcohol, y lo estamos volviendo a ver con la marihuana.

Prohibir una sustancia no va a hacer que la gente deje de consumirla. Además, la prohibición no ayuda a reducir la delincuencia; en lugar de eso, desperdicia una enorme cantidad de recursos policiales y castiga principalmente a los consumidores de drogas (sobre todo a personas negras), y no necesariamente a la gente que forma parte del crimen organizado.

10. Los gobiernos no deberían opinar sobre lo que las personas adultas ponen en sus cuerpos

Si aceptamos las evidencias de que el cannabis es bastante más seguro que el tabaco y el alcohol (que se puede comprar legalmente en grandes cantidades casi en cualquier sitio), empieza a resultar evidente que la prohibición de la marihuana no es solo una acción hipócrita, sino también una descarada intromisión en la libertad de elección de cada persona.

La imposición de la prohibición hasta el punto de arrestar y procesar a la gente simplemente por tenencia de marihuana, es absurda.

Varias décadas de prohibición han dejado todo esto bastante claro, pero los últimos 10 años de avances han sido muy prometedores de cara al futuro. ¡Ojalá el cannabis sea pronto legal en todo el mundo!

Fuentes Externas
  1. 40% of U.S. drug arrests in 2018 were for marijuana offenses | Pew Research Center https://www.pewresearch.org
  2. The Cannabis Effect on Crime https://www.tandfonline.com
  3. Alcohol consumption is the sole cause of 85,000 deaths annually in the Americas, PAHO/WHO study finds - PAHO/WHO | Pan American Health Organization https://www.paho.org
  4. Fast Facts | Fact Sheets | Smoking & Tobacco Use | CDC https://www.cdc.gov
  5. Can marijuana kill you? https://www.medicalnewstoday.com
  6. Overwhelming support for legal recreational or medical marijuana in U.S. | Pew Research Center https://www.pewresearch.org
  7. News Feature: Cannabis and the adolescent brain | PNAS https://www.pnas.org
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.