El mercado del cannabis está en auge. Nuevos establecimientos y empresas abren sus puertas a un ritmo sorprendente en muchos países. Puede parecer un sector en el cual es fácil hacerse un hueco, pero la realidad es muy distinta. En pocas palabras: conseguir una licencia para vender cannabis cuesta muchísimo, y no nos referimos solamente al coste monetario. A continuación, analizamos los principales factores que deben tenerse en cuenta a la hora de solicitar una licencia comercial en EE.UU., Canadá y Europa.

ASPECTOS A TENER EN CUENTA PARA ACCEDER AL SECTOR CANNÁBICO

CONOCE LAS LEYES Y REGULACIONES DE TU PAÍS

Independientemente de si pretendes cultivar cannabis o abrir un dispensario, el primer paso es evaluar la legalidad. A pesar de la "juventud" del mercado legal del cannabis, hay muchas trabas y requisitos que cumplir. Por ello, deberás estudiar las normativas y regulaciones locales. Los mercados legales varían enormemente, lo que podría determinar el posible éxito o fracaso de cada negocio particular.

A menudo se requiere una comprobación de antecedentes, no solo para, por ejemplo, el dueño de un dispensario, sino también para todos los empleados e inversores. Para cultivar cannabis medicinal con fines comerciales en algunos lugares, como Canadá, se exigirá que toda persona responsable tenga una acreditación de seguridad válida. Por lo tanto, si tienes antecedentes penales, tu sueño de triunfar como cultivador medicinal autorizado podría verse truncado incluso antes de empezar.

También hay que saber navegar por los complicados vacíos legales; "tolerada" o "despenalizada" no significa que la marihuana sea legal. Y si no es legal, o si las leyes de tu país no son muy claras y en tu ciudad no se ha aprobado nada que permita explícitamente el cultivo de cannabis recreativo, tu dispensario podría ser clausurado en cualquier momento por las autoridades. No querrás correr el riesgo de invertir en algo que aún es considerado ilegal.

No solo deberás conocer las normativas actuales, también sus posibles modificaciones. Esta joven industria cuenta con un montón de proyectos de ley que serán promulgados en breve, por lo que es muy probable que se produzcan cambios importantes. Adelántate e investiga la agenda futura para facilitar los trámites.

Asimismo, tienes que ser consciente de que en algunos sitios, como en Estados Unidos, por ejemplo, tienen leyes contradictorias que varían en función de si se aplican a nivel federal o estatal. A nivel federal, el cannabis sigue siendo ilegal y una droga de categoría I; pero en los distintos estados, el mercado de la marihuana legal está en auge.

Así que lo primero es investigar. O mejor aún: consultar a un abogado con experiencia que pueda aconsejarte.

PREPARA UN PLAN DE NEGOCIOS

En teoría, no hay nada más atractivo que la posibilidad de convertir tu hobby en un negocio. Pero, con tantos nichos en el sector del cannabis cada vez más saturados (como el mercado del CBD), mucha gente está luchando por mantenerse a flote - no solo debido a los numerosos requisitos y a la incertidumbre jurídica, sino por la falta de conocimientos y experiencia profesional.

Si quieres tener éxito, debes ser profesional. Un buen plan de negocio es un paso inicial muy importante. Tener un plan exhaustivo te ayudará de varias formas. Para empezar, demostrará que te tomas en serio el negocio y que entiendes la complejidad de lo que estás emprendiendo. Además, hará las veces de hoja de ruta personal, para mantener todo organizado y bajo control, especialmente en las primeras etapas. Por último, un plan de negocio es fundamental cuando se intenta buscar financiación. Los inversores necesitarán comprobar que van a obtener beneficios.

PREPARA UN PLAN DE NEGOCIOS

BUSCA CAPITAL INICIAL

Es un hecho, para montar un negocio se necesita capital. Tu plan de negocio deberá indicar cómo vas a conseguir ese capital, y en qué lo vas a utilizar. Esto podría ser uno de los mayores retos, ya que no solamente necesitarás unos fondos mínimos en torno a 200.000 euros, tampoco es muy probable que vayas a obtener un préstamo del banco. Esto último se lo puedes agradecer a la inseguridad legal. Por lo tanto, deberás conseguir financiación a través de otros métodos, como inversores o capital privado.

El plan de negocios también deberá enumerar los posibles gastos corrientes de tu negocio de marihuana. En esto se incluyen el coste anual de las licencias, el alquiler, los sueldos de los empleados, los costes de transporte, y otros gastos.

ENCUENTRA UN ESTABLECIMIENTO ADECUADO

El propietario de un negocio de cannabis recién nacido no tendrá que enfrentarse solamente a estos complicados requisitos para conseguir la licencia, también hay requisitos operacionales. Para funcionar como un dispensario en California, no puedes simplemente alquilar un local donde te apetezca. Hay unas reglas muy estrictas en cuanto a la distancia a la que debe estar de escuelas, iglesias y zonas residenciales.

Asimismo, deben establecerse buenas medidas de seguridad para cualquier tipo de local donde se almacene marihuana. Por ejemplo, las paredes deben tener un determinado grosor, así como otros requisitos de seguridad que hay que sumar al coste total. En Canadá, la solicitud para el cultivo comercial debe ir acompañada de una descripción detallada de los planos del local y sus medidas de seguridad.

TASAS DE SOLICITUD Y LICENCIAS

Además de los gastos de creación y gestión de la empresa, está el coste de la licencia, que, junto con el resto de trabas jurídicas, suele ser suficiente para desanimar a muchos potenciales propietarios. En algunos sitios, el precio de la solicitud puede suponer varios miles de dólares. Y si a esto le añadimos las tasas de renovación anual, es evidente la rapidez con la que desaparece el dinero.

CÓMO CONSEGUIR UNA LICENCIA PARA EL CULTIVO DE CANNABIS EN EE.UU., CANADÁ Y EUROPA

Lo anterior es un resumen de los diferentes factores que deben tenerse en cuenta a nivel más o menos global. Ahora vamos a analizar los detalles para la obtención de una licencia en Estados Unidos, Canadá y Europa, para que te hagas una idea de cómo están las cosas en tu lugar de residencia.

ESTADOS UNIDOS

En los Estados Unidos, las leyes y regulaciones para el cultivo comercial de cannabis varían dependiendo del estado, condado, e incluso ciudad. Así que, antes de que empieces a elaborar un plan para abrir un dispensario o una plantación a gran escala, asegúrate de que conoces las leyes y normativas que te afectan.

Los precios de las licencias también varían considerablemente. Por ejemplo, en el estado de Washington, la solicitud solo cuesta 250$, y la tasa anual, 1.480$. Una ganga en comparación con la mayoría de estados. En Illinois, la solicitud cuesta 25.000$, y la licencia de cultivo anual, 100.000$. Algunos estados, como California, Colorado y Oregón, tienen distintas tarifas según el tamaño y tipo de cultivo; por ejemplo, si va a ser un cultivo interior o al aire libre, el número de plantas que se van a cultivar, etc. Como mínimo, podrías gastarte un par de miles de dólares, pero esta cifra puede ascender a decenas y cientos de miles, simplemente para conseguir y conservar tu licencia.

ESTADOS UNIDOS

CANADÁ

Canadá aprobó el proyecto de ley C-45 (Ley del Cannabis) en octubre del 2018, lo que lo convierte en el único país del G7 que permite el cultivo y la venta de marihuana recreativa. Esto significa que el cannabis es legal a nivel federal. Pero todos los aspectos de la venta y distribución del cannabis están sujetos a las jurisdicciones provinciales, y cada una de ellas tiene reglas distintas para conceder licencias. La Cannabis Legalization and Regulation Branch (CLRB) es la responsable de supervisar el proceso de la concesión de licencias.

El lugar y los requisitos para obtener una licencia dependen de en qué provincia se va a operar. Por ejemplo, en la Columbia Británica tendrías que obtener una licencia de establecimiento privado en la British Columbia Liquor and Cannabis Regulation Branch (LCRB), tras un detallado proceso de solicitud. En Manitoba, la Manitoba Liquor and Gaming Authority (LGA) emite licencias para el mercado minorista privado, pero las comunidades locales pueden vetar la apertura de estos comercios en su zona.

En Ontario, se puede obtener una licencia para abrir un dispensario tras un largo proceso de solicitud a través de la Ontario Cannabis Retail Corporation (OCRC). En Alberta, deberás enviar tu solicitud a la Alberta Gaming and Liquor Commission (AGLC).

EUROPA

En comparación con Canadá y los estados de EE.UU. en los que el cannabis es legal, todos los Estados miembros de la UE tratan la posesión de cannabis para consumo personal como un delito. Sin embargo, varios países, como España, Italia, República Checa y Bélgica, han comenzado a eliminar la cárcel como pena por delitos menores.

Ningún gobierno europeo apoya abiertamente la legalización del cannabis para consumo recreativo; los mercados cannábicos legales existen exclusivamente en un contexto médico. Incluso los dispensarios y coffeeshops de los Países Bajos son meramente tolerados, siempre que cumplan con unas normas estrictas establecidas por la fiscalía general. Algo parecido a los clubes de cannabis de España, que son técnicamente clubes privados, no espacios comerciales.

Debido a la situación jurídica del cannabis en Europa, todavía no es posible solicitar una licencia para vender marihuana recreativa, aunque se están dando los primeros pasos.

Alemania, por ejemplo, tiene intención de conceder las primeras licencias nacionales para el cultivo de cannabis medicinal en 2019, aunque hasta ahora el proceso ha estado plagado de contratiempos y retrasos. Las empresas que sean seleccionadas para ser las primeras en cultivar cannabis médico de forma legal, deberán cumplir unos requisitos de seguridad muy estrictos y tendrán que mantener los más altos estándares de producción farmacéutica.

LICENCIAS PARA NEGOCIOS CANNÁBICOS: ¿ESTÁS DISPUESTO A COMPROMETERTE A LARGO PLAZO?

Si vives en Canadá o en uno de los estados legales de Estados Unidos, puedes solicitar una licencia para vender o cultivar cannabis. Es decir, si estás dispuesto a invertir una enorme cantidad de dinero (y energía y tiempo) en un sector muy competitivo donde el éxito no está garantizado. Aquí, en Europa, las cosas se mueven más despacio para los aspirantes a cultivadores comerciales. El cannabis sigue siendo ilegal, a pesar de los diversos esfuerzos por despenalizarlo que se realizan en todas partes. Pero, si los mercados legales actuales nos han enseñado algo, es lo rápido que pueden cambiar las cosas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.