Un estudio analiza la relación entre el tabaco y la marihuana cuando se fuman conjuntamente para quienes quieren dejarlo.

Muchos de los que fumamos hierba hemos consumido alguna vez un cigarro de marihuana, un porro digamos. Pero ¿es ésta la mejor forma de consumir cannabis? Es un clásico, por supuesto, y no desaparecerá en mucho tiempo, pero si no te va lo de vaporizar o los comestibles e insistes en fumar el cogollo, deberías tener en cuenta lo que echas en tu canuto. Los fumadores combinan hierba con tabaco por diversas razones: ahorrar dinero en hierba, porque prefieren el sabor o para ayudar a que el porro queme mejor. Desgraciadamente, mezclar tabaco con tu marihuana es probablemente una de las formas de consumirla menos sanas por culpa de los efectos del humo del tabaco (y su componente adictivo, la nicotina) para el fumador.

CÓMO FUNCIONA LA NICOTINA

En primer lugar, ¿cómo puede ser tan adictiva la nicotina? Nuestro cerebro funciona liberando neurotransmisores que interactúan con receptores en la superficie de las células nerviosas. La nicotina tiene la misma estructura que la acetilcolina, un neurotransmisor encargado del movimiento muscular, la respiración, la frecuencia cardíaca y la memoria. También aumenta la dopamina, proporcionándonos una sensación de placer y recompensa. La liberación de esos neurotransmisores confiere a la nicotina sus propiedades adictivas. Tras una exposición a largo plazo, la adicción lleva al consumidor a necesitar la droga compulsivamente: adicción física y psicológica. Por este motivo cuando la gente intenta dejar el tabaco tiene síntomas de abstinencia como irritabilidad, problemas de atención, trastornos del sueño y cambios en el apetito.

ESTUDIO DE LA ADICCIÓN

Un estudio publicado en julio por la publicación online "Fronteras de la Psiquiatría" analizaba más detenidamente las propiedades adictivas de combinar nicotina con marihuana. La conclusión fue que los fumadores que mezclaban tabaco y hierba son más propensos a sufrir síntomas de dependencia, lo cual es algo para tomarse en serio en nuestro colectivo. El cannabis es, sin duda, menos adictivo que el tabaco, pero cuando ambos se combinan no sólo puede provocar una adicción a la nicotina, sino que también puede disminuir la motivación del individuo para buscar ayuda para dejar cualquiera de estas sustancias.

Chandni Hindocha, un estudiante de doctorado en farmacología clínica de la University College de Londres que llevó a cabo el estudio, descubrió:

  • Un incremento del 10% en la intención de usar menos tabaco entre los fumadores que sólo utilizan hierba.
  • A mayores, los sujetos que fumaban tabaco y porros por separado tenían un 80% más de probabilidades de intentar dar un paso hacia la utilización de menos tabaco.
  • Los fumadores que mezclan tabaco y hierba son, de media, más jóvenes y principalmente hombres.

CONSUMO DE MARIHUANA Y TABACO SEGÚN PAÍSES

El uso de tabaco con marihuana, según el estudio, varía enormemente de unos países a otros. Entre un 77 y un 90% de los consumidores de marihuana europeos utilizan tabaco en sus porros comparado con casi un 52% de los australianos y sólo un 20% de los neozelandeses. Combinar tabaco y hierba aún es menos popular en América, donde menos del 10% de la población los consume conjuntamente. Esto hace el problema de la dependencia de la nicotina y marihuana un asunto principalmente europeo, aunque nadie quiere padecer adicciones, sean físicas o psicológicas.

Gran parte del sector de la marihuana defiende la elección de un estilo de vida saludable, y descubrir que el cannabis por sí sólo no es físicamente adictivo es una noticia estupenda. Comprender más cómo la nicotina y la hierba interactúan mutuamente arroja luz sobre el impacto que tiene para cuerpo y mente de quienes las consumen.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar