La planta del cannabis está repleta de sustancias químicas extremadamente interesantes. Sin duda, las más populares son los cannabinoides. La planta en sí misma se ha vuelto famosa y es un tema de debate importante debido a los efectos psicoactivos que produce el cannabinoide THC.

El CBD se ha vuelto popular recientemente debido a varias investigaciones sobre sus diversas aplicaciones terapéuticas. Sin embargo, los cannabinoides no son los únicos compuestos que contiene la planta del cannabis a los que vale la pena prestar atención.

Los terpenos se encuentran en la naturaleza en diferentes especies vegetales. Estas moléculas son producidas por los tricomas, unas glándulas con forma de seta que se encuentran en la superficie de las hojas y las flores de la marihuana. Los tricomas también son responsables de producir cannabinoides y otros compuestos.

Los terpenos son, básicamente, aceites aromáticos que proporcionan diferentes sabores y olores a las cepas de cannabis. Por ejemplo, cuando hueles una bolsa llena de cogollos potentes y percibes aromas a frutas, queso, lavanda o diésel, deberías agradecerle a los terpenos ese placer.

Sin embargo, estos compuestos cumplen una función mucho más importante a la hora de experimentar un buen colocón. De hecho, pueden contribuir al tipo de ciego que produce una cepa a través de efectos sinérgicos.

Se ha demostrado que varios de los terpenos que se encuentran en la planta de cannabis ofrecen propiedades medicinales valiosas. Por ejemplo, el terpeno beta-cariofileno (BCP) muestra potencial para ayudar a tratar la ansiedad y la depresión.

Beta Cariofileno Terpeno Presente En Pimienta Negra Y Cannabis

INTRODUCCIÓN DEL BETA-CARIOFILENO

El BCP se encuentra en diversas plantas de la naturaleza, por ejemplo, en el lúpulo, la pimienta negra, el romero y, por supuesto, el cannabis. ¿Qué tiene de especial este terpeno en particular? Bueno, parece que el BCP no es tan solo un terpeno, sino que, además, se descubrió que también cumple la función de cannabinoide.

Al desempeñar este papel, el BCP es capaz de interactuar con algunos de los puntos receptores del sistema endocannabinoide.

Las vías principales de cannabinoides en el sistema endocannabinoide son los receptores CB1 y CB2. Cannabinoides como el THC activan estos dos puntos receptores, y el resultado es un efecto psicoactivo.

El BCP, por otro lado, solo activa el receptor CB2. Esto quiere decir que el BCP no produce un efecto psicoactivo. Se trata de un factor fundamental, ya que la naturaleza psicoactiva de algunas medicinas basadas en el cannabis es el motivo principal por el que se limitan.

El THC es ilegal en muchas regiones del mundo, y los consumidores de cannabis con fines terapéuticos cada vez demandan más medicamentos con alto contenido de CBD pero que no sean psicoactivos.

Por otra parte, se han invertido muchos años y cantidades de dinero en el mundo del cannabis sintético con la esperanza de lograr resultados terapéuticos similares sin producir el efecto psicoactivo. Los cannabinoides que activan el receptor CB2 pueden ayudar a tratar trastornos como la artritis y la esclerosis múltiple sin el inconveniente de los efectos psicoactivos. Aunque pueda parecer extraño considerar el THC una molestia, algunos pacientes necesitan mantenerse totalmente funcionales después de medicarse.

Planta de Cannabis Beta Caryophyllene

¿LA MEDICINA DEL FUTURO?

Si bien las investigaciones acaban comenzar, el BCP ha demostrado resultados prometedores en su potencial aplicación como molécula medicinal.

En un artículo publicado en la revista Neuropsychopharmacology en el 2014, se examinaron los efectos analgésicos del BCP en ratones. Los autores del artículo mencionan la capacidad del compuesto de activar el receptor CB2 y sostienen que diversos estudios han demostrado que el receptor CB2 está íntimamente relacionado con la modulación de respuestas de dolor inflamatorio y neuropático.

El estudio demostró que el BCP administrado por vía oral reducía las respuestas de dolor inflamatorio y también reducía la neuroinflamación espinal. Los autores concluyeron que el BCP puede ser significativamente eficaz para tratar estados de dolor de larga duración y debilitantes.

A-Pinene

 

ANTIINFLAMATORIO
BRONCODILATADOR
AYUDA A LA MEMORIA
ANTIBACTERIANO
También presente en las agujas de pino

A-Pinene

Linalool

 

ANESTÉSICO
ANTICONVULSIVO
ANALGÉSICO
ANSIOLÍTICO
También se encuentra en la lavanda

Linalool

Beta-Caryophillene

 

ANTIINFLAMATORIO
ANALGÉSICO
PROTEGE EL RECUBRIMIENTO CELULAR DEL TUBO DIGESTIVO
También se encuentra en la pimienta negra

Beta-Caryophyllene

Myrcene

 

CONTRIBUYE AL EFECTO SEDANTE DE LAS ÍNDICAS FUERTES
AYUDA PARA DORMIR
MIORRELAJANTE
También se encuentra en el lúpulo

Myrcene

Limonene

 

TRATA EL REFLUJO GASTROESOFÁGICO
ANSIOLÍTICO
ANTIDEPRESIVO
También se encuentra en los cítricos

Limonene
 

ANSIEDAD Y DEPRESIÓN

En otro artículo, se documenta un estudio realizado en ratones que demuestra el potencial del BCP para el tratamiento de la ansiedad y la depresión. El artículo, publicado en la revista Physiology and Behaviour, analiza la función de los receptores CB2 en los trastornos de ansiedad y depresivos.

El BCP se considera un compuesto novedoso que tiene efectos farmacológicos beneficiosos en comparación con las benzodiacepinas y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

El objetivo del estudio era evaluar los efectos del BCP en ratones en relación con trastornos de estrés y ansiedad. Los autores proponen que este estudio, por primera vez, demuestra que el BCP es realmente eficaz para producir efectos ansiolíticos y antidepresivos.

Los resultados también demuestran que el receptor CB2 participa en la regulación del comportamiento emocional y que puede ser un posible objetivo terapéutico a la hora de tratar la ansiedad y la depresión.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar