By Luke Sumpter


Temporada de la marihuana. Para conseguir buenos resultados con el cultivo exterior hay que seguir los dictados de la temporada de la marihuana. No basta con poner unas semillas en la tierra en cualquier momento del año, y esperar que den buenas cosechas. Este artículo te servirá de guía para conocer bien el clima de tu entorno, de forma que puedas disfrutar de una producción abundante un año tras otro.

¿Qué es la ‘temporada de la marihuana’?

La temporada de la marihuana ("weed season" en inglés) es un periodo de tiempo en el que se pueden cultivar plantas de cannabis con éxito en exterior. Quienes cultivan hierba en interior pueden sembrar y recolectar cosecha tras cosecha sin problemas, con independencia de la época del año. En cambio, las personas que prefieren cultivar sus cogollos bajo el sol deberán planificar su cultivo y actuar de acuerdo con los ciclos de la naturaleza. La temporada de la marihuana se parece mucho a otras formas de horticultura. Los agricultores que cultivan verduras anuales, por ejemplo, también realizan la siembra y el trasplante al comienzo de la primavera y recogen la última cosecha de la temporada poco antes de las primeras heladas otoñales.

  • Hemisferio norte

El calendario de la temporada de la marihuana varía en función de la zona. En el hemisferio norte, el equinoccio de primavera tiene lugar a finales de marzo, y marca el comienzo de la primavera y de los días más largos. Dado que todavía hace demasiado frío para trasladar las plántulas de marihuana al exterior, muchos cultivadores optan por comenzar la temporada en el interior con lámparas de cultivo. Dependiendo de la fecha de la última helada en cada zona, se suelen trasladar las plantas al exterior entre abril y finales de mayo. La temporada de la marihuana dura un total de unos 6-8 meses, y termina con las primeras heladas a finales de septiembre o comienzos de octubre.

  • Hemisferio sur

Las cosas son un poco diferentes en el hemisferio sur, donde las estaciones se encuentran invertidas con respecto al norte. Aquí, la temporada de la marihuana comienza a mediados de septiembre (coincidiendo con el inicio de la primavera) y se extiende hasta febrero (finales del verano) o marzo (principios del otoño).

¿Qué es la ‘temporada de la marihuana’?
  • Regiones tropicales

Pero la temporada de la marihuana no es binaria en todo el mundo. Quienes cultivan hierba cerca del ecuador pueden hacerlo durante todo el año, ya que en estas regiones el periodo diurno dura unas 12 horas, independientemente de la estación. Los climas cálidos y húmedos de esta latitud facilitan el cultivo de todo tipo de plantas con muy poco esfuerzo.

Sin embargo, la marihuana puede plantear un reto único. Se cree que las variedades fotoperiódica son originarias de Asia oriental. En esta zona, el cannabis tuvo que adaptarse a los ritmos estacionales para poder crecer, florecer y reproducirse antes de que llegaran las heladas. Y por eso aquirió el hábito de comenzar su floración al acortarse las horas de luz. En interior, un ciclo de 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad (un patrón que imita la iluminación disponible en torno al equinoccio de otoño) obliga a las plantas de marihuana a florecer.

En los trópicos, las horas de luz siempre se encuentran dentro de ese marco, por lo que las plantas fotoperiódicas florecen solo unas semanas después de la germinación. Sin embargo, las variedades de marihuana ecuatoriales han sufrido mutaciones que hacen que empiecen a florecer en función de otros estímulos, lo que las diferencia de las cepas fotoperiódicas y autoflorecientes.

  • El papel de la altitud

Por último, la altitud también desempeña un papel importante en la temporada de la marihuana, independientemente de la latitud. Las temporadas de cultivo son más cortas a mayor altura, porque las heladas llegan antes y tardan más en terminar, y por eso, las plantas autoflorecientes y de floración rápida so mucho más adecuadas para estas zonas.

¿Es la marihuana una planta anual, bianual o perenne?

Si te entusiasma la agricultura, probablemente habrás escuchado los términos anual, bianual y perenne. Se trata de unas distinciones muy importantes a la hora de cultivar una determinada planta, y es necesario adoptar enfoques muy diferentes para cada una de ellas. Vamos a verlas con algo más de detalle:

  • Anuales: El cannabis entra en esta categoría. Como indica su nombre, las plantas anuales desarrollan todo su ciclo vital (desde la germinación hasta la floración y la producción de semillas) en una sola temporada de cultivo. La supervivencia de las semillas nuevas durante el invierno garantiza la pervivencia de sus líneas genéticas. Otros cultivos anuales muy conocidos son los tomates, los pepinos y las calabazas.
  • Bianuales: Estas plantas necesitan dos temporadas para completar su proceso de siembra, crecimiento y cosecha. Algunas variedades de cebollas, puerros, coles y zanahorias se desarrollan durante la primera temporada, sobreviven al invierno, y echan semillas en la primavera siguiente.
  • Perennes: Estas plantas perduran durante muchas temporadas. Normalmente, la parte superior de las plantas perennes muere cada invierno y se restablece con la primavera; aunque algunas especies perennes conservan sus hojas durante todo el año. Algunos ejemplos de plantas perennes son las coles rizadas, las uvas, los frutos del bosque y los árboles frutales.

Aunque la genética influye mucho en el crecimiento estacional de las plantas, el medio ambiente también es importante. Por ejemplo, las plantas bianuales cultivadas en regiones cálidas con largas temporadas de cultivo pueden desarrollar todo su ciclo vital en una sola temporada, con lo que pasan a ser anuales en función de los factores ambientales.¿Es la marihuana una planta anual, bianual o perenne?

¿Es la marihuana una planta anual, bianual o perenne?

Conceptos básicos sobre el fotoperiodo

El fotoperiodo es el ciclo recurrente de periodos de luz y oscuridad al que están expuestas las plantas. Como decíamos antes, muchas variedades de marihuana son sensibles a la exposición a la luz, y pasan de la etapa vegetativa a la de floración a medida que la luz disponible va disminuyendo.

Por eso es importante familiarizarse con el clima de la zona a la hora de cultivar variedades fotodependientes. Las semillas se deben sembrar con la antelación suficiente para que las plantas alcancen el tamaño deseado antes de que las horas de luz disminuyan a finales del verano. Si se siembran en interior, las plantas tendrán más probabilidades de sobrevivir, sobre todo si se van a desarrollar dentro de una temporada de cultivo más corta. Incluso después de que comiencen a florecer, las variedades sativa suelen tardar mucho más en madurar, y por eso necesitan una temporada de cultivo más larga que las índicas.

Si se cultivan en latitudes extremas, la mayoría de las variedades fotoperiódicas no podrán ir más rápido que el cambio estacional. Por suerte, hay un tipo específico de marihuana que ha evolucionado para solucionar este problema. Las variedades autoflorecientes provienen de una subespecie cannábica conocida como ruderalis. Este tipo de marihuana evolucionó en latitudes septentrionales y logró mutar para adaptarse a esas condiciones.

En lugar de depender del fotoperiodo, el cannabis ruderalis emplea un reloj interno para florecer. Sus plantas suelen empezar la fase de floración varias semanas después de la germinación, cuando han desarrollado entre 5 y 7 nodos. Dado que las autos tienen un ciclo de vida breve (de unas 8-12 semanas), son una opción ideal para quienes cultivan en climas fríos con temporadas de marihuana cortas.

Calendario de cultivo para la temporada de marihuana

Con independencia de donde vivas, cada periodo de la temporada de la marihuana se corresponde con diferentes etapas de su ciclo de cultivo. Quienes dispongan de temporadas de cultivo largas tendrán mayor margen de maniobra, sobre todo a la hora de empezar a cultivar antes, pero los calendarios seguirán coincidiendo en su mayor parte. Vamos a ver a continuación qué fase de crecimiento se corresponde con cada época del año, tomando el hemisferio norte como referencia.

  • Principios de la primavera (germinación)

En el hemisferio norte, la temporada de cultivo exterior suele iniciarse en el interior a finales de marzo. Una temperatura y humedad más controladas favorecen el éxito de la germinación e incrementan los porcentajes de supervivencia de las plántulas. Suele ser habitual mantener las plántulas en interior, bajo luces artificiales, hasta que crezcan un poco, para evitar que se vean afectadas por las heladas tardías.

Calendario de cultivo para la temporada de marihuana
  • Finales de la primavera (trasplante)

Cuando haya pasado el riesgo de las heladas (normalmente a principios de mayo) será el momento de trasladar las plantas jóvenes a una ubicación exterior. Un periodo de ‘aclimatación’ les permitirá adaptarse a su nuevo entorno sin problemas. Este proceso implica colocar las plantas en el exterior durante intervalos cada vez más largos cada día, para minimizar el riesgo de que mueran a causa de un cambio de temperatura excesivamente brusco. Si tienes un invernadero o un politúnel, puedes trasplantarlas ahí, lo que mantendrá su ritmo de crecimiento y las protegerá frente a las inclemencias del tiempo.

Calendario de cultivo para la temporada de marihuana
  • Principios del verano (fase vegetativa / etapa final de las autos)

Muchas variedades automáticas se estarán acercando al final de su ciclo de vida durante los meses de junio y julio. Mientras que quienes cultiven cepas fotoperiódicas, estarán podando y entrenando sus plantas en fase vegetativa, para darle forma al dosel y aumentar los puntos de floración.

Calendario de cultivo para la temporada de marihuana
  • Finales del verano (vegetación tardía y floración temprana)

Durante este periodo se debe seguir abonando, regando y entrenando a las plantas, que aumentarán mucho de tamaño. La disminución gradual del fotoperiodo durante el mes de agosto provocará unos cambios fisiológicos en las plantas que inducirán su floración.

Calendario de cultivo para la temporada de marihuana
  • Principios del otoño (floración y cosecha)

A comienzos de otoño se debe abonar las plantas con fertilizantes para la floración, y reducir la humedad de los invernaderos mediante una ventilación adecuada. Las plantas cultivadas en exterior suelen producir mayores concentraciones de terpenos y cannabinoides para protegerse de los rayos UV. Las variedades índica dominantes llegarán al final de la floración a principios de otoño (mediados/finales de septiembre). Las sativas de mayor altura necesitarán algo más de tiempo para madurar. Y después habrá llegado el momento de realizar el lavado de raíces, y de cosechar y procesar los cogollos.

Calendario de cultivo para la temporada de marihuana

¿Por qué las variedades de marihuana maduran a ritmos diferentes?

Las variedades de marihuana maduran a distintas velocidades por varias razones. Sin embargo, la genética es la causa principal. Las plantas autoflorecientes acaban antes debido a diversas mutaciones que hacen que florezcan en función de su edad, mientras que las fotodependientes cultivadas en zonas con temporadas de marihuana largas pueden tardar varias semanas más, e incluso meses, en llegar al momento de la cosecha. Entre estas últimas, las variedades de predominancia índica tienden a completar su floración unas semanas antes que las de predominancia sativa.

El entorno también influye en el ritmo de maduración. Por ejemplo, cultivar cepas fotoperiódicas cerca del ecuador resultará en una floración temprana y unas cosechas más rápidas, pero también más reducidas. También se pueden utilizar técnicas como la privación de luz para adelantar la floración.

Usa nuestro buscador de semillas para encontrar las plantas perfectas para tu entorno

Hay muchos aspectos que deberás tener en cuenta a la hora de cultivar marihuana en exterior, pero el entorno es uno de los más importantes. ¿Cuánto dura la temporada de cultivo en tu zona? ¿Cuánto llueve a finales del verano? ¿Puede haber heladas tardías en primavera y tempranas en otoño? Por suerte, los criadores de marihuana han trabajado mucho durante años para producir cepas que se adapten a entornos específicos, desde los climas más fríos y lluviosos hasta los más cálidos y secos.

Para ponerte las cosas más fáciles hemos desarrollado nuestro buscador de semillas de marihuana, que te ayudará a limitar tu búsqueda en función de diversos factores, como las condiciones de cultivo o la fase de floración.

Video id: 706484416

Cómo afecta la temporada de la marihuana al sector del cannabis

Como puedes imaginar, la temporada de la marihuana no solo afecta a quienes la cultivan en casa, sino a toda la industria en su conjunto, sobre todo en los países y estados donde está legalizada. La demanda de marihuana orgánica cultivada bajo el sol se ha disparado, porque a los consumidores les resulta muy atractiva la idea de unos cogollos con una mayor producción de metabolitos secundarios estimulada por la luz solar. Sin embargo, la disponibilidad de la oferta aumenta o se reduce en función del ritmo de la naturaleza.

Durante el otoño, las estanterías de los dispensarios se llenan de marihuana cultivada bajo el sol, y este suministro suele mantenerse durante casi todo el invierno. Pero su disponibilidad empieza a caer en picado a finales del invierno y principios de la primavera, que es cuando comienza a predominar la marihuana cultivada en interior.

Los cogollos cultivados al aire libre son muy escasos durante la primavera, hasta que las primeras cosechas auto inundan de nuevo el mercado a comienzos del verano. Tras lo cual llegan a las tiendas grandes cantidades de hierba procedente de variedades fotoperiódicas al final de la temporada.

Cómo planificar el cultivo de marihuana en exterior

¿Por qué deberías dedicar tiempo a planificar la temporada de la marihuana antes de empezar a cultivar? Porque esto determinará prácticamente todo el proceso de cultivo. Debes conocer tu clima, las fechas de las heladas, qué cultivos asociados crecen en tu zona, y qué variedades son más compatibles en función de tus circunstancias.

Además, recuerda que el trabajo no termina después de la cosecha. Hay muchas cosas que puedes hacer para optimizar tu espacio de cultivo, como añadir abono a la tierra y cubrirla con mantillo para tener un mejor comienzo en la siguiente temporada. Muchas personas optan por sembrar cultivos de cobertura durante el verano para mantener la tierra con raíces durante el invierno, una estrategia que alimenta a los microbios y mantiene vivo el suelo. Cuando llegue la primavera, podrás eliminar estas plantas e incorporarlas a tu sustrato en forma de abono verde. Ahora que ya tienes mayor familiaridad con la temporada de la marihuana en su conjunto, empieza a analizar tu clima, ¡y verás cómo tus plantas te recompensan por el esfuerzo!