Comencemos analizando el trastorno en cuestión. La hipertensión es una patología crónica grave que consiste en el aumento de la presión arterial. Esto hace que el corazón funcione más rápido y bajo mayor estrés de lo normal. La hipertensión puede causar varias enfermedades peligrosas. La aterosclerosis, la apoplejía y el aneurisma de aorta son algunos ejemplos comunes. Un tercio de la población de los EE.UU. sufre de hipertensión. Si no se trata, también puede causar cardiopatías e insuficiencias cardiacas, vasculopatías, insuficiencias renales e incluso infartos de miocardio.

La hipertensión es la causa más importante de muerte prematura en el mundo. Aunque se puede prevenir, mucha gente no le da la importancia suficiente.

¿QUÉ TIENE QUE VER LA MARIHUANA?

El sistema endocannabinoide es fascinante. Este sistema consta de receptores que se encuentran en todo el cuerpo y que reaccionan ante la presencia de cannabinoides. Este sistema participa en muchas funciones corporales. Un estudio demostró que una de ellas es la regulación del sistema cardiovascular.

Esto fundamenta la creencia de que la marihuana interactúa con el corazón. Como es uno de nuestros órganos más importantes, es fundamental que tengamos en cuenta la reacción que nuestra planta favorita provoca en él.

El cannabis reduce la hipertensión

CANNABIS PARA REDUCIR LA HIPERTENSIÓN

Inmediatamente después de inyectar THC en ratas, los investigadores descubrieron que la presión arterial disminuía significativamente. En un segundo estudio se obtuvieron los mismos resultados.

Curiosamente se descubrió que, cuando se consume cannabis, al principio, la presión arterial y la frecuencia cardíaca aumentan. La próxima vez que lo hagas, pon una mano sobre tu pecho y podrás notarlo. Sin embargo, en cuestión de semanas se desarrolla tolerancia rápidamente. Después de un consumo continuado, la marihuana comenzará a disminuir la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Parece que la introducción de cannabinoides en el cuerpo puede ser estresante. Sin embargo, una vez los sistemas corporales se acostumbran a los cambios químicos, los cannabinoides pueden ayudar a influenciar algunas funciones.

Todo esto tiene sentido si se analizan los cannabinoides en profundidad. El cannabis tiene un efecto vasodilatador. Esto quiere decir que tus venas se dilatan cuando estás colocado. Un signo claro de esto son los ojos después del consumo de marihuana. Las venas se expanden y permiten transportar mayor cantidad de sangre. Esto es lo que causa los clásicos "ojos rojos".

Con la dilatación de las venas, es normal que el corazón tenga que latir más rápido. Debe compensar la menor presión existente en las arterias. Esto es bueno y malo a la vez. El daño es, en teoría, insignificante. Al menos, las ventajas del efecto hipotensor de la marihuana superan en gran medida a las desventajas. En cualquier caso, se necesitan más investigaciones al respecto.

Todos los estudios se realizan bajo condiciones muy específicas. Se necesitan nuevas exploraciones con muestras diversas para poder evaluar en profundidad más variables específicas. Factores como el método, la cantidad y la frecuencia de consumo deben tenerse en cuenta. Simplemente, aún no tenemos toda la información sobre el tema. Para las personas que sufren de hipertensión, se recomiendan métodos alternativos a fumar.

Ojos rojos de cannabis hipertensión

ES NECESARIO INVESTIGAR MÁS

En la actualidad, en especial en internet, encontrarás información de ambas posiciones ante cualquier debate. En un estudio longitudinal realizado en la UC San Francisco titulado "Desarrollo de riesgo de enfermedad coronaria en adultos jóvenes" (CARDIA, por sus siglas en inglés), se analizaron datos de más de 3.500 adultos afroamericanos y caucásicos durante 15 años. Se concluyó que, a largo plazo, no había un vínculo causal entre el aumento del riesgo de infarto de miocardio o apoplejía y el consumo de cannabis.
estudio: 

No obstante, también hay un estudio de la Harvard Medical School que demostró que las poblaciones de alto riesgo, como los pacientes ancianos, presentan resultados menos positivos. Inmediatamente después del consumo, estas poblaciones manifiestan mayor probabilidad de sufrir un ataque al corazón. Esa probabilidad regresa a la normalidad tras dos horas. Seguramente sea estresante ser un anciano de 80 años con miedo a padecer un infarto mientras está colocado.

Además, la mayoría de los estudios en seres humanos no tienen en cuenta que muchos consumidores de marihuana también tienen otros hábitos. La marihuana se consume frecuentemente con alcohol, tabaco y otros estimulantes. Por si fuese poco, la mayoría de los estudios no incluyen análisis longitudinales. La mayoría de la información disponible se basa en resultados a corto plazo y se enfoca solo en el THC. Hasta hace poco, los estudios no han incluido otros cannabinoides, como el CBD. Estudiar el THC aislado solo puede conducir a conclusiones sobre ese cannabinoide, no sobre la planta de cannabis.

En todo caso, lo que se puede concluir de este problema y de muchos otros similares es que es necesario desarrollar más investigaciones sobre la marihuana. Con la expansión de la legalización y la despenalización de la marihuana a nivel internacional, pronto veremos plantas en todo el mundo sin conocerlas por completo. Todos debemos estar bien informados para poder disfrutar pacíficamente de nuestro hábito cannábico y saber cómo nos afecta esa sustancia. Por ahora, podemos decir que el cannabis afecta a nuestros cuerpos de muchas formas y que el sistema circulatorio no es una excepción. Más allá de esto, solo el tiempo y los estudios podrán revelar nuevas verdades sobre esta planta misteriosa.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar