Millones de personas fuman marihuana pero, ¿valen la pena las consecuencias? La verdad es que la ciencia no lo sabe con certeza. Algunas pruebas muestran que fumar marihuana puede dañar los pulmones, pero otros estudios sugieren que podría contrarrestar los efectos cancerígenos de la combustión.


Breve descripción sobre la salud pulmonar

Los pulmones. Sin estos fieles globos biológicos no duraríamos mucho. Vale, en realidad son mucho más espectaculares que los globos. Aparte de que ambos se llenan de aire, las comparaciones terminan ahí. Los globos son huecos e inertes, mientras que los pulmones están vivos y llenos de un material esponjoso y flexible que se infla cuando inhalamos. Lo más probable es que no te cuestiones la fiabilidad de tus pulmones, como nos pasa a casi todos. Pero estás a punto de verlos desde una perspectiva completamente nueva. Si estás bajo los efectos de la hierba en este momento, agárrate fuerte.

¿Sabías que tus pulmones absorben alrededor de 7,3 litros de aire por minuto? ¿Y que si los desplegásemos y aplanásemos (algo no recomendable) cubrirían casi por completo la superficie de una cancha de tenis? Antes de salir a contar a todo el mundo lo que acabas de descubrir, creemos que es nuestro deber contarte cómo consiguen tus pulmones que te mantengas vivito y coleando.

Cuando inhalas, tu diafragma se contrae. Este músculo en forma de cúpula está ubicado debajo de los pulmones, crea un vacío al activarse y aspira aire. Estos fuelles vivientes están llenos de pequeños sacos llamados alvéolos que permiten que el oxígeno llegue a la sangre.

El corazón bombea esta sangre rica en oxígeno por todo el cuerpo, llevando nutrientes clave a las células para impulsar los procesos metabólicos. Las células producen CO₂ como producto de desecho, que luego la sangre lleva de vuelta a los pulmones. A medida que el diafragma se relaja, exhalamos CO₂ a la atmósfera, y así se completa el ciclo de respiración.

Por si todavía no te habías dado cuenta, ¡los pulmones son muy importantes! Así que, hay que tratar de mantenerlos en plena forma. Hay algunas cosas que puedes hacer para mantener bajo control la salud de tus pulmones, entre las que se incluyen:

Hacer ejercicio de forma regular Evitar los contaminantes interiores
¡Reír! En serio, la risa puede ayudar a mejorar la capacidad pulmonar Minimizar la exposición a la contaminación ambiental
No fumar

Si sueles fumar marihuana (algo probable si estás leyendo este artículo), no pretendemos que tires el porro por lo que acabamos de decir. Pero, siendo realistas, ya lo sabías. Fumar daña los pulmones. Es tan simple como eso. Pero lo que fumas podría cambiar realmente la gravedad de los daños.

Fumar marihuana frente a fumar tabaco

La inhalación de cualquier tipo de humo afecta los pulmones, ya sea el de marihuana, tabaco o de una hoguera. La combustión de material libera sustancias cancerígenas y toxinas. Cuando inhalamos estas sustancias, aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias.

Pero, ¿hay alguna diferencia entre fumar tabaco constantemente y fumar porros, pipas y bongs con frecuencia? Antes de meternos de lleno en la investigación que muestra cómo los componentes químicos de la marihuana podrían compensar algunos de los efectos dañinos de fumar, vamos a ver cómo el fumar estas dos sustancias expone el cuerpo a residuos peligrosos.

Fumar marihuana frente a fumar tabaco

Tabaco: un cóctel de sustancias cancerígenas

No es ningún secreto que los cigarrillos están repletos de sustancias químicas nocivas y desagradables. El humo del tabaco contiene más de 7000 sustancias químicas[1], y se sabe que al menos 250 de ellas son dañinas. Entre ellas se incluyen:

Arsénico Benceno
Cadmio Cromo
Níquel Formaldehído



La exposición frecuente a estas sustancias daña casi todos los órganos del cuerpo, provocando estrés oxidativo, inflamación y daño al ADN que se manifiesta en forma de una larga lista de enfermedades, entre las que se incluyen:

Muchos tipos de cáncer Cardiopatía
Aneurisma Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
Diabetes Artritis



A pesar de estos daños, millones de personas en todo el mundo siguen fumando. La nicotina, el ingrediente activo del tabaco, crea adicción. Este alcaloide es adictivo tanto mental como físicamente. Además del deseo constante de los efectos fisiológicos que produce, las personas también se enganchan a la acción y ritual de consumir esta sustancia. ¿El resultado? Más de 8 millones de muertes al año en todo el mundo.

Humo de marihuana: es diferente, pero no mejor

Muchos fanáticos de la marihuana rechazan completamente la idea de que la marihuana pueda dañar la salud humana. Están siempre preparados con argumentos contundentes como, "Venga ya, pero si es totalmente natural". Sin embargo, estas opiniones suelen ser el resultado de una fantasía ideológica, no de un análisis científico. La verdad es que fumar marihuana también expone al cuerpo a sustancias químicas peligrosas. A continuación, presentamos algunos datos que la mayoría de fumadores de marihuana no quieren escuchar:

Los fumadores de marihuana

Tienden a inhalar más profundamente que los fumadores de tabaco, exponiéndose a mayores niveles de alquitrán.

El humo de marihuana

Está relacionado con la bronquitis crónica y daña el revestimiento celular de las vías respiratorias.

Fumar marihuana

Podría aumentar el riesgo de que se formen bolsas de aire entre los pulmones y la pared torácica.

La marihuana mal cultivada y curada

Puede exponer los pulmones a hongos, como Aspergillus.

El humo de marihuana

Contiene niveles más altos de ciertos agentes cancerígenos en comparación al humo de tabaco, incluido un 50% más de benzopireno y un 75% más de benzantraceno.

A pesar de estos riesgos evidentes, la investigación ha revelado que el humo de marihuana podría presentar un peligro menor que el del tabaco. ¿Por qué? La respuesta está en los compuestos químicos únicos que contienen las flores de marihuana.

¿Qué dice la investigación sobre el humo de marihuana?

Dejando a un lado los agentes cancerígenos, el contenido del humo de tabaco y del de marihuana es muy diferente. Mientras que el tabaco proporciona nicotina, la marihuana ofrece una amplia gama de fitoquímicos, incluidos cannabinoides y terpenos.

Cannabinoides: ¿protegen contra los agentes cancerígenos?

Cuando las personas fuman marihuana, normalmente lo hacen teniendo en cuenta dos componentes: THC y CBD. Ambos cannabinoides ofrecen efectos interesantes. El THC te coloca, mientras que el CBD proporciona una experiencia lúcida y relajante. Pero estas moléculas, junto con sus compañeros cannabinoides, podrían simplemente ofrecer cierto grado de protección contra los efectos dañinos del tabaquismo.

Un artículo escrito por Robert Melamede, investigador y defensor de la marihuana, bajo el título “El humo de marihuana y de tabaco no son igual de cancerígenos”, explica detalladamente estos mecanismos[2]. Melamede afirma que el humo de ambas fuentes comparte muchas sustancias dañinas, incluidos los procarcinógenos llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos. Las enzimas del cuerpo los convierten en verdaderos agentes cancerígenos, pero el THC parece bloquear este proceso, lo que ha llevado a Melamede a sugerir que el cannabinoide ofrece un efecto protector.

Otro artículo, publicado en la revista Cannabis and Cannabinoid Research, analizó la asociación entre fumar marihuana y el cáncer[3]. El equipo desarrolló tres hipótesis antes de realizar la investigación.

Primero, señalaron la posibilidad de que los efectos cancerígenos de fumar marihuana aumentaran el riesgo de desarrollar cáncer. En segundo lugar, predijeron que los cannabinoides y otros fitoquímicos podrían compensar estos efectos dañinos. Finalmente, plantearon la hipótesis de que los efectos de los cannabinoides podrían disminuir el riesgo de cáncer.

Después de analizar una gran cantidad de datos, los autores llegaron a la siguiente conclusión: “La hipótesis de que el consumo de marihuana aumenta el riesgo de cáncer no está respaldada por los datos disponibles. Lo que sí muestran los datos es una tendencia hacia una asociación negativa entre el consumo de marihuana y el riesgo de cáncer”.

Cannabinoides: ¿protegen contra los agentes cancerígenos?

Marihuana y función pulmonar

Otro estudio publicado en 2012 analizó la asociación entre la exposición a la marihuana y la función pulmonar[4]. La investigación midió parámetros específicos tanto en consumidores de tabaco como de marihuana, incluida la tasa de flujo de aire (la velocidad a la que una persona logra exhalar aire) y el volumen pulmonar (la cantidad de aire que una persona puede contener en sus pulmones).

Los investigadores descubrieron una fuerte correlación entre el consumo de tabaco y la reducción de la función pulmonar. Stefan Kertesz, uno de los autores del estudio, afirmó: "Existe una relación lineal: cuanto más consumes, más se pierde". Los resultados mostraron una tendencia diferente entre el consumo de marihuana y la salud pulmonar. El flujo de aire aumentó a medida que los consumidores de marihuana fumaban más, hasta cierto punto.

Sin embargo, los investigadores apuntan a la frecuencia como posible explicación. Mientras que los fumadores de tabaco del estudio fumaban alrededor de 20 cigarrillos al día, los consumidores de marihuana fumaban una media de 2-3 veces al mes. No obstante, la marihuana provocó un efecto negativo sobre la función pulmonar en los consumidores que fumaban mucho más.

¿Qué pasa con el consumo excesivo de marihuana?

Según parece, los consumidores ocasionales de marihuana podrían salvarse en lo que respecta a mantener la función pulmonar. Pero los fumadores de marihuana que consumieron con frecuencia y durante muchos años comenzaron a experimentar una reducción en la función pulmonar, algo que llevó a los investigadores a pedir precaución y moderación al fumar marihuana.

¿Cuáles son las alternativas a fumar marihuana?

Aunque algunas de las investigaciones anteriores apuntan hacia un posible efecto protector de los cannabinoides, el riesgo de desarrollar una enfermedad respiratoria por fumar marihuana sigue siendo muy real. Pero fumar no es la única opción de consumo para las personas que consumen marihuana. A continuación mostramos dos alternativas viables.

  • Vaporizar

Vaporizar marihuana expone los cogollos y los concentrados a temperaturas mucho más bajas. En lugar de quemar material vegetal, estos dispositivos calientan los cannabinoides, terpenos y otros fitoquímicos hasta sus puntos de ebullición, liberándolos en forma de vapor. No obstante, aunque vapear presenta un riesgo menor que fumar, sigue teniendo un impacto negativo en el corazón y los pulmones.

¿Cuáles son las alternativas a fumar marihuana?

  • Comestibles

Los comestibles eliminan por completo los pulmones de la ecuación. Estos productos hacen que el THC y otros cannabinoides pasen por el aparato digestivo para ser procesados por el hígado antes de llegar al cerebro. Por eso, los comestibles tardan más en absorberse y los efectos duran mucho más.

¿Deberías preocuparte por fumar marihuana?

Pasarte la vida preocupándote por cada decisión que tomas solo conseguirá quitarte parte de la alegría que obtienes de las cosas. Solo se vive una vez. Si sientes verdadero placer fumando marihuana y crees que puede ayudarte en otros aspectos, entonces hazlo.

Pero toma una decisión con conocimiento. Vivir una vez significa que posiblemente también quieras que sea durante el mayor tiempo posible. Fumar marihuana expone al cuerpo a sustancias químicas nocivas y aumenta el riesgo de desarrollar algunas enfermedades. Si quieres minimizar los riesgos, intenta vapear tu hierba o hacerte unos comestibles con ella.

Fuentes Externas
  1. Harms of Cigarette Smoking and Health Benefits of Quitting - National Cancer Institute https://www.cancer.gov
  2. Cannabis and tobacco smoke are not equally carcinogenic | Harm Reduction Journal | Full Text https://harmreductionjournal.biomedcentral.com
  3. Scoping Review and Meta-Analysis Suggests that Cannabis Use May Reduce Cancer Risk in the United States https://www.liebertpub.com
  4. Association Between Marijuana Exposure and Pulmonary Function Over 20 Years | Adolescent Medicine | JAMA | JAMA Network https://jamanetwork.com
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.