La gente suele sorprenderse cuando descubre que unas moléculas similares a las del cannabis ayudan a regular casi todas las funciones de nuestro cuerpo. El cuerpo humano genera unas sustancias químicas muy parecidas a las que produce el cannabis, y las utiliza para regular el apetito, la función cerebral, la salud de la piel, el sistema inmunitario y mucho más.

Pero no se trata de moléculas aleatorias flotando por el cuerpo. Forman parte de una gran red de receptores, enzimas y moléculas de señalización, conocida como sistema endocannabinoide (SEC).

A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este sistema, cómo funciona en el cuerpo y qué ocurre cuando sufrimos una deficiencia de endocannabinoides. Y por último te contaremos cómo puedes regular tu sistema endocannabinoide mediante el ejercicio, la dieta y las hierbas para mantener una salud óptima.

¿Qué es el sistema endocannabinoide?

El sistema endocannabinoide actúa como un regulador universal dentro del cuerpo humano, ayudando a mantener el equilibrio de otros sistemas biológicos.

Cada aspecto de nuestra fisiología funciona dentro de un "punto óptimo" determinado; y el sistema endocannabinoide se asegura de que las cosas no se desvíen demasiado de ese nivel óptimo. Por ejemplo, el SEC ayuda a mantener una presión sanguínea adecuada, así como una buena densidad ósea, neuroquímica, apetito y la acción de las células inmunitarias.

En definitiva, este extraordinario sistema mantiene todo bajo control. Sin el poder regulador de esta red, el cuerpo fallaría rápidamente.

Podemos imaginar el sistema endocannabinoide como si fuera un semáforo dentro del cuerpo. Actúa como la luz roja cuando las células se vuelven hiperactivas, y como la luz verde cuando necesitan un empujón para aumentar su actividad. Este estado de equilibrio se conoce científicamente como homeostasis.

Componentes del sistema endocannabinoide

El SEC se compone de tres elementos principales.

  • Receptores

Los receptores cannabinoides se encuentran en la membrana de muchos tipos de células diferentes a lo largo del cuerpo. Funcionan como transmisores de señales, llevando información desde el exterior al interior de la célula. También se encuentran en pequeños orgánulos dentro de las propias células, incluyendo las mitocondrias.

De momento, los investigadores han identificado dos receptores cannabinoides principales. Ambos pertenecen a la categoría de receptores acoplados a proteínas G (GPCR, por sus siglas en inglés). Los científicos también han descubierto varios sitios receptores que podrían ser candidatos al tercer receptor cannabinoide.

  • CB1: este receptor es el GPCR más abundante en el cerebro de los mamíferos, y juega un papel crucial en el aprendizaje y la memoria. Se encuentra principalmente en el sistema nervioso central, pero también está presente en el sistema inmunitario y sistema musculoesquelético. Cuando una persona fuma marihuana, o la consume de otro modo, el THC se une a este receptor provocando efectos psicotrópicos.
  • CB2: el receptor CB2 se encuentra principalmente en las células inmunitarias por todo el cuerpo, y en cantidades pequeñas en el sistema nervioso. Este receptor ayuda en gran medida a regular la respuesta inflamatoria[1].
  • CB3: la ciencia aún no ha clasificado un receptor CB3. Sin embargo, hay varios candidatos para el puesto, como el receptor TRPV1 (implicado en la transmisión del dolor) y el GPR55 (que reacciona a nuestro propio suministro de cannabinoides).
Receptores
  • Endocannabinoides

Si imaginamos los receptores cannabinoides como una cerradura, los endocannabinoides serían la llave. Estas moléculas (también llamadas cannabinoides endógenos) se crean dentro de nuestras células y se liberan cuando nuestro cuerpo las necesita. Tienen una estructura molecular específica que les permite unirse a los receptores cannabinoides. En nuestro cuerpo hay dos endocannabinoides principales:

  • Anandamida: también conocida como la "molécula de la felicidad", la anandamida se une a los receptores CB1 y CB2. Su apodo se debe a cómo afecta al estado de ánimo. Al igual que el THC, la anandamida interactúa con el receptor CB1 provocando un cambio de conciencia (aunque en menor grado que el THC).
  • 2-AG: este endocannabinoide también se une a los dos receptores cannabinoides principales, y desempeña un papel fundamental en el cuerpo[2]. Ayuda a regular las emociones, la cognición, el dolor y la inflamación.
  • Enzimas

Las enzimas metabólicas representan el tercer y último pilar del SEC. Estas proteínas se encargan de fabricar los endocannabinoides, y también de deconstruirlos una vez han cumplido su función. Las principales enzimas del sistema endocannabinoide incluyen la amida hidrolasa de ácidos grasos (FAAH) y la monoacilglicerol lipasa (MAGL).

Componentes del sistema endocannabinoide

¿Qué es el endocannabinoidome?

El SEC se empezó a investigar en la década de los 90. Desde entonces, la ciencia ha adquirido un mayor conocimiento sobre esta compleja red. Aunque los receptores, enzimas y endocannabinoides mencionados arriba conforman la base de este sistema, actualmente los investigadores han creado el término "endocannabinoidome"[3] para describir una versión ampliada del SEC con muchos más receptores y moléculas.

En general, el endocannabinoidome está formado por:

  • Una serie de moléculas de unión
  • 20 enzimas
  • Más de 20 sitios receptores

¿Qué es la teoría de la deficiencia endocannabinoide?

Se cree que la deficiencia endocannabinoide ocurre cuando el cuerpo no produce una cantidad adecuada de endocannabinoides, receptores o enzimas.

Del mismo modo que una persona puede sufrir una deficiencia nutricional (como la falta de hierro), o niveles bajos de ciertos neurotransmisores, es lógico que el cuerpo a veces no pueda producir suficientes endocannabinoides.

Y dada la importancia de los endocannabinoides para nuestra fisiología, una carencia podría causar grandes trastornos en nuestro organismo, e incluso dar lugar a malestares o enfermedades.

Cada persona tiene su propio "tono endocannabinoide", que hace referencia a la cantidad de endocannabinoides producidos por el cuerpo que están circulando por este. Hay varios factores que pueden causar una reducción del tono endocannabinoide, como la genética y la dieta.

Sin embargo, el exceso de endocannabinoides también puede causar problemas. Por ejemplo, el exceso de activación del receptor CB1 podría alterar el sistema de recompensa del cuerpo, contribuyendo a la obesidad[4].

  • Estudios sobre la deficiencia endocannabinoide

El Dr. Ethan Russo (neurólogo e investigador del cannabis) ha publicado varios artículos sobre la deficiencia endocannabinoide, donde establece un vínculo[5] entre la reducción del tono endocannabinoide y varias enfermedades crónicas.

Por ejemplo, el sistema endocannabinoide desempeña un papel crucial en la salud intestinal, ayudando a controlar la secreción, la inflamación y el movimiento de los alimentos y desechos. Cuando una persona produce muy pocos endocannabinoides o receptores, el SEC no puede realizar estas tareas adecuadamente, lo que podría causar síntomas. Por ejemplo, algunos pacientes con síndrome del colon irritable muestran variación genética[6] en el metabolismo de los endocannabinoides.

También se ha afirmado que la reducción del tono cannabinoide es la base de los síntomas de la fibromialgia. Los profesionales médicos llevan años sin identificar la causa de esta enfermedad, caracterizada por fatiga, rigidez, dolor y sensibilidad. Curiosamente, se ha investigado una deficiencia endocannabinoide en la médula espinal por su posible contribución a muchos de estos síntomas. Además, se está investigando el tratamiento con cannabinoides como una posible opción para ayudar con algunos síntomas[7] de esta enfermedad.

¿Qué enfermedades podrían estar relacionadas con la deficiencia endocannabinoide?

Las investigaciones sobre la deficiencia endocannabinoide clínica aún siguen en fases preliminares. Sin embargo, algunos estudios están estableciendo vínculos entre un tono endocannabinoide bajo y las siguientes enfermedades (entre otras):

Migraña Depresión grave
Trastorno de ansiedad generalizada Trastorno de estrés postraumático
Esclerosis múltiple Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)
Trastornos del sueño Parkinson

¿Cuáles son las causas de la deficiencia endocannabinoide?

Se están examinando varios factores como posibles causas de la reducción del tono endocannabinoide y la consecuente deficiencia. Este problema podría deberse a aspectos relacionados con la dieta y el estilo de vida, así como la genética.

Factores genéticos

Primero, veamos los factores genéticos.

  • Falta de receptores cannabinoides

Los endocannabinoides se unen a los receptores para crear cambios en muchos tipos de células diferentes. Si una persona tiene una carencia de receptores cannabinoides, muchas de estas moléculas de señalización no tienen dónde unirse. Quienes investigan la deficiencia endocannabinoide creen que los factores genéticos pueden influir en el número de receptores de una zona específica del cuerpo.

  • Sobreabundancia de enzimas metabólicas

Mientras que algunas enzimas crean endocannabinoides, otras los descomponen. Si una persona produce un exceso de enzimas descomponedoras de endocannabinoides, probablemente sufrirá una reducción del tono endocannabinoide.

  • Niveles insuficientes de endocannabinoides

La producción de endocannabinoides depende de dos variables principales: los materiales precursores y la genética. Estas moléculas derivan de los ácidos grasos de la dieta, por lo que la falta de dichos nutrientes podría resultar en un menor número de cannabinoides en el cuerpo. Las alteraciones genéticas también podrían implicar que algunas personas por naturaleza produzcan menos endocannabinoides que otras.

Factores genéticos

¿Qué factores externos contribuyen a la deficiencia endocannabinoide?

Ahora, veamos los factores externos que podrían contribuir a la deficiencia endocannabinoide.

  • Falta de sueño

El sueño es la base de nuestra salud. Sin un buen reposo, perdemos rápidamente nuestra agudeza mental y empezamos a sentimos aletargados y fatigados. El sistema endocannabinoide juega un papel fundamental en el ciclo sueño-vigilia[8]. Las fluctuaciones de este ciclo son una demostración perfecta de la homeostasis. Cuando nos quedamos despiertos hasta tarde y alteramos nuestro ciclo de sueño durante periodos prolongados, esto afecta directamente al funcionamiento del sistema endocannabinoide.

  • Mala alimentación

Somos lo que comemos. Nuestro cuerpo no produce los endocannabinoides a partir de la nada; debemos proporcionarle los precursores adecuados a través de la alimentación. Las enzimas crean estas valiosas moléculas usando ácidos grasos. Estos nutrientes también regulan directamente el sistema endocannabinoide[9]. La falta de grasas saludables y el exceso de comida basura pueden alterar el modo en que el cuerpo produce endocannabinoides, lo que podría dar lugar a una deficiencia.

  • Estrés

El sistema endocannabinoide interviene en el control de los efectos hormonales y conductuales del estrés[10]. Continuamente intenta sacarnos de un estado alterado para llevarnos a la homeostasis. El estrés constante de la vida moderna puede hacer que el SEC trabaje más de la cuenta, provocando agotamiento y disfunción.

  • Falta de ejercicio

Tras hacer ejercicio, el cuerpo libera una oleada de endocannabinoides. Dado que hemos evolucionado para movernos constantemente, la falta de ejercicio puede afectar al mantenimiento del tono endocannabinoide por parte del cuerpo.

  • Consumo de alcohol

No es ningún secreto que el exceso de alcohol perjudica al cuerpo. Con el tiempo, el consumo excesivo de alcohol afecta a la función del sistema endocannabinoide, reduciendo su tono[11].

¿Qué factores externos contribuyen a la deficiencia endocannabinoide?

¿Cómo puedes potenciar tu sistema endocannabinoide?

A veces, parece que la vida moderna va contra nosotros de muchas maneras. El estilo de vida sedentario, nuestra alimentación, la falta de sueño y los niveles elevados de estrés pueden hacer mella en nuestro sistema endocannabinoide; y todos experimentamos esto en cierta medida.

Afortunadamente, hay muchas formas de mantener el SEC bajo control. Para mantener esta red en estado óptimo, puedes realizar pequeños pasos cada día: desde comer alimentos adecuados, hasta beber infusiones herbales y mantener el cuerpo activo.

  • Reduce el estrés

Dado que el estrés puede perjudicar al sistema endocannabinoide, es lógico intentar controlarlo. Algunas técnicas como la meditación pueden ayudar a combatir el estrés, beneficiando al cuerpo y la mente de muchas maneras. De hecho, esta práctica se está estudiando por su potencial para ayudar a regular el SEC[12] y aumentar el tono endocannabinoide.

La acupuntura y los masajes también ayudan a reducir los efectos del estrés, y las investigaciones iniciales afirman que estas técnicas podrían ayudar a aumentar los niveles de endocannabinoides[13].

  • Haz ejercicio

El cuerpo humano evolucionó para moverse. Caminar y correr mantienen la salud del corazón y los pulmones, mientras que el levantamiento de pesas nos permite desarrollar y mantener la masa muscular magra, contribuyendo a la longevidad. El ejercicio físico activa el SEC y aumenta el tono endocannabinoide.

Correr podría aumentar los niveles de anandamida[14] (lo que a su vez contribuye a mejorar el estado de ánimo) y es la base de los efectos eufóricos del "subidón del corredor".

Se está investigando si el levantamiento de pesas produce un efecto similar. En ese caso, cada flexión de bíceps, levantamiento de peso muerto y press de hombros podría aumentar la actividad del sistema endocannabinoide[15].

  • Alimentación

Comer ciertos alimentos podría ayudar a aumentar el tono endocannabinoide. Algunos de los alimentos mostrados a continuación actúan como bloques de construcción para los endocannabinoides, mientras que otros se adhieren directamente a nuestros receptores.

- Ácidos grasos omega

Sin ácidos grasos omega, nuestro cuerpo no puede producir endocannabinoides. Necesitamos una proporción equilibrada de omega-6 y omega-3 (en torno al 50% de cada uno). Estas son las mejores fuentes de estos ácidos grasos:

Omega-6:

Nueces Semillas de calabaza
Semillas de cáñamo Huevos
Semillas de girasol/td>

Omega-3:

Pescado Semillas de chía
Huevos Aceite de hígado de bacalao
Ostras Caviar
Semillas de linaza

- Chocolate

Muchos pensamos en el chocolate como una delicia dulce y azucarada, disponible en los estantes del supermercado. Pero, realmente, el auténtico chocolate se obtiene a partir del fruto de la planta de cacao. Curiosamente, este fruto contiene anandamida[16], el endocannabinoide presente en los humanos.

- Flavonoides

Los flavonoides son unos compuestos antioxidantes presentes en muchos alimentos. Son los responsables de los colores brillantes de muchas frutas y verduras, desde la remolacha hasta los arándanos. Los flavonoides como la quercetina podrían ayudar a aumentar los niveles de receptores cannabinoides[17]. Los siguientes alimentos están cargados de estas moléculas:

Cerezas Cítricos
Manzanas Miel
Uvas Cebollas
Frambuesas Verduras de hoja verde

- Prebióticos

En nuestro intestino residen billones de microbios beneficiosos. El sistema endocannabinoide tiene una estrecha relación con esta comunidad, y algunos de ellos son capaces de aumentar la expresión del receptor CB2[18]. Para mantener a estos microbios contentos y sanos, aliméntalos con estos productos ricos en fibra:

Cebolla Ajo
Puerros Bardana
Alcachofas

- Cariofileno

El beta-cariofileno ostenta el título de terpeno y cannabinoide. Esta molécula es responsable de los toques terrosos y pimentados de muchas cepas de marihuana. Se une directamente al receptor CB2 y podría ayudar a calmar el cuerpo.

Los alimentos y hierbas ricos en cariofileno incluyen:

Cannabis Lúpulo
Pimienta negrar Melisa (toronjil)

¿Qué rol tiene el CBD en la deficiencia endocannabinoide?

El CBD también se está investigando por su relación y efecto sobre el tono endocannabinoide. Esta molécula no psicotrópica actúa de dos formas fundamentales para aumentar la actividad endocannabinoide y combatir su deficiencia.

  • Activación de los receptores: aunque el CBD no se une a los receptores CB1 o CB2, parece ser que activa plenamente el receptor TRPV1[19], una parte del sistema endocannabinoide ampliado. Al hacer esto, el CBD podría ayudar a calmar el cuerpo y reducir la señalización perjudicial del sistema nervioso.
  • Aumenta los niveles de anandamida: el CBD puede ayudar a contrarrestar la deficiencia al impedir que las enzimas (concretamente la FAAH) descompongan la anandamida con tanta frecuencia.

Otros fitocannabinoides

El cannabis produce docenas de cannabinoides diferentes. La ciencia solo está empezando a entender su mecanismo de acción, pero muchos de ellos se unen a los receptores cannabinoides y podrían ayudar a combatir la deficiencia endocannabinoide en el futuro. Entre los fitocannabinoides se incluyen:

Fuentes Externas
  1. The Cannabinoid CB2 Receptor as a Target for Inflammation-Dependent Neurodegeneration https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. 2-Arachidonoylglycerol: A signaling lipid with manifold actions in the brain - ScienceDirect https://www.sciencedirect.com
  3. The Expanded Endocannabinoid System/Endocannabinoidome as a Potential Target for Treating Diabetes Mellitus | SpringerLink https://link.springer.com
  4. Anti-obesity therapy with peripheral CB1 blockers: from promise to safe(?) practice | International Journal of Obesity https://www.nature.com
  5. Clinical Endocannabinoid Deficiency Reconsidered: Current Research Supports the Theory in Migraine, Fibromyalgia, Irritable Bowel, and Other Treatment-Resistant Syndromes https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  6. Clinical Endocannabinoid Deficiency Reconsidered: Current Research Supports the Theory in Migraine, Fibromyalgia, Irritable Bowel, and Other Treatment-Resistant Syndromes https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  7. Clinical Endocannabinoid Deficiency Reconsidered: Current Research Supports the Theory in Migraine, Fibromyalgia, Irritable Bowel, and Other Treatment-Resistant Syndromes https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  8. Cannabinoids, Endocannabinoids and Sleep https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  9. Fatty Acid Modulation of the Endocannabinoid System and the Effect on Food Intake and Metabolism https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  10. Mini-Symposium: Functional Interactions between Stress and the Endocannabinoid System: From Synaptic Signaling to Behavioral Output https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  11. Alcoholism and the Endocannabinoid System https://www.medicinalgenomics.com
  12. Care and Feeding of the Endocannabinoid System: A Systematic Review of Potential Clinical Interventions that Upregulate the Endocannabinoid System https://journals.plos.org
  13. Care and Feeding of the Endocannabinoid System: A Systematic Review of Potential Clinical Interventions that Upregulate the Endocannabinoid System https://journals.plos.org
  14. A runner’s high depends on cannabinoid receptors in mice | PNAS https://www.pnas.org
  15. Acute Resistance Exercise Induces Antinociception by Activation of the Endocannabinoid System in Rats https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  16. Marijuana and chocolate - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  17. Anti Proliferative and Pro Apoptotic Effects of Flavonoid Quercetin Are Mediated by CB1 Receptor in Human Colon Cancer Cell Lines - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  18. Beyond Cannabis: Plants and the Endocannabinoid System - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  19. Cannabinoid Ligands Targeting TRP Channels https://www.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.