A todos nos ha pasado: ir de valientes y dar demasiadas caladas a un bong o infravalorar la potencia de un comestible, experimentando un colocón que sencillamente quieres que termine cuanto antes. Por suerte, no todo está perdido. A diferencia de otras sustancias psicoactivas, nunca se ha registrado una sobredosis letal con THC.

Esto debería darte la tranquilidad de que independientemente de la paranoia que puedas sentir o el malestar que estés sufriendo, un ciego excesivo siempre se disipará sin provocar efectos secundarios a largo plazo. Aunque el tiempo es el único método infalible para hacer desaparecer el THC del cuerpo, hay varias soluciones eficaces para reducir los efectos del consumo de marihuana.

PLANIFICAR CON ANTELACIÓN: TOLERANCIA Y MÉTODOS DE CONSUMO

La mayoría de consumidores de cannabis "experimentados" consideran que su nivel de tolerancia es máximo, pero casi todos nos hemos mirado fijamente al espejo alguna que otra vez, encontrando un zombie colocado enfrente de nosotros. Esto es especialmente cierto en reuniones sociales o "submarinos" donde se consume gran cantidad de cannabis y podrías tardar un rato en ser consciente de la cantidad de THC que has ingerido.

Algo que pilla por sorpresa tanto a fumadores experimentados como novatos son los nuevos métodos de consumo de THC. Los concentrados tienen un contenido de cannabinoides psicoactivos muy superior al de la flor, así que obviamente producen efectos más potentes. Los comestibles, elaborados a partir de mantequilla o extractos de cannabis, son muy propensos a tirar por la borda los planes de muchos fumadores expertos con colocones excesivos que llegan una hora más tarde.

De forma similar, los concentrados o "dabs" pueden contener porcentajes de THC que alcanzan ¡el 70% o incluso cifras superiores! Como regla general, prueba nuevas variedades y derivados de marihuana con precaución. Aunque sea fascinante probar diferentes métodos de consumo, siempre es mejor dar a tu cuerpo el tiempo que necesita para adaptarse a nuevas sustancias y vías de ingesta.

Sobredosis de cannabis superado

CBD: CONTROL NATURAL DEL THC

El cannabis va mucho más allá del THC. En las mismas glándulas o tricomas donde se produce el THC se almacenan decenas de otros cannabinoides, terpenos y flavonoides. El CBD (cannabidiol) es el segundo cannabinoide más abundante en las especies de cannabis y es el compuesto al que se le atribuyen las propiedades terapéuticas más importantes. Y cuando se trata de experiencias desagradables con el THC, resulta que el CBD contrarresta sus efectos.

El THC se adhiere a los receptores cannabinoides del sistema endocannabinoide humano, causando efectos psicoactivos. En presencia del CBD, el THC ve limitada su capacidad para interactuar con ellos, moderando así sus consecuencias.

Aunque el CBD no induce efectos psicoactivos, sí ofrece una agradable sensación de relajación que puede disminuir el ritmo cardíaco y aliviar la ansiedad tras un consumo excesivo de THC.

EJERCICIO

El ejercicio es una de las mejores formas de reducir los efectos no deseados de consumir demasiada marihuana. Los estudios sugieren que el endocannabinoide anandamida es el responsable de lo que comúnmente se conoce como el "subidón del runner". Aunque este fenómeno se le atribuía antiguamente a las endorfinas, la investigación señala ahora que los endocannabinoides tienen una mayor influencia sobre esa sensación eufórica.

¿Cómo mitiga el "subidón del runner" el efecto del THC? Básicamente, correr o practicar otros tipos de ejercicio pueden aliviar el estrés asociado al consumo excesivo de cannabis en poco tiempo. Es más, hacer deporte puede ser una gran forma de distraerte de los efectos de la marihuana y llenar tus pulmones de aire fresco. Si correr no es lo tuyo, un paseo a ritmo ligero sirve igualmente para activar tu flujo sanguíneo y mantener tu mente alejada del colocón.

Disciplinas como el yoga o el pilates, que se basan en una respiración adecuada, son actividades físicas estupendas para reducir los efectos del cannabis. No sólo te concentras en fortalecer tu respiración, sino que consigues incrementar el flujo de sangre a otras zonas del cuerpo, distrayéndote de los efectos psicoactivos que estás percibiendo a nivel cerebral.

Pimienta negra superó el cannabis

COMER Y BEBER

Siempre es una buena idea hidratarse tras consumir cannabis, especialmente si se trata de una gran cantidad. Además de aliviar la clásica sequedad de boca, el agua y otros líquidos mantienen las defensas del cuerpo en buen estado y aumentan la sensación de lucidez. Lo mismo ocurre con la comida. Estudios anecdóticos indican que comer alimentos ricos en grasas permite al cuerpo metabolizar el THC más rápido. Todavía está por confirmar que esto sea cierto o no. Pero en caso de duda, probablemente sea mejor probar a comer algo.

Artículo relacionado
¿Que es el THC?

PIMIENTA NEGRA

La sabiduría popular del cannabis siempre ha defendido que oler o masticar pimienta negra produce un efecto calmante casi instantáneo para controlar las consecuencias del THC. Y por lo visto, hay pruebas reales que apoyan la relación entre pimienta y hierba.

El reputado investigador y descubridor del "efecto séquito" Ethan Russo, publicó un informe científico en la Revista Británica de Farmacología en el que mencionaba el "efecto fitocannabinoide-terpenoide" de la pimienta con el THC.

Básicamente, el beta-cariofileno y otros terpenoides contenidos en la pimienta negra se adhieren a los mismos receptores endocannabinoides que el THC. Cuando se combinan, ambos producen una serie de efectos terapéuticos. Se habla de un efecto similar con los limones (que contienen el terpeno limoneno) y los piñones (pineno).

OTRAS DISTRACCIONES

Cualquier distracción es buena si ayuda a alejar tu mente de un colocón especialmente paranoico o molesto. Para algunos, esto puede significar acurrucarse en el sofá, ver la tele o escuchar música, mientras otros prefieren disfrutar socializando o centrando su atención en familia y amigos. En cualquier caso, las distracciones pueden ocupar tu tiempo entre el punto álgido de los efectos del THC y el momento en que desaparecen.

Sueño de cannabis alto descanso

DUCHA FRÍA

Del mismo modo que lavarte la cara por la mañana te despeja nada más levantarte, darse una ducha fría es un método infalible para alejar la atención de tu cuerpo y mente del colocón. Aunque pueda sonar sorprendente en un primer momento, una ducha fría es una forma comprobada de aliviarlo. A pesar de que no reduce el nivel de THC en sangre, el agua fría estimula los sentidos.

¡BUENAS NOCHES!

Si el tiempo es claramente el único factor que puede hacer desaparecer el THC de tu flujo sanguíneo, no se nos ocurre mejor forma de hacerlo pasar rápidamente que una siesta de toda la vida. Simplemente ten cuidado de despertarte a tiempo, porque esto puede provocar una resaca de cannabis importante, que te deja exhausto y grogui a la vez.

Un buen descanso de 30-45 minutos debería ser suficiente para que cualquiera se sienta más sobrio y fresco. Aunque dependiendo de la variedad consumida, es más fácil decirlo que hacerlo. Si has fumado cepas índica o índica dominantes, quizás dormir sea una alternativa razonable. Las sativa, sin embargo, pueden hacer que simplemente sentarse quieto sea todo un desafío.

APOYA A LOS DEMÁS

La próxima vez que en un evento social con cannabis de por medio te encuentres con que uno de tus amigos experimenta los efectos de un consumo excesivo de THC, sé buena gente y ofrécele tu apoyo. Si se trata de un fumador novato, hazle entender que no sufrirá ningún efecto permanente y lo mejor es aceptar la sensación y seguir disfrutando del momento.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar