LOS CANNABINOIDES HABLAN CON EL SISTEMA ENDOCRINO

Del mismo modo que los endocannabinoides, las hormonas son unos mensajeros bioquímicos implicados en muchos aspectos de nuestra fisiología. Las hormonas afectan a nuestro crecimiento, comportamiento, sueño, función sexual, consumo de energía y estado de ánimo. Incluso nuestra capacidad para evaluar un peligro y elaborar una respuesta adecuada depende de estos compuestos.

Estos reguladores naturales se producen en glándulas del sistema endocrino, como el tiroides, páncreas, glándula pineal, glándula pituitaria, hipotálamo, ovarios y testículos. Estas glándulas producen diferentes hormonas, incluyendo: melatonina, testosterona, insulina, cortisol, glucagón, epinefrina (adrenalina), y muchas más. Por ejemplo, el cortisol es la hormona que gestiona nuestra respuesta al estrés y la ansiedad, mientras que la melatonina indica a nuestro cuerpo cuándo es el momento de ir a dormir o despertarse. Los factores internos y externos, como el envejecimiento, el estrés, la alimentación o ciertas sustancias químicas, pueden desequilibrar la producción de estos mensajeros.

Nuestro sistema endocannabinoide está estrechamente relacionado con el sistema endocrino. Los estudios muestran que el sistema endocannabinoide activa receptores en el sistema endocrino, y también han descubierto receptores cannabinoides en muchas glándulas endocrinas diferentes. Como consecuencia, el CBD también puede activar los receptores endocrinos del cerebro y del resto del cuerpo.

Las investigaciones demuestran que este cannabinoide realmente interacciona con el sistema endocrino, afectando a procesos como el ciclo del sueño, las señales de estrés, el metabolismo y la actividad sexual. Algunos estudios incluso indican que los endocannabinoides pueden controlar la proliferación de muchos tipos de células endocrinas cancerosas, produciendo un efecto antitumoral. Concretamente, pueden inhibir el crecimiento celular y la metástasis en ciertos tipos de enfermedades oncológicas, como los tumores de tiroides, pecho o próstata.

La relación entre los cannabinoides y la producción hormonal sugiere que estos compuestos naturales podrían tener potencial terapéutico para tratar los trastornos endocrinos. Actualmente, uno de los muchos retos de la ciencia cannábica es entender cómo el sistema endocrino puede modularse con CBD y otros cannabinoides, con el fin de regular los niveles hormonales.

GLÁNDULAS ENDOCRINAS

CBD Y HORMONAS METABÓLICAS

La diabetes es una de las enfermedades endocrinas más comunes, causada por una producción reducida de insulina en el páncreas. La insulina equilibra nuestro metabolismo y niveles energéticos mediante la regulación de la absorción y almacenamiento de nutrientes, y mediante la transformación de azúcar en energía. Los desequilibrios de insulina pueden provocar obesidad, enfermedades del corazón y diabetes.

Gran variedad de estudios han explorado los efectos de los cannabinoides en el metabolismo, así como la relación entre CBD y diabetes. Algunos de estos estudios han mostrado cómo el CBD afecta a la función del páncreas y la producción de insulina, influenciando así los niveles de azúcar en sangre. Dado este rol recién descubierto de los endocannabinoides en la regulación endocrina y el equilibrio de energía, el desarrollo de una terapia con CBD que ayude a mantener un nivel de insulina saludable podría ser uno de los siguientes grandes pasos de la medicina cannábica.

CBD Y HORMONAS SEXUALES

Tanto en machos como en hembras, la secreción de hormonas sexuales está controlada directamente por la glándula pituitaria e influenciada por el hipotálamo. Parece ser que aquí los cannabinoides también ejercen una acción sobre el eje hipotalámico-hipofisario-gonadal. Hay una conexión evidente entre la actividad endocannabinoide y la producción de la hormona femenina estradiol. Se ha descubierto que el sistema endocannabinoide contribuye a la regulación del ciclo menstrual. Aunque estos mecanismos aún no se comprenden del todo, es evidente que el sistema endocannabinoide ejerce un efecto sobre la liberación de hormonas gonadales. Desafortunadamente, el THC alteró la integridad hipotalámica-hipofisaria-gonadal y afectó a la función reproductiva en ratones hembra. La exposición crónica al CBD también fomentó un deterioro del comportamiento sexual y la fertilidad, en ratones macho.

Un ámbito de la ciencia cannábica que parece prometedor es el tratamiento de enfermedades óseas y articulares con cannabinoides. Durante la menopausia, las fluctuaciones y la reducción general de hormonas sexuales tienen como resultado unos huesos más frágiles y la característica pérdida de densidad ósea en las mujeres. La actividad excesiva del receptor GPR55 está implicada en este proceso, provocando la pérdida de tejido óseo y, con el tiempo, osteoporosis. Hay bastantes investigaciones que indican que el CBD puede inhibir la actividad del receptor GPR55, al ayudar a sanar los huesos y evitar la pérdida de densidad ósea. Esta aplicación del CBD también podría contribuir a mantener la salud de los huesos durante las terapias hormonales en personas transgénero, a la vez que reduce la ansiedad.

Menopause_Andropause

CBD Y HORMONAS DEL SUEÑO

En pocos años, el CBD ha adquirido gran reconocimiento por su capacidad para tratar el estrés y la ansiedad. Esto se debe a que, entre sus interacciones bioquímicas con nuestro cuerpo, el cannabidiol (CBD) también puede influenciar los niveles de cortisol. Además el CBD podría estimular la secreción de hormonas del sueño, como la melatonina, mediante la activación de receptores en la glándula pineal, mejorando así los patrones del sueño. Por otra parte, la insuficiencia suprarrenal y consecuente fatiga que se producen cuando las glándulas suprarrenales no pueden liberar suficiente cortisol y aldosterona podrían combatirse consumiendo CBD.

COMPLEMENTAR UNA DIETA SANA

Basándonos en lo que sabemos hasta ahora, el CBD posiblemente sea capaz de mejorar los síntomas de los trastornos endocrinos y restaurar el equilibrio hormonal; pero los efectos terapéuticos de este y otros cannabinoides en las enfermedades hormonales aún no están totalmente claros. A pesar de ofrecer resultados prometedores, las investigaciones en este ámbito todavía se hallan en fases preliminares. Poder adaptar una terapia con cannabinoides para los trastornos endocrinos proporcionaría a los pacientes una alternativa natural a los fármacos actuales; aunque ya puede afirmarse con seguridad que el consumo diario de CBD puede ser beneficioso para nuestro sistema endocrino. En combinación con el consumo de proteínas magras, hortalizas de hoja verde y grasas omega-3 (como las contenidas en las semillas de cáñamo), el CBD puede ayudar a mantener la homeostasis hormonal.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.