Fumar hierba es una cosa, pero si añades un poco de hachís a la fiesta llevarás la experiencia a un nivel completamente nuevo.

Hoy hablaremos de los diferentes métodos para fumar hachís. Por supuesto, siempre puedes tirar del típico bong, pipa o un simple canuto. Pero si quieres hacer las cosas un poco más interesantes, hay varias maneras de conseguirlo.

Cómo fumar hachís

Al igual que cada uno tiene su método preferido de consumo de marihuana, cada uno tiene su propia manera de disfrutar del hachís. Como mencionamos anteriormente, sin embargo, puedes mejorar tu experiencia de forma radical, dependiendo del método que elijas.

Después de esta introducción, empecemos con los conceptos más básicos.

Artículo relacionado
Cómo hacer hachís en casa

Cómo fumar en una pipa de hachís

Fumar hachís con una pipa es probablemente el método más adecuado para principiantes, sobre todo porque es el más fácil. Puedes usar cualquier pipa, pero una pipa de vidrio de boca ancha es la herramienta preferida para esto.

Siéntete libre de añadir algunos de tus cogollos favoritos en la pipa, pero también puedes consumirlo solo. Si estás usando un poco de hachís al agua, necesitarás una malla metálica para mantenerlo en su sitio.

Cómo hacerlo:

  • Para empezar, divide el producto en trozos más pequeños. El hachís contiene una serie de aceites extraídos de la planta de marihuana, por lo que es lógico que tarde mucho más en quemarse. Colocar todo el producto en la cazoleta sería un desperdicio evitable.
  • El siguiente paso consistiría en preparar el hachís para fumar. Para hacer esto, colócalo sobre la llama de tu mechero hasta que se ablande. Notarás que cambia lentamente de textura, de sólido a un poco más desmenuzable.
  • Una vez desmenuzado, puedes empezar a echarlo en tu pipa. También es el complemento perfecto para una cazoleta de hierba.

Cómo fumar en una pipa de hachís

Cómo fumar hachís en un bong

Si aún recuerdas todos estos pasos para fumar en una pipa de hachís, puedes aplicarlos al bong uno a uno. La única diferencia es que con la boca más pequeña del bong, es mejor usar solo hachís.

Sin embargo, puedes adornarlo con tu hierba favorita para darle más sabor y potencia, o con tabaco para darle un efecto ligeramente distinto.

Cómo hacerlo:

  • Como siempre, el proceso de fumar hachís comienza preparándolo. Asegúrate de no quemar el hachís, así que mueve el mechero para ampliar la superficie de la llama.
  • Una vez que el hachís tenga una textura y consistencia mucho más suave, puedes empezar a poner los trozos en la cazoleta. En un bong normal caben hasta 0,4 gramos de hachís deshecho, pero puedes consumir la cantidad que prefieras.
  • Llena tu bong hasta la mitad con agua. Añade un poco de hielo si quieres refrescar un poco las cosas. Enciende la cazoleta e inhala hasta que el humo llene tus pulmones, luego suéltalo en una exhalación suave.

Cómo fumar hachís en una cachimba

Si quieres hacerlo a la vieja escuela, la cachimba, narguile o shisha es el camino a seguir. También es el mejor método si quieres una buena sesión de hachís improvisada con tres o cuatro personas a la vez.

A diferencia del bong o la pipa de hachís, usar una cachimba es un poco más elaborado. Esto es lo que necesitarás:

  • Hachís
  • Cachimba
  • Carbón vegetal
  • Papel de aluminio

Cómo hacerlo:

  • Empieza haciendo pequeñas bolitas con tu hachís. El tamaño puede variar, pero eso no es un problema, siempre y cuando quepan en la cazoleta de la cachimba. En la cazoleta de la típica cachimba caben hasta seis bolas pequeñas de hachís.
  • Llena la base del narguile con agua. Asegúrate de cubrir al menos ¾ del nivel.
  • Empieza a calentar el carbón. Una vez que tengas un poco de brasa, retíralo del elemento calefactor. Luego pon un trozo de papel de aluminio sobre la cazoleta, coloca el carbón sobre el papel y empieza a dar unas caladas para que el carbón caliente el contenido de la cazoleta.

Cómo fumar hachís en una cachimba

Cómo fumar hachís en un porro

Cuando se trata de fumar un porro de hachís, todo se basa en las capas. En este caso, deberías usar algunos de tus cogollos favoritos para que actúen como relleno de tu hachís cuando lo líes.

Cómo hacerlo:

  • Al igual que cuando te lías un canuto, empieza por coger un papel de liar y colocarlo horizontalmente sobre una superficie dura. Algunos preferirían alisarlo y quitar los pliegues, pero es un paso opcional.
  • Añade una capa de tu hierba molida. Luego, remata con algunas migajas de hachís, como un delicioso sirope de chocolate sobre un helado.
  • Líalo bien y deja espacio para el filtro antes de sellarlo. Luego préndele fuego y pásalo a los demás.

Hachís entre cuchillos

El nombre en sí no es muy convincente en cuanto a seguridad, pero es una de las formas de fumar hachís de la vieja escuela. Como el nombre sugiere, consiste en el uso de un cuchillo y una llama, así que siempre hay que extremar las precauciones cuando se utiliza este método.

Lo que necesitarás:

  • Hash
  • Un soplete o un fogón de cocina.
  • Dos cuchillos para mantequilla con mango aislante
  • Una pajita de vidrio o de metal

Cómo hacerlo:

  • Usando el soplete o el fogón, calienta las hojas de ambos cuchillos. Sabrás que están suficientemente calientes cuando los filos se empiecen a poner rojos.
  • Una vez calientes, coloca un trozo de hachís entre los dos cuchillos y presiónalos. El hachís debería prenderse al momento.
  • Empezará a generar humo, y podrás empezar a dar caladas. Hazlo captando el humo con la pajita e inhala como si estuvieras sorbiendo una bebida.

Ten en cuenta que usar pajitas de plástico o una botella cortada es un poco más peligroso, ya que también pueden desprender humos tóxicos o incluso quemarse. Pero si aun así decides hacerlo, actúa con mucha precaución.

Cómo fumar hachís en un porro

El método clásico del vaso y el clavo

Aquí tienes otra forma de fumar hachís a la vieja usanza que es mucho menos peligrosa que el cuchillo caliente. Este método se remonta a épocas anteriores al papel de liar, y fue una de las primeras formas de disfrutarlo en Oriente Medio.

Como su nombre indica, lo único que se necesita es un clavo, un posavasos de corcho fino, una pajita de vidrio o de metal y un vaso de agua.

Cómo hacerlo:

  • Coge el clavo o la aguja y agujerea el posavasos. Déjalo de pie como un pararrayos en lo alto de un tejado. Si usas un clip, desdobla un lado para extenderlo. La parte desplegada debe actuar como base por debajo del posavasos.
  • Saca un trozo de hachís pequeño (del tamaño de un guisante) y pégalo en el alfiler. Prende el hachís con un mechero hasta que empiece a arder.
  • Coge el vaso de agua y colócalo sobre el alfiler para capturar el humo.
  • Cuando tengas suficiente humo dentro, pon la pajita por debajo del vaso y empieza a inhalar.

Vapear hachís

Si ya has vaporizado hierba o extractos, no tendrás ningún problema con el hachís. La única diferencia es que con el hash tendrás que hacerlo a una temperatura más alta, por encima de los 200°C.

Cómo hacerlo:

  • Si usas un vaporizador adecuado para concentrados, simplemente puedes añadirlo a la cámara. Luego, haz lo habitual: enciende el dispositivo e inhala.
  • Pero si usas un aparato que no es adecuado para concentrados, deberías picar algo de hierba para acompañar tu hash. Simplemente mezcla el cogollo molido con tu hachís y rellena la cámara del vaporizador.

Dabbear hachís

Sí, el hachís se puede dabbear. La mayoría de los rigs para dabbing se construyen como bongs de vidrio, pero la diferencia es que tienen un clavo, que es parecido a una cazoleta, pero con un agujero en el lado que va al tallo, en lugar de llevarlo en el fondo. Calienta el extremo inferior de este clavo hasta 230°C con un soplete de mano.

Cómo hacerlo:

  • Llena de agua tu rig hasta unas ¾ partes. Usando el soplete, calienta la parte inferior del clavo hasta que se ponga ligeramente naranja/rojo.
  • Una vez que alcance su temperatura máxima, déjalo reposar de 3 a 5 segundos, luego coloca un pequeño trozo de hachís en el clavo. Después coloca una tapa de carburador (un recubrimiento especialmente diseñado para clavos) sobre el clavo.
  • Ahora, para empezar a dabbear, solo tienes que levantar la tapa del carburador y ponerte a inhalar.

Pax 3 Edición Especial - Kit completo
Conducción
30 x 21 x 98 mm
93 gr
182 - 215ºC / 360 - 420ºF
15 - 20 seg
0, 35 + 0,20 gr
App
Hierbas secas y Concentrados

Comprar Pax 3 Edición Especial - Kit completo

Formas de fumar hachís menos recomendables

Aparte de los métodos habituales de fumar hachís, hay otras formas de hacerlo que no son precisamente saludables. Aconsejamos ceñirse a los métodos mencionados previamente, pero para que al menos los conozcas, aquí tienes métodos no tan recomendables.

  • Cazoleta de papel de aluminio: este método consiste en dar forma de cazoleta a un trozo de papel de aluminio. Una vez preparado, se coloca el hachís en la cazoleta y se enciende con un mechero de bolsillo. Haz este proceso muy lentamente para evitar quemarte.

La cazoleta de papel de aluminio es el método más fácil y económico de esta lista, pero también es uno de los más peligrosos si no tienes cuidado, así que hazlo con la máxima precaución.

  • Botella de aluminio-plástico: básicamente es el mismo método que la cazoleta de papel aluminio, pero usando una botella de plástico como base sobre la que se asienta. Primero saca la tapa y sustitúyela por papel de aluminio.

Luego, haz algunos agujeros en ella para permitir un mayor flujo de aire. A continuación, haz otros dos agujeros, uno a cada lado de la botella. Después coge un poco de hachís, llena la cazoleta de papel de aluminio y caliéntala. Cuando llegues a la temperatura deseada, tapa uno de los agujeros de la botella e inhala el humo por el otro.

De nuevo, ten mucho, mucho cuidado al hacer esto, ya que si la llama toca el plástico no solo se quemará, sino que liberará gases tóxicos.

Cómo comprobar si tu hachís es bueno

Obviamente, a nadie le gusta fumar hachís de mala calidad. Pero hay varias maneras de comprobar si tu material aún está en perfectas condiciones. Tendrás que fijarte en los siguientes factores:

Color

Si se trata de hachís frotado a mano, se debe buscar un tono oscuro entre el marrón y el negro. Cualquier indicio de verde significa que se ha dejado demasiado material vegetal, y eso hará que la experiencia sea más desagradable en general.

Para el hash tamizado en seco o dry sift, deberías ver un amarillo claro a un aspecto marrón-rojizo. El material más duro estará más oscuro por fuera y más claro por dentro. Pero si lo presionas ligeramente, el color debe ser uniforme por todas partes.

Cómo comprobar si tu hachís es bueno

Consistencia

El hachís tamizado en seco no debería estar demasiado seco, y si es así, o bien se almacenó mal o se añadió demasiado relleno. En cuanto a la consistencia, lo interesante es tener un poco de humedad, pero tampoco demasiado.

Para el hachís seco tamizado ligeramente prensado, deberías tener una textura más suave y desmenuzable que sea un poco pegajosa y aceitosa. Un hachís muy prensado será un poco más pegajoso y mucho más duro, pero debería ablandarse en cuanto reciba el calor de tu mano.

El hachís frotado a mano debería notarse un poco más denso y uniforme en términos de consistencia. Además, debido a los aceites añadidos del proceso en sí, no debería ser tan pegajoso. Eso sí, asegúrate de procesarlo correctamente para evitar que desarrolle moho y humedad en su interior.

Sabor

El sabor de tu hachís será consistente dependiendo de la planta de la que proceda, pero el método que utilices sí tiene algo que ver. El hachís frotado a mano tendrá un sabor más picante y floral. Por otro lado, el hachís tamizado en seco suele tener un sabor terroso.

Pero al final, sabrás que tu hachís es limpio y más seguro de consumir si no tiene ningún indicio de sabores químicos parecidos a los del plástico.

La "prueba de la burbuja"

Si realmente quieres determinar la calidad del hachís que tienes, la prueba de la burbuja es tu mejor opción. Para ello, coge un mechero de butano y pon tu hachís sobre la llama.

Sabrás que tienes un hash de buena calidad si burbujea y ves humo blanco puro saliendo de él cuando lo enciendes. Pero si en vez de eso ves restos de carbonilla y un poco de humo negro cuando lo pones al fuego, entonces tienes entre manos un hachís contaminado.

Disfrutar el hachís

Ahora ya conoces las mejores formas de disfrutar del hachís, así como los métodos a evitar, lo único que te falta es decidir tus preferencias, elegir un método y, lo más importante, ¡disfrutar!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.