Cualquiera que haya fumado una cierta cantidad de hierba o haya visto alguna de esas películas repletas de estereotipos de fumetas, sabrá perfectamente que la marihuana genera lo que solemos conocer como antojos o hambre porrera.

Esto es básicamente una manifestación del apetito desmesurado que suele provocar el consumo de cannabis. Esta sensación se percibe, en cierto modo, de forma diferente al hambre normal. Nos vienen determinados alimentos a la cabeza y esos pensamientos no suelen marcharse hasta que hemos devorado una cantidad ingente de comida.

Esto podría ser negativo para quienes estén intentando cuidar su peso o evitar comidas que nos satisfacen pero que son poco saludables. Sin embargo, también puede tener cierto potencial medicinal, especialmente en casos en los que las náuseas y la reducción del apetito son algunos de los síntomas observados.

Pero, ¿qué es exactamente lo que provoca este tipo de hambre? ¿Qué papel juega el cannabis en estimular el apetito hasta este extremo?

Cómo funcionan los cannabinoides

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE Y LOS CANNABINOIDES

Para entender exactamente cómo el cannabis produce un efecto tan poderoso y estimulante sobre el apetito, es importante comprender qué compuestos de la planta lo provocan y cómo interactúan con el cuerpo humano.

Los cannabinoides son una clase de moléculas presentes en la planta del cannabis, conocidas más precisamente como fitocannabinoides. Dos de los fitocannabinoides más conocidos son el THC y el CBD. En el cuerpo humano ya existen otros tipos de cannabinoides, a los que nos referimos como endocannabinoides. Estas moléculas inducen numerosos efectos sobre el cuerpo, al interactuar con una serie de receptores que componen lo que conocemos como sistema endocannabinoide.

Los receptores del sistema endocannabinoide se activan con los fitocannabinoides. Esto se debe a que sustancias como el THC tienen una estructura similar a la de los endocannabinoides. Por lo tanto, estos fitocannabinoides tienen la capacidad de estimular el sistema endocannabinoide con eficacia cuando existe una carencia de cannabinoides en el organismo.

El sistema endocannabinoide engloba diversos receptores, como los receptores CB1 y CB2. Estos puntos de absorción se encuentran a lo largo del cuerpo en varias ubicaciones, como el cerebro, el sistema inmune y el aparato digestivo. Cuando los cannabinoides interactúan con estos receptores pueden provocar cambios importantes en el organismo, en aspectos como el estado de ánimo, la memoria o el apetito.

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE Y EL APETITO

Cuando el receptor CB1 se activa, se liberan hormonas que causan la sensación de hambre. Investigadores de la Universidad de Yale han descubierto que este proceso está determinado por células nerviosas llamadas neuronas proopiomelanocortinas.

Al activarse el receptor CB1, una proteína de la mitocondria de la célula induce a las neuronas proopiomelanocortinas a segregar hormonas que causan el apetito.

UTILIDADES IMPORTANTES

Un informe científico publicado en la revista Farmacología y Terapias analiza el uso potencial de los efectos del cannabis sobre el apetito. Los autores mencionan la tradición de esta hierba y su identificación como estimulante del apetito. En 1845, un investigador llamado Donovan ya señalaba que el cáñamo indio resultaba positivo para diversas enfermedades inflamatorias y descubrió los efectos que producía sobre el deseo de comer. También mencionaba que podría ser útil para casos de anorexia.

Más adelante, en 1889, un investigador conocido como Birch descubrió en Calcuta que el cannabis ayudaba a tratar la adicción al opio y explicaba que "restituía la capacidad de apreciar la comida".

Los autores de ese informe declaran que los efectos de la hierba sobre el apetito pueden ser de utilidad en cuadros de caquexia en cáncer, pérdida de peso y anorexia debido al desarrollo de tumores. También mencionan su potencial en el tratamiento de la anorexia y la pérdida de peso asociada al SIDA.

Receptores del cuerpo sistema cannabinoide

VARIEDADES QUE POTENCIAN EL APETITO

Royal Cookies
ROYAL COOKIES

El cannabinoide THC se adhiere al receptor CB1 que contribuye a alterar el apetito. La Royal Cookies puede ser una cepa excelente para potenciar el apetito porque está cargada de THC, con un impresionante 23%. Esta variedad también ofrece un efecto relajante y eufórico.

Somango XL
SOMANGO XL

La Somango XL es otra variedad que actúa sobre el receptor CB1, activándolo gracias a su imponente concentración de THC. En concreto un 18%, y si se cultiva correctamente puede incluso superar esta cifra. Ofrece un efecto potente muy relajante, además de contener cantidades moderadas de CBD.

pineapple kush
PINEAPPLE KUSH

La Pineapple Kush es otra cepa rica en THC, capaz de proporcionar cosechas con un 18% de este cannabinoide. Se trata de una cepa con un gran sabor que induce un efecto relajante.