Con un poco de suerte, estarás leyendo esto antes de haber fumado marihuana de mala calidad. Esperamos que no estés sentado ante tu ordenador con una pipa vacía, preguntándote por qué tu marihuana no ha hecho efecto. Estés o no a tiempo de utilizar estos conocimientos, tus porros y pipas de cannabis de mala calidad son ya parte del pasado. Estamos aquí para mostrarte cómo llegar a ser un profesional a la hora de analizar visualmente los cogollos.

Para empezar, no hay forma de analizar la marihuana solo a simple vista. Para poder llegar a una conclusión, debes fumarla, vaporizarla o ingerirla. Pero hay una serie de detalles a observar que pueden ayudarte cuando llames a tu camello. Si tienes la suerte de vivir en un lugar donde existe un marco legal establecido, no te hará tanta falta este artículo. Sólo tendrás que distinguir los cogollos buenos, de los muy buenos. Es posible que nunca más tengas la mala experiencia de fumar marihuana de baja calidad.

cannabis cogollos calidad

UNA MIRADA A LA MARIHUANA CUTRE

Es mejor mantenerse alejado de la marihuana de mala calidad. Gastarás dinero para nada, a no ser que fumes por primera vez. El colocón no será lo que esperas. Probablemente no te provocará más que un dolor de cabeza y somnolencia. Para facilitar el transporte en el mercado negro, a veces la marihuana se comprime en forma de ladrillo, lo cual te deja con un montón de ramitas y hojas que echarán a perder tus porros.

Es probable que no sea la primera vez que compras maría, así que deberías tener una idea del peso, solo con verlo. Si tu camello te da más de lo que esperabas, no es porque quiera ser tu amigo; será una marihuana muy suelta y esponjosa. Si la flor es más ligera de lo normal, es señal de mala calidad: los cogollos deberían ser gordos y densos. Al exprimirlos, deberían ser duros y crujir un poco. Palpa los cogollos como si fueras tu abuela palpando la fruta en el mercado. La consistencia de un cogollo dice mucho sobre él.

ASEGÚRATE DE DARLE UN BUEN VISTAZO

Lo ideal sería poder abrir la bolsa de marihuana y ver y sentir los cogollos, antes de llevártela a casa. Si es así, deberías prestar atención a una serie de cosas:

Cuando mires la bolsa, examina el color. Puede que sea uno de los factores más importantes, ya que el verdor representa la salud de la planta. No sólo indica lo bien cuidada que ha estado la planta, sino que también muestra si el proceso de secado y curado se ha hecho correctamente.

La buena genética es un factor clave para obtener marihuana de buena calidad, pero el cultivo sólo es la mitad del trabajo. El resto depende del cultivador, una vez hecha la cosecha. Lo mismo ocurre con la poda. Si ves que los cogollos tienen demasiadas hojas significa que no fueron cuidados correctamente. Las hojas no te colocan. Así que aparte de pagar más por lo que realmente vas a poder fumar, es una muestra de descuido. No compres tu marihuana a alguien que no la cuida adecuadamente.

Si no huele a marihuana, no son buenos cogollos. Si el olor no es familiar, no es porque sea una variedad brutal y potente que no hayas probado antes. La mala marihuana normalmente huele a tierra y granja. Hay variedades de cannabis de buena calidad que también tienen un aroma terroso, pero se trata de un olor terroso-cannábico, no un mal olor a tierra del suelo.

Flor de cannabis curando tricomas de buena calidad

LA CREMA

Ahora viene lo interesante. Buena marihuana, lo que tus amigos podrían considerar como "crema", es lo que deberías estar buscando. Aparte de tener características opuestas a las que acabamos de mencionar, hay muchos factores de la buena marihuana que harán que tus amigos te adoren cuando la traigas a la próxima fumada.

Si la marihuana es de buena calidad, sólo con verla desearás tener ya un porro liado o una pipa bien cargada. Es la marihuana que encontrarás en la mayoría de páginas sobre cannabis en Instagram. El verde se asomará sobre los jugosos tricomas. Debería parecer que los cogollos acaban de ser cortados de la planta, aunque hayan estado secándose y curándose durante algunas semanas.

Al abrir la bolsa por primera vez, su olor debería golpearte al instante. Si estando en un espacio cerrado tienes que acercar tu nariz a la bolsa, ya sabrás que no vale la pena olerla. La buena marihuana te hará la boca agua hasta que te líes un porro con ella. Las variedades tienen diferentes aromas, pero todas comparten ese dulce toque familiar. Si has probado marihuana y te ha gustado, intenta oler los cogollos para recordar su aroma; esto te puede ayudar en el futuro. Tu cerebro creará una base de datos de los aromas de la buena maría.

TRICOMAS Y RESINA – EN QUÉ DEBERÍAS FIJARTE

El cannabis de buena calidad es tremendamente pegajoso. Debería cubrir tu grinder con una deliciosa capa de resina, aunque algo molesta; pero es el “precio a pagar” por tener una buena marihuana. Esto se debe a los tricomas pegajosos, no a la humedad. Además de pegajosos, tus cogollos también deberían estar crujientes. Usar el grinder debería ser una experiencia placentera, no un entrenamiento para tus brazos.

Esos pelos blancos microscópicos probablemente sean el aspecto visual más concluyente en cuanto a la potencia. Cuantos más cristales tenga el cogollo, mejor. En ellos se encuentra el THC, el compuesto del cannabis responsable de provocar el típico colocón. Estos cristales son los que caerán al fondo de tu grinder de 3 piezas. Junto a esta deliciosa escarcha, verás unos pelitos marrones. Estos no colocan, y su presencia no tiene nada que ver con la potencia, sino con la calidad. Estos pelitos marrones, técnicamente llamados pistilos, son un indicador de la madurez de la flor. Esto representa que el cultivador hizo un buen trabajo y que deberías confiar en ellos.

tricomas y cannabis resina

PERO VENGA, ¡PRUÉBALA!

Podríamos pasarnos el día entero observando los cogollos para determinar si son de buena o mala calidad, pero al fin y al cabo todo se reduce al consumo. Nunca podrás determinar, con un 100% de certeza, la potencia del cogollo. Pero como se suele decir, las apariencias engañan, así que no deberías fiarte del todo de tu vista a la hora de analizar la potencia. Por este motivo, aquí tienes varios factores a tener en cuenta si tu camello te pasa un porro antes de que le compres marihuana.

Antes de nada, fíjate en la punta y en la ceniza del porro. La ceniza siempre debería ser blanca; si es negra o gris significa que la marihuana está demasiado húmeda. Esto no es concluyente en cuanto a la calidad del colocón, pero un cogollo húmedo te dará dolor de cabeza y tendrá el peso extra del agua. Estarás pagando por un montón de agua que no aportará nada a su efecto.

Tómate tu tiempo. Dale unas caldas y pásalo. Si estás comprando marihuana, no necesitas fumarte la despensa entera del camello. La mejor manera de determinar si el cogollo es bueno o no, es consumiendo pequeñas cantidades. De esta manera, si te coloca bien, tendrás una opinión sólida sobre él. Cuando pegues una calada, obsérvate a ti mismo. Siempre que fumo marihuana de gran calidad me inunda una sensación cálida en la cara; como si estuviese sudando por la frente, sin hacerlo realmente.

CALIDAD NO ES POTENCIA

La potencia no equivale a calidad. Las variedades ricas en CBD (sin THC) no te colocarán, pero pueden ser de un excelente valor y calidad. Recuerda tener unas guías claras de lo que estás buscando. Si tienes la suerte de poder escoger entre índicas, sativas e híbridas, infórmate bien sobre sus diferencias. Aprende sobre ellas y las múltiples variedades de cada grupo. Puede que te vendan una índica, cuando lo que querías era una sativa, con lo que sus efectos te decepcionarán y juzgarás la variedad erróneamente. Asegúrate de que puedes confiar en tu camello – no nos cansamos de insistir en esto.

Ahora puedes salir y disfrutar del cannabis con un poco más de información. No des por hecha una compra de marihuana. Analízate a ti mismo mientras pruebas sus efectos y toma notas (sí, mentales, no esperamos que lleves un diario). Pero lo más importante de todo, ¡disfruta!

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar