Nuevo buscador de semillas - Descubre tu variedad

By Luke Sumpter


Muchos pacientes con síndrome del intestino irritable (SII) consiguen calmar sus síntomas con cambios en la dieta y el estilo de vida, mientras que otros necesitan medicación para controlarlos. En la actualidad, la ciencia ha empezado a estudiar los cannabinoides como el THC, el CBD y el CBG para combatir el SII, la inflamación y el dolor. Descubre lo que dicen las investigaciones sobre la marihuana y el SII.

¿Qué es el SII?

El SII, también llamado síndrome del colon irritable, afecta a cerca del 12% de la población mundial[1]. La prevalencia de esta afección supone un deterioro en la calidad de vida de millones de personas, así como una carga económica importante para los sistemas de salud de todo el planeta. El nombre de este trastorno gastrointestinal es bastante impreciso, así que veamos en qué consiste exactamente.

Los patrones para el diagnóstico del SII (conocidos como criterios Roma IV)[2] establecen como síntoma necesario un dolor abdominal recurrente experimentado al menos un día a la semana durante los tres meses anteriores. Sin embargo, el dolor por sí solo no es suficiente para obtener un diagnóstico clínico, sino que debe ir acompañado de al menos dos de los siguientes síntomas: dolor asociado con la defecación, cambios en la frecuencia de las defecaciones, o cambios en el aspecto de las heces. Los síntomas del SII suelen empezar a aparecer durante la adolescencia, y esta afección afecta a las mujeres con más frecuencia que a los hombres.

Pero el SII también provoca síntomas que no están incluidos en los criterios del diagnóstico. En general, los pacientes con SII experimentan episodios de los siguientes síntomas:

Dolor de estómago Hinchazón
Diarrea Estreñimiento
Gases Náuseas
Dolor de espalda Fatiga
Mucosidad en las heces Incontinencia intestinal

Algunos pacientes con SII solo experimentan un ligero malestar que apenas afecta a sus actividades diarias. Sin embargo, otros sufren síntomas más graves que repercuten notablemente en su calidad de la vida.

¿Qué es el SII?

¿Qué causa el SII?

Se desconoce la causa exacta del SII, pero los investigadores han identificado varios posibles factores contribuyentes, como alteraciones en el microbioma y la disfunción del sistema endocannabinoide (SEC).

  • Estrés

La ciencia ha encontrado pruebas de que el estrés psicológico desempeña un papel importante en el desarrollo del SII. Un artículo publicado en el World Journal of Gastroenterology[3] afirma que "...el SII es una combinación de intestino irritable y cerebro irritable". Pero ¿qué tienen que ver las preocupaciones con la función intestinal? Lo cierto es que, en el cuerpo, muy pocas cosas ocurren de forma aislada; el estrés psicológico provoca cascadas bioquímicas que afectan a las vías neuroendocrinas e inmunes. Tanto el estrés agudo como el crónico están asociados con cambios en la función intestinal, como:

  • Motilidad (contracciones de los músculos del aparato digestivo)
  • Sensibilidad
  • Secreción
  • Permeabilidad (la forma en que las sustancias atraviesan la pared intestinal)

El gran impacto del estrés en el SII ha llevado a los investigadores a referirse a esta enfermedad como un trastorno sensible al estrés.

  • Inflamación, infección y disbiosis intestinal: un trío problemático

La gastroenteritis infecciosa (causada por bacterias, virus y parásitos) produce inflamación del estómago y los intestinos. Además de provocar síntomas agudos de infección, estos organismos invasores también pueden causar daños duraderos. Con el paso del tiempo, cerca del 10% de los pacientes que sufren esta enfermedad desarrollan un SII postinfeccioso[4]; siendo más propensos quienes padecen la versión bacteriana.

Los investigadores están intentando averiguar lo que sucede tras los casos de gastroenteritis infecciosa. De momento, han descubierto una mayor expresión de un tipo de ARNm[5] (una molécula mensajera que codifica ciertas proteínas dentro de las células) que codifica la interleucina-1β, una molécula señalizadora que impulsa la inflamación.

Las biopsias tomadas de pacientes con SII infeccioso también presentan un aumento de las células inmunológicas implicadas en la respuesta inmune adaptativa del intestino. Es posible que estos cambios contribuyan a la inflamación sistémica que da lugar a los síntomas del SII.

En los estudios con pacientes con SII postinfeccioso también se han observado alteraciones en el microbioma intestinal, que es una comunidad formada por varios millones de microbios[6] presentes en el aparato digestivo. En condiciones óptimas, estas criaturas simbióticas nos ayudan a descomponer los alimentos, absorber nutrientes y combatir los patógenos problemáticos. Pero ¿cuáles son las condiciones óptimas? La investigación indica que los microbiomas diversos (los que están compuestos por varias especies de bacterias, hongos, virus y otros microbios) están relacionados con una buena salud. Por el contrario, los microbiomas alterados que carecen de diversidad[7] (un estado conocido como disbiosis) se asocian a la debilidad, la inflamación y las enfermedades neurodegenerativas.

Se sabe que la gastroenteritis infecciosa puede afectar a la diversidad microbiana; y la proporción de ciertas poblaciones de bacterias intestinales (concretamente Bacteroides y Prevotella) a menudo aumenta descontroladamente en el microbioma de los pacientes con SII. A medida que la investigación en este campo continúa reuniendo pruebas, cada vez está más claro que el microbioma desempeña una función fundamental[8] en el desarrollo de la enfermedad.

Inflammation, Infection, and Gut Dysbiosis: A Troublesome Trio
  • Deficiencia endocannabinoide clínica (CECD): una nueva teoría

El estrés, la inflamación y la disbiosis intestinal son sin duda posibles culpables del SII, pero la disfunción del SEC también influye negativamente en esta afección. El sistema endocannabinoide, considerado el regulador universal del cuerpo humano, es una extensa red de receptores, moléculas señalizadoras y enzimas que supervisa la actividad de varios sistemas corporales, desde el nervioso hasta el inmunológico, pasando por el esqueleto y los intestinos. En pocas palabras, el SEC ayuda a mantener estos sistemas en un estado de equilibrio, es decir, evita que se aceleren o se ralenticen demasiado.

El SEC lleva a cabo esta acción equilibradora en el intestino, donde se encarga de modular la propulsión, la secreción y la inflamación. Estas funciones lo convierten en un elemento prometedor para el tratamiento del SII, pero también podrían implicar al SEC en la causa de la afección.

La idea de un “tono endocannabinoide” óptimo indica que cada persona tiene su propia producción endocannabinoide ideal. Los endocannabinoides desempeñan el papel de mensajeros dentro del SEC e interactúan con determinados receptores para generar los cambios necesarios dentro de las células diana.

Sin embargo, las reducciones o amplificaciones del tono endocannabinoide podrían, en teoría, causar alteraciones en los sistemas regulados por el SEC. Se cree que los catalizadores, tanto genéticos como ambientales (como la dieta, el ejercicio o las enfermedades), afectan a los niveles de estas moléculas señalizadoras.

Algunos datos respaldan esta teoría en el contexto del síndrome del intestino irritable. Por ejemplo, ciertos pacientes con SII presentan diferencias genéticas[9] que afectan al metabolismo endocannabinoide y a los niveles de los componentes del "sistema endocannabinoide expandido": OEA (oleoiletanolamina) y PEA (N-palmitoiletanolamida).

Además, el microbioma y el SEC actúan en sintonía con lo que se conoce como eje microbiota intestinal-sistema endocannabinoide[10]. El SEC está implicado en la función de la barrera intestinal, la regulación de la inflamación, y el metabolismo. Pero esto funciona en ambas direcciones; la microbiota intestinal también parece influir sobre el SEC, concretamente mediante el control de la expresión de la FAAH (una enzima clave del SEC) y de los niveles de anandamida.

Tratamientos actuales para el SII

Mientras los investigadores continúan trabajando para identificar las causas subyacentes del SII, los pacientes tienen acceso a una gran variedad de tratamientos para combatir los síntomas y mejorar su calidad de vida.

  • Medicamentos

Se aconseja que los pacientes con SII tomen ciertos medicamentos en función de la gravedad de sus síntomas[11]. Muchos de estos fármacos se venden sin receta, e incluyen:

  • Antiespasmódicos: citrato de alverina, hidrocloruro de mebeverina, aceite de menta
  • Laxantes
  • Antidepresivos: como tratamiento secundario para el dolor abdominal
  • Cambios en la dieta y el estilo de vida

Muchos pacientes con SII experimentan mejoras de los síntomas sin tomar ningún medicamento. A veces, basta con hacer ciertos cambios en la dieta y el estilo de vida para reducir la gravedad de los síntomas. Los consejos generales que se suelen proporcionar a estos pacientes son:

  • Hacer más ejercicio
  • Encontrar formas de aliviar el estrés, como la meditación
  • Llevar un registro de los alimentos que provocan síntomas
  • Tratar de no saltarse comidas
  • Evitar comer demasiado rápido
  • Evitar el exceso de alimentos picantes y grasos
  • Limitar el consumo de alcohol, tabaco y cafeína
  • Seguir una dieta baja en FODMAP (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables).
  • Prebióticos y probióticos

Los prebióticos son fibras vegetales que nutren a los miembros del microbioma intestinal, mientras que los probióticos son cultivos vivos de levaduras y bacterias. Los investigadores están intentando averiguar si estos suplementos pueden ayudar a combatir los síntomas del SII, pero los resultados siguen sin estar claros.

Mientras que algunas cepas de probióticos parecen ayudar con ciertos síntomas, otras no producen ningún efecto o empeoran el trastorno aun más. Como dijo el investigador Kevin Whelan en un artículo[12] sobre este tema: "...es probable que los beneficios dependan de las cepas y de los síntomas". Curiosamente, algunos probióticos podrían influir en el SEC. En un estudio de 2007, la administración del probiótico “Lactobacillus acidophilus” produjo un aumento de la expresión[13] de los receptores cannabinoides de las células epiteliales intestinales.

How Your Digestive System Works

Marihuana y SII: la investigación hasta el momento

¿Dónde encaja el cannabis en este panorama tan complejo? Sabemos que es probable que el sistema endocannabinoide esté implicado en el SII, y que los cannabinoides de la marihuana interactúan con los receptores del SEC. Pero ¿impulsan al SEC en una dirección favorable? ¿Y son los cannabinoides de la marihuana unos sustitutos adecuados de los endocannabinoides en casos con un “tono endocannabinoide” reducido?

Todavía no tenemos las respuestas a estas preguntas. La investigación sobre el consumo de cannabis para combatir el SII se encuentra en sus etapas iniciales y aún no ha proporcionado ningún resultado concluyente. Sin embargo, ciertos estudios están tratando de descubrir cómo funciona el cannabis en modelos específicos. Echemos un vistazo a las investigaciones que se han llevado a cabo hasta ahora.

  • THC y síndrome del intestino irritable

Como principal componente psicotrópico del cannabis, el THC es el responsable del subidón que causa la marihuana. Pero esta molécula actúa más allá del cerebro, uniéndose a los dos principales receptores del SEC (CB1 y CB2) situados por todo el cuerpo.

Sin embargo, gran parte de la investigación centrada en el SII utiliza el dronabinol, una versión sintética del THC que actúa de forma parecida sobre el cuerpo.

Un estudio publicado en la revista Neurogastroenterology analizó los efectos del dronabinol[14] en 36 voluntarios con diarrea asociada al SII. Los investigadores obtuvieron resultados variables basados en genes relacionados con el SEC en diferentes individuos, pero se necesitan más estudios para comprobar la eficacia de los cannabinoides parecidos al THC.

Un ensayo aleatorio controlado con placebo, realizado en 2007[15], analizó los efectos del dronabinol en 52 voluntarios humanos sanos. Los científicos les administraron 7,5mg del fármaco o un placebo, y buscaron cambios en el tono del colon y la motilidad del colon.

Otro estudio analizó el dronabinol sobre la hipersensibilidad visceral en pacientes con SII. Pero la molécula no produjo ningún resultado importante[16], lo que condujo a los investigadores a “…posicionarse en contra de los agonistas de los receptores CB (de acción central) como herramientas para reducir la hipersensibilidad visceral en pacientes con SII”.

Artículo relacionado
¿Qué es el THC?

  • ¿Puede el CBD ayudar con el SII?

¿Pero qué dice la investigación sobre el CBD y el síndrome del intestino irritable? Aunque es posible que la ausencia de efectos psicoactivos convierta a este cannabinoide en una opción más adecuada para su consumo diario, ¿sabemos si puede aliviar los síntomas? Lamentablemente, la investigación tampoco es muy clara en este aspecto. Sin embargo, los científicos ahora están analizando el CBD y sus análogos en modelos de inflamación[17].

Los investigadores también están buscando formas funcionales de administrar CBD durante el estudio del SII. Un ensayo cruzado controlado con placebo[18], publicado en la revista “Cannabis and Cannabinoid Research”, analizó los efectos del chicle de CBD (con 50mg de cannabidiol) sobre el dolor abdominal y el bienestar percibido en pacientes con SII.

Aceite de CBD 15% (1500mg)
THC: 0.2%
CBD: 15%
CBD por gota: 7,5mg
El portador: Olive Oil

Comprar Aceite de CBD 15% (1500mg)

  • ¿Podría el CBG ayudar con el SII?

El CBG (o más exactamente, el CBGA) es el “cannabinoide madre” de los cogollos de marihuana. Esta molécula esencial es el precursor químico de los principales cannabinoides como el THC, el CBD y el CBC. Los investigadores también están estudiando esta sustancia química para otras enfermedades. Lamentablemente, ningún estudio ha analizado los efectos del CBG sobre el SII, pero sí se ha investigado en relación con la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Aunque el SII y la EII son enfermedades distintas, comparten ciertos elementos. Ambas producen dolor abdominal, diarrea, estreñimiento e hinchazón, y la inflamación también está implicada en las dos afecciones. En un estudio publicado en la revista “Biochemical Pharmacology” e administró CBG a ratones[19] con colitis (una forma de EII) con el fin de observar posibles cambios en los marcadores inflamatorios. Curiosamente, también se comprobó que este cannabinoide podría activar los receptores CB2 del SEC.

¿Qué ocurre con el CBC?

¿Has oído hablar del CBC? También conocido como cannabicromeno, este compuesto no psicotrópico del cannabis interactúa con los receptores CB2 y los canales TRP (receptores de potencial transitorio). Dado que estos sitios están implicados en la inflamación, los investigadores han analizado los efectos del CBC sobre la hipermotilidad inducida por la inflamación (movimiento excesivamente rápido del aparato digestivo) en ratones. Se necesitan más investigaciones, especialmente con seres humanos, para comprobar si el CBC tiene algo que ofrecer a los pacientes con SII.

Marihuana y SII: las investigaciones aún se hallan en fases tempranas

A pesar de las investigaciones mencionadas en este artículo, estamos muy lejos de entender cómo afectan estos cannabinoides a los síntomas del SII y cómo actúan en el cuerpo en general. Además, las autoridades sanitarias públicas, como la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU., no han aprobado el uso de cannabinoides para tratar esta afección.

Hasta ahora, sabemos que el SEC desempeña un papel fundamental en la fisiología humana, y que los cannabinoides son un medio para sacar partido a este sistema. Más allá de eso, se necesitan ensayos clínicos bien diseñados para comprobar cómo funcionan estas moléculas contra el SII, y si son una opción adecuada para los pacientes en el futuro.

Exención de responsabilidad médicaLa finalidad de la información recogida en esta página, en enlaces externos o utilizada como referencia aquí es exclusivamente divulgativa y no debe considerarse como una recomendación profesional, médica o legal. Royal Queen Seeds no aprueba, defiende ni promueve el consumo de drogas legales o ilegales.

Royal Queen Seeds no se hace responsable del contenido de referencias incluidas en nuestras páginas o páginas a las que dirigimos nuestros enlaces, que aprueben, defiendan o promuevan el consumo de drogas legales o ilegales, o actividades ilegales. Por favor, consulta con tu médico o profesional de la salud antes de consumir cualquiera de los productos o seguir los métodos mencionados, referenciados o enlazados en esta página web.

Fuentes Externas
  1. JCM | Rome Criteria and a Diagnostic Approach to Irritable Bowel Syndrome https://www.mdpi.com
  2. JCM | Rome Criteria and a Diagnostic Approach to Irritable Bowel Syndrome https://www.mdpi.com
  3. Impact of psychological stress on irritable bowel syndrome https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  4. The role of inflammation in irritable bowel syndrome (IBS) https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  5. The role of inflammation in irritable bowel syndrome (IBS) https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  6. Defining the Human Microbiome https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  7. The gut microbiome of healthy long-living people https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  8. Frontiers | The Microbiome and Irritable Bowel Syndrome – A Review on the Pathophysiology, Current Research and Future Therapy | Microbiology https://www.frontiersin.org
  9. Irritable Bowel Syndrome: Manipulating the Endocannabinoid System as First-Line Treatment https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  10. Endocannabinoids — at the crossroads between the gut microbiota and host metabolism | Nature Reviews Endocrinology https://www.nature.com
  11. BNF is only available in the UK | NICE https://bnf.nice.org.uk
  12. Probiotics and prebiotics in the management of irritable bowel syndrome: a review of recent clinical trials and systematic reviews - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  13. Lactobacillus acidophilus modulates intestinal pain and induces opioid and cannabinoid receptors - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  14. Randomized pharmacodynamic and pharmacogenetic trial of dronabinol effects on colon transit in irritable bowel syndrome-diarrhea https://onlinelibrary.wiley.com
  15. Effects of a cannabinoid receptor agonist on colonic motor and sensory functions in humans: a randomized, placebo-controlled study - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  16. The cannabinoid receptor agonist delta-9-tetrahydrocannabinol does not affect visceral sensitivity to rectal distension in healthy volunteers and IBS patients https://onlinelibrary.wiley.com
  17. Cannabidiol (CBD) and its analogs: a review of their effects on inflammation https://www.sciencedirect.com
  18. Effects of Cannabidiol Chewing Gum on Perceived Pain and Well-Being of Irritable Bowel Syndrome Patients https://www.liebertpub.com
  19. Beneficial effect of the non-psychotropic plant cannabinoid cannabigerol on experimental inflammatory bowel disease - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.