El CBD es un cannabinoide no psicoactivo y muy estudiado por sus efectos antiinflamatorios, antioxidantes y neuroprotectores. Este cannabinoide también se consume con fines recreativos para conseguir sensaciones de serenidad y relajación sin llegar a colocarte. El método tradicional de consumir CBD es fumando o vapeando cannabis rico en CBD, en forma de flores, extractos o aceites. Sin embargo, el cannabinoide también se puede incluir en comestibles para una dosis discreta y puntual.

COCINAR CON CBD

El CBD es liposoluble y, por lo tanto, es extremadamente fácil añadirlo a un montón de recetas cuando se infusiona con un ingrediente de base grasa, como la mantequilla o el aceite de coco. El cannabinoide se puede incorporar fácilmente a platos salados en forma de aderezo, salsa y adobo. También se puede añadir en postres como magdalenas, pasteles e incluso bebidas como café y cócteles.

Independientemente de cómo elijas utilizar el CBD y lo que decidas cocinar, hay ciertas pautas que hay que seguir para evitar cometer errores y desperdiciar parte de este cannabinoide tan valioso. A continuación te damos algunos consejos clave que tienes que recordar cuando cocines con CBD.

LA DESCARBOXILACIÓN ES LA CLAVE

Existe una idea equivocada de que el cannabis crudo es psicoactivo. Es verdad que la hierba está cargada de cannabinoides, pero no están presentes en su forma activa. Tanto el THC como el CBD se encuentran en formas ácidas dentro del cannabis crudo como THCA y CBDA. Para convertir ambas moléculas en THC y CBD, se debe llevar a cabo un proceso llamado descarboxilación. Esto implica calentar el cannabis a una cierta temperatura para eliminar un grupo carboxilo de la molécula. Por lo tanto, espolvorear cannabis crudo en una ensalada o mezclarlo en una bebida solo te proporcionará CBDA, y lo que buscamos aquí es el CBD.

Cuando fumas hierba, lo que haces es descarboxilar la marihuana todo el tiempo sin darte cuenta. Fumarse un porro cumple la misma premisa; utiliza temperaturas muy altas para quemar y descarboxilar instantáneamente los cannabinoides del cannabis crudo para inducir un efecto. Las temperaturas de ciertos platos calientes pueden ser suficientes para descarboxilar las flores crudas si eliges usarlas, pero es mejor descarboxilar completamente la hierba de antemano para estar seguro.

Para lograrlo, simplemente tienes que picar las flores y colocarlas en una bandeja para hornear o en un papel de horno. Coloca el preparado en el horno a 110-120° y hornea durante 1 hora.

Cocinando CBD en casa

PICA LOS COGOLLOS PARA UNA CONSISTENCIA CORRECTA

Triturar las flores de cannabis, hasta obtener una consistencia granular y así lograr la máxima superficie al cocinar, puede resultar tentador. Aunque esto tiene parte de sentido, también puede hacer que el sabor a hierba domine el plato y que las mantequillas, salsas y adobos se vuelvan verdes. Picar la hierba en trocitos pequeños, en lugar de hacerla polvo, te permitirá sabores, colores y texturas sutiles, detalles importantes para los chefs de cannabis que desean sacarle partido a sus platos.

Cómo cocinar CBD en casa

LOS TIEMPOS SON CLAVE

La elaboración de aceites y mantequillas de cannabis requiere cierta paciencia, ya que los ingredientes deben cocinarse a temperaturas relativamente bajas durante varias horas. Deberías hervir a fuego lento tu mantequilla de CBD a una temperatura entre 160 y 200°C. Puedes usar un termómetro de cocina para ayudarte. La infusión deberá permanecer a esta temperatura durante aproximadamente 3 horas.

Cocinar Cbd En Casa

AÑADE AGUA PARA MEJORAR TUS ACEITES Y MANTEQUILLAS

Se recomienda añadir a la infusión la misma cantidad de agua que de aceite o mantequilla, para mejorar la calidad y la apariencia del producto final. El agua se evaporará durante el proceso de calentamiento, dejando un resultado menos verde y con un aspecto más limpio y suave. Además, ayudará a evitar que la infusión se queme y los cannabinoides se degraden en el proceso.

Cocinar CBD en casa

FILTRA CON CUIDADO

Después de infusionar tu materia verde en una base de aceite o mantequilla, tendrás que colarla con un filtro, como una gasa fina. Este proceso requiere paciencia, ya que la infusión se tiene que introducir de manera lenta pero segura en un recipiente que coloques debajo. Intenta resistir la tentación de apretar la gasa para acelerar el proceso. Aunque estés perdiendo la paciencia, así acabarías introduciendo parte de la materia vegetal en la solución.

Cocinar CBD en casa

LOS ACEITES Y CONCENTRADOS PUEDEN FACILITAR LAS COSAS

Si prefieres ahorrarte la molestia de descarboxilar y triturar flores, siempre puedes optar por aceites y concentrados ya preparados. Existen muchos aceites de CBD que facilitan una dosificación exacta, lo que también permite determinar la cantidad precisa de CBD que consumes en cada bocado. Simplemente lee la información de la etiqueta de la botella y añade unas gotas según tus preferencias.

El CBD aislado es otra opción aún más fácil y precisa. Los cristales de CBD se pueden añadir fácilmente a practicamente cualquier comida o bebida imaginable. También se pueden espolvorear para adornar pasteles y magdalenas como un polvo crujiente, o echar al café como si fuese azúcar.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.