USA DAYS — Hasta 50% de descuento en variedades USA Comprar ahora

By Miguel Ordoñez

LOS CANNABINOIDES HABLAN CON EL SISTEMA ENDOCRINO

Del mismo modo que los endocannabinoides, las hormonas son unos mensajeros bioquímicos implicados en muchos aspectos de nuestra fisiología. Las hormonas afectan a nuestro crecimiento, comportamiento, sueño, función sexual, consumo de energía y estado de ánimo. Incluso nuestra capacidad para evaluar un peligro y elaborar una respuesta adecuada depende de estos compuestos.

Estos reguladores naturales se producen en glándulas del sistema endocrino, como el tiroides, páncreas, glándula pineal, glándula pituitaria, hipotálamo, ovarios y testículos. Estas glándulas producen diferentes hormonas, incluyendo: melatonina, testosterona, insulina, cortisol, glucagón, epinefrina (adrenalina), y muchas más. Por ejemplo, el cortisol es la hormona que gestiona nuestra respuesta al estrés y la ansiedad, mientras que la melatonina indica a nuestro cuerpo cuándo es el momento de ir a dormir o despertarse. Los factores internos y externos, como el envejecimiento, el estrés, la alimentación o ciertas sustancias químicas, pueden desequilibrar la producción de estos mensajeros.

Nuestro sistema endocannabinoide está estrechamente relacionado con el sistema endocrino. Los estudios muestran que el sistema endocannabinoide activa receptores en el sistema endocrino, y también han descubierto receptores cannabinoides en muchas glándulas endocrinas diferentes. Como consecuencia, el CBD también puede activar los receptores endocrinos del cerebro y del resto del cuerpo.

Las investigaciones demuestran que este cannabinoide realmente interacciona con el sistema endocrino, afectando a procesos como el ciclo del sueño, las señales de estrés, el metabolismo y la actividad sexual. Algunos estudios incluso indican que los endocannabinoides pueden controlar la proliferación de muchos tipos de células endocrinas cancerosas, produciendo un efecto antitumoral[1]. Concretamente, pueden inhibir el crecimiento celular y la metástasis en ciertos tipos de enfermedades oncológicas, como los tumores de tiroides, pecho o próstata.

La relación entre los cannabinoides y la producción hormonal sugiere que estos compuestos naturales podrían tener potencial terapéutico para tratar los trastornos endocrinos. Actualmente, uno de los muchos retos de la ciencia cannábica es entender cómo el sistema endocrino puede modularse con CBD y otros cannabinoides, con el fin de regular los niveles hormonales.

GLÁNDULAS ENDOCRINAS

CBD Y HORMONAS METABÓLICAS

La diabetes es una de las enfermedades endocrinas más comunes, causada por una producción reducida de insulina en el páncreas. La insulina equilibra nuestro metabolismo y niveles energéticos mediante la regulación de la absorción y almacenamiento de nutrientes, y mediante la transformación de azúcar en energía. Los desequilibrios de insulina pueden provocar obesidad, enfermedades del corazón y diabetes.

Gran variedad de estudios han explorado los efectos de los cannabinoides en el metabolismo, así como la relación entre CBD y diabetes. Los equipos de investigación ahora están intentando descubrir si el CBD afecta a la función pancreática, al nivel de azúcar en la sangre, y al equilibrio energético[2]. Si consiguen resultados concluyentes, uno de los próximos grandes avances en la aplicación del cannabis podría ser la modificación de la insulina. 

CBD Y HORMONAS SEXUALES

Tanto en machos como en hembras, la secreción de hormonas sexuales está controlada directamente por la glándula pituitaria e influenciada por el hipotálamo. Parece ser que aquí los cannabinoides también ejercen una acción sobre el eje hipotalámico-hipofisario-gonadal. Hay una conexión evidente entre la actividad endocannabinoide y la producción de la hormona femenina estradiol. Se ha descubierto que el sistema endocannabinoide contribuye a la regulación del ciclo menstrual. Aunque estos mecanismos aún no se comprenden del todo, es evidente que el sistema endocannabinoide ejerce un efecto sobre la liberación de hormonas gonadales. Desafortunadamente, el THC alteró la integridad hipotalámica-hipofisaria-gonadal y afectó a la función reproductiva en ratones hembra. La exposición crónica al CBD también fomentó un deterioro del comportamiento sexual[3] y la fertilidad, en ratones macho.

Un ámbito de la ciencia cannábica que parece prometedor es el tratamiento de enfermedades óseas y articulares con cannabinoides. Durante la menopausia, las fluctuaciones y la reducción general de hormonas sexuales tienen como resultado unos huesos más frágiles y la característica pérdida de densidad ósea en las mujeres. La actividad excesiva del receptor GPR55 está implicada en este proceso, provocando la pérdida de tejido óseo y, con el tiempo, osteoporosis. 

Algunos académicos consideran el receptor GPR55 como el tercer receptor cannabinoide (CB3), ya que el CBD consigue bloquearlo temporalmente. Ahora, los investigadores están poniendo a prueba este mecanismo[4] en modelos de remodelación ósea y pérdida de densidad ósea.

Menopause_Andropause

CBD y hormonas del sueño

Los medicamentos que influyen positivamente en las hormonas del sueño "hackean" el sistema endocrino para ayudar a las personas a dormir bien por la noche. ¿Tiene cabida el CBD en este panteón farmacológico? Los investigadores están tratando de averiguarlo. Se cree que unos niveles altos de la hormona cortisol (causados por el estrés y una mala alimentación) tienen un efecto negativo sobre el sueño.

Los ensayos con humanos están tratando de averiguar si el CBD influye de alguna forma en los niveles de cortisol[5]. La hormona melatonina también desempeña un papel clave en la conciliación del sueño; algunos estudios están analizando cómo influye el consumo de CBD[6] en la reducción o potenciación de esta sustancia química fundamental.

CBD, sueño y un enfoque holístico

La investigación sobre el CBD y el sueño aún se encuentra en fases iniciales, y es poco concluyente. Mientras los científicos continúan con sus investigaciones, los médicos recomiendan realizar cambios en el estilo de vida para favorecer un sueño reparador. Estas modificaciones incluyen seguir un horario de sueño estricto, hacer ejercicio con más frecuencia, llevar una dieta equilibrada, y reducir las preocupaciones mediante prácticas como la meditación. 

Fuentes Externas
  1. Endocannabinoids in endocrine and related tumours. - PubMed - NCBI https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. The emerging role of the endocannabinoid system in endocrine regulation and energy balance. - PubMed - NCBI https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  3. Chronic cannabidiol exposure promotes functional impairment in sexual behavior and fertility of male mice. - PubMed - NCBI https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  4. The putative cannabinoid receptor GPR55 affects osteoclast function in vitro and bone mass in vivo https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  5. Cannabidiol in Anxiety and Sleep: A Large Case Series https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  6. Cannabinoids attenuate norepinephrine-induced melatonin biosynthesis in the rat pineal gland by reducing arylalkylamine N-acetyltransferase activity without involvement of cannabinoid receptors https://onlinelibrary.wiley.com
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.