Trustpilot

Un porcentaje considerable de la población sufre algún tipo de síntomas del síndrome del intestino irritable (SII). Esta enfermedad provoca molestias gastrointestinales moderadas o graves y, en gran medida, sus causas todavía se desconocen. La investigación ha demostrado que los cannabinoides pueden mitigar los síntomas y quizás atacar el origen de esta enfermedad. Como es habitual, las evidencias clínicas son escasas, pero existen muchas experiencias positivas en pacientes.

¿QUÉ SE SIENTE CON UN INTESTINO IRRITABLE?

El síndrome del intestino irritable solía conocerse por "colitis" u otros nombres. Esta dolencia afecta a pacientes de todas las edades, a menudo a adultos jóvenes, y es más frecuente entre las mujeres. No se han detectado vínculos entre esta enfermedad y otras patologías más severas, como enfermedades inflamatorias del intestino. El riesgo de desarrollar un síndrome del intestino irritable aumenta tras una infección gastrointestinal. El estrés y los enfados también pueden una causa de espasmos y dolores de colon, así como el desequilibrio microbiano del ecosistema intestinal.

Los síntomas más habituales de un síndrome del intestino irritable son las náuseas, dolores y calambres abdominales, gases, hinchazón, estreñimiento o diarrea, pérdida de peso, sangrados rectales... Se sospecha que puede existir relación entre el síndrome del intestino irritable y depresión, ansiedad, pánico y trastornos psicóticos.

Los laboratorios farmacéuticos han desarrollado medicamentos que actúan sobre el sistema serotoninérgico, que también controla nuestro estado de ánimo y regula la depresión. Estos medicamentos sólo han tenido éxito en un porcentaje limitado de casos y han causado efectos secundarios graves durante sus ensayos clínicos. Se estima que hasta un 70% de los pacientes no están recibiendo la medicación adecuada para el SII.

Collistis intestinal irritableENDOCANNABINOIDES PARA LA FLORA MICROBIANA DEL INTESTINO

Las resinas y aceites del cannabis tienen a sus espaldas una larga tradición como tratamiento para problemas gastrointestinales, tanto en la medicina occidental previa al prohibicionismo, como en las medicinas étnicas orientales. Los estudios clínicos sobre el consumo de marihuana para el tratamiento de trastornos gastrointestinales han sido muy limitados, aunque algunos estudios recientes en laboratorio han identificado una gran cantidad de receptores cannabinoides tanto en el intestino grueso como en el delgado.

Los científicos parecen estar demostrando que los cannabinoides endógenos realmente cumplen una función neuromoduladora en el sistema gastrointestinal. Al activar los receptores cannabinoides se ha comprobado que inhiben la secreción de fluidos gastrointestinales y la inflamación en ratones. También se han demostrado científicamente las propiedades antieméticas y analgésicas de los compuestos del cannabis, confirmando la evidencia anecdótica de los pacientes con SII, enfermedad de Crohn y otros trastornos similares.

En la mayoría de los casos, los derivados del cannabis podrían, como mínimo, relajar las contracciones del músculo intestinal, reduciendo así los calambres y contribuyendo al control de las funciones intestinales. Los estudios también parecen mostrar que durante un episodio inflamatorio del intestino, nuestro cuerpo aumenta los receptores cannabinoides en la zona afectada en un intento de combatir la inflamación mediante la metabolización de más cannabinoides.

El CBD y el THC también pueden bloquear los mecanismos medulares, periféricos y gastrointestinales que provocan los dolores del SII y trastornos similares. Los estudios con ratas en laboratorio, también indican que los cannabinoides reducen el reflujo gastroesofágico causado por este tipo de enfermedades.

Un estudio de 2003, sobre las posibles aplicaciones potenciales de los cannabinoides en este ámbito, reveló que el THC reducía los movimientos espontáneos del intestino, aliviando de esa forma los espasmos de colon y los dolores abdominales. Otro estudio de 2004 sugiere que existen pruebas firmes sobre la eficacia de los cannabinoides para tratar enfermedades intestinales, gracias a la capacidad de la marihuana para reducir la transmisión del dolor y sus propiedades antiinflamatorias.

Aunque muchos pacientes con síndrome del intestino irritable toman suplementos alimenticios probióticos, el estudio de la microbiota humana todavía está en sus inicios. Un estudio preclínico de 2007 con roedores, descubrió que la presencia de la bacteria Lactobacillus acidophilus en los tractos intestinales aumentaba la cantidad de receptores cannabinoides y opioides, provocando una reducción del dolor.

En un informe publicado en 2008, el neurólogo Ethan Russo proponía que el síndrome del intestino irritable podría deberse a una deficiencia del sistema endocannabinoide. Dicho sistema juega un papel fundamental en una gran variedad de funciones, como el apetito, la digestión, la regulación inmune, el estado de ánimo, el sueño, la reproducción y el dolor. Ethan Russo planteaba que los pacientes con SII podrían tener una carencia de endocannabinoides. Otro estudio de 2008, muestra que los tratamientos con cannabinoides pueden reducir la sensibilidad y la inflamación en pacientes con trastornos gastrointestinales. Por último, un estudio de 2011 titulado "El cannabidiol reduce la inflamación intestinal mediante el control del sistema neuroinmune" revela que el CBD podría abrir una nueva vía terapéutica para tratar síndromes del intestino irritable sin efectos psicotrópico. El CBD consigue este efecto, de nuevo, gracias a la remodulación de la respuesta anormal del sistema inmune a agentes internos o externos. Al hacer esto, el cannabidiol simplemente se adhiere a los receptores, cuyo número ha sido incrementado intencionadamente por nuestro cuerpo en situaciones de emergencia.

Sistema endocannabinoide CBD intestino irritableDE NUEVO, DEPENDEMOS DE MÁS ESTUDIOS

Muchos pacientes que consumen marihuana para tratar sus problemas intestinales, afirman que los síntomas se reducen significativamente o incluso desaparecen. Numerosos casos reales confirman los resultados de las investigaciones acerca de los cannabinoides, proporcionando un alivio general y calmando la mayor parte de los síntomas del síndrome del intestino irritable. Esto contrasta con los fracasos de otros tratamientos farmacológicos o sus importantes efectos secundarios.

Los últimos estudios señalan que los propios endocannabinoides del cuerpo humano ayudan a mantener un equilibrio, conocido como "homeostasis", en diferentes funciones fisiológicas. El síndrome del intestino irritable se considera un problema microbiano influenciado por el sistema endocannabinoide. Hoy tenemos cada vez más evidencias científicas de que una modulación farmacológica del sistema cannabinoide endógeno puede ofrecer nuevas opciones terapéuticas para trastornos gastrointestinales, como las náuseas, vómitos, úlceras, síndrome del intestino irritable, enfermedad de Crohn, diarreas y reflujos gastroesofágicos. Tanto el THC como el CBD parecen ser algunas de las opciones más esperanzadoras para tratar este tipo de patologías, aunque la investigación estará incompleta hasta que se permitan los ensayos clínicos con cannabis en humanos.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar