La larga batalla sobre el cannabis y el impacto que tiene sobre nuestra salud continúa. Por cada estudio mostrando efectos positivos, otro estudio de valor equiparable parece contradecir esos descubrimientos. En la mayoría de los casos, puede ser un campo de minas. Pero todos estos estudios tienen una cosa en común: su afán por entender verdaderamente el efecto de la marihuana sobre nuestro cuerpo, ya sea positivo o negativo.

Normalmente, comentaríamos el último estudio publicado con el fin de entender los detalles y la metodología usada para obtener sus resultados. En esta ocasión, nos encontramos con algo ligeramente diferente. En lugar de mostrar nuevos resultados o descubrimientos, varios investigadores analizaron estudios previos para confirmar su validez. Los resultados podrían sorprenderte.

Hipertensión Cardíaca Cannabis

EL CANNABIS Y LA SALUD DEL CORAZÓN: ¿QUÉ MUESTRAN LOS ESTUDIOS PREVIOS?

En agosto del 2017, el European Journal of Preventive Cardiology publicó un informe que revisaba la relación entre el consumo de marihuana y el aumento del índice de mortalidad derivado de emergencias cardiovasculares. El informe llegó a una conclusión bastante impactante: “El consumo de marihuana podría aumentar el riesgo de mortalidad por hipertensión", una afirmación que probablemente provoque cierta alarma.

La hipertensión es una enfermedad crónica que provoca un aumento de la presión sanguínea. Afecta a un tercio de la población americana y representa la principal causa de muerte prematura a nivel mundial. Si no recibe tratamiento, puede provocar insuficiencia renal, enfermedades cardíacas o ataques al corazón. Las buenas noticias, para que no cunda el pánico, es que tiene tratamiento. Está claro que a pesar de que el cannabis pudiera ser un factor contribuyente a este grave problema de salud, no significa que haya una relación causa-efecto directa.

El aspecto clave aquí es si realmente se trata de un factor contribuyente. Hay una frase bastante conocida, “Los hombres mienten, las mujeres mienten, los números no mienten”, que suele usarse al discutir la veracidad de las estadísticas. En este caso, no pueden negarse los números. Según el estudio realizado, los consumidores de marihuana son 3,42 veces más propensos a morir por hipertensión. No obstante, si se analizan los detalles del estudio empiezan a aparecer fallos. El tamaño de la muestra utilizada, las generalizaciones aplicadas y la integridad de los resultados proporcionados empiezan a sembrar dudas.

CONCLUSIONES DEL NUEVO ESTUDIO

Al parecer, no somos los únicos en cuestionar la integridad de las conclusiones mostradas. Investigadores de California, Pensilvania y Nueva York llevaron a cabo una revisión, analizando estudios anteriores. Su único objetivo era establecer la integridad de estas conclusiones y recomendar medidas correctivas en caso de que fueran necesarias.

Identificaron 3 fallos principales en el estudio original: “Datos de baja calidad, valoración incorrecta de la exposición a la marihuana y exposición mínima en la población estudiada, y variación en el diseño del estudio”.

Uno de los mayores descuidos fue la generalización realizada con los participantes del estudio considerados como “consumidores de marihuana”; esta categorización se basaba en un simple cuestionario, de respuesta sí/no, en que se preguntaba si alguna vez en su vida habían consumido esta droga. Esto significa que no se diferenciaba entre quienes fumaban a diario y quienes únicamente habían fumado un porro en una fiesta. La muestra del estudio incluía 1.213 participantes, todos los cuales tenían un edad igual o superior a 20 años. No se estableció ningún factor de control para personas que ya sufrían problemas cardíacos.

Finalmente, los investigadores llegaron a la conclusión que el estudio original presentaba “indicios que analizaban los efectos de la marihuana en factores de riesgo y resultados cardiovasculares, incluyendo la embolia y el infarto de miocardio, que eran insuficientes”. Antes de que muchos de nosotros saquemos la bandera por el consumo positivo de cannabis, “insuficiente” no significa que la marihuana sea realmente beneficiosa. Esto simplemente nos indica la necesidad de más investigaciones focalizadas y específicas, con un grupo control significativo. De esta manera podríamos entender verdaderamente el impacto de la marihuana y, lo que es más importante, de cannabinoides específicos, sobre nuestro corazón y otros órganos vitales.

Problemas Cardíacos Y Cannabis

¿CÓMO SE PRESENTAN LAS FUTURAS INVESTIGACIONES?

Ahora que existen incertidumbres, ¿a quién recurrimos para entender el impacto del cannabis para nuestro cuerpo? La postura adoptada por estos investigadores marca un cambio significativo en la visión y el enfoque del cannabis en general. El hecho de que estaban dispuestos a reconsiderar aspectos de estudios previos, y cuestionar su validez, muestra un claro afán por determinar el impacto real de la marihuana. Y ese afán viene acompañado de un ambiente más positivo en torno a las investigaciones y debates sobre el cannabis.

A lo largo de los años, la mayoría de estudios realizados se han centrado específicamente en un único cannabinoide, el THC. Pero recientemente, las investigaciones se han ampliado, poniendo de manifiesto el potencial del CBD para una serie de problemas de salud. La planta de la marihuana es un organismo complejo formado por docenas de cannabinoides, cada uno de los cuales interacciona con nuestro sistema endocannabinoide de forma diferente. Las investigaciones específicas nos permitirían identificar cannabinoides concretos, y otros componentes de las plantas, revelando en mayor detalle su relación causa-efecto con nuestro cuerpo.

La creciente legalización y despenalización del cannabis solo puede allanar el camino para entender profundamente la naturaleza de esta compleja planta.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar