Desde que la marihuana se ha convertido en un tema relevante a nivel social, se han producido protestas en contra. Hay quien ha afirmado que puede provocar sobredosis, otros creen que puede causar un "burnout" instantáneo. Sin embargo, entre todos estos, el argumento de "droga de iniciación" ha sido el punto de discusión más fuerte y consistente entre los detractores de la marihuana. No importa cuánta investigación se haya realizado hasta el momento, se ha tomado como un hecho entre una generación conservadora. Pero la realidad tiene muchos más matices de lo que entiende cada una de las partes de la cuestión. Ambas partes tienen mucho que tomar en consideración, teniendo en cuenta los factores legislativos, sociales y biológicos que participan.

¿CUÁL ES LA TEORÍA DE DROGA DE INICIACIÓN?

Si no estás al día con el tema de la marihuana, puede que no estés familiarizado con el término "droga de iniciación". Para simplificar, es la idea de que consumir una sustancia psicoactiva (como la marihuana) te hará querer obtener más efectos psicoactivos. En teoría, terminarías consumiendo otras drogas que son más peligrosas y adictivas que la marihuana. Pero esto no solo se aplica a las drogas. Debido a que los cigarrillos electrónicos se han vuelto muy populares, se ha intensificado la discusión sobre si son una forma de iniciación a los cigarrillos convencionales y, a la larga, a las drogas.

EL ARGUMENTO DE LA MARIHUANA COMO DROGA DE INICIACIÓN

Centrándonos de nuevo en la marihuana, hay una gran cantidad de argumentos que dicen que se trata de una droga de iniciación. Uno de los puntos principales involucra al sistema de recompensa del cerebro y la forma en que la marihuana afecta sobre él. Para entenderlo, cuando alguien empieza a consumir marihuana antes de los 20 años, puede llevar a su cerebro a preferir las subidas agudas de dopamina. A partir de ahí, pueden resultar más atractivas otras drogas, y, teóricamente, la probabilidad de probarlas aumenta.

Además de eso, cuando alguien compra y consume marihuana tiene más probabilidades de conocer a personas que consumen otras drogas. A su vez, los partidarios de la teoría de droga de iniciación argumentan que la probabilidad de que estas personas prueben otras drogas más duras es mayor. Para demostrarlo con estadísticas, la gente dice que el estatus de droga de la marihuana está garantizado por el hecho de que el 44,7%[1] de las personas que la prueban terminan consumiendo otras drogas ilegales. Hay que admitir que se trata de una cantidad de personas significativa, y no podemos ignorar las cifras.

EL ARGUMENTO CONTRA LA MARIHUANA COMO DROGA DE INICIACIÓN

Sin embargo, si nos paramos a observar esa cifra notaremos algo importante. Aunque es un número significativo, no es una mayoría. Para quienes lleven la cuenta, eso significa que el 56,3% de los consumidores de marihuana no han probado nunca otra sustancia ilegal. Podemos argumentar que también se trata de una cifra importante. De hecho, hay pruebas que demuestran que, en lugar de hacer que las personas consuman drogas nuevas, la marihuana podría hacer lo contrario. En un estudio realizado por investigadores canadienses con 481 jóvenes de Vancouver, descubrieron que el consumo de cannabis en realidad era una forma de protección[2] contra la introducción de drogas inyectables en sus vidas.

Además de eso, muchos argumentan que el estatus ilegal de la marihuana es lo que la convierte, en primer lugar, en una droga de iniciación. Dado que muchos tienen que comprar a traficantes y fumar en lugares determinados, terminan expuestos a otras drogas. Básicamente, si conoces a un vendedor de hierba que vende cocaína, es más probable que la pruebes que alguien que no fuma y que no conoce al vendedor. Sin embargo, si pudieras comprar hierba en un dispensario, nunca tendrías acceso a la cocaína. A partir de ahí, teóricamente, tanto tú como la persona que no fuma hierba, tenéis menos tentaciones a partes iguales.

LOS FACTORES CONTEXTUALES MARCAN UNA GRAN DIFERENCIA

LOS FACTORES CONTEXTUALES MARCAN UNA GRAN DIFERENCIA

Al igual que con muchas cuestiones relacionadas con el abuso de drogas, el contexto de cada individuo es fundamental en esta discusión. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que una persona que consume marihuana y tiene una personalidad adictiva tiene más probabilidades de probar otras drogas después. Esto, sin embargo, se debe a su tendencia hacia la dependencia, en lugar de algo que la marihuana le provocase específicamente.

Los factores sociales también son algo muy importante a tener en cuenta. Naturalmente, cuando alguien crece rodeado de muchas drogas ilegales tiene más probabilidades de probarlas, y la marihuana probablemente será la primera de ellas. Sin embargo, para ser claros, esto no significa que la marihuana le lleve directamente a desear drogas duras. Esto simplemente refleja la tentación general de probar estas sustancias, junto con el hecho de que la marihuana es la más accesible.

También tienes que considerar lo siguiente: la cantidad de marihuana que fume una persona será un mejor indicador de una adicción futura que el hecho de que no fume en absoluto. Si solo fumas unas caladas los fines de semana, hay una buena posibilidad de que no tengas interés por los opiáceos. Sin embargo, si te pasas la mayor parte del día fumando, podrías terminar deseando un sedante más fuerte. Pero eso no es probable, dado que solo el 4,5%[3] de los consumidores de marihuana abusan de los opiáceos.

¿FUMAR MARIHUANA CONDUCE A UN AUMENTO DEL CONSUMO DE DROGAS? EL DEBATE CONTINÚA  

Nos gustaría que hubiera respuestas contundentes pero, por desgracia, son difíciles de encontrar. Incluso con la investigación yendo en ambas direcciones, no hay sentencia[4] sobre si la marihuana sea o no sea una droga de iniciación. Como sucede con cualquier estudio sobre drogas ilegales, los datos son limitados y las variables de confusión son muchas. Además, muchos de los estudios sobre el tema se realizaron en animales. Naturalmente, hay muchas preguntas sobre si estos descubrimientos se pueden aplicar a las personas.

Dicho todo esto, la único que podemos hacer aquí para saciar la curiosidad es investigar más y con mayor calidad. Cuando los laboratorios puedan obtener la autorización legal para estudiar estas sustancias con mayor profundidad, aprenderemos a la velocidad de la luz. Sin embargo, cuando llegue la autorización, los investigadores deben tener en cuenta variables como la predisposición a la adicción y la situación socioeconómica. También deben evitar los datos de las encuestas de respuesta abierta, ya que es poco probable que las personas sean honestas en lo que respecta a su verdadera tasa de consumo.

Fuentes Externas
  1. Probability and predictors of the cannabis gateway effect: A national study https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. Is cannabis a “gateway drug”? https://www.publichealthontario.ca
  3. Is Marijuana a Gateway Drug? https://www.psychologytoday.com
  4. Is Cannabis a Gateway Drug? Key Findings and Literature Review https://www.ncjrs.gov
Descargo de responsabilidad:
este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.