La guía definitiva sobre concentrados de cannabis

La guía definitiva sobre concentrados de cannabis

Índice:

Los concentrados son uno de los sectores que más rápido está creciendo en el mercado cannábico. Aunque la flor del cannabis sigue siendo la manera principal de consumir la planta, el consumo de concentrados está aumentando a un ritmo muy rápido. Se cree que para 2022, las ventas de concentrados superarán a las ventas de flores.

Los concentrados son formas de cannabis que contienen los elementos activos de un modo más concentrado de lo que estarían en la flor de cannabis. El kief es el concentrado de cannabis en su forma más simple. Otros ejemplos de concentrados son el hachís, el BHO y los concentrados extraídos con CO₂. Técnicamente, las tinturas y los comestibles son concentrados, pero en este artículo vamos a centrarnos en los concentrados que se pueden fumar o vapear.

A estas alturas, es posible que tengas más preguntas que respuestas. ¿Cuáles son los diferentes tipos de concentrados? ¿Puedo hacerlos en casa? ¿Cómo se consumen? Vamos a abordar todas estas cuestiones, pero primero, echemos un vistazo a la historia de los concentrados de cannabis.

HISTORIA DE LOS CONCENTRADOS DE CANNABIS

A pesar de su reputación de tecnología avanzada, los concentrados no son ni mucho menos unos recién llegados. Su origen está en la antigüedad, en forma de hachís. El hachís vino originalmente de China, pero se hizo famoso a través de su consumo en India y Medio Oriente. Incluso aparece en <i>Las mil y una noches</i>.

El hachís llegó a Europa en el siglo XVIII, con escritores como Gmelin que detallan sus propiedades medicinales. La popularidad del hachís aumentó después de las guerras napoleónicas, cuando las tropas francesas lo conocieron en Egipto. La clase intelectual de París fundó enseguida "Le Club des Hashischins", una comunidad construida alrededor de su consumo. Entre sus miembros se encontraban Victor Hugo, Charles Baudelaire y Alejandro Dumas.

Por otro lado, el hachís causó un gran revuelo en la comunidad medicinal. Samuel Hahnemann, fundador de la homeopatía, defendió su eficacia en 1811, y hacia finales del siglo XIX, el hachís ya se utilizaba como tratamiento para una serie de afecciones como el insomnio, el dolor, la migraña y los problemas menstruales.

Sin embargo, la tormenta estaba por llegar. En el siglo XIX, la prohibición de las drogas cada vez se extendía más, y el hachís tuvo que huir, como una sustancia fugitiva con una diana en la espalda. Con la Convención Única de la ONU sobre Estupefacientes de 1961, el hachís fue penalizado a nivel mundial y la edad de oro del hachís legal llegó a su fin.

El hachís se vio obligado a la clandestinidad, pero no fue derrotado. Marruecos se convirtió en el principal exportador mundial de hachís, suministrando al mundo una gran cantidad de hachís en forma de "tabletas de costo" de muy baja calidad. En la década de los 90, Afganistán recuperó su posición como el principal exportador e introdujo el hachís de calidad en el mercado global.

Mientras el hachís se abría camino a través de la clandestinidad, nació un nuevo tipo de concentrado. En la década de los 70, los frikis de la marihuana utilizaron alcohol, carbón activado y miel para producir "aceite de hachís", un concentrado con niveles de THC más altos que el hachís tradicional. El aceite de hachís se hizo muy popular rápidamente, e incluso estuvo presente en los experimentos MK Ultra de la CIA como un posible candidato para el control mental.

Una buena parte de la historia de los concentrados está "concentrada" en los últimos 20 años. En 1999, empezaron a circular por internet las instrucciones para la extracción con butano. En 2005, la empresa canadiense Budderking popularizó la técnica para producir budder y el rig para dabbing, una forma de consumir concentrados de forma rápida y eficiente. Desde entonces, los aceites de hachís han crecido en términos de sofisticación y prestigio, y están listos para convertirse en protagonistas del mercado global del cannabis.

Hachís y aceite de hachís

TIPOS DE CONCENTRADOS

Los concentrados se dividen en dos categorías principales: los que son extractos y los que no lo son. Los extractos se preparan utilizando un solvente y suelen denominarse aceite de hachís. Entre los concentrados que no son extractos están el hachís, el rosin y el kief. El bubble hash no se considera un extracto, aunque utiliza el agua como solvente: en el mundo del cannabis, el agua no está considerada como disolvente.

Hay dos formas de clasificar los extractos: según el solvente y la textura. Algunas categorías a base de disolventes incluyen el BHO, que utiliza butano como disolvente; el PHO, que utiliza propano como disolvente; extracciones con CO₂, que utilizan CO₂ supercrítico como disolvente; y extractos a base de alcohol, que usan alcohol.

Los extractos también se pueden clasificar en función de la textura. Las ceras son los extractos cerosos y opacos; el sap son los extractos pegajosos y transparentes; el shatter son los extractos que son duros y transparentes como el vidrio; el pull and snap son los extractos con una consistencia como los caramelos masticables; el budder son los extractos con una textura opaca y esponjosa.

Se pueden lograr texturas diferentes variando la velocidad y las condiciones bajo las cuales el extracto se enfría durante la elaboración. El budder, por ejemplo, se puede hacer "batiendo" el extracto en la placa calentadora. Al contrario de la creencia popular, la textura es poco significativa con respecto a las propiedades psicotrópicas o medicinales de un extracto.

Haz click aquí para ver más información sobre cómo hacer extractos y otros concentrados.

POTENCIA DE LOS CONCENTRADOS

Los concentrados funcionan rompiendo los tricomas de la flor de cannabis y reuniendo todos sus contenidos en un concentrado. Por lo tanto, son ricos en cannabinoides y terpenos, que son los compuestos que proporcionan los efectos del cannabis.

Los concentrados son populares por dos razones: una, tienden a contener niveles más elevados de THC que las principales variedades de cannabis, lo que produce un efecto cerebral mucho más intenso. Dos, tienden a ser más ricos en cannabinoides y terpenos medicinales, reforzando así los efectos medicinales del cannabis.

La potencia es el punto fuerte de un concentrado, pero también su mayor peligro. Los consumidores sin experiencia pueden sentirse agobiados con su primer dab, puede que se sientan atrapados por una sensación desagradable o de paranoia. Por lo tanto, si eres principiante con los concentrados deberás comenzar con dosis bajas y hacerlo con precaución.

La guía definitiva sobre concentrados de cannabis

COMPRARLO YA HECHO O HACERLO EN CASA

Al igual que con las galletas, la pregunta más importante que debes hacerte si vas a consumir concentrados es si lo vas a comprar en una tienda o si lo vas a hacer en casa. Como consumidor tienes tres opciones: comprar concentrados comerciales, comprarlos caseros o hacerlos tú mismo. Para enfrentarte a este dilema, hay que profundizar un poco más en los diferentes tipos de concentrados que hay y en cómo se hacen.

Si se trata de concentrados sin solventes, muchos consumidores decidirán hacerlos en casa. Al fin y al cabo, cualquiera que utilice un recogedor de kief es técnicamente un fabricante de concentrados casero. El kief que recoges lo puedes añadir a los porros, echarlo en el café o utilizarlo para hacer moon rocks.

También hay varias formas de hacer hachís en casa. Algunos consumidores optan por la simplicidad del "shoe hash", donde el kief se mete en una bolsa hermética y se coloca en el talón del zapato. Se camina durante el día, y durante el proceso se calienta y se compacta en forma de hachís. Otra opción es el rosin hash: para hacerlo, metes las flores de cannabis en papel encerado y lo doblas, luego se comprimen con una plancha de pelo, liberando una resina con propiedades similares a la del BHO. Existen otros métodos para hacer hachís, batidora, compresores y agitación con hielo. Los distintos métodos para producir hachís tienen propiedades diferentes, pero lo que todos tienen en común es que, debido a la falta de disolventes, todos los métodos son igual de seguros.

Los extractos son un poco más complicados. Dos de los más populares, el BHO y el PHO, suponen cierto riesgo. La extracción con butano requiere materiales explosivos, y algunas personas, realizando extracciones caseras, han volado sus cocinas por los aires durante el proceso. Otro peligro con el BHO o el PHO es la posibilidad de que haya contaminantes en el producto final.

Si eres principiante en las extracciones caseras, no empieces con BHO o PHO. Mejor intenta una extracción a base de alcohol, que conlleva poco riesgo y es una manera excelente de cogerle el tranquillo al proceso.

Los extractos comprados en tienda normalmente se elaboran mediante extracción con CO₂ supercrítico. Este método permite a los productores extraer de forma intacta una amplia gama de cannabinoides y terpenos, sin el riesgo de contaminantes. El CO₂ supercrítico es el método principal de extracción comercial en este momento. Sin embargo, el material necesario para llevarlo a cabo es extremadamente caro, por lo que es poco probable verlo en laboratorios caseros.

¿QUÉ VARIEDADES UTILIZAR PARA HACER CONCENTRADOS?

Una de las cosas más importantes del proceso de hacer concentrados es elegir la cepa con la que quieres empezar. Al igual que no es posible extraer sangre de una piedra, no puedes extraer THC de una cepa que no contiene THC, por ejemplo.

Hay algunos aspectos básicos que debes tener en cuenta cuando escoges una cepa. El primero es hacia qué tipo de genética se inclina la variedad, índica o sativa: las índicas tienden a ser más relajantes, con efectos corporales potentes que pueden provocar tanto hambre como sueño. Las sativas tienden a ser más energizantes, produciendo un "efecto cerebral" que puede ser edificante, creativo y, a veces, ansiogénico. También es importante prestar atención a los niveles de THC de la cepa, que determinan la potencia de sus efectos psicotrópicos, y a los niveles de CBD, ya que el CBD está relacionado con muchos de los efectos medicinales del cannabis.

Si estás buscando una variedad rica en THC, con la Royal Gorilla no fallarás. Este híbrido índica/sativa equilibrado marca una cifra de THC asombrosa, del 30%, algo fuera de lo normal. Si vas a utilizar el concentrado para tratar un problema como el dolor crónico, la ansiedad o la epilepsia, es probable que quieras comenzar con una variedad que tenga un contenido elevado de CBD. La Euphoria es una gran elección, ya que es una variedad con predominancia índica con un 7% de CBD. Una opción muy diferente pero también potente es la Painkiller XL, una variedad de dominancia sativa con niveles de THC y CBD muy bien equilibrados.

Terpenos y Concentrados

TERPENOS Y CONCENTRADOS

Otro factor a la hora de elegir una variedad es escoger una con un perfil de terpenos adecuado. Los terpenos son los responsables del sabor de las variedades de cannabis. También modifican los efectos psicoactivos del cannabis y son responsables de muchos de sus efectos medicinales.

Uno de los terpenos más importantes es el limoneno. Tiene propiedades antidepresivas, por lo que si buscas una cepa con la intención de combartir este problema, es conveniente que busques este terpeno. La Jack Herer es rica en limoneno y está cargada de THC. Otro gran terpeno es el beta-cariofileno, que se ha descubierto[1] que, administrado en ratas, reduce los síntomas de la depresión y la ansiedad. Otra cepa estimulante y de gran prestigio, la Royal Cookies, contiene beta-cariofileno. Si tienes problemas de ansiedad social o agresividad, intenta buscar cepas que contengan linalool, ya que puede ser de ayuda[2] con estos trastornos. Las cepas descendientes de la Grand Daddy Purple, como la Legendary Punch, suelen tener un contenido elevado de linalool.

Cuando se consumen terpenos en concentrados, es importante tener en cuenta la temperatura. Los terpenos suelen ser más sensibles al calor que el THC y el CBD, y pueden eliminarse fácilmente si se someten a temperaturas elevadas. Si consumes dabs y quieres preservar el perfil de terpenos, hazlo a temperaturas bajas.

CÓMO CONSUMIR CONCENTRADOS

Los concentrados se pueden consumir de varias maneras. Se pueden utilizar para cocinar comestibles con los mismos métodos que utilizarías con las flores de cannabis. También se pueden añadir a los porros o a los bongs de hierba. Pero la forma más habitual de consumir concentrados es el vapeo o el dabbing.

Los vaporizadores bolígrafo son una forma muy extendida de consumir concentrados. Son el método principal para consumir concentrados comerciales extraídos con CO₂, aunque pueden usarse para cualquier tipo de aceite de hachís o para el hachís en sí. Los vapeadores bolígrafo son discretos, fáciles de usar y tienden a proporcionar un efecto más suave y manejable.

En el otro extremo del espectro, el dabbing es una forma de consumir concentrados que consiste en vaporizar la sustancia con un clavo caliente, y luego inhalar su vapor a través de una especie de bong llamado "dab rig". Se pueden encontrar instrucciones más detalladas aquí. Como mencionamos anteriormente, se considera que este método es bastante potente, y lleva un tiempo acostumbrarse a él.

VENTAJAS DE LOS CONCENTRADOS

Los concentrados tienen varias ventajas. Por un lado, son mucho más potentes que las flores de cannabis, lo que proporciona subidones más fuertes, efectos medicinales más potentes o, si lo prefieres, los mismos efectos con menos cantidad de producto. Como los ingredientes activos no están mezclados con tanta materia vegetal, los concentrados no son tan agresivos para los pulmones. Además, suelen durar más que los cogollos normales, siempre y cuando los conserves de forma adecuada.

DESVENTAJAS DE LOS CONCENTRADOS

La desventaja de los concentrados es idéntica a su ventaja: la potencia. Los concentrados tienen un potencial medicinal enorme y, como tal, pueden resultar excesivos para quienes no están preparados. Si eres principiante en los concentrados y, especialmente, si eres principiante en el dabbing, asegúrate de ser prudente y consumir dosis bajas.

EL MARAVILLOSO MUNDO DE LOS CONCENTRADOS

Puede parecer demasiada información, pero como con todo, la mejor manera de aprender es haciéndolo. Elige el tipo de concentrado que te parezca más interesante y pruébalo. ¿Quién sabe? Puede que descubras tu nueva forma favorita de consumir hierba.

Fuentes Externas
  1. β-Caryophyllene, a CB2 receptor agonist produces multiple behavioral changes relevant to anxiety and depression in mice. - PubMed - NCBI https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. Effects of inhaled Linalool in anxiety, social interaction and aggressive behavior in mice. - PubMed - NCBI https://www.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
This article has been written for informational purposes only, and is based on research published by other externals resources.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.