¿QUÉ ES UN MAL VIAJE DE CANNABIS?

Tener un "mal viaje" al fumar marihuana es completamente normal, y hay diversas razones por las que puede darse. Dadas las peculiariades, tanto del consumidor como del producto, es difícil concretar las causas específicas. Lo que sí se sabe es que todo, desde la música que estás escuchando a la compañía, puede desencadenar este fenómeno. Por no mencionar las variedades o productos consumidos, así como cuántas caladas, dabs o bocados hayas dado. Sin embargo, no depende solo de tu nivel de tolerancia.

Lo que se experimenta tras consumir cannabis varía de persona a persona. Además, las distintas formas del cannabis pueden producir efectos diferentes. Por ejemplo, los comestibles tardan más tiempo en hacer efecto, pero su subidón es más intenso y duradero. Cuando se prueba una nueva forma de cannabis es importante tomárselo con calma.

Cannabis bad trip

SÍNTOMAS COMUNES DE UN MAL VIAJE

Los síntomas de un mal viaje pueden variar, pero hay algunos que suelen ser comunes. Uno de estos posibles síntomas es una sensación de entumecimiento en la cara, que puede ir acompañada de sudores, falta de aliento y un aspecto pálido. Si no sabes que está pasando, es normal que te asustes. Este miedo puede ir acompañado de molestias estomacales, lo que podría conducir al vómito. Pero dependerá de tu situación particular. Sentirse confuso por estas molestias es lo que suele hacer que la gente vomite. Nuestros estómagos están conectados con nuestro sistema nervioso, y esas sensaciones psicológicas se transformarán en físicas si sigues pensando en ellas.

Puede tratarse de una sensación muy desconcertante cuando no sabemos qué está ocurriendo. Estar "demasiado colocado" nunca es bueno. Siempre puedes esperar a que se te pase mientras te centras en la idea de que tú no vas a ser la primera persona que se muera por una sobredosis de marihuana. Pero, en caso de que esto te suceda con más frecuencia de la deseada, estamos aquí para enseñarte a prevenir los malos viajes.

CÓMO EVITAR UN MAL VIAJE DE CANNABIS

Teniendo en cuenta tantas posibles causas para esta incómoda situación, es muy difícil afirmar con confianza qué métodos preventivos son 100% eficaces. Lo que podemos hacer es ofrecerte algunos consejos que sabemos que ayudan, o al menos tranquilizan (algo sumamente importante durante un mal viaje).

Asegúrate de estar en un entorno agradable. Estar demasiado fumado en una cena familiar es la receta perfecta para un viaje horrible. Lo mismo ocurre si estás en la calle, con la paranoia de que en cualquier momento va a aparecer la policía. Sé sincero contigo mismo y ya habrás minimizado las probabilidades de tener un mal viaje. Rodéate de gente con la que te sientas a gusto y que no te vaya a juzgar. Tener a desconocidos incómodos en el grupo no ayuda a relajarse si la hierba resulta ser muy fuerte.

También es buena idea tener un lugar seguro en el que poder relajarte a solas en caso de necesidad. Saber que dispones de una habitación tranquila o un coche cerca, ayuda a reducir la ansiedad. Y, por último, asegúrate de comer bien y permanecer hidratado durante toda la sesión. Esto hará que tu cuerpo esté sometido a un estrés menor, y podría minimizar el efecto del subidón.

CÓMO PARAR UN MAL VIAJE

Como ya hemos mencionado, un mal viaje puede ser difícil de predecir y, por consiguiente, de prevenir. Podría llegar un momento en el que a pesar de tomar todas las precauciones del mundo, te sientas demasiado fumado. Veamos qué puedes hacer en esta situación.

Cuando sientas que está llegando, discúlpate y busca asiento. Encuentra un lugar tranquilo donde estar a solas. Pide a tus amigos una bebida azucarada. De esta forma, aumentarás el nivel de azúcar en la sangre. Si el viaje continúa durante más tiempo, come algo dulce. Un trozo de pastel o unas galletas. Si sueles beber café, tómate uno para ayudarte a despertar. Pero si no sueles tomar cafeína, mantente alejado de ella, ya que podría empeorar tu ansiedad. Una vez que te hayas encargado del aspecto físico, intenta relajarte. Céntrate en el hecho de que todo es temporal, y lo peor que te puede pasar es que vomites. No tendrá ningún efecto permanente.

No veas la tele ni escuches música, porque podrías estresarte la vista y la cabeza. Cierra los ojos, si este gesto no agrava los mareos y las náuseas. Cuando sientas que vuelves a tener un poco de control, habla con un amigo. Sal afuera un rato e intenta distraerte. Cuando menos te lo esperes, estarás dando un par de caladas a otro canuto.

Sugary drink

CÓMO PUEDES AYUDAR A TUS AMIGOS

Ahora que ya sabes cómo ocuparte de ti mismo durante un mal viaje, también es útil saber cómo puedes ayudar a tus amigos. Con ello garantizarás que tanto tú como tus compañeros disfrutéis de una experiencia lo más agradable posible.

En primer lugar, deberás estar presente, pero no ser obsesivo. Lo último que tu colega necesita es alguien diciéndole que respire cada cinco segundos. Asegúrate de formular las preguntas pertinentes una sola vez. Pregúntale si quiere comer o beber algo, o si necesita ayuda para ir a otro sitio. Confirma que la otra persona quiera que estés ahí. No te lo tomes a mal si quiere estar a solas, es completamente normal.

Un mal viaje no es el fin del mundo, pero cuando pasa, puede parecerlo. Lo único que debes pensar, o ayudar a que otro se dé cuenta, es que esa situación es muy común. Le pasa a todo porreta en algún momento. Fuma de manera responsable y tendrás todo bajo control. No olvidéis divertiros y apoyaros mutuamente.

Friends

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar