Cuando pensamos en el consumo de cannabis, solemos asociarlo al acto de fumar y lo relacionamos con el estigma negativo para la salud de esta práctica. Pero no es lo mismo, y fumar marihuana también tiene un efecto completamente distinto sobre los pulmones. Como todos sabemos, fumar causa graves daños al aparato respiratorio, y toda una serie de problemas de salud. ¿Ocurre lo mismo cuando se fuma marihuana?

Cuando fumamos cannabis, conviene recordar que estamos quemando material vegetal y, por lo tanto, las sustancias químicas que contiene, muchas de las cuales son nocivas para la salud al ser quemadas. Incluso los subproductos más comunes del material vegetal quemado, como el dióxido y el monóxido de carbono y el alquitrán, pueden causar graves problemas de salud.

El acto de fumar implica combustión, o una llama abierta, para hacer que la marihuana arda a altas temperaturas; este proceso genera un 88% de material no cannabinoide y acaba con muchos de los cannabinoides útiles que se desean consumir.

La marihuana no contiene las mismas sustancias químicas ni los mismos agentes cancerígenos que el tabaco. Al quemarla, también se inhalan los cannabinoides, que son unos antioxidantes muy potentes. El THC y el CBD son los más conocidos, y tienen un efecto positivo sobre el cuerpo.

Según un nuevo estudio, los pulmones de la gente que consume marihuana tienden a resistir un trasplante igual de bien que los de los no fumadores. Esta investigación analizó a 302 personas sometidas a un trasplante de pulmón, 19 de las cuales recibieron pulmones de consumidores de cannabis. El estudio no encontró ninguna diferencia significativa entre los no fumadores y los fumadores de marihuana.

Combustión fumar llama quemar lejos químico carcinógenos tabaco

El consumo de marihuana podría reducir los daños causados por el tabaco. Sin embargo, cuanto más fumes, más probabilidades tendrás de desarrollar problemas de salud relacionados con el tabaquismo. Los fumadores compulsivos suelen sufrir diferentes trastornos, como la producción de moco, la irritación de los pulmones o la bronquitis. Pero aún no se ha comprobado de forma científica que las infecciones del tracto respiratorio inferior asociadas al hábito de fumar, estén relacionadas con fumar o vaporizar cannabis, y tampoco con el aceite de marihuana medicinal. Al contrario, el cannabis tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir la infección y la acumulación de moco.

Se ha comprobado que al pasarse a la vaporización, se inhala el mismo contenido cannabinoide pero sin el material extra que se produce al fumar. Y también que el consumo diario de marihuana mediante vaporización conduce a una importante mejora de la función respiratoria, con un descenso de las flemas, la tos y la opresión torácica.

Fumar nunca es bueno para la salud pulmonar, sobre todo si se padecen trastornos relacionados con los pulmones, como bronquitis o enfisema. Pero con la marihuana, las cosas están cambiando gracias al uso de vaporizadores y aceites medicinales, que proporcionan nuevos métodos de disfrutar y aprovechar los beneficios de esta hierba sin arriesgar la salud pulmonar - porque la materia vegetal no se quema.

Los estudios que indican que los fumadores de cannabis pueden donar sus pulmones, es prueba suficiente de que estos pulmones funcionan tan bien como los de un no fumador. Y esto no es solamente una buena noticia para los aficionados a la marihuana porque podemos contribuir a la industria de la donación de órganos y confiar en que no estamos dañando nuestros pulmones, también es bueno para el mundo de la donación, ya que a menudo no cuenta con el número de órganos sanos que necesita.

Entre el 2005 y el 2015, casi una cuarta parte de los pacientes de trasplante de pulmón del Reino Unido fallecieron mientras esperaban un donante; lo que dio lugar a que la NHS tuviera en cuenta los pulmones de consumidores de marihuana para enfermos de alto riesgo.

Vaporizar el tabaco de cannabis más saludable

Lamentablemente, para saber cómo afecta realmente la marihuana a los pulmones, la ciencia debería analizar una muestra de personas que sólo consuman cannabis, es decir, sin tabaco, papelillos ni ningún otro tipo de material extra. Pero con la información que tenemos en estos momentos, parece que los resultados podrían ser prometedores.

Los requisitos para donar un pulmón son diferentes en cada país, pero suelen ser bastante estrictos. En el Reino Unido, un paciente puede ser excluido por el mero hecho de fumar o tomar drogas - y aquí se incluye el consumo de cannabis. Esto es debido a que este tipo de acción podría comprometer el éxito del trasplante, convirtiéndose en un lastre no sólo para el paciente, el médico y el sistema sanitario, sino también provocar la pérdida de un donante.

Por otro lado, se ha averiguado que los cannabinoides activos, como el THC, mejoran la respuesta inmune que impide que el cuerpo rechace el órgano trasplantado, como se explica en este estudio con ratones publicado en el Journal of Leukocyte Biology. Una profesora estadounidense y veterana de Vietnam - Deb Staires - descubrió que podía tratar con aceite de cannabis medicinal un tumor de hígado tras ser diagnosticada con hepatitis C, un caso que nos sirve como ejemplo, ya que la paciente eligió el método de la ingesta.

Independientemente de si se permite que un consumidor de marihuana reciba un trasplante de pulmón o si se puede utilizar el pulmón de un consumidor de cannabis en un trasplante, está claro que el consumo de cannabis no tiene las mimas consecuencias que el tabaquismo.

A medida que los consumidores abandonan los métodos tradicionales de fumar marihuana y adoptan nuevas formas mucho más sanas - como la vaporización o los aceites medicinales - se podría descubrir que el cannabis desempeña un papel clave en la salud pulmonar.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar