El cannabis está ganando aceptación en muchas partes del mundo occidental, tras un periodo de criminalización y prohibición. Con esta aceptación los científicos ven cómo se abren las puertas a la investigación de la planta del cannabis para mejorar nuestra comprensión sobre los compuestos producidos en ella. Una sustancia química, un cannabinoide conocido como cannabigerol (CBG), es el ejemplo de un gran potencial todavía por explorar cuando la investigación en el campo de la medicina y la cría de variedades despegue por completo.

Hasta ahora, se habían descubierto varios cannabinoides que ya se han estudiado en relativa profundidad, como el THC y el CBD. Estos dos cannabinoides bien conocidos han demostrado tener profundas implicaciones médicas. Debido a su gran potencial, los criadores de cannabis han dedicado muchos esfuerzos a crear variedades especialmente ricas en alguno de estos cannabinoides para ofrecer marihuana recreativa o terapéutica atractiva para el consumidor. Ahora que la investigación nos permite comprender mejor el CBG, los criadores comienzan a tomar buena nota y trabajan en variedades de cannabis con grandes concentraciones de este cannabinoide.

cannabinoide CBG

LA MADRE DE TODOS LOS CANNABINOIDES

Aunque el CBG se considera un cannabinoide de menor importancia, en realidad juega un papel fundamental en la planta del cannabis. El CBG está presente en la marihuana en forma de ácido cannabigerólico (CBGA) y es el precursor básico de tres familias principales de cannabinoides: el ácido tetrahidrocannabinólico (THCA), el ácido cannabidiólico (CBDA) y el ácido cannabicroménico (CBCA). Esta transformación se produce gracias a enzimas específicas conocidas como sintasas, que determinan el resultado final del CBGA.

Cuando se aplica calor al CBGA, THCA, CBDA y CBCA al fumarlos o cocinarlos, se produce un proceso conocido como descarboxilación, que causa que las composiciones químicas de estas sustancias pierdan un grupo carboxilo. Estos cannabinoides se transforman así en las formas neutrales del CBG, THC, CBD y CBC, convertidos ya en principios activos.

Cuando se consume una variedad rica en CBGA, su transformación en CBG permitirá al consumidor recibir una dosis del cannabinoide. Sin embargo, dado que el CBGA es el origen de todos los cannabinoides, a menudo las sintasas lo transformarán en otra forma en la planta antes de que se consuman los cogollos. Gracias a los avances en el estudio de la ciencia del cannabis, y los genes que causan la creación de niveles superiores de CBGA, los criadores tienen ahora las herramientas necesarias para empezar a enriquecer sus cepas con este cannabinoide.

EL CBG Y SU POTENCIAL TERAPÉUTICO

El CBG parece tener el potencial para ponerse al nivel de otros cannabinoides más conocidos en cuanto a su aplicación medicinal. Los estudios están demostrando que el CBG juega un papel importante en muchas enfermedades y trastornos.

Se ha descubierto que el CBG activa los receptores CB1 del sistema endocannabinoide y por lo tanto afecta al sistema nervioso central. Este efecto podría ayudar a reducir algunos de los síntomas menos agradables del consumo de marihuana excesivamente rica en THC, como la paranoia. El CBG también ha demostrado influir sobre los receptores CB2, aunque este mecanismo de acción todavía no se ha descifrado en su totalidad.

El investigador Ethan B. Russo publicó un informe en la Revista Británica de Farmacología que analiza en profundidad los efectos de los fitocannabinoides y los terpenos, sus cualidades terapéuticas y cómo pueden actuar conjuntamente para generar efectos más poderosos.

Russo afirma que el CBG tiene propiedades antifúngicas y analgésicas, además de presentar cualidades antidepresivas. El CBG podría jugar también un papel importante en el tratamiento de la psoriasis y el staphylococcus aureus resistente a meticilina. El CBG también podría ser capaz de combatir la ansiedad y la rigidez muscular gracias a su capacidad para inhibir la absorción de una sustancia química llamada GABA en el cerebro.

Russo señala que el CBG podría actuar en sinergia con otros compuestos de la planta del cannabis, como los terpenoides fitol, linalool, óxido de cariofileno y limoneno.

composición CBG

Una investigación publicada en Neuroterapia, la revista de la Sociedad Americana de Neuroterapias Experimentales, analizaba las propiedades neuroprotectoras del CBD contra la enfermedad de Huntington en ratones. Se trata de un trastorno en el cerebro que causa movimientos incontrolados, problemas emocionales y pérdida cognitiva con el tiempo. Los científicos observaron resultados esperanzadores y concluyeron que su trabajo abre nuevas vías para la exploración de los efectos del CBG, ya sea por separado o en combinación con otros fitocannabinoides o terapias para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas.

Un estudio de 2009 demostró que el CBG puede disminuir la presión intraocular y, por lo tanto, podría tener aplicaciones en el tratamiento del glaucoma.

También se ha descubierto que el CBG tiene propiedades neurogénicas, convirtiéndolo en uno de los escasos compuestos que podrían incentivar el desarrollo de nuevas neuronas.

EL FUTURO DEL CBG

A medida que la investigación acerca de este fascinante fitocannabinoide sigue avanzando y los criadores continúan creando variedades con mayores concentraciones de esta molécula, el CBG, sin lugar a dudas, recibirá el espacio que se merece en el salón de la fama de los cannabinoides curativos. Mientras la medicina cannábica sigue evolucionando con los tiempos, será interesante ver el papel del CBG como cannabinoide individual, así como su relación de sinergia con otros cannabinoides y terpenos de la planta del cannabis que están mostrando un enorme potencial.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar