Cómo diferenciar entre cogollos de marihuana buenos y malos.

Cuando empezaste a fumar hierba, seguro que no tardaste mucho en darte cuenta de que hay diferencias entre los cogollos de marihuana. Aunque todo el mundo afirme que su marihuana es de primera categoría, puede que te des cuenta cuándo no está tan rica como dicen. Y por otro lado, cuando te encuentras con una hierba de calidad, la reconoces enseguida.

Para estar seguro de que compras solamente los mejores cogollos, es fundamental conocer las diferencias entre la hierba de primera categoría y la hierba tipo "paja". Tampoco hace falta ser un experto, ya que los aspectos que marcan la diferencia se pueden ver y oler sin problemas. Aprender las diferencias te ayudará cuando vayas a comprar algo, claro, pero te ayudará sobre todo a juzgar las plantas de tu propio cultivo. Esto, por otro lado, te ayudará a hacer los ajustes necesarios.

Tipos de cogollos de marihuana

Las flores de marihuana se pueden clasificar en varios rangos de calidad. Se puede hablar sobre su viscosidad, perfil de terpenos, sabor, textura o una serie de factores diversos. Para simplificar las cosas, hemos limitado las posibilidades a tres categorías básicas: cogollos de una calidad baja, media y superior.

Calidad baja

La marihuana de calidad baja tiene un aspecto lamentable, principalmente porque recorre largas distancias después de ser metida en paquetes pequeños. Conocidos precisamente como "ladrillos de marihuana", estos cogollos suelen llegar a su destino en forma de cubos compactos.

Los productores que están a este nivel no suelen cultivar pensando en la calidad del producto ni dando muchos cuidados, sino que tienen propósitos puramente económicos. La marihuana de poca calidad generalmente proviene del sur de la frontera de los EE.UU. y de Europa, y suele ser un producto del mercado negro.

Por supuesto, algunos cultivadores domésticos que parten con la intención de vender, también se pueden encontrar con marihuana de esta calidad de forma involuntaria. Es muy frecuente que los cultivadores novatos se equivoquen durante el proceso y terminen con cogollos secos mediocres.

Entre los principales signos de una marihuana de calidad baja encontramos:


  • Aspecto: menos colorida que la hierba de mejor calidad, suele ser oscura con tonos bastante marrones.
  • Tacto: pesa poco, es escamosa y cuando la tocas se nota que no ha secado correctamente; la falta de adherencia indica que no hay mucha cantidad de tricomas.
  • Aroma: la falta de terpenos, junto con su posible degradación, da como resultado una clara falta de aroma, además de humedad y moho.
  • Sabor: estos cogollos son demasiado fuertes para la garganta y tienen un sabor amargo, terroso y a especias.
  • Efectos: los ladrillos de marihuana también colocan, pero probablemente contienen menos THC.

Calidad media

En esta categoría entran los cogollos que producen principalmente los cultivadores caseros de todo el mundo. Estas flores se distinguen de la marihuana de calidad baja porque presentan un mejor color, olores intensos y sabores evidentes.

La mayoría de los cultivadores se preocupan por respetar la fertilización, el horario de riego y las variables ambientales como para producir marihuana de esta calidad. Pero el factor más influyente es poner dedicación y esfuerzo en su trabajo.

Si estás buscando cogollos de calidad media, o simplemente quieres evitar la hierba mala, trata de identificar estos rasgos:


  • Aspecto: tonos verdes más claros, una capa brillante de tricomas, un aspecto bulboso y saludable, pistilos naranjas que sobresalen. Podría presentar un exceso de hojas de azúcar para hinchar los cogollos.
  • Tacto: compacta y pegajosa, pero vuelve a su estado original después de apretarla.
  • Aroma: el aroma es agradable y fuerte, pero no abrumador.
  • Sabor: deberías poder apreciar los terpenos en cada calada.
  • Efectos: al tener niveles más altos de tricomas y cannabinoides, el efecto es bastante más fuerte que el de los ladrillos de marihuana.

Calidad superior

Alta calidad. De primera. Exquisita

La marihuana de calidad superior tiene muchos nombres, pero todos ellos describen su intenso sabor y sus efectos alucinantes. Es difícil encontrar este tipo de hierba fuera de las grandes ciudades y de las zonas donde se cultiva marihuana. En general, son productos de granjas profesionales y criadores expertos en zonas clave como el norte de California, España y los Países Bajos.

Este tipo de cogollos se parecen a los que vemos en los frascos de los dispensarios de buena reputación y los mejores coffeeshops. Si estás buscando los mejores cogollos que se


  • Aspecto: perfectamente manicurados, como pepitas, coloridos, pistilos de color naranja intenso, y con una capa escarchada de tricomas.
  • Tacto: este tipo de cogollos son grandes, increíblemente pegajosos y con un nivel perfecto de humedad.
  • Aroma: cuentan con un perfil de terpenos complejo, intenso y a skunk: cierra las ventanas cuando los fumes.
  • Sabor: perfectamente conservado, el perfil de terpenos es tan sabroso que activa las papilas gustativas.
  • Efectos: los perfiles de cannabinoides cuidadosamente concebidos proporcionan una amplia gama de experiencias, desde potentes efectos psicoactivos hasta sensaciones cerebrales lúcidas propias del CBD.

Cómo diferenciar los cogollos buenos de los malos: una guía

A pesar de que lo anterior son generalizaciones, esperamos que te ayuden a distinguir la calidad de los cogollos, aunque puede llegar a ser un poco más complicado. A continuación, vamos a entrar al detalle y a analizar las flores de marihuana un poco más de cerca.

Aroma

Como hemos mencionado antes, las moléculas aromáticas conocidas como terpenos son las responsables de los aromas característicos. Sin embargo, a pesar de tener un fondo parecido, la mayoría de las variedades presentan olores únicos gracias a las diferentes concentraciones de terpenos.

Es probable que conozcas las estructuras pequeñas y brillantes que hay en la superficie de los cogollos de marihuana y de las hojas de azúcar. Estas glándulas con forma de hongo, llamadas tricomas, producen terpenos durante la etapa de floración.

Sabrás que estás tratando con hierba de buena calidad cuando una ráfaga aromática de terpenos te golpee nada más abrir el frasco. Aunque el aroma agradable y la calidad de la marihuana no están directamente relacionados, la presencia del primero es una pista probable de lo segundo. Entre los aromas más comunes se encuentran los toques de flores, carburante, tierra, especias, azúcar, frutas, cítricos y bayas.

La calidad del perfil de terpenos de una variedad depende de una serie de variables:

  • Genética: algunas cepas están genéticamente equipadas para producir más terpenos aromáticos que otras, debido principalmente a la cría selectiva.
  • Secado y curado: con la genética se consigue mucho. Pero el correcto secado, curado y almacenamiento de la marihuana preserva el perfil de terpenos y hace que los cogollos tengan mejor sabor.
  • Fertilización adecuada: durante la fase de floración, las plantas de marihuana necesitan más potasio y fósforo y menos nitrógeno. Si consigues el equilibrio correcto, tendrás unas flores con un olor fantástico.
  • Suelo vivo: una población microbiana fuerte ayuda a las plantas a acceder a todos los nutrientes que necesitan para desarrollar un perfil de terpenos ideal.
  • Asociación de cultivos: muchos cultivadores afirman que plantar albahaca cerca de la marihuana ayuda a mejorar su aroma.

Consejo de cultivo: el aumento de terpenos mejora el olor general y el sabor de tus plantas. Para comenzar con una ventaja genética, selecciona cepas como la Lemon Shining Silver Haze y la Haze Berry.

Cómo diferenciar los cogollos buenos de los malos: una guía

Color

Aunque no se puede juzgar un libro por la portada, sí que se pueden juzgar los cogollos de marihuana por su aspecto. Cuando tenemos la vista entrenada, hay muchos factores que indican la calidad, y el color es uno de los más importantes.

Por supuesto, las flores de marihuana pueden tener una gran variedad de tonos diferentes de púrpura, naranja, verde y rojo. El color en sí no es lo que mejor determina la calidad, sino más bien lo llamativo que sea. Las flores de marihuana sanas y bien cultivadas tienen un aspecto brillante y llamativo.

Semejante vitalidad indica que hay una buena genética, unas técnicas de cultivo sólidas y un correcto curado y almacenamiento. Por el contrario, la marihuana de calidad baja tiene un aspecto mate, opaco y pálido. Estos cogollos suelen ser de color verde oscuro tirando a marrón, pálidos y, en definitiva, poco atractivos.

Consejo de cultivo: haz un lavado de raíces a las plantas en el momento adecuado para evitar que el exceso de nutrientes se acumule en las flores y así evitarás la quema de nutrientes.

Consejo extra: ¡juega con la genética y la temperatura para cultivar hierba morada!. Para aumentar tus posibilidades de éxito, empieza desde una genética como la Purple Queen.

Pistilos naranjas/marrones

Cuando observes de cerca la superficie de las flores de marihuana, te encontrarás con un paisaje en miniatura (valles, montañas y de todo) formado por diferentes glándulas, órganos y estructuras. Entre el paisaje, lo que más sobresale son los pistilos.

Estos zarcillos con forma de pelos son el órgano sexual de la flor femenina de la marihuana y sirven para recoger el polen masculino. Cuando este polvo genético hace contacto con ellos, la flor se vuelve fértil y se convierte en semilla rápidamente.

Lejos de su función biológica, los pistilos sirven como marcadores útiles de progreso. Al principio de la etapa de floración, estas partes reproductivas son de un color blanco brillante. A medida que pasan las semanas, su aspecto se vuelve de un color naranja oscuro.

Cuando observes los cogollos, lo que tienes que buscar siempre son pistilos de color naranja intenso. Lo ideal es que la cosecha se realice cuando al menos el 70% de los pelos cambien de color. Esto indica que los cogollos están en su punto, maduros y listos para cortar. Las flores en las que la mayoría de sus pistilos son blancos indican que la marihuana no está madura. Si se dejan un poco más de tiempo, estas flores madurarán y liberarán un perfil completo de cannabinoides y terpenos.

Consejo de cultivo: cosecha en el momento correcto, cuando estés seguro de que los pistilos tienen el color correcto en el momento correcto. Si cultivas variedades como la Amnesia Haze, tendrás que ser paciente, ya que tienen un plazo de floración un poco más largo.

Pistilos naranjas/marrones

Cristales/resina

Los tricomas son la característica más abundante en la superficie de las flores de buena calidad. A simple vista, parecen una fina capa de cristales que brillan bajo la luz de una linterna o la llama de un mechero.

Estas estructuras con forma de hongo tienen una cabeza bulbosa sobre un tallo estrecho. En esta cabeza, las células especializadas encargadas de la producción de resina trabajan sin parar durante la fase de floración. La resina gotea y cubre la mayor parte de la superficie de la flor de forma gradual. Esta resina, y sus fitoquímicos activos, ayudan a proteger a los cogollos de los ataques de insectos y de las temperaturas extremas.

Esta sustancia contiene un conjunto de moléculas complejo. Entre las que nos interesan están los cannabinoides, como el THC y el CBD, junto con terpenos como el mirceno, pineno y limoneno. Cuantos más tricomas contenga una flor, más resina producirá. Mientras más resina cubra la superficie de un cogollo, más cannabinoides y terpenos estarán listos para ser fumados, vaporizados o ingeridos.

Podrás determinar el contenido de tricomas y de resina de un cogollo con solo mirarlo y sostenerlo. Tienes que tener en cuenta cómo brilla, lo pegajoso que es y la resistencia que hace cuanto aprietas la flor con los dedos.

Consejo de cultivo: utiliza factores ambientales para aumentar la producción de tricomas. Hay variedades como la ICE que están genéticamente pensadas para desarrollar grandes cantidades de tricomas.

Denso/esponjoso

La sensación de los cogollos al tacto dice mucho de su calidad. Todos los cultivadores quieren cosechar cogollos compactos y pesados al final de la temporada de cultivo. Estas flores simplemente tienen más masa, un aspecto mucho más saludable y proporcionan una fumada más suave.

Cuando trituramos con el grinder unas flores de marihuana bien compactas, parece que casi duplican su tamaño. Incluso un pequeño trozo de una flor densa se puede moler y llenar un porro bien grande. Por otro lado, los cogollos esponjosos no son tan satisfactorios y proporcionan menos materia vegetal. Estas flores aireadas suelen ser el resultado de condiciones de cultivo que no son ideales, de falta de luz o de deficiencia de nutrientes.

Los cogollos esponjosos no solo son menos apetitosos, sino que tendrás que gastar más cantidad cada vez que te prepares un blunt o un bong. Los cogollos densos son más resistentes y retoman su forma original. Los cogollos esponjosos prácticamente se desintegran solos y son mucho más débiles al tacto.

Consejo rápido: las flores sativa e índica suelen tener un aspecto diferente; averigua en qué tienes que fijarte.

Consejo de cultivo: para cultivar flores densas y compactas, utiliza luces potentes.

Denso/esponjoso

Semillas

La presencia de semillas nunca será un signo de que las flores son de calidad. La misma palabra sinsemilla, un nombre dado a la hierba de una calidad excepcional, se refiere a que las flores no tienen semillas.

¿Te acuerdas de esos pistilos sobresalientes de los que hablamos antes? Cuando el polen de una planta macho cae en los zarcillos, comienza un proceso de cambio de la actividad bioquímica de la flor de marihuana. La planta desvía su energía y sus esfuerzos para no producir resina pegajosa sino para producir semillas.

Las flores con semillas no alcanzan su máxima potencia y madurez porque los recursos son absorbidos por los esfuerzos reproductivos. Las semillas de marihuana también hacen que las flores sean más pesadas, lo que significa que terminas pagando más dinero por menos flores. Si compras un gramo de hierba y hay 200mg de semillas anidadas en su interior, has malgastado el dinero. Puede que no parezca mucho, pero calcúlalo en 50-100 compras, y el resultado es una gran cantidad de cogollos perdidos.

Una semilla sorpresa también puede arruinar una fumada. Las semillas explotan cuando la llama del porro las alcanza, rompiendo tu momento de relax y enviando un humo áspero a tus pulmones.

Consejo de cultivo: aprende a evitar la polinización para que tu hierba no tenga semillas.

Tallos

Fumar tallos puede ser el resultado de un acto involuntario o de la desesperación. Los tallos contienen niveles mínimos de cannabinoides y producen un humo muy fuerte. Sin embargo, el hecho de que haya tallos en tu bolsa no indica necesariamente que sea una hierba de mala calidad.

Más bien, es señal de que el proceso de preparación se ha realizado con prisas. Además, ¡has pagado por ese peso extra! Cuando vayas al dispensario o al coffeeshop a comprar, descarta los cogollos que tengan un exceso de tallos. Como alternativa, pídele al budtender simplemente que los recorte antes de comprarlos.

Consejo rápido: no son tan valiosos como los cogollos, pero puedes usar los tallos para hacer una serie de productos caseros, desde hachís hasta productos tópicos.

Bien manicurados frente a exceso de hojas

Recortar la hierba significa eliminar las hojas de azúcar, unas pequeñas hojas que crecen por fuera y alrededor de las flores de marihuana. La presencia de hojas de azúcar no quiere decir que la hierba sea de mala calidad automáticamente, pero puede marcar una gran diferencia.

En primer lugar, los cogollos con un buen manicurado tienen un aspecto simplemente genial. El manicurado hace que el cogollo parezca una bonita perla, y la estética es un indicador casi universal de que las flores son de primera calidad.

En segundo lugar, el exceso de hojas de azúcar afectará al peso de la hierba. Lo que quieres es pagar por las flores, no por las hojas. Por último, la presencia de hojas de azúcar puede causar problemas durante el proceso de curado. Se pueden acumular pequeñas bolsas de humedad, creando un caldo de cultivo para los patógenos y afectando al sabor de la hierba.

Consejo de cultivo: puedes recortar tu hierba antes o después de secarla.

Moho

El moho no solo arruina el sabor de la marihuana, sino que también puede causar problemas de salud. Respirar esporas de hongos puede provocar desde un mal sabor hasta una infección pulmonar en toda regla.

La hierba mohosa refleja que el curado, secado y almacenamiento no se han realizado bien. Los hongos requieren niveles altos de humedad para sobrevivir, y se presentan principalmente en flores frescas y en las que se han curado en malas condiciones.

Los dispensarios, cultivadores y coffeeshops de buena reputación nunca deben ofrecer hierba mohosa. Incluso algunos ofrecen a disposición de los clientes herramientas como lupas para que puedan comprobarlo por sí mismos. Por mucho que te parezcan de buena calidad, si los cogollos tienen moho, no los fumes, así estarás más seguro.

Consejo de cultivo: aprende a evitar el moho durante el cultivo y el curado de tu hierba. Hay cepas resistentes a los hongos, como la Royal Moby, que tienen muchas menos probabilidades de sucumbir al moho.

Plagas

Las posibilidades de que veas una plaga en unos cogollos recién comprados son bajas. Si las plagas causaron problemas a la planta de la que vinieron, es probable que el cultivador las haya eliminado antes de enviarlas a la venta. En cualquier caso, sigue siendo una posibilidad.

Pero, ¿qué quiere decir que te encuentres insectos plaga en una flor de marihuana? Podría significar que los cultivadores no se preocuparon de proteger la cosecha de una infestación. Si los bichos han dañado lo suficiente a la planta, los cogollos podrían provenir de una planta atrofiada y subdesarrollada. Esto significa que la calidad general puede que no sea óptima.

Por otro lado, la presencia de un insecto también indica que el cultivo se ha realizado de un modo natural y ecológico. Aunque ver un insecto en las flores no es agradable, la mayoría de los fumadores preferirían tener que quitar los insectos antes que inhalar pesticidas.

Consejo de cultivo: para mantener a los insectos lejos de tus plantas de forma natural, utiliza métodos biológicos de control de plagas.

Pegajosos

Cuanto más pegajosa sea la hierba, más potente será. Cuando hay mucha resina significa que los niveles de cannabinoides son elevados. Las flores de alta calidad son pegajosas al tacto, y algunas incluso te dejarán restos de resina en las manos. Pueden ser más difíciles de manejar con las manos, pero los efectos que ofrecen sin duda valen el esfuerzo extra.

Consejo de cultivo: el cultivo orgánico garantiza la mejor calidad y la marihuana más limpia.

Pegajosos

Sabor

Después de haber revisado todos los aspectos de tu hierba, para completar el proceso queda la prueba del sabor. Probar tus cogollos y sentir el efecto que producen, es la única forma real de saber con qué calidad de marihuana estás tratando.

Hay dos factores principales a tener en cuenta cuando pruebas las primeras caladas: sabor y suavidad. Combinadas, ambas variables permiten a los amantes de la marihuana hacer una distinción obvia entre la marihuana de una calidad baja, media y alta.

Si tienes la posibilidad de probar algunas flores antes de comprarlas, deja que cada inhalación se asiente en tu lengua durante un momento. Las flores de calidad media y alta te dejarán sabores muy marcados de frutas, flores, skunk, carburante, bayas o dulces. Por el contrario, la hierba de mala calidad no tendrá casi sabor, y puede que incluso sepa a paja.

La suavidad del humo demuestra lo bien curadas que están las flores. Los cogollos de una calidad superior, curados durante el tiempo adecuado, producirán un humo suave y mantecoso. La hierba de mala calidad dejará un ardor fuerte en la garganta y dará lugar a un ataque de tos violento.

Consejo de cultivo: para preservar las moléculas que dan sabor a las flores de marihuana debes realizar lavado de raíces, manicurado y curado.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.