Cómo preparar tu cultivo ecológico de marihuana en exterior

Cómo preparar tu cultivo ecológico de marihuana en exterior

Tras los desagradables meses de invierno, cuando los días vuelven a ser más largos y se empieza a notar una temperatura agradable, el aire se llena de expectación. Por fin ha llegado la primavera, y con ella, ¡la temporada de cultivo exterior!

Pero no saques tus semillas todavía, ya que no es bueno precipitar las cosas. Deberás preparar tu plantación exterior de marihuana de manera óptima, para poder tener unas plantas sanas y unas cosechas excelentes de cogollos jugosos y aromáticos.

¿Por qué cultivar cannabis de forma ecológica?

Para nuestro cultivo exterior de cannabis, hemos elegido un enfoque natural y orgánico. La razón es muy sencilla: muchos entendidos creen que un producto ecológico es más satisfactorio. Tu hierba sabrá mejor, será más aromática y estará repleta de resina.

Además, un cultivo orgánico bien preparado mejora la resistencia de las plantas a los cambios climáticos y las plagas, algo sumamente beneficioso cuando se cultiva al aire libre.

Y, por último, pero no por ello menos importante, unas prácticas de cultivo ecológicas y sostenibles no causan daños al planeta ni a sus habitantes. Y ¿qué hay mejor que cultivar marihuana de calidad y a la vez hacer algo positivo por el medio ambiente?

Empieza a preparar tu plantación ecológica para conseguir una cosecha exitosa de exterior.

Elige el mejor lugar para tu cultivo de exterior

Si todavía no tienes un espacio reservado, el primer paso es encontrar un buen lugar para que crezca tu hierba. A la marihuana le gusta la luz, y en grandes cantidades. Lo ideal sería que el sitio estuviera orientado al sur. El mejor escenario es que tus plantas puedan recibir un montón de luz solar directa durante el día, y por la tarde, una iluminación filtrada o difusa.

Otros aspectos importantes que debe tener un buen lugar para cultivar, son:

  • Protección contra los elementos

Asegúrate de que tu cannabis no esté expuesto a vientos fuertes y condiciones meteorológicas adversas. Un buen emplazamiento detrás de un cobertizo o cerca de una valla puede proporcionar protección contra el viento y las lluvias torrenciales. Como alternativa, las macetas te ofrecen la opción de trasladar tus plantas a un sitio seguro cuando hace mal tiempo.

  • Privacidad/Discreción

Es posible que quieras mantener tus plantas lejos de las miradas de vecinos y transeúntes. Al fin y al cabo, no querrás esforzarte para que te acaben robando la hierba, ¿verdad? Echa un vistazo a otros consejos útiles para cultivar de forma discreta y mantener tu plantación en secreto.

  • Accesibilidad

La accesibilidad es otro aspecto importante, sobre todo si vas a cultivar en medio de la naturaleza. No es nada práctico sembrar en un lugar que esté lejos o al que sea muy difícil llegar. Recuerda: tus plantas van a necesitar agua y cuidados de vez en cuando, incluso si se trata de un cultivo de guerrilla. El sitio no tiene que ser demasiado difícil de alcanzar, pero a la vez debe estar alejado de zonas por las que podría pasar gente.

Elige el mejor lugar para tu cultivo de exterior

¿Macetas o suelo?

Si cultivas marihuana al aire libre, tienes varias opciones. Para empezar, puedes hacerlo en un lugar escondido, lejos de tu casa y con tierra natural, o puedes llevar al sitio tierra especial para cannabis. Simplemente cava un agujero y llénalo con la tierra buena. Reconocerás un suelo pobre por su aspecto arenoso y brillante.

También tienes la opción de cultivar en macetas. Esto ofrece varias ventajas, de entre las cuales la más obvia es la portabilidad. Por ejemplo, te permite mover tus plantas a un sito seguro antes de una tormenta. O si la ubicación que has elegido para el cultivo de guerrilla está un poco más concurrida de lo que pensabas, no pasa nada; solo tienes que colocar la planta más lejos.

¿Qué inconvenientes tiene el cultivo en macetas? Es posible que tus plantas no desarrollen todo su potencial debido a las limitaciones del tiesto. Por otro lado, si eliges unos recipientes lo suficientemente grandes, podrás cultivar plantas de tamaño gigantesco. Nosotros creemos que los tiestos ofrecen más ventajas que inconvenientes.

Si dispones de parterres, puedes plantar tu marihuana directamente en el suelo. Siempre que, por supuesto, sea seguro hacerlo. Si es así, tus plantas podrán expandir su sistema de raíces y producir cosechas enormes.

¿Qué tierra debes usar para cultivar marihuana al aire libre?

Cuando se cultiva cannabis al aire libre, uno de los factores más importantes para conseguir buenas cosechas es un sustrato saludable. Un suelo orgánico bien preparado favorece el crecimiento de las raíces y el desarrollo de plantas vigorosas y exuberantes. Un buen sustrato también hace que las plantas sean menos propensas a sufrir plagas y enfermedades, lo que es una ventaja importante cuando se cultiva al aire libre.

Conoce tu sustrato

La marihuana no crece igual de bien en todos los tipos de suelo. Algunos son más aptos para flores y verduras, por lo que deberás saber qué clase de tierra tienes exactamente. Familiarízate con la textura, la composición, la compacidad y el drenaje asociados con un buen suelo. El mejor suelo para el cannabis suele ser oscuro y fértil, pero no demasiado compacto. Deberá ofrecer una buena retención de agua y un buen drenaje al mismo tiempo, y ser rico en los nutrientes adecuados. Además, tendrá que tener un pH de entre 6 y 7.

  • Consejo profesional: si no quieres un cultivo 100% ecológico, puedes utilizar una tierra comercial que esté preparada para cultivar cannabis. Las marcas conocidas suelen ofrecer una composición, textura y pH óptimos para que las plantas produzcan cosechas decentes. La mayoría de las veces, los suelos ya preparados vienen con fertilizantes para las primeras 3 o 4 semanas.

Pero, si cultivas de forma ecológica y mejoras el suelo con compost, humus de lombriz y otros materiales orgánicos, los microorganismos convertirán la materia en nutrientes para tus plantas. La naturaleza se encargará de todo, ¡ni siquiera tendrás que añadir fertilizantes adicionales!

¿Qué tierra debes usar para cultivar marihuana al aire libre?

Utiliza el suelo adecuado para la marihuana feminizada vs autofloreciente

El cannabis feminizado (también conocido como fotodependiente) crece de forma un poco distinta al autofloreciente. Las variedades auto suelen ser mucho más pequeñas, pero crecen y florecen más rápido. Dado que florecen de forma automática tras unas pocas semanas, son menos tolerantes a los errores graves.

Por eso, deberás ayudar a tus autos a crecer. El mejor suelo para las plantas autoflorecientes es una tierra aireada y bien drenada; incluso más que la que se utiliza para la marihuana feminizada. Aunque también deberá ser fértil y oscura, tendrás que evitar los suelos demasiado fertilizados, ya que podrían causar quemaduras a tus plantas auto.

  • Consejo profesional: añade un 10-15% de perlita para aligerar el suelo y mejorar su drenaje.

Cómo optimizar la tierra exterior

Hay varias formas de optimizar el suelo exterior para favorecer un crecimiento sano y robusto, independientemente del método con el que cultives.

Suplementos de silicio

El silicio es el elemento más abundante del suelo. A las plantas les encanta, y si lo pueden obtener fácilmente, te recompensarán con un crecimiento saludable. Los suplementos de silicio ofrecen numerosos beneficios:

  • Mejoran la absorción de nutrientes
  • Promueven un crecimiento más rápido
  • Protegen las plantas de la toxicidad de los metales
  • Potencian el vigor y fortalecen el tejido vegetal
  • Aumentan la resistencia a plagas y enfermedades

Perlita

La perlita es un mineral tratado térmicamente que es estupendo para mejorar la calidad del suelo. Estas piedras blancas y ligeras hacen que el suelo sea más aireado y mejoran el drenaje. La perlita también tiene cierta capacidad de retención de agua. Añade un 10-15% de perlita al sustrato.

Polímeros absorbentes de agua

Estos polímeros se venden en forma de pequeñas bolas de gelatina que se añaden al suelo, y hacen exactamente lo que dice su nombre. Son hidrogeles que absorben, retienen y almacenan agua. Los polímeros absorbentes de agua son ideales para cultivar al aire libre, especialmente si lo haces en mitad de la naturaleza y no puedes visitar tus plantas con frecuencia. Con ellos, tu marihuana soportará largos periodos de sequía.

Cómo crear tus propios súper sustratos

Cuando pruebes el cultivo ecológico, es posible que no quieras volver a usar fertilizantes minerales. Los cultivadores de exterior con más experiencia suelen preparar sus propias mezclas de súper sustrato y mejoradores de suelo. Esto tiene varias ventajas (y algunos inconvenientes):

Ventajas:

  • Los súper suelos caseros son ricos en nutrientes, por lo que dependerás menos de los fertilizantes químicos.
  • Sabrás de dónde obtienen los nutrientes tus plantas.
  • La ausencia de productos químicos agresivos se traduce en un sabor más natural de los cogollos y un humo más suave y delicioso.
  • Son sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.
  • A la larga, te ahorras dinero.
  • Crear tu propio sustrato te proporciona una sensación de satisfacción.

Inconvenientes:

  • Hay que dedicarles tiempo y cierto esfuerzo.
  • Los súper sustratos salen más caros que comprar una bolsa de tierra ya preparada.

Cómo crear tus propios súper sustratos

Fertilizantes que necesita el cannabis para desarrollarse mejor al aire libre

Además de un buen suelo, mucho sol, oxígeno y cariño, la marihuana necesita fertilizantes pare crecer. ¿Cuáles son y cómo acceden las plantas a ellos?

  • Macronutrientes

Los fertilizantes que necesita el cannabis se dividen en macronutrientes y micronutrientes. Los macronutrientes incluyen los tres nutrientes principales: nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), así como otros nutrientes secundarios: calcio (Ca), magnesio (Mg) y azufre (S). Estos se denominan "macro" porque tus plantas los necesitan en cantidades relativamente grandes.

  • Micronutrientes

También existen micronutrientes como el zinc (Zn), el hierro (Fe), el cobre (Cu) y muchos más. Estos oligoelementos también son importantes para que tu cannabis se mantenga saludable, pero las plantas los necesitan en menores cantidades que los macronutrientes.

Un buen sustrato orgánico debe contener macro y micronutrientes para que tu marihuana pueda crecer sana y ser productiva.

  • Microbios: la clave del cultivo ecológico

Cuando se cultiva de forma ecológica, no se suministran nutrientes directamente, como en el caso de los cultivos con fertilizantes convencionales. Lo que se hace es crear el ambiente perfecto para los microorganismos del suelo. Estos microbios transforman la materia orgánica en nutrientes, tal y como sucede en la naturaleza, ¡sin productos químicos! Los microbios y su bienestar son, por lo tanto, clave para el cultivo ecológico.

Mejoradores de suelos orgánicos

Para convertir tu sustrato en un entorno ecológico donde prosperen los microorganismos beneficiosos, puedes añadir lo siguiente:

  • Humus de lombriz

Sí, ¡excremento de gusano! El mejoramiento del suelo con humus de lombriz es uno de los métodos de agricultura ecológica más antiguos y eficaces. No es necesario tener tu propia granja de gusanos (aunque podrías), ya que el humus de lombriz se vende en centros de jardinería y growshops.

  • Bokashi

Bokashi es un método de compostaje japonés que utiliza microorganismos beneficiosos para fermentar los restos de comida y convertirlos en un fertilizante respetuoso con el medio ambiente. Algunas personas lo consideran incluso mejor que el abono tradicional, ya que contiene más nitrógeno. Además, en comparación con el compostaje, el bokashi tarda mucho menos y ocupa menos espacio. Es una especie de mini abono y, por supuesto, ¡es ideal para cultivar marihuana!

  • Hongos micorrícicos

Los hongos micorrícicos son un tipo de hongos beneficiosos que forman una relación simbiótica con las plantas de cannabis. Trabajando junto a las raíces, potencian la absorción de nutrientes y benefician la salud de las plantas de muchas maneras. Solo tienes que añadir estos hongos una vez para que tu marihuana se beneficie durante todas las etapas de su vida.

Mejoradores de suelos orgánicos

  • Nematodos

Los nematodos son otro tipo de insectos diminutos que proporcionan un gran beneficio a las plantas. Son enemigos naturales de algunas de las plagas más habituales del cannabis, como la mosca del mantillo, las orugas, las larvas de moscas, etc. Los nematodos, junto con otros insectos beneficiosos como las mariquitas, son una forma de guerra biológica muy eficaz para el cultivo ecológico.

  • Enzimas

Los microorganismos beneficiosos del suelo secretan enzimas para que les ayuden a descomponer las moléculas grandes de forma rápida y eficaz. Al añadir enzimas al sustrato, facilitarás esta labor de convertir el material orgánico en nutrientes.

Aquí encontrarás más información sobre otros mejoradores de los súper suelos orgánicos, desde el guano de murciélago y el estiércol de pollo, hasta la harina de algas.

Otros consejos para un cultivo ecológico exitoso al aire libre

Además de una buena ubicación y un buen suelo, a la hora de preparar un cultivo ecológico de exterior hay que tener en cuenta otras cosas.

Cultivos asociados

Los cultivos asociados son plantas que se cultivan junto al cannabis para proporcionarle varios beneficios:

  • Las especies grandes, como las ortigas o las judías, son estupendas para camuflar tu marihuana.
  • Proporcionan protección natural contra el viento y el mal tiempo.
  • Algunos cultivos asociados, como el ajo o la menta, son repelentes naturales de insectos.
  • Los aromas fuertes de algunos de ellos disimulan el olor de la hierba.
  • Ciertas plantas mejoran las condiciones del suelo.

ROLS y cultivo sin laboreo

ROLS es un sustrato vivo orgánico reciclado. Significa que tienes que añadir constantemente materia orgánica al suelo, como ocurre en la naturaleza. Al devolver los nutrientes y la vitalidad al sustrato, este sistema garantiza que la capa superior permanezca sana y produzca cosechas de calidad. ROLS es una de las escuelas de pensamiento de la agricultura ecológica moderna, junto al método de cultivo sin laboreo.

A diferencia de la agricultura tradicional, en el cultivo sin laboreo, el suelo no se cava ni se labra. La idea principal es no perturbar el sustrato para que se convierta en un ecosistema vivo que se reabastezca a sí mismo por medio de una mezcla de bacterias y hongos beneficiosos y otros organismos vivos.

Ventajas de estos métodos:

  • Mejoran la actividad biológica del sustrato y aumenta la materia orgánica.
  • Minimizan la erosión del suelo y la evaporación del agua.
  • Favorecen la aparición de una biología orgánica saludable, como dicta la naturaleza.
  • El suelo se puede reutilizar durante varios años.

Consejos para reutilizar un suelo viejo

Y hablando de reutilizar el suelo, lo único que tienes que hacer para prepararlo para la siembra es esterilizarlo de bacterias y hongos dañinos. Una vez que esté limpio, podrás revitalizarlo con mejoradores orgánicos como abono, guano de murciélago, humus de lombriz, harina de sangre, etc. Mejora la estructura del sustrato añadiendo un poco de perlita, arena y vermiculita.

ROLS y cultivo sin laboreo

Acolchado: ¿por qué le encanta a tu plantación ecológica?

El acolchado o mantillo proporciona unos beneficios parecidos al compost, aunque también ofrece sus propias ventajas. El acolchado es rico en nutrientes y además actúa como barrera natural contra las babosas y los caracoles, ya que a estos moluscos no les gusta mucho. Bajo la capa protectora del mantillo, la tierra permanece húmeda y aireada en todo momento.

Lo mejor es preparar el acolchado en otoño, preferiblemente poco después de la cosecha. Durante los meses de invierno, el material orgánico del mantillo se descompondrá y enriquecerá el suelo con nutrientes y microorganismos beneficiosos. Y al llegar la primavera tendrás el entorno perfecto para el cultivo ecológico de cannabis.

Beneficios del acolchado:

  • Reduce la erosión y la compactación del suelo
  • Mantiene una temperatura óptima
  • Enriquece el sustrato con nutrientes
  • Mejora el régimen hídrico del suelo
  • Reduce el riesgo de que se desarrollen plagas y enfermedades
  • Ayuda a reducir la acumulación de sales
  • Favorece un crecimiento robusto de las raíces
  • Mejora la resistencia general de las plantas

Cómo cuidar del sustrato durante el invierno en 5 pasos

En invierno, cuando las temperaturas descienden a unos 7°C o menos, se detiene la actividad biológica del suelo. Por eso, la idea de que el sustrato mejora durante los meses fríos parece contradictoria. Sin embargo, se puede conseguir si sabes cómo:

1. Utiliza acolchado

En otoño, puedes acceder fácilmente a uno de los mejores acolchados: las hojas caídas. Pero no uses solamente hojas; añade otros materiales orgánicos, como astillas de madera, para mantener tu suelo sano.

2. No perturbes la tranquilidad del suelo

Al final de la temporada, el suelo que has usado contendrá todo tipo de materiales orgánicos frescos, como raíces y hongos. En ese momento, estos materiales no son muy útiles, ya que deben pudrirse durante los siguientes meses. Por eso, lo mejor es no perturbar el suelo y dejar que la Madre Naturaleza haga su magia. Cuando llegue la primavera, podrás darle un buen uso a todo ese material. Si perturbas el suelo, impedirás o atrasarás lo que debe ocurrir de forma natural.

3. Cultiva verduras de invierno

Las plantas resistentes al frío, como las legumbres y algunos tipos de hierbas y flores, protegen el suelo de la erosión del invierno. Como beneficio adicional, estas especies desarrollan unos sistemas de raíces grandes que mejoran el sustrato y aumentan el contenido de materia orgánica. Cuando las cortes en primavera, algunas de ellas, como los guisantes de campo, también dejarán depósitos de nitrógeno en el suelo, ¡perfectos para cultivar cannabis!

Cómo cuidar del sustrato durante el invierno en 5 pasos

4. No arranques la maleza invernal

Aunque no querrás que las malas hierbas se apoderen de tu cultivo durante el verano, en invierno es diferente. Para empezar, la maleza invernal suele ser menos invasiva, aunque tampoco importa mucho, porque ya has cosechado tu marihuana. Algunas variedades, como la hierba gallinera, protegen el suelo de la erosión. Otras, como los dientes de león y los berros, pueden mejorar la textura y el drenaje del sustrato con sus largas raíces. Cuando empiece la temporada de cultivo, solo tienes que cortarlas y añadirlas a tu abono.

5. Cubre tu plantación de abono

De forma parecida a lo que ocurre con la capa protectora de mantillo, puedes conseguir las mismas ventajas cubriendo tu plantación con abono. Pon una alfombra o manta vieja por encima para proporcionar la cantidad justa de aislamiento y permitir que la humedad llegue al sustrato. Las temperaturas agradables que se forman debajo de esta capa darán lugar a un suelo fértil en primavera. Lo único que tendrás que hacer entonces es quitar la manta, dejar que el suelo respire durante un par de días, ¡y ya está listo para cultivar marihuana!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.