Durante mucho tiempo ha existido un estigma sobre los padres que consumen cannabis, pero afortunadamente está cambiando a nivel social, igual que lo hacen las leyes. Al equilibrar las obligaciones de ser padres con su cuidado personal, cada vez más recurren al cannabis.

Debería ser posible que los padres encuentren un momento y lugar discreto para colocarse cuando ya no tengan más obligaciones ese día. Dejando a un lado los temas legales, no se debería exponer a los menores al cannabis. Sin embargo, es probable que quieras tener tus reservas cerca, y tanto los niños como los adolescentes tendrán curiosidad por esos artículos prohibidos que están en su propia casa. Si quieres asegurarte de que no encontrarán tus provisiones, hemos recopilado algunas de las mejores maneras de mantener tu hierba oculta.

LOS MEJORES CONSEJOS PARA DESVIAR LA ATENCIÓN

En el caso de que tus hijos intenten buscar tu cannabis, puedes anticiparte evitando los lugares más obvios. La cocina será el primer lugar por el que se sentirán atraídos. Al fin y al cabo, tanto las golosinas como las galletas y lo que no son galletas, suelen guardarse ahí. Podrías elegir una ubicación como señuelo. Por ejemplo, una lata en la parte de atrás del armario, pero que solo tenga hojas de té. Por supuesto, hay muchas latas y cajas en la cocina que serán atractivas para los niños. Si necesitas almacenar tu cannabis en la cocina o en una despensa, podrías tener algo como tapadera, como puede ser café instantáneo o comida muy aburrida como ciruelas pasas, avena o porridge.

Elige algo por lo que tus niños no se sientan atraídos. Pero que no sea algo que desprecien, ya que la psicología inversa podría funcionar. Si no puedes esconderlo a plena vista en tu cocina, el resto de habitaciones nos ofrecerán la oportunidad de encontrar espacios donde ocultarla. Cuanto más alto sea el escondite, más difícil será de alcanzar.

Si tienes una estantería para libros, una opción sería utilizar uno que tenga un título aburrido. Y también es posible atornillar cajas fuertes diminutas en la pared y cubrirlas con lo que en apariencia sería una toma de corriente. Esta caja fuerte, con cerradura, se mezclará con la pared y tendrá el suficiente espacio de almacenamiento para nuestras reservas de hierba. En teoría, esto debería funcionar siempre y cuando te asegures de que el recipiente sella el olor. Puedes buscar una forma de enmascararlo, como almacenarlo con algún artículo de cocina que desprenda mucho olor. En caso de duda, busca un escondite fuera de casa, como en el garaje o el trastero.

Cómo mantener el cannabis fuera del alcance de los niños.

ASEGURA TUS RESERVAS

Almacenar tus provisiones fuera del edificio en el que vives puede parecer peligroso. Pero esté en tu casa o fuera, la tecnología nos facilita varias opciones de controlar lo que está pasando con nuestras reservas. Hay webcams económicas que se conectarán a tu WiFi y te notificarán si detectan movimiento. En vez de tirar ese teléfono móvil viejo, dale un nuevo uso como cámara de seguridad. No son otra cosa que cámaras que puedes conectar a Internet para que te envíen un mensaje. El "Internet de las cosas" se refiere a los dispositivos físicos que pueden grabar y enviarte la información. Si has hecho esta instalación, hay sensores de movimiento económicos para alertarte de si hay algún ladrón.

Aunque tengas un buen sitio como escondite y una forma de vigilarlo, sigue siendo interesante tomar más precauciones. Tres siempre es mejor que dos. Deberías empezar guardando tu hierba bajo llave. Muchos contenedores vienen con llaves o cerraduras con combinación. Los modelos más caros usan un lector de huellas digitales. Aunque encuentren tus provisiones, no podrán acceder a ellas.

Los vaporizadores como los que ofrece Pax también nos otorgan cierta ventaja. Si prefieres vapear tu cannabis, puedes dejarlos cerca, ya que mantendrán la hierba a salvo dentro. Solo funcionan si se desbloquean a través de una aplicación en tu dispositivo que estará conectada al vapeador a través de Bluetooth.

EDUCA A TUS HIJOS

Además de todo esto, en algún momento deberás tener una charla con tus hijos para hablar de marihuana. Aunque hay una variedad de precauciones tecnológicas para evitar que accedan a tu hierba, los niños responderán bien al respecto. Tienes que ser firme con ellos, pero también puedes ser sincero. Los niños aprecian se les hable como si fueran suficientemente inteligentes para poder razonar con ellos. Y de hecho, algunos lo son.

A los más pequeños hay que decirles que es medicina para mayores fuera de su alcance, y que el límite es justamente por su salud. Según se van haciendo mayores, estarán expuestos a la hierba en cualquier sitio. Esa es la razón por la que debemos ser francos con ellos y explicarles por qué los adultos fuman marihuana. Déjales claro que tienen que esperar a ser mayores de edad para probarla.

Conviértete en un buen ejemplo moderando tu consumo. Responde a cualquier pregunta que tengan lo mejor que puedas. En algún momento, serán adultos y tomarán sus propias decisiones. Asegúrate de que cualquier conocimiento que proporciones sobre el cannabis esté basado en argumentos científicos y principios de consumo responsable.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.