En ocasiones, el consumo de cannabis puede producir a corto plazo una serie de efectos secundarios desagradables. La mayoría de ellos suelen manifestarse en fumadores sin experiencia y se van disipando a medida que la persona se acostumbra a la sensación de estar fumada y aumenta su tolerancia.

Uno de estos efectos desagradables es el mareo producido después de fumar. Puede pasarles incluso a los fumadores más veteranos. En los casos más extremos, este mareo puede llevarte a un “blancazo” total: ese típico momento en el que se pierde la consciencia tras inhalar una dosis especialmente fuerte de marihuana.

Pero no todo el mundo da caladas como si no existiera un mañana. Algunas personas simplemente se marean tras unas caladas a un porro compartido. Pero puedes estar seguro que esto es totalmente inofensivo. La verdad es que el cannabis no te marea directamente.

INCLUSO LOS FUMADORES MÁS EXPERIMENTADOS SE MAREAN

El mareo es una sensación causada por una bajada repentina de la presión sanguínea. La marihuana reduce la presión sanguínea y también hincha el sistema vascular del cerebro. Al hacerlo, produce una especie de efecto de impacto doble.

El cannabis influye en la corriente sanguínea. Además de causar una reducción general de la circulación sanguínea (es decir, la presión), de repente el cerebro es capaz de contener más sangre. Entonces se reduce ligeramente el volumen de sangre que circula por el resto del cuerpo y, por tanto, se produce una bajada adicional en la presión.

¿Nunca te has mareado al levantarte de golpe, tras haber estado un buen rato sentado? La repentina sacudida que se produce al pasar de estar sentado, o tumbado boca abajo, a una posición totalmente vertical provoca una presión muy fuerte en las venas. Literalmente, la fuerza de la gravedad provoca que la circulación se interrumpa por un momento, por lo que inmediatamente te sientes aturdido. Esto puede suceder sin estar colocado, pero la marihuana definitivamente juega un papel intensificando la experiencia, ya que la naturaleza psicoactiva del THC puede alterar los sentidos.

El consumo de alcohol también puede producir este efecto, aunque a un nivel más bajo, ya que el alcohol reacciona más como estimulante que como depresor. Pero muchas veces, cuando alguien está especialmente borracho se tambalea.

Cannabis, Fumar, Mareos

SENTÍA QUE ME MORÍA

Este es un pensamiento común entre los fumadores sin experiencia tras dar unas caladas. Podríamos llamarlo el típico mal viaje de los novatos. El cannabis no es letal pero un poco de ansiedad, seguida de un mareo, podría generar un estado de paranoia alimentado por el miedo (en este caso, miedo a lo desconocido) que podría intensificarse a un ataque de pánico.

La buena noticia es que todo eso está en tu cabeza. Simplemente significa que te has agobiado por la sensación de estar colocado y te ha invadido una actitud negativa.

¿CÓMO PUEDO EVITARLO?

Estar aturdido, marearse, perder el equilibrio o incluso desmayarse por fumar marihuana no es peligroso en absoluto (siempre y cuando no te golpees la cabeza). Pero, si te pasa a menudo, te recomendamos sin dudarlo que pruebes otra variedad de una familia totalmente diferente y compares. En caso de marearte frecuentemente, incluso sin fumar porros, deberías consultar a un médico lo antes posible.

Para algunas personas es muy común sentir una fuerte ansiedad al fumar variedades índica, mientras que con las sativas se sienten en total armonía. En cambio, a otras personas no les gustan las sativas ya que les provocan paranoia y bloqueo mental, por lo que prefieren el colocón más sedante y corporal de las índicas. Otras encuentran su equilibrio en los híbridos. Actualmente, cada vez se consumen más variedades ricas en CBD para mediar los intensos efectos psicoactivos del THC.

El verdadero truco está en experimentar tanto como puedas. Empieza poco a poco y no permitas que la presión social te arruine la experiencia. Si sientes el efecto de estar atrapado en sofá, estira tus extremidades y muévete un poco antes de levantarte, para bombear ligeramente tu sistema vascular.

Ten algo para picar a mano: no solo para los típicos munchies, sino porque el azúcar y la sal aumentarán la presión sanguínea. Mantente bien hidratado. Aunque, generalmente, los efectos secundarios positivos del cannabis te recordarán estos dos puntos. De hecho, una deshidratación leve es un fenómeno social transversal que provoca una serie de síntomas y uno de los principales es una bajada de la presión sanguínea.

Por último, si llegas a marearte, ¡no te asustes! Le pasa a todo el mundo, con o sin marihuana. La sensación debería desvanecerse relativamente rápido. Agárrate a algo o siéntate, respira profundamente y no dejes que te invadan los pensamientos negativos. En unos segundos estarás como nuevo y todavía podrás disfrutar del colocón.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar