MARIHUANA ORGÁNICA. PREPARA TU TIERRA PARA LA TEMPORADA DE EXTERIOR

Los días empiezan a ser más largos. En el norte, el invierno llega a su fin. En el sur, las brisas ya son más cálidas. Se respira buen rollo en el ambiente. La primavera se acerca y con ella, la nueva temporada de marihuana.

Un suelo saludable es la principal preocupación cuando se prepara la temporada de cultivo. Los sustratos orgánicos bien preparados incentivan un desarrollo radicular sano y vegetación vigorosa con plantas menos propensas a sufrir plagas y enfermedades. Las cosechas finales son siempre más que satisfactorias en plantaciones orgánicas. El producto terminado tiene mejor aroma y sabor y está más cargado de deliciosas resinas.

Con plantas más sanas y resistentes a enfermedades, podrás cultivar más y mejores cogollos sin labrar el terreno. Los cultivos con suelo sin arar necesitan menos fertilizante y son menos susceptibles a malas hierbas. Además, mejora la penetración y la retención de agua. La tierra sin trabajar es el truco para conseguir cosechas más abundantes, con mejor sabor y bouquets más completos. Menos mantenimiento y mejor calidad es una decisión fácil.

BENDITO MANTILLO

El mantillo es la descomposición que aporta vida. Hojas cortadas, virutas de madera (sin tratar y preferiblemente de madera dura), paja, abono orgánico o un compost equilibrado constituyen un gran mantillo. El mantillo también da un aspecto más atractivo a tu jardín que la tierra. ¡La imagen también es importante en un cultivo!

Compost o mantillo. Realmente no importa. El mantillo seco, como la paja, puede ser difícil de manejar. Si ya ha empezado a descomponerse, con olor a humus, y se ha vuelto oscuro, será ideal como mantillo. Ofrece nutrientes ya disponibles y no atraerá babosas ni caracoles porque no les aportan comida. El compost y la materia descompuesta se secarán al aire libre, pero seguirán siendo acolchados y permitirán una buena ventilación, dejando el suelo húmedo y friable en todo momento.

Mulch

Con un cultivo orgánico, la capa de mantillo del otoño pasado se habrá descompuesto significativamente durante el invierno y el suelo será rico en nutrientes y microorganismos. Estos héroes microscópicos convierten al sustrato en un organismo vivo que alimenta y protege a tus plantas como parte de la red trófica del suelo.

Numerosos estudios han demostrado que aplicar mantillo sobre un terreno sin trabajar aporta muchas ventajas a un ecosistema de cultivo saludable:

  • Ahorra dinero: menos recursos, tiempo dedicado al mantenimiento, mayor tasa de supervivencia de las plantas, mayores cosechas. Todo significa más euros en tu bolsillo.
  • Mejora el ciclo del agua en el suelo
  • Reduce la erosión y la compactación
  • Ayuda a mantener temperaturas óptimas en el suelo
  • Reduce la dependencia de pesticidas
  • Reduce las malas hierbas y las enfermedades
  • Mejora la disponibilidad de nutrientes
  • Reduce las acumulaciones de sales
  • Mejora la tasa de supervivencia y permite un desarrollo radicular más sano
  • Mejora el vigor y el crecimiento inicial de las plantas
  • Reduce las plagas
  • Minimiza la contaminación de acuíferos
POSIBLES SUPUESTOS
  • A Tienes experiencia en cultivos orgánicos sin arar y ya dispones de un ecosistema saludable en tu suelo. El año pasado tus plantas se desarrollaron bien, las cosechas fueron excelentes y no necesitaste ningún fertilizante. Tu cultivo de interior en invierno va a las mil maravillas. Está listo para la cosecha y lo utilizas como mantillo verde. También es momento de cubrir tu jardín con 15cm de mantillo marrón. Por supuesto, piensas hacer lo mismo en otoño. Cuando los días duren al menos doce horas y el terreno todavía esté templado para trasplantar tu marihuana joven.

    Retira el mantillo, haz un agujero del tamaño adecuado, coloca la plántula y vuelve a tapar con tierra. Asegúrate de no apilar mucho mantillo alrededor de los tallos, ya que podría hacer que se pudriese y acabar matando a la planta. Riega a conciencia. Deja el mantillo más fino en torno a los tallos y más grueso por el resto. Una tubería de 4cm o el centro de una botella de plástico funcionan bien como protector para los tallos. Así podrás echar todo el mantillo que quieras cerca de los tallos sin miedo a que se pudran. También evitará que ratones, topos y otros vertebrados puedan roer tu cultivo.

  • B Tienes mantillo en el suelo, pero no está demasiado sano y necesita algo de apoyo antes de que comience la temporada de cultivo. Esto se debe a que el año pasado habrás tenido algún problema con plagas o enfermedades o utilizaste fertilizantes. El terreno necesita una inyección microbiológica. Cubre todo tu espacio con humus de lombriz o un compost madurado con olor agradable. También podrías esparcir por la zona un té de compost aireado y activado. Luego echa una capa de de 15cm de mantillo o virutas de madera, como harías normalmente. Espera una semana para que esté listo para plantar tu cultivo. Haz lo mismo cuando llegue el otoño, luego otra vez en primavera y pronto tendrás un suelo de calidad y sin trabajar.

  • C No dispones de un terreno fértil ya preparado, pero quieres implementar un cultivo de marihuana orgánico. Hay varias formas de conseguir un suelo rico listo para plantar esta temporada. Un suelo que se convertirá en el punto de partida para tu cosecha de cannabis anual. Jardinería lasaña, lechos de cultivo elevados o profundos para climas cálidos, hugelkultur o preparar tu propio súpersustrato especial para marihuana, son algunas alternativas. Con cualquiera de estos métodos, asegúrate de añadir 15cm de mantillo para empezar tu cultivo.

CULTIVO INTERIOR

Limpiar en primavera es una buena idea. Las amenazas que pueden perjudicar a tus plantas surgen del más mínimo detalle. Cualquier espora, semilla, huevo o criatura microscópica se puede esconder en cualquier rincón. Mejor una tarde de trabajo ahora que un problema misterioso que más tarde podría arruinar todo tu cultivo. Es momento de enfundarse unos guantes, sacar la mascarilla de protección y ponerse manos a la obra.

Limpia tus conductos, tus macetas, saca depósitos y bombas. Limpia y aclara. Friega las paredes, desmonta los ventiladores y limpia las aspas y los protectores. Hazlo a conciencia. La higiene es clave en interior. Purga o sustituye los goteros y las salidas de las mangueras. Quizás incluso sea momento de cambiar los tubos. Aspira los balastros de las luces. Su campo magnético atrae el polvo. Es necesario prestar la máxima atención cuando se esteriliza el entorno de cultivo. Sólo tienes que preguntarle a alguien que haya intentado librarse de los áfidos de las raíces o de una infección de algas.