Los opioides son un tipo de medicamentos que van desde medicamentos legales que se recetan para combatir el dolor crónico, hasta sustancias ilegales como la heroína. Los opioides funcionan uniéndose a los receptores opioides en partes del cuerpo como el cerebro y la médula espinal. Cuando los opioides actúan en estos puntos receptores, consiguen reducir la señalización de los mensajes del dolor que el cuerpo envía al cerebro. Y al hacer esto, las sensaciones de dolor se reducen y alivian. Por esta razón, los opioides se suelen prescribir en casos de dolor crónico y constante. Entre algunos de los tipos de opioides se encuentran la codeína, el fentanilo, la hidrocodona, la metadona y la morfina.

Los efectos secundarios potenciales del consumo de medicamentos opioides son el estreñimiento, los vómitos y las náuseas. Los pacientes también comienzan a desarrollar tolerancia a estos medicamentos, lo que se traduce en la necesidad de consumir dosis cada vez mayores para obtener los efectos deseados. Si bien los opioides funcionan para tratar el dolor, el resultado puede tener y tiene sus consecuencias. Los opioides están relacionados con la adicción y con sobredosis letales, incluso cuando se consumen en las dosis recomendadas.

Durante 2015, se produjo la increíble cifra de 20.101 muertes relacionadas con los calmantes de receta, solo en los EE.UU. La euforia asociada con los analgésicos de alta potencia también puede conducir a la adicción. Si los pacientes consiguen desengancharse de estos medicamentos, podrían experimentar síntomas de abstinencia como diarrea, náuseas, vómitos, dolor muscular, ansiedad e irritabilidad.

Si un paciente sufre un gran dolor, entonces el riesgo de consumir analgésicos opioides merece totalmente la pena. Sin embargo, la alta frecuencia de muertes y de casos de adicción relacionados con estas sustancias es motivo de preocupación. No obstante, parece que existe una sustancia alternativa efectiva y viable que apenas conlleva riesgos y a la que se atribuyen virtualmente cero muertes: el cannabis.

Medicamentos de los opiáceos droga de la heroína cannabis

EL CANNABIS ES UNA OPCIÓN MUCHO MÁS SEGURA

El cannabis es un remedio herbal natural y milenario que tiene una gran cantidad de aplicaciones y usos medicinales. Se sabe que la hierba es efectiva para ayudar a tratar y aliviar los síntomas del dolor crónico, las mismas sensaciones dolorosas para cuyo tratamiento se recetan los opioides. A diferencia de los opioides, la marihuana es conocida por ser una sustancia increíblemente segura y nada tóxica. Un estudio científico publicado por la revista Scientific Reports ("Investigaciones científicas") compara una larga lista de sustancias en función de su seguridad y toxicidad. Entre estas sustancias aparecen la heroína, el cannabis, la nicotina, el alcohol, la metadona, la anfetamina y el MDMA. Las drogas clasificadas como de alto riesgo fueron el alcohol, la nicotina, la cocaína y la heroína. El cannabis fue la única sustancia que conlleva un riesgo de muerte bajo.

UNA MEDICACIÓN SEGURA PARA EL TRATAMIENTO DEL DOLOR

El consumo de marihuana para el tratamiento del dolor parece ser una opción muy segura. Un artículo científico publicado por el The Journal of Pain ("Revista del dolor") afirma que el consumo de cannabis medicinal para el tratamiento del dolor crónico en el periodo de un año parece tener un perfil de seguridad razonable.

Los autores del artículo también señalan que "el consumo de cannabis medicinal durante un año se asociaba con mejorías en el dolor, el funcionamiento, la calidad de vida y la función cognitiva". Los investigadores también descubrieron que el consumo diario de marihuana no conlleva un riesgo mayor para los pacientes que experimentan efectos adversos que para quienes no lo consumen. Mencionan que "no hemos encontrado pruebas de efectos dañinos en la función cognitiva o en los análisis de sangre entre los consumidores de cannabis, y observamos una mejora significativa en los niveles del dolor, en la gravedad de los síntomas, en el estado de ánimo y en la calidad de vida en comparación con los controles".

Al parecer, el cannabis conlleva un riesgo mucho menor en base a los efectos secundarios y la toxicidad. ¿Pero ofrece la hierba el mismo nivel de alivio del dolor a los pacientes en comparación con los opioides?

Medicamentos para el dolor seguros en lugar de opiáceos

CANNABIS VS. OPIOIDES

El cannabis parece ser un analgésico efectivo, tanto que tiene potencial para convertirse en un sustituto de los tratamientos para el dolor con opioides. Si esto se hiciera realidad, se salvarían vidas y se ofrecería a los pacientes una alternativa mucho más segura y quizás más efectiva. Un artículo publicado por el Journal of Psychoactive Drugs ("Revista de medicamentos psicoactivos") sostiene que "existen pruebas crecientes que apoyan el consumo de cannabis medicinal como complemento o sustitutivo de opioides con receta para el tratamiento del dolor crónico".

Los autores de este artículo han mencionado que cuando los cannabinoides se usan junto a los opioides para tratar el dolor, ambos inducen un alivio más efectivo y pronunciado. A cambio, los pacientes necesitan menos opioides, y por lo tanto, están menos expuestos a sus indeseables efectos secundarios subyacentes. Además, los cannabinoides podrían evitar que los pacientes desarrollaran tolerancia a los opioides. Los autores afirman que "estos descubrimientos sugieren que aumentar el acceso seguro al cannabis medicinal podría reducir los daños personales y sociales asociados con la adicción, en especial en relación al problema del creciente consumo de fármacos opioides".

La investigación da fe de que el cannabis puede ayudar a sustituir parcialmente a los opioides, así como a reducir el daño provocado por esta familia de medicamentos. ¿Pero puede la hierba sustituir completamente a los opioides para aliviar el dolor?

cannabis, cannabinoides, opiáceos, tolerancia

OTRAS INVESTIGACIONES

Algunos pacientes prefieren consumir cannabis en vez de opioides, y sostienen que les sienta incluso mejor. Un artículo publicado en la revista Cannabis y Cannabinoid Research ("Investigación del cannabis y de los cannabinoides") presenta pruebas que sostienen esta afirmación.

Los investigadores utilizaron una encuesta para recopilar información de un grupo de 2.897 enfermos tratados con cannabis medicinal, en un estudio que tenía por objeto examinar el consumo de cannabis como sustitutivo de la medicación opiácea para el dolor. El 34% del grupo de muestra afirmó que habían consumido medicamentos opioides para el dolor durante los 6 meses anteriores. La mayor parte del grupo sostuvo que el consumo de cannabis les había reportado un alivio del dolor igual de efectivo que el inducido por otros medicamentos, pero sin los efectos secundarios no deseados. Un increíble 97% del grupo afirmó que fueron capaces de reducir la cantidad de medicación opiácea que consumían gracias al uso del cannabis.

Además, un 81% del grupo señala que consumir solo cannabis era más efectivo para tratar su enfermedad que consumir cannabis junto a medicaciones opiáceas. Los autores del artículo afirman que "el cannabis puede ser un tratamiento efectivo del dolor, reduce enormemente las probabilidades de drogadicción y elimina el riesgo de una sobredosis fatal en comparación con los medicamentos basados en opioides. Los pacientes de cannabis medicinal afirman que el cannabis es igual de efectivo, si no más, que los medicamentos opioides para el dolor".

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar